La comunicación debe promover una nueva democracia: Hernán Reyes

Hernán ReyesQuito, Ecuador, 16 de octubre (OCLACC).- "La comunicación social es fundamental como agente para la construcción de una nueva democracia deliberativa", expresa el catedrático ecuatoriano Hernán Reyes, al comentar sobre el nuevo escenario político y social que va configurándose en América Latina, y sobre el rol de la comunicación frente a esta época de cambios.

Según explica, no "puede existir cambios en la mentalidad de los ciudadanos, de los pueblos o de las sociedades, si es que no están bien informados, si es que no están planteados los problemas de fondo, si es que no están dadas las explicaciones más sólidas sobre las principales carencia que existen en América Latina a nivel social, económico, político, cultural.

El tema de los "nuevos escenarios políticos y sociales latinoamericanos y los procesos de comunicación" es uno de los ejes principales que se analizarán en el Mutirao Latinoamericano y Caribeño de Comunicación que se llevará a cabo del 3 al 7 de febrero de 2010, en Porto Alegre, Brasil.

Para Hernán Reyes, América Latina está viviendo "vientos de cambio, una atmosfera de transformaciones bastante profundas y radicales que tienen que ver con el modo de convivir, modos de gobernarnos, modos de estar juntos, y que tienen que ver con la progresiva emergencia y una serie de energía social que se ha ido apropiando de la conducción de los gobiernos en varios países Latinoamericanos".

"Este giro hacia la izquierda que algunos han llamado, y que está implicando una manera distinta y nueva de ver el mundo, una manera nueva de construir la democracia; una democracia radical, redistributiva, realmente deliberativa", y en una realidad como esta es fundamental una comunicación "como un agente para la construcción de esta democracia deliberativa", expresa.

En diálogo con OCLACC, el docente universitario considera que en una realidad como la actual, "el rol de la comunicación masiva y los comunicadores se convierte en básico para poder plantear plenamente esa discusión en los términos de una nueva racionalidad política y una nueva justicia social que América Latina está esperando.

El catedrático constató que "hay medios de comunicación que corresponden a las cadenas más monopólicas que tradicionalmente han estado allegados a los grupos de poder a las elites que políticamente y económicamente han dominado la región y que ahora están siendo desplazadas, no solo por la pérdida de legitimidad de sus partidos políticos, de sus agentes que los representan en los estados, sino de su propio discurso que se está agotando. Y estos medios de comunicación tradicionales están intentando defender anclados en la defensa de esos valores que están entrando en zozobra".

Mientras por otro lado, desde hace algunos años "existen otros medios de comunicación, alternativos, emergentes, con una nueva mirada, con un nuevo posicionamiento político, que lo que están haciendo es plantear nuevo debates, nuevas discusiones, y hacer que la ciudadanía que las sociedades vislumbren otras agendas informativas, otros temas de discusión, inclusive, planteando valores de convivencia colectiva, valores democráticos diferentes, nuevos, reinventados", dijo.

Finalmente se mostró confiado de que la democratización de la comunicación que es una demanda mayor en nuestros pueblos debe partir por un proceso de construcción de una nueva democracia que sustituya los "viejos valores" "por nuevos valores y creo que la cultura de la solidaridad, la cultura de un compromiso, de una militancia por construir algo colectivo, por recrear una idea de un nosotros" en toda la dimensión de "país, ciudad, comunidad".