Refundación

En 1987 las tres Organizaciones Católicas de Comunicación: UCLAP, OCIC-AL y UNDA-AL, en su nivel continental de América Latina y el Caribe, decidieron realizar su labor complementándose dentro de un Plan Conjunto, manteniendo cada una su especificidad.
En la sucesión de períodos esa decisión fue tomando más fuerza y se fue organizando la estructura del modo más adecuado para esa labor conjunta. Se pasó a tener un Secretario único y, en la práctica, se estableció una forma colegiada de dirección. Bajo este esquema, quienes tienen cargos directivos en las tres Organizaciones, formando una sola colectividad, son quienes toman colegiadamente las decisiones. De este modo, en la práctica, las referidas Organizaciones Católicas de Comunicación han llegado a actuar como una Federación, con un Consejo integrado por consejeros de cada una de ellas. En las Asambleas Conjuntas de marzo 1998, en Santa Cruz, se planteó la conveniencia de formalizar esta situación de hecho, mediante un pronunciamiento de las Asambleas. Se pretendía también que este modelo de Federación pudiera ser asumido en cada país para las Organizaciones de Comunicación. Se consideró conveniente que las Organizaciones filiales a nivel nacional fuesen Federaciones Nacionales. La Asamblea estimó que, aunque todo lo expuesto era razonable, era mejor esperar hasta las siguientes Asambleas Conjuntas, para que los asociados miembros pudieran reflexionar mejor sobre el tema y comprometerse más con la iniciativa. Así pues, una vez cumplido con lo señalado, y considerando que cada día se hace más necesario y urgente sancionar y fortalecer lo que se viene practicando por la vía de hecho, en la V Asamblea Conjunta Continental de las Organizaciones Católicas de Comunicación, celebrada en Curitiba, en enero de 2001, después de efectuado el estudio y su aprobación respectiva en las Asambleas por separado de cada una de las Organizaciones, han quedado aprobados los acuerdos que se formulan en el presente documento.
 
OCLACC (Signis-UCIP)
A escala mundial también, en noviembre 2001, OCIC y UNDA deciden fusionarse y dar vida a la Asociación Católica Mundial para la Comunicación, SIGNIS. Mientras tanto, la Unión Católica Internacional de Prensa, UCIP, decidió continuar como organización independiente. Así, en este caminar, la OCLACC asumió la representación regional de UCIP y SIGNIS en América Latina.No obstante, luego de que en marzo 2011 los Consejos Pontificios de Laicos y para la Comunicación decidieron desconocer a UCIP como organización católica, OCLACC dejó también de representarla en América Latina y El Caribe, y desde entonces continúa únicamente como el grupo regional de Signis.
 
OCLACC cambia su razón social a Signis ALC
En agosto de 2013, en Quito, Ecuador, la Asamblea Continental decidió por unanimidad que OCLACC cambie su razón social por SIGNIS América Latina y El Caribe, en consideración a que SIGNIS es la única organización católica de comunicación reconocida y que ello contribuiría a fortalecer la identidad y la articulación de la instancia continental latinoamericana con la mundial.Así, las y los comunicadores católicos de nuestro continente decidimos continuar este proceso, construyendo este camino que nos lleva al compromiso permanente de ejercer el ejercicio profesional y la vocación de comunicación insertos en la realidad de nuestros pueblos, para contribuir a la transformación que permita "recuperar la dignidad de los hijos de Dios; buscando nuevas formas de comunicación para el desarrollo; y, como nos alienta el Papa Francisco, "sin encerrarnos" (Mons. Celli a la Asamblea de OCLACC, agosto 2013). El camino construido por OCLACC queda en la historia y en la memoria de la comunicación latinoamericana, y ahora continuamos en misión como Signis ALC.

AdjuntoTamaño
declaracion.doc22.5 KB