Archivo Mensual de septiembre, 2010

SIGNIS Argentina saluda inicio de PakaPaka

Niñas y niños en la TVEn Argentina, la presidenta Cristina Kirchner inauguró el viernes 17 de setiembre la TV “Pakapaka”, el primer canal educativo y de entretenimiento público pensado para chicos de entre 2 y 12 años.

Según la jefa de Estado el nuevo canal infantil es una exigencia de la Ley de Comunicación Audiovisual, donde se establece que “una parte importante de la programación debe estar dedicada a los niños”. Por otra parte, anunció que el próximo lanzamiento será un canal televisivo dedicado a la ciencia y la tecnología.

El canal argentino de servicio público para niños (dependiente del Ministerio de Educación) “Pakapaka” (www.pakapaka.gov.ar), se transmite por la TDT -televisión digital terrestre- y en breve por los canales de Cable y Satelitales.

Esto representa un gran logro para los medios de nuestro país, en el que  Signis Argentina aportó su grano de arena.

La historia nos remite a nuestro esfuerzo por catalizar a las ONGs argentinas presentes en la IV Cumbre Mundial de Medios para Niños que se realizó en Rio de Janeiro en 2004, se continuó en nuestro país con el impulso de medidas para lograr una TV de calidad para los niños y se plasmó en el artículo 17 de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual (http://www.comfer.gov.ar/reglamentacion/?p=10 ).

Cabe destacar que SIGNIS Argentina figura en el pie de pagina de la Ley como promotor de la medida (Art.17), junto a otras ONGS (Asoc.Nueva Mirada, Fund TV, etc.)

En una investigación que realizó nuestro miembro Adrian Baccaro para la Universidad Nacional de Quilmes (UNQ) relató esta experiencia de incidencia El trabajo fue incluido en un libro electrónico con referato del Comité Académico del Mutirao de Porto Alegre 2010.

La puesta en marcha de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual que acaba de ser reglamentada, y la próxima conformación del Consejo Asesor del Audiovisual para la Infancia impulsan a Signis Argentina a reclamar su participación en este Consejo y realizar las acciones necesarias ante las autoridades (AFCSA) para que así se contemple.

Según los promotores de PakaPaka el canal busca que: “los niños y niñas sean protagonistas. Una pantalla donde todos los niños y niñas puedan reconocerse, aprender, conocer, participar y expresarse. Una pantalla que les muestra y les permite mostrarse; donde se respetan las diferencias y las particularidades. Una televisión centrada en la oportunidad de decir quién se es y en estimular la participación infantil en convivencia democrática”.

Nuevo Punto de Encuentro

Con interesantes novedades sobre la presencia y actividades de nuestras Asociadas de OCLACC, llega la nueva edición del Boletín mensual PUNTO DE ENCUENTRO, correspondiente a septiembre de 2010.

En esta edición se incluye una breve relación sobre la reciente reunión de la Junta directiva de OCLACC, en Lima, y las actividades académicas programadas con tal ocasión por la Asociación Peruana de Comunicadores “Luciano Metzinger”, y de la UCLAP-Perú; la celebración del trigésimo aniversario de vida institucional de La Crujía (Argentina); una síntesis del artículo sobre el debate de las leyes de comunicación en América Latina, y una provocación a un debate propuesto por Ilde Silvero, Presidente de la Asociación de Comunicadores católicos de Paraguay.

Así también se incluye una nota informativa sobre el reciente Encuentro de la Red de medios católicos de Centroamérica y México; la convocatoria al Premio de comunicación “Carlos Crespi”, promovido por la Asociación Católica de comunicación Signis Ecuador; un breve informe sobre la premiación de Signis argentina en el Festival “Nueva Mirada”; el nuevo aniversario de ALER; los foros de debate propuestos por los comunicadores católicos de Chile, sobre la educación; y, finalmente sobre los jurados internaciones de cine de Signis, y la Premiación de Signis México en el Festival Short Shorts.

Descargue Punto de Encuentro

¿En qué equipo jugamos?

Polémica sobre Leyes de Medios de Comunicación

En nuestra morena y sufrida América Latina continúa la antigua pero siempre renovada batalla por tratar de construir una sociedad más justa, equitativa y de bienestar para todos sus habitantes y no sólo para una minoría privilegiada. Para los cristianos, la lucha es mucho más compleja y difícil aún porque apuntamos hacia un mundo acorde a la realidad de que todos somos hijos de Dios, con idéntica dignidad y el mismo derecho a ser reconocidos y amados como tales, sin excepciones.

Nuestro continente es zarandeado en la actualidad por diversas corrientes políticas, modas ideológicas y grandes intereses económicos que buscan, cada cual por su lado, modelar un tipo de sociedad que se ajuste a sus respectivos intereses.  Los grupos de derecha, de centro y de izquierda siguen estirando el agua hacia sus respectivos molinos en tanto , con impresionante fuerza, la corriente económica de la globalización neoliberal planetaria busca convencernos de que la felicidad humana consiste en acumular bienes materiales, aunque para ello haya que pisotear a los demás, particularmente a los débiles y excluidos.

La disputa por el poder real alcanza, una vez más, a los medios de comunicación que, en los tiempos actuales, tienen una fuerte influencia en las opiniones y actitudes de la ciudadanía. En este marco, se registra una fuerte puja entre los propietarios de los grandes medios masivos de comunicación y ciertos líderes políticos y  de  movimientos sociales que proclaman la necesidad de democratizar el acceso a los medios, para lo cual proponen leyes que regulen el funcionamiento de las emisoras de radio, canales de televisión y periódicos impresos.

En medio de este conflicto específico, estamos los comunicadores católicos quienes, aunque no lo queramos, debemos involucrarnos en el debate porque de nada serviría que escondamos la cabeza bajo la tierra como el avestruz.

Entonces aparece una encrucijada en nuestro camino:  ¿Apoyamos la posición tradicional de defensa férrea de la libertad de expresión como una conquista innegociable frente a cualquier intento  de pretender reducirla o reglamentarla mediante leyes dictadas por los políticos? ¿Nos unimos a los movimientos sociales y grupos de izquierda que  reivindican el derecho de los sectores populares a tener un mayor y mejor acceso a la propiedad y a fijar la agenda de contenidos de los medios mediante leyes que regulen el ejercicio de la prensa? ¿Sería mejor una posición intermedia buscando, al mismo tiempo, la preservación de la libertad de expresión y el mayor acceso de las organizaciones populares al control de los medios y cómo sería esa tercera opción?

Antes que formular propuestas, habría que concordar en ciertos hechos básicos que no necesitan demostración:

  1. Existe una gran desigualdad en la propiedad y el acceso a los medios de comunicación pues una minoría con altos recursos económicos cuenta con los medios masivos más gravitantes en la opinión pública y, por otra parte,  amplios sectores populares sólo cuentan con escasas y pequeñas radioemisoras de corto alcance.
  2. Las radios públicas o estatales constituyen un conglomerado de iniciativas gubernamentales de variada naturaleza y diversos usos y contenidos porque, con frecuencia, en la práctica no se diferencia lo que es de interés público estatal de lo que es de interés político gubernamental y entonces no es lo mismo la BBC de Londres que la radio estatal argentina o venezolana.
  3. Las radios comunitarias cumplen un importante rol en la defensa y promoción de los derechos de los sectores sociales de menores recursos, los movimientos campesinos, indígenas, de trabajadores urbanos, parroquias, etc. Sin embargo, tampoco podemos desconocer que algunas de estas emisoras están al servicio de caudillos políticos regionales, contrabandistas y traficantes de estupefacientes.
  4. No es cierto que “la mejor ley de prensa es la que no existe”, según predica habitualmente la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP). Los medios de comunicación se concretan en la realidad a través de empresas comerciales y, en consecuencia, podrían estar regulados por un sistema legal que garantice los deberes y derechos en la materia de toda la ciudadanía.
  5. La censura previa, la amenaza pública de gobernantes de posibles cierres y la clausura misma de cualquier medio de comunicación deberían estar prohibidos por la propia Constitución Nacional, ya que la libertad de expresión, en una democracia, es la madre natural de otras libertades cívicas fundamentales. Esta premisa básica nos lleva a rechazar los modelos de Cuba y Venezuela.
  6. Diversos estudios científicos han demostrado que los medios masivos de comunicación habitualmente “acomodan” las noticias y los hechos de acuerdo a sus escalas de prioridades e intereses económicos o políticos.  El sesgo informativo y editorial  suele tende a presentar a los sectores populares, de escasos recursos, marginales y excluidos, como protagonistas de hechos delictivos o, de alguna manera, responsables de la situación de discriminación que sufren.
  7. Las clases económica y culturalmente marginadas. Que sobreviven en situación de pobreza, no cuentan con medios de comunicación en cantidad suficiente y con la potencia necesaria como para dar a conocer sus problemas, necesidades y expectativas y, como carecen de recursos económicos, el Estado debería arbitrar los medios que sean necesarios para que tales sectores también tengan voz ante la opinión pública.
  8. Decantando los problemas y filtrando las medias verdades y sofismas que existen en la materia, vemos que en la discusión sobre los medios hay tres actores que necesariamente deben ser tenidos en cuenta y que obligatoriamente deberían consensuar  ciertas normas básicas de convivencia teniendo como objetivo final una sociedad mejor: a) El Estado, que no debe ser confundido con los gobiernos de turno; b) Los empresarios que poseen medios escritos o que usufructúan el espectro radioeléctrico público para sus emisoras de radio y televisión; y c) Los sectores populares, movimientos sociales, organizaciones civiles, asociaciones terciarias y educativas que, en la práctica, constituyen el grueso de los usuarios o audiencia de los medios masivos de comunicación.
  9. Como consecuencia lógica del punto anterior, parecería que  la mejor opción podría ser constituir un Consejo Nacional de Medios de Comunicación en donde estén proporcionalmente representados el Estado, el sector privado y las asociaciones civiles de interés público. Este Consejo debería tener las atribuciones legales necesarias para garantizar la libertad de expresión de la ciudadanía, evitar cualquier tipo de monopolio estatal o privado, y facilitar el mayor acceso de los sectores populares a la posesión de sus propios medios de comunicación.

Hasta aquí el breve aporte para un diálogo sobre el tema. Ojalá los comunicadores católicos y los que no lo son tengamos  suficiente interés, tiempo y dedicación para ocuparnos de este tema tan importante para el presente y el futuro de nuestros pueblos.

Comunicación educativa, espiritualidad y ciudadanía

Panel “Educomunicación para formar Ciudadanos” - UARM

Fueron alrededor de 200 personas, ligadas a las diversas áreas de la comunicación, que nos beneficiamos de los seminarios, talleres, paneles y conversatorios que realizamos en la ciudad de Lima, con ocasión de la presencia en Perú de los directivos de la Organización Católica Latinoamericana y Caribeña de Comunicación, OCLACC.

Muchas de las películas comerciales son verdaderas parábolas que presentan la vida de personajes cuyos conflictos, dudas, motivaciones y esfuerzos pueden ayudarnos a entendernos y a comprender a los demás. 36 personas, aprendimos estas y otras cosas en el taller sobre metodología de Cine y Espiritualidad, coordinado por el jesuita mexicano padre Luis garcía Orso.

80 personas, entre estudiantes y docentes de la universidad Antonio Ruiz de Montoya, UARM, participaron de los paneles sobre “Educomunicación para formar Ciudadanos” y sobre “Opinión pública y Medios de Comunicación”. Conocimos de cerca el valioso trabajo educativo de Chami Radio en las comunidades de Otuzco, la propuesta de Cine y Valores que anima el profesor Fernando Ruiz, desde la Universidad de Lima, y, por supuesto, las precisiones académicas que sobre Educomunicación y Opinión Pública aportó el brasileño Elson faxina, directivo de OCLACC.

La comunicación puede y debe ser constructora de democracia y de ciudadanía. Afirmó el profesor paraguayo Ilde Silvero en su ponencia en la Universidad Católica, ante un auditorio de 60 personas entre estudiantes y docentes de la Pontificia Universidad Católica del Perú. Lo acompañaron en la mesa la peruana Miriam Larco y Elson Faxina.

Los conversatorios con agentes pastorales de comunicación los tuvimos en varios escenarios. En la diócesis de Carabayllo en la que nos recibió Mons. Lino Panizza, en el auditorio del Centro Cultural José Pío Aza, en el Centro San Viator de Collique y en la casa de las hermanas Doroteas, en el distrito de Miraflores.

Desde la “Asociación Peruana de Comunicadores Mons. Luciano Metzinger”, APC, agradecemos a todas las personas e instituciones que colaboraron para el éxito de las diversas actividades realizadas. En particular nuestro reconocimiento a los colegas de UCLAP-Perú, con quienes tenemos el desafío de construir un solo equipo de trabajo.

Mónica Villanueva Galdos

Presidenta APC “Mons. Luciano Metzinger

Perú



Daily updated software base Software For PC Free Software For You Software Full Version Games Play