El Mutirão de la comunicación busca construir una sociedad más justa y solidaria

Padre Marcelino SivinskiPorto Alegre, Brasil, 2 de febrero (OCLACC/MUTICOM).- Este 3 de febrero será un día grande para la comunicación continental, tras la inauguración del Mutirão Latinoamericano y Caribeño de la Comunicación, expresa el P. Marcelino Sivinski, Coordinador General del Mutirão que "será una vedadera fiesta de la alegría, de la paz, de la solidaridad", según agregó.
El Mutirão comenzará oficialmente con una conferencia de apertura que pronunciará el delegado pontificio y presidente del Dicasterio de la Curia romana para la Comunicación, Claudio María Celli, sobre los nuevos desafíos para la humanidad en lo que la Iglesia está muy interesada en debatir y reflexionar sobre esta temática, agregó.
Monseñor Celli se referirá "no solo a los desafíos que nosotros estamos sintiendo, sino las propuestas que en todo el mundo (África, Europa, Estados Unidos) se van expresando hoy para que el anuncio de la Buena Nueva del Evangelio pueda aprovechar del buen uso de esas tecnologías, que son un gran instrumento para la construcción de ese mundo nuevo que nosotros esperamos", señaló el P. Sivinski, en la antevíspera del inicio de este Mutirão de comunicación que se realizará del 3 al 7 de febrero, en la sede del Centro de Convenciones de la Pontificia Universidad Católica de Río Grande do Sul.
"El Mutirão se viene organizado desde hace dos años en torno a tres grandes ejes: comunicación y economía, comunicación y política y comunicación y cultura y culturas, porque antes de definir los temas nos preguntamos si ¿la economía en nuestros 37 países ayuda a que tengamos el pan solidario, la habitación para todos; y esta economía cómo se está abordando en los medios de comunicación? ¿a favor de algunos intereses o en interés de la vida del pueblo"?
Según Sivinski, "otro tema de preocupación para la Iglesia es el de la política, en momentos en que en varios países se acaba de aprobar nuevas normas para regular la comunicación, y para ello, grandes teóricos no solo de Brasil sino de otros países del mundo nos ayudarán a comprender la complejidad que significa hoy la política y la comunicación en función de la paz y de la solidaridad.
Y finalmente "abordaremos el tema de la cultura, porque en América Latina es diversa, porque existen varios pueblos y nacionalidades que necesitamos dialogar para construir una nueva sociedad donde sea una vida digna para todos", insistió.
Para el coordinador del Mutirão, la comisión que está organizando este Mutirão estamos pensando en dos proyectos: El primero es una Carta que se presentará al final del evento, febrero, y que será construida por todos los participantes, donde se intentará incluir los principios y orientaciones sobre cómo nos vamos a relacionar, construir esa comunicación solidaria. Y el otro proyecto busca debatir sobre cómo las estructuras de las universidades, al igual que las organizaciones sociales se comprometen a mediano o largo plazo a fin de crear un gran proyecto para crear políticas de comunicación, donde no solo los medios, ni únicamente la Iglesia participen, sino que haya un intercambio de documentos, académico, entre todos para abordar temas claves como el que todos necesitamos el pan, todos somos responsables del pan, por lo que es importante que seamos solidarios en todo", añade.
Según señaló, la "misión del comunicador es tal vez más importante que la misma misión de la Iglesia, porque los comunicadores conocen no solo los desafíos de la vida del pueblo, no solo conocen los intereses de los grandes medios de comunicación sino que tienen el poder del discurso que generalmente apunta a horizontes de cómo las otras instituciones pueden y deben colaborar para que esta comunión no solo de objetivos sino de acciones concretas, que es lo que interesa", concluyó, en un diálogo con OCLACC/MUTICOM.