Impunidad en casos de agresiones a periodistas en México

No se mata la verdad matando periodistasMéxico.- Hasta el mes de septiembre de 2016, la organización Artículo 19 contabiliza 10 periodistas asesinados, cifra que supera los 7 periodistas asesinados en 2015, que hasta entonces fue el año más violento contra la prensa en México. Así también, según el último reporte estadístico de la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos Cometidos contra la Libertad de Expresión (FEADLE) de la Procuraduría General de la República, PGR, en los últimos seis años (agosto 2010-agosto 2016) se abrieron en México 798 averiguaciones previas por delitos contra periodistas.

El informe señala que de las 798 investigaciones abiertas -39% por amenazas, 17% por abuso de autoridad y 7% por lesiones y homicidios-, solo 101 dieron como resultado que el presunto agresor fuera consignado ante un juez. Es decir, apenas el 12.6% de los casos. O uno de cada 10.

Mientras que la cifra de condenados es más desalentadora: según la PGR de las 101 consignaciones derivadas de 798 averiguaciones sólo dieron como resultado 2 sentencias condenatorias. O en otras palabras: el 99.75% de los casos no ha recibido sentencia.

Para la directora de la oficina de Artículo 19 para México y Centroamérica, Ana Ruelas, el "Estado está dando un mensaje muy claro con estas cifras: atacar a un periodista en este país no tiene consecuencias para los agresores casi en el 100 por ciento de los casos". Según agrega, en los pocos casos en los que sí ha habido consecuencias, éstas van en su mayoría contra los autores materiales de las agresiones, quedando impunes los autores intelectuales.

Así ha sucedido, por ejemplo, en el caso de Moisés Sánchez, uno de los 17 periodistas asesinados en Veracruz durante el gobierno de Javier Duarte.

Por la desaparición forzada del director de La Unión y su posterior asesinato, la Fiscalía encarceló a cuatro personas como autores materiales -aunque uno de ellos salió en libertad en noviembre de 2015 y otros cinco presuntos autores no han sido detenidos a la fecha-, pero el presunto autor intelectual, el exalcalde de Medellín, Omar Cruz, continúa prófugo a casi dos años del homicidio, más de 650 días después.

"La Fiscalía ya le dio carpetazo a la investigación. Sabíamos que era algo que iba a pasar. Que lo que buscaban era tener un par de detenidos y con eso cerrar el caso", denuncia en entrevista Jorge Sánchez, hijo de Moisés.

Fuente: Animal Político