La misión empieza con la alegría de anunciar la Buena Nueva al continente

OCLACC.- Algarabía, esperanza y compromiso de emprender la gran misión propuesta por Aparecida son entre otros los resultados iniciales del CAM-COMLA8 que está a punto de culminar de manera definitiva. Al cierre de las conferencias y foros de reflexión temática, la alegría y entusiasmo de los participantes fue el denominador común. Por los distintos espacios de la Universidad Católica, donde se llevan a cabo los foros temáticos, los grupos y delegaciones no dejan de batir grandes banderas que identifican sus países o a las diversas parroquias y diócesis a las que pertenecen, y entre canciones populares de América Latina que son comunes en el continente y cánticos a la Madre de Dios y que llaman al compromiso misionero, caminan demostrando la alegría por empezar la misión.

Por la noche del viernes, decenas de misioneros y misioneras que llegaron de varios países aprovecharon para recorrer y admirar la belleza arquitectónica del Quito Colonial, rodeado de inigualables templos y lleno de leyendas como las del Padre Almeida, el gallo de la Catedral, o la de Cantuña y la construcción de la Iglesia de San Francisco.

Entre Chivas y bandas de pueblo, los visitantes extranjeros se sintieron ecuatorianos no solo por la acogida y hospitalidad de la gente quiteña, sino porque durante su estancia pudieron conocer e identificarse con su cultura, su música, sus bailes, que en gran parte son comunes en la América morena, el continente de la "esperanza y del amor", como lo dijera el Papa Benedicto XVI.

Este sábado, 16 de agosto, los misioneros y misioneras que están en Quito salen más allá de sus parroquias para dar inicio al compromiso de anunciar la Buena Nueva de Jesús. Desde las 08 de la mañana, brigadas misioneras emprendieron ya la tarea encomendada por Aparecida de salir al encuentro de los hermanos, teniendo presente la opción preferencial por los pobres.

En la parroquia San Pedro y San Pablo, en el sector de la Vicentina Baja, más de 30 misioneros, acompañados de los familiares por los que fueron acogidos durante esta semana, y guiados y contagiados por la dinámica presencia del Padre Félix, emprendieron la misión, visitando todos los barrios de la parroquia la Vicentina y parte de la Floresta. Luego, al medio día las familias y la comunidad ofrecerán un almuerzo comunitario y un programa artístico, con música y danza típicos de Ecuador; mientras que a las 17h00 todos y todas participarán de una Celebración Eucarística de acción de gracias por la presencia de los misioneros y por la riqueza del intercambio de experiencias tanto evangelizadoras como culturales.