Películas para renovarnos en comunidad

por Signis MX el noviembre 22, 2010

Por Sergio Guzmán García, S.J.

En las próximas entregas de Cine con espíritu voy a recomendar algunas películas que nos pueden ayudar, inspirar, alentar en el proceso de renovación pastoral y comunitaria. Serán películas de diferentes nacionalidades, géneros, de años recientes y de años atrás… pero cada una seleccionada para ver en éstas diferentes conflictos personales o comunitarios y la manera como los personajes los enfrentan, evolucionan, cambian y se renuevan.

Mejor… Imposible (de James J. Brooks, E.U., 1997, 138 min.)       Melvin (Jack Nicholson, excelente) es un escritor afamado, poco social, insensible a los problemas de los demás, lleno de manías y obsesiones. Escribe sobre la vida y el amor, pero rechaza a quienes pueden proporcionarle alguna experiencia real. La relación con su vecino Simon (Greg Kinnear) y, sobre todo con Carol (Helen Hunt), camarera que conoce sus manías y lo atiende como el desea en el restaurant, poco a poco le ayudarán a salir de sí, abrirse a la vida y a los demás, a ser compasivo, a ser mejor persona. La película está llena de humor e ironía, puede ayudarnos a ver lo peor y mejor de cada uno y descubrir caminos de redención.

El Octavo día (de Jaco van Dormael, Francia-Bélgica, 1996, 104 min.)    Un hombre de negocios (Daniel Auteuil), con agenda llena pero con una vida personal y familiar más bien vacía, se topa en la carretera con un joven con síndrome de Down (Pascal Duquenne) que también tiene su historia. Juntos contarán los días y descubrirán todo lo que Dios ha creado y recreado para ellos. La película nos invita a hacer un alto en el camino, a revisar nuestros días con sus aciertos y desaciertos, a abrirnos a lo nuevo, a lo no explorado, a lo que suena imposible o ilógico como el “octavo día” de la semana.

Tocando el viento (de Mark Herman, Gran Bretaña, 1996, 108 min.)            Es la historia de unos mineros de un pueblo de Gran Bretaña que, afectados por las reformas neoliberales del gobierno de M. Teatcher y el cierre de minas en todo el país, se quedan sin empleo. Con esfuerzos, organización, solidaridad y creatividad hacen frente a la crisis económica y social. A través de la música, de una pequeña y legendaria banda de viento que ha sobrevivido a la gran depresión y dos guerras mundiales, acogen, celebran y comparten un espíritu de resistencia y de lucha por la dignidad humana. La película nos invita a descubrir lo importante que es el trabajo en equipo, la colaboración con otros, mantenerse en la esperanza, tocar el viento, acoger al buen espíritu que sopla donde quiere.

Las llaves del Reino (de John M. Stahl, E.U., 1944, 137 min.)   Es un clásico del género religioso protagonizada por Gregory Peck. Aquí se nos presenta con respeto y emotividad la vida de un sacerdote católico entregado a la misión, humilde, abierto, de buen humor y gran corazón. La película derrocha ecumenismo, misericordia, tolerancia, caridad creativa. Valores que en nuestros tiempos la Iglesia debe seguir reconociendo y promoviendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


*

HTML tags are not allowed.