Indígenas amazónicos denuncian represión militar y policial

dirigentes CONFENIAEMorona Santiago, Ecuador.- La Confederación de Nacionalidades Indígenas de la Amazonía Ecuatoriana denunció que los pobladores de la comunidad amazónica de Nankints, en la provincia de Morona Santiago,  han sido desalojados a través de una intervención de más de mil efectivos del ejército y policía para entregar el territorio ancestral a la empresa minera china EXSA.  El hecho se registra luego de que el día 21 de noviembre los indígenas shuar de Nankints "recuperaron" su territorio y desalojaron a la empresa EXSA.

No obstante, el ministerio del interior y el Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas desmintieron que se haya registrado una incursión masiva de militares y que tampoco ha habido ninguna agresión contra la población de Nankints, en razón de que su intervención se ha limitado a dar apoyo a la Policía Nacional, en apego a lo que establece la constitución y respetando los derechos humanos.

Adicionalmente, la dirigencia indígena de la amazonía denuncia que a más del desalojo de que fueron víctimas los pobladores de Nankints, el 23 de noviembre, las fuerzas del orden han atacado con disparos "hasta las 11 de la noche a la altura del puente sobre el Río Zamora, con la pretensión de ingresar y militarizar la parroquia de San Carlos de Limón", objetivo que no se habría alcanzado debido a la resistencia de los indígenas.

En un comunicado público, la CONFENIAE  denunció que han sido detenidos dos indígenas, aunque posteriormente habrían sido liberados.

Así también rechazaron la intervención del ejército, porque según señalan "no están defendiendo los Derechos Humanos, ni al pueblo, peor a nuestras comunidades. Están defendiendo los intereses de las empresas transnacionales, y en este caso de la empresa EXSA y del Gobierno Chino".

El pronunciamiento señala que la "incursión militar del día 22 y 23 de noviembre ha causado una profunda conmoción y pánico entre nuestras comunidades, especialmente entre mujeres, niños y ancianos, que fueron testigos del accionar del ejército. Denunciamos cómo la presencia militar ha ocupado escuelas e instalaciones educativas en el cantón San Juan Bosco, extendiendo la preocupación en toda la población de la región, especialmente la infantil".

De igual manera, rechazaron la versión gubernamental que asegura que los indígenas estarían siendo "utilizados por ONGs, o por ecologistas y otros" y manifiestan que por el contrario, el gobierno nacional estaría siendo utilizado por la empresa china, "para la defensa de sus intereses".

En la parte final del comunicado se ratifican en que continuarán en la "lucha en defensa de nuestros territorios, de la soberanía nacional y de la naturaleza que constituye la fuente de vida no solo para nuestros pueblos, sino para américa latina y el mundo".

Gobierno denuncia ataque armado a policías

De su lado, el Ministerio del Interior, denunció que al menos catorce los agentes policiales resultaron heridos por perdigones, uno de los cuales se halla en estado crítico, en una casa de salud en la ciudad de Guayaquil.

Según el ministro del Interior, Diego Fuentes, en el asalto a las instalaciones de la concesionaria "y el operativo de recuperación de las inmediaciones, fueron heridos (algunos con impacto de perdigones) 14 policías y un guardia de seguridad que prestaba sus servicios en la minera".

"Queremos que todos y cada uno de los responsables de agredir a nuestros catorce policías y un civil sean puestos a órdenes de la Justicia, porque no solo dispararon directamente contra nuestro personal, sino que también utilizaron artefactos explosivos para ingresar al lugar a la fuerza", indicó el secretario de Estado.

Acción de indígenas shuar es legítima, dice la CONAIE

Entre tanto, la principal organización indígena del Ecuador, la CONAIE, consideró "legítima" la acción protagonizada por los indígenas shuar de Nankints", en razón que, según señala, ellos tratan de recuperar sus "territorios ancestrales".

Ante los enfrentamientos entre indígenas y miembros de la fuerza pública, la CONAIE rechazó la "invasión de los territorios ancestrales de los pueblos y nacionalidades indígenas y su entrega a empresas trasnacionales mineras".

"Responsabilizamos al Gobierno nacional de los acontecimientos que puedan suceder", señala el documento de la Confederación, que exige al gobierno a buscar "mecanismos pacíficos para resolver estos conflictos".

"Exhortamos a la ciudadanía en general a que sea veedora de los hechos que puedan darse" en la zona de San Juan Bosco, agregó la Conaie, que se declaró en "asamblea permanente" para analizar y valorar la situación en "estos momentos difíciles".

Redacción: SIGNIS ALC, con información de la CONFENIAE y agencias