Asociación Católica Latinoamericana y Caribeña de Comunicación

« Volver

Archivo de la Categoría 'semana santa'

Jesús tenía razón

¿Qué sentimos los seguidores de Jesús cuando nos atrevemos a creer de verdad que Dios ha resucitado a Jesús? ¿Qué vivimos mientras seguimos caminando tras sus pasos? ¿Cómo nos comunicamos con él cuando lo experimentamos lleno de vida?

Tratemos de reflexionar estas preguntas junto con José Antonio Pagola, quien nos asegura que Jesús tenía razón.

Jesús resucitado, tenías razón. Es verdad cuanto nos has dicho de Dios. Ahora sabemos que es un Padre fiel, digno de toda confianza. Un Dios que nos ama más allá de la muerte. Le seguiremos llamando “Padre” con más fe que nunca, como tú nos enseñaste. Sabemos que no nos defraudará. Continuar leyendo ‘Jesús tenía razón’

La última cena de Monseñor Romero,

un mártir incómodo; en el treinta aniversario de su martirio

Oscar Romero 3Braulio Hernández Martínez, Tres Cantos (Madrid).

ECLESALIA, 23/03/10

 

“¡Y dígales a los padres de la UCA que lo que monseñor dijo ayer en la homilía es un delito!”, advirtió, amenazante, el oficial militar a la persona que había ido por la mañana a recoger el parte sobre los incidentes de la toma de la UCA por la policía nacional. Era lunes, 24 de marzo de 1980. Monseñor Romero amaneció con su sotana blanca. Cuando se vestía de blanco, las hermanas del hospitalito, donde vivía, sabían que él iba a salir hacia el mar. “A saber a dónde va…”, “A saber qué tiene por ahí…”, le decían las hermanas, tomándole el pelo. “Llévenos, monseñor…”, le suplicó otra, en son de broma. “A donde yo voy, ustedes no pueden ir…”, respondió, mientras tomaba un bocado.

Continuar leyendo ‘La última cena de Monseñor Romero,’

¿Qué hace Dios en una cruz?

procesion_guayaquil

José Antonio Pagola, San Sebastián (Guipuzcoa)

ECLESALIA, 24/03/10

 

Según el relato evangélico, los que pasaban ante Jesús crucificado sobre la colina del Gólgota se burlaban de él y, riéndose de su impotencia, le decían: «Si eres Hijo de Dios, bájate de la cruz». Jesús no responde a la provocación. Su respuesta es un silencio cargado de misterio. Precisamente porque es Hijo de Dios permanecerá en la cruz hasta su muerte.

Las preguntas son inevitables: ¿Cómo es posible creer en un Dios crucificado por los hombres? ¿Nos damos cuenta de lo que estamos diciendo? ¿Qué hace Dios en una cruz? ¿Cómo puede subsistir una religión fundada en una concepción tan absurda de Dios?

Un “Dios crucificado” constituye una revolución y un escándalo que nos obliga a cuestionar todas las ideas que los humanos nos hacemos de un Dios al que supuestamente conocemos. El Crucificado no tiene el rostro ni los rasgos que las religiones atribuyen al Ser Supremo.

Continuar leyendo ‘¿Qué hace Dios en una cruz?’

Sobre la novela El Hereje, de Miguel Delibes

El hereje, Miguel DelibesRevisión de “la procesión de las borriquillas”*

Braulio Hernández Martínez.

ecleSALia 15 de marzo de 2010

 

 - Valladolid, 21 de mayo de 1559. Tras un año de penoso cautiverio en la cárcel secreta de la Inquisición, más de sesenta reos -integrantes del foco luterano de la capital- desfilan en procesión. Van marcados con sambenitos, algunos de llamas y diablos (distintivo de los condenados a la hoguera). El estandarte de la Inquisición y la enseña carmesí del Pontificado abren la marcha. Un coro de cantores entona el solemne Vexilla Regis, de Semana Santa. En un punto de la capital, la procesión de los reos confluye con la comitiva real; tras el rey, van los príncipes, los altos dignatarios de la Corte y los nobles; cierran su comitiva los arzobispos. Todos se enfilan hacia la Plaza Mayor, donde se va a celebrar un solemne Auto de Fe.

En el imponente entablado sobre la plaza, hay dispuestos tres púlpitos. Los reos, son llevados ante el púlpito de los relatores, donde públicamente les leen las sentencias: “… confiscación de bienes, cárcel y sambenito perpetuos, con obligación de comulgar las tres Pascual del año”; “degradación, confiscación de bienes, muerte en garrote y dado a la hoguera”; “confiscación de bienes y dado a la hoguera”;… Finalizado el Auto, los reos marcados con sambenitos de llamas, son montados en unas humildes borriquillas y llevados al quemadero.

Continuar leyendo ‘Sobre la novela El Hereje, de Miguel Delibes’

La dimensión política de la Semana Santa

Arnaldo Zenteno S.J.

Del Equipo de Servicios CNP. Comunidades Eclesiales de Base de Nicaragua

 

 

 

JUEVES SANTO.

Entregar la Vida. Lavar los pies en señal de servicio. Denuncia a los Reyes. Mandamiento del Amor. Angustia. Traición. Negación. Abandono. Condena a muerte
El Jueves Santo es un día muy intenso y eso reflejan las palabras que he puesto aquí arriba. Pero todo esto puede quedar diluido, si lo reducimos fuera de contexto a algunas expresiones y gestos, como decir “Institución de la Eucaristía”, Lavar los pies a 12 adolescentes, hacer el Huerto para juntar fruta y verduras para los pobres. Eso es bueno, pero puede perder el mordiente interpelante de cómo lo vivió Jesús.

En primer lugar no se trataba de una Cena cualquiera, sino de la Cena de la Pascua. Era y es la Celebración de la salida de la esclavitud de Egipto, liberarse de la opresión del Faraón e ir hacia una tierra prometida donde podrán tener una vida más humana, en libertad y con una producción agrícola para vivir dignamente. En 1968 con Paulo VI los obispos reunidos en Medellín, proclamaban que la Pascua es el paso de vida de condiciones inhumanas-como son el hambre, la extrema pobreza, el analfabetismo etc… a condiciones de vida humanas. Así igualmente hoy día si reafirmamos nuestro compromiso por una vida humana digna y reconociendo en ello el Paso liberador de Dios, entonces tiene pleno sentido esta celebración.

El lavatorio de los pies, no es simplemente el gesto sencillo que repetimos cada año. El que lava los pies es el Maestro y Señor. Jesús realiza lo que hacían los siervos o los esclavos. Este gesto no lo entendía Pedro, ni nosotros lo entendemos a cabalidad. Es un gesto del Reino de Dios, que es servicio y humildad, y en el que las autoridades no se deben poner encima, sino ser en verdad servidores. Y esa noche trágica en que los discípulos, como nosotros, discutían cuál era el principal, Jesús les sacude y les dice: si quieren ser los primeros en el Reino de Dios, sirvan a los demás. Y al mismo tiempo Jesús hace una crítica a los Reyes de su tiempo y de nuestros tiempos: No sean como los Reyes que oprimen a los Pueblos y todavía quieren que los llamen bienhechores. Como un signo en esta noche del Jueves Santo, es bueno que el sacerdote lave los pies a una persona muy pobre, que un joven lave los pies a una anciana, que un maestro lave los pies a un alumno, que un marido lave los pies a su esposa, y que una autoridad lave los pies a un ciudadano etc…

En el Centro de la Cena está el Mandamiento del Amor hasta dar la vida, y que Jesús realiza simbólicamente en vísperas de su propia muerte. Las palabras que hoy llamamos “Consagración” son muy fuertes: “Este mi cuerpo que es entregado por ustedes. Esta es mi sangre que es derramada por todos”. Y esa noche y el día siguiente su cuerpo fue torturado, masacrado, y derramó Jesús hasta la última gota de su sangre. Y esto no pasó en un accidente, sino de su parte entregando libremente la vida, pero de parte de las autoridades en un juicio y ejecución totalmente injusta. No se trata pues solamente de repetir las palabras de Jesús, sino de comprometernos a entregar la vida.

Después de la Misa del Jueves Santo, terminan las celebraciones más oficiales. Pero en la vida de Jesús esa misma noche viene la Oración angustiada de Jesús, la traición, como hoy también tantas traiciones. Viene el prendimiento como un ladrón o malhechor, y luego el abandono, la negación de Pedro, el juicio inicuo con testigos falsos, y la condena a muerte dictada por Sanedrín, el Senado de los judíos. Y todo esto sigue pasando en nuestro tiempo sobre todo contra los más pobres.¿ Cómo celebrar el Jueves Santo de espalda a esta realidad? La condena a muerte se viste hipócritamente de motivos religiosos, pero en la realidad es el rechazo a Jesús como Mesías Servidor, es asegurar ellos su autoridad y su reacción visceral ante las críticas de Jesús: Imponen cargas pesadas y no mueven ni un dedo. Dicen y no hacen. Son hipócritas.

VIERNES SANTO.

Continuar leyendo ‘La dimensión política de la Semana Santa’

Recordatorio de la Pasión

Jos Demon

Red de Teología, Evangelización y Comunicación de la OCLACC.

 

 

 

Por tradición la Semana Santa ha sido uno de los momentos más importantes de las celebraciones litúrgicas de las iglesias cristianas. La Pascua de Resurrección del Señor es la fiesta más importante de la cristiandad porque se celebra la victoria final de las fuerzas del bien sobre las del mal; de la bondad y de la gracia sobre la destrucción y el pecado.

 Aunque sea así según la tradición teológico en muchas iglesias y culturas cristianas, entre ellas la española, la portuguesa y la latinoamericana, la historia de la voluntad malévola, de la traición, del maltrato, de la tortura y de la destrucción humana premeditada se vive aún con más intensidad que la propia Resurrección. La historia de la liquidación de la bondad, de la solidaridad, de la identificación con el pueblo pobre y excluido personificado en los pescadores, los enfermos y leprosos, las prostitutas y los publícanos, personificada en este ejemplar relato de Jesús, nos deja sin aliento y nos conmueva las entrañas.

Nada es más cercana al pueblo pobre, a las personas excluidas al margen de nuestra sociedad o a las que han sufrido los percances de acontecimientos como la perdida de la salud o la perdida de las personas amadas, que este recordatorio de la pasión de Jesús. La envidia, el abuso de la confianza, el maltrato, la traición por parte de las personas, en particular de las que pensamos que fuesen más cercanas a nosotros, y la inevitable muerte, todas ellas características de la pasión, son elementos que nos cautivan y nos confirman nuestras peores pesadillas.

Continuar leyendo ‘Recordatorio de la Pasión’

La crisis del Hijo del Hombre

 

 

Leonardo Boff,
Teólogo brasileño.

 

La interpretación teológica de la muerte de Jesús en la cruz, como sacrificio por nuestros pecados, nos hace olvidar demasiado apresuradamente los reales motivos históricos que lo llevaron al tribunal religioso y político y finalmente al asesinato en la cruz. Cristo no fue simplemente la dulce y mansa figura de Nazaret. Fue alguien que usó palabras duras, no rehuyó polémicas y para defender la sacralidad del templo, usó también la violencia física. El contexto de su vida, como las investigaciones recientes han mostrado, es común al de los campesinos y artesanos mediterráneos, que vivían una resistencia radical pero no violenta contra el desarrollo urbano de Herodes Antipas y el comercialismo rural de Roma, impuesto en la Baja Galilea -tierra de Jesús- y que empobrecía a toda la población. Predicó un mensaje que supuso una crisis radical para la situación política y religiosa de la época. Anunció el Reino de Dios en oposición al reino de César y, en vez de la ley, el amor.

Continuar leyendo ‘La crisis del Hijo del Hombre’

El andar del espíritu en la cuaresma

Compartiendo la aventura del discipulado.

P. Walter Moschetti, 2009; Animador de la red ETC de la OCLACC

 

 

 

 “Conviértete y cree en el Evangelio” fue la invitación sin vueltas del miércoles de ceniza. Y allí mi compromiso: volver al amor creativo de mi Dios para ser re-creado por la gracia de su misericordia. La conversión es su iniciativa y mi respuesta, su decisión de amor y mi respuesta de amor al Amor, es renuncia a construirme a mí mismo y dejarme entonces moldear por sus manos, dejar que tome mi barro y me haga de nuevo…

Esta crisis del perder es para crecer, -paradoja del Evangelio- “El que pierda su vida por Mi, la ganará” me dijo el Señor al oído invitándome al abandono, a la confianza, a la entrega sin límites para vivir la plenitud de lo que soy: hijo en el Hijo, hermano, compañero, apóstol, elegido, sacerdote, discípulo, embajador, siervo y amigo.

Es un tiempo para volver a empezar… una y otra vez… como siempre, como cada día, como ante cada nuevo proyecto, frente a cada nueva iniciativa y creativo apostolado… la vida del discípulo es un empezar cada vez. Misterio fascinante y tremendo, pues, si me decido a servir al Señor tengo que prepararme para la prueba.

…Y el Espíritu me lleva al desierto. Allí Cristo sufre la prueba sin sucumbir, apoyado en la Palabra, consolado por los ángeles, pero en medio de fieras. Cuarenta días.
La prueba, la tentación, no es secundario en el discipulado. Es clave en la vida mística, es la mano dura de la hondura de la santidad. Camino angosto, puerta estrecha, cruz, renuncia, dolor, pasión, muerte…Pero en el horizonte la Resurrección.

Sin mirada pascual, no hay prueba superable. Por eso el acento estará en la Gracia, siempre presente en la prueba, pues me alienta el Maestro: “No tengas miedo. Yo he vencido al mundo”. Jesús que vive en la lucha y en la paz, simultáneamente, me invita a creer en la fuerza del bien y en la debilidad del mal ya vencido, para darme fuerzas y que continúe mi camino.

Continuar leyendo ‘El andar del espíritu en la cuaresma’

Trasfondo judío del relato de la Pasión de Jesús

Jos Demon

Animador de la Red de Teología, Evangelización y comunicación, OCLACC

procesión Cuenca

Como cristianos estamos acostumbrados de leer a la pasión de Jesús desde una mirada bien particular, una mirada que condena al pueblo judío por rechazar al verdadero Mesías o Redentor y por ser culpable de su muerte. El dedo acusador cristiano se dirige sobre todo a los dirigentes del pueblo judío, y más que a la marioneta de los ocupadores Romanos de la tierra santa, el tetrarca Herodes, de cuyo papel en la pasión de Jesús se habla tan solo en el evangelio de Lucas (23, 6-12), a sus dirigentes religiosos.

No es difícil entender que el aprecio de un pueblo desde siglos invadidos por los poderes extranjeros, por los griegos y después por los romanos, ya que le arrebataron sus líderes políticos – reyes como David y Salomón eran desde tiempo nos más que una leyenda -, se había inclinado hacia sus dirigentes religiosos. La religión identificada con una cultura, como fue el caso de la religión judía, sabe transformarse para asumir un importante papel en la resistencia política del pueblo donde se le prohíbe que este gobierne a sí mismo.

Si queremos comprender a la actuación de Jesús y el significado de su proclamación de la Buena Nueva, si queremos comprender el Evangelio, es importante que aclaremos estas peculiaridades del contexto político y cultural del pueblo judío a principios del primer siglo de la era cristiana. Es fácil levantar este dedo acusador hacia el pueblo judío por la muerte de Jesús. Es una antigua tradición cristiana que originó la exclusión de los judíos de la sociedad europea mediante las interdicciones de la edad media a que trabajan como campesinos o artesanos, y que provocó los famosos ‘pogroms’, las persecuciones y exterminaciones de este pueblo a lo largo de los siglos, para culminar en la eliminación de seis millones de sus representantes por el régimen nazi durante la segunda guerra mundial.

 Es sorprendente, y más que sorprendente, aterrador, que cristianos mantengan las mismas acusaciones simplistas con que no tan solo deforman a la historia y a la historia del pueblo judío, sino a la identidad de Jesús y al evangelio mismo. Un contemporáneo ejemplo de este simplismo lleno de peligros es la película ‘La Pasión de Cristo’ del director Mel Gibson, que se estrena por el tercer año, y sin ninguna cautela, de preferencia en una multitud de canales de televisión en América Latina. Y no creo que aquello sea diferente en otros continentes.

Continuar leyendo ‘Trasfondo judío del relato de la Pasión de Jesús’



Daily updated software base Software For PC Free Software For You Software Full Version Games Play