Películas para renovar comunidad (2a. parte)

por Signis MX el noviembre 29, 2010

  • Selección de Sergio Guzmán, S.J.

  • Duda (de John Patrick Shanley, E.U., 2008, 104 min.). La película comienza con el padre Flynn (Philip Seymour Hoffman), dando un sermón sobre la naturaleza de la duda, señalando que, como la fe, puede ser una fuerza unificadora. La hermana Aloysius (Meryl Streep), estricta superiora y directora de una escuela católica, discute el sermón del padre Flynn y siembra la duda con respecto a él, y también en nosotros como espectadores. De principio a fin no sabemos si el sacerdote es culpable o inocente de lo que se le acusa, pero vemos las diferentes actitudes, métodos, criterios pastorales para responder a una delicada problemática de los años 60’s (época en que se desarrolla la historia) como en la actual.
  • Invictus (de Clint Eastwood, E.U., 2009, 134 min.). Tras ser liberado de prisión y ocupar la presidencia de Sudáfrica en 1994, Nelson Mandela (Morgan Freeman, genial) inicia una política de reconciliación entre la mayoría negra que fue oprimida en el Apartheit, y la minoría blanca que se muestra temerosa de un posible revanchismo por parte del nuevo gobierno. Mandela fija su atención en la selección sudafricana de rugby que pasa por una mala racha y no cuenta con el apoyo de la población negra; convoca al capitán del equipo Francois Pienaar (Matt Damon) y juntos se empeñan en lograr un cambio de mentalidad del pueblo sudafricano y orientarla a la unidad nacional. Clint Eastwood sigue contándonos historias fuertes, emotivas, que calan hondo. Descubramos en estas valores humanos, valores cristianos, como el perdón, la reconciliación, la solidaridad y el trabajo por la paz.
  • Así en la tierra como en el cielo ( de Kay Pollak, Suecia, 2004, 132 min.). Daniel Daréus es un reconocido director de orquesta que después de sufrir un infarto decide hacer un alto en su carrera y regresar a su pueblo natal. ¿A qué? Básicamente a escuchar. Así lo dice textualmente cuando le preguntan y es lo que hace: escucha su corazón, los sonidos de la naturaleza, escucha a la gente en sus penas y alegrías, en sus búsquedas y anhelos… para después componer para ellos, ayudarlos a sacar lo mejor de sí, a liberarse y encontrar el propio tono, a crear música desde dentro y compartirla con los demás. En esta película podemos encontrar resonancias bíblicas como el “Escucha, Israel” (Dt 6, 4) y muchos símbolos cristianos como la sangre derramada, el viento, las comidas, la comunidad… Veámosla con una mirada de fe y descubramos en ésta ese espíritu que nos puede levantar y renovar personal y comunitariamente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


*

HTML tags are not allowed.