Los medios públicos deben estar al servicio de la ciudadanía: Valerio Fuenzalida

Valerio FuenzalidaQuito, Ecuador, 7 de octubre (OCLACC).- "Los medios públicos tienen una gran importancia para la democracia, para lograr una mejor calidad de vida para las personas, para nuestros hijos, para las etnias que están desintegradas y oprimidas en muchos lugares", expresó el comunicador chileno Valerio Fuenzalida, experto en medios públicos, al destacar que se debata sobre este tema en el Mutirao Latinoamericano y Caribeño de Comunicación, que se llevará a cabo en Porto alegre Brasil, del 3 al 7 de febrero de 2010.

En un diálogo con OCLACC, el productor de TV y catedrático de la Facultad de Comunicaciones de la Pontificia Universidad Católica de Chile, Valerio Fuenzalida, consideró necesario repensar nuestros medios públicos y "sacarlos de esa nefasta tradición de propaganda y de uso gubernamental" para "convertirlos en medios en donde efectivamente dialoguen y estén al servicio de las audiencias rurales. Creo que en América Latina debemos hacer un proceso de reflexión, de crítica hacia el pasado; de autocrítica, y de querer tener nuevas formas de construir ciudadanía a través de medios públicos".

Según puntualizó, los medios públicos no solo son cuestión de propiedad o de gestión sino de una programación que incluya "formas nuevas de producción de radio y televisión, de alcance masivo, que llegue efectivamente a la ciudadanía. Porque siempre digo que un medio público sin ciudadanía es una contradicción".
Para Fuenzalida es necesario "hacer también una reflexión crítica, un intercambio de experiencias" y de "pensar en la gente, en las audiencias, pensar en nuevas formas de llegar a ellos en innovación, en entretenimiento, en ficción, en todas las formas para llegar con nuestros mensajes y mejorar su ciudadanía, su participación, la unidad democrática, la organización y la calidad de vida".
Reconoció que en América Latina ha sido una tendencia de que los medios públicos hayan sido apoderados por los gobiernos, y especialmente por las dictaduras "para sus intereses dictatoriales, o los que fueren, pero tenemos que abandonar esta tradición, criticarla, denunciarla, demostrar que es inútil, que no sirven para nada, y construir medios públicos distintos y que estén al servicio de la audiencia y que estén dirigidos de tal manera que garantice que en efecto están al servicio del público y no de intereses gubernamentales o de partidos políticos o con intereses caudillistas", enfatizó.

El catedrático aseguró que los medios públicos pueden ser buenos aliados para promover una cultura solidaria, como se propone en la temática central del Mutirao de la Comunicación, siempre y cuando en los programas que se produzcan se los haga con la "sensibilidad para captar estas experiencias de vida. No es suficiente solamente querer hacer esto. Hay que también aprender a hacer, y por lo tanto el intercambio de experiencias me parece muy importante", señala.

Dos aspectos polémicos frente a este texto

Hay que imaginar lo que implica que los medios públicos dialoguen y y se pongan al servicio de las audiencias rurales. Muchas emisoras comunitarias y otras tantas del mundo de la comunicación popular, durante décadas han estado andando por este camino. Muchas de ellas en manos de la Iglesia, de las iglesias en todas sus tendencias y corrientes.

La pregunta es cuales han sido los resultados de ese camino recorrido, que tiene tanta historia como la historia que tienen los medios comerciales, privados y políticamente comprometidos con los gobiernos que han llevado a muchos de nuestros países al descalabro social, neoliberal y de mercado.

¿Son resultado de animar el dialogo y servir a las comunidades rurales los cambios políticos que estamos viviendo en algunos países de América Latina y Centro América?...Claro esto sumado a las luchas de organizaciones, poblaciones, comunidades que han estado caminando por el sendero del cambio y la transformación por las vias electorales.

¿Cuales son los limites y los territorios de las radios comunitarias, populares y las radios de servicio público?

Existen esos límites, pero creo que es una respuesta que merece sobre todo precisar si esos límites nos ponen en territorios en los cuales dependiendo el gobierno de turno, nos enfrentamos, o nos aliamos. En países en donde todavía el dominio del estado esta en manos de gobiernos que por la vía democrática siguen aliados a los grandes poderes del mundo, y siguen empobreciendo a las mayorías...nos enfrentamos, denunciamos y hasta damos la vida para enfrentar tal situación de saqueo y de indignación.

Pero en los gobiernos que estan buscando cambios en el Estado, que construyen nuevas reglas del Juego político, tambien por los caminos de la democracia...noa aliamos. ¿Cómo, de qué manera? bueno...ese es el tema. Y en estos escenarios ¿como se relacionan las radios comunitarias, populares y las públicas? Y sobre todo como hacemos esa otra comunicación..

Y el otro tema que me pone en reflexión con el texto de Valerio Fuenzalida..es el de la participación...pero ese dejemoslo para otro comentario.

fernando López