Artículos

La colaboración, el intercambio de reflexiones y propuestas sobre comunicación, evangelización, educación para el desarrollo, la integración, la participación ciudadana y la democracia, son entre otros los compromisos en los que viene trabajando OCLACC. 

Este espacio de nuestro portal está abierto para que las y los comunicadores del continente, teólogos, sociólogos y, en fin, toda persona de buena voluntad que desee compartir sus textos y análisis, en el propósito común de construir un mundo más justo y fraterno 

El 63 aniversario de los derechos humanos: Exigir (y exigirnos) los derechos humanos

Derechos HumanosTradicionalmente los derechos humanos han sido considerados como límites al ejercicio del poder estatal.
El objetivo de este postulado ha sido que el poder público se abstenga de incurrir en abusos y arbitrariedades contrarias a la dignidad humana, a través del respeto de los derechos civiles y políticos. Sin desmerecer la importancia de estos derechos, la gran tarea pendiente es la atención de las necesidades básicas del ser humano, requiriendo de las autoridades la satisfacción de los derechos sociales o prestacionales, así como los colectivos.

A nivel mundial este reto parece enorme, e incluso casi imposible. La actual crisis económica que vive el mundo, nos obliga a exigir estos derechos. Sthéfane Hessel, único autor vivo de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y autor del libro "Indignaos", sostiene que en la época de la resistencia francesa contra la ocupación nazi, el enemigo era fácil de definir: Hitler y su partido nacionalsocialista alemán.

Hoy en día, los mercados están determinando las políticas domésticas con graves impactos en el ejercicio de los derechos sociales: los estados han perdido gran parte de su soberanía para atender estos derechos. Sin embargo, la entelequia de los mercados parece un adversario fantasmal, disperso y casi invisible, que, por estas características es más difícil de enfrentar.

La seguridad social, derecho consagrado en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, entendida en su acepción más amplia, debe ser uno de los derroteros hacia el cual debemos caminar. ¿Cómo? Exigiendo una mejor atención en todos los servicios de salud, incluido el de medicamentos, reclamando la más amplia cobertura del derecho a la educación y de los derechos previsionales, como la jubilación digna; más allá del nerviosismo de los mercados. Exigiendo que todas las empresas y organizaciones no gubernamentales, sobre todo las transnacionales, se sujeten a un código de conducta obligatorio (que no voluntario, como sucede actualmente) cuya base sea la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Por otra parte, el conjunto de los derechos de la naturaleza debe ser el otro derrotero u objetivo, que todas y todos, incluso empresas y organizaciones no gubernamentales, debemos proteger. Los ciudadanos comunes podemos empezar con consumir para vivir y no vivir para consumir, como dice el título de un libro de la Comisión de Justicia y Paz de España.

La tarea, como hemos dicho, parece enorme y casi imposible. Casi tan imposible que la impavidez parece más fácil que la acción, como el rico epulón, de la parábola evangélica, que no se compadeció del necesitado Lázaro. Frente a la tentación de la comodidad, debemos sacar fuerzas de la nada, aunque sea la fuerza débil de los apóstoles que no se abatían frente al inmenso mar de necesidades humanas.

De ahí que exigir los derechos humanos, también pasa por exigirnos el cumplimiento de dichos derechos ¿Cómo? Haciendo lo que dice el evangelio: tuve hambre y me diste de comer; estuve preso y me visitaste; fui forastero y me acogiste.

La Comisión Ecuatoriana de Justicia y Paz está poniendo en marcha un proyecto sobre Justicia Restaurativa con la esperanza de humanizar el actual sistema de justicia retributiva, que parece haber olvidado las necesidades de las víctimas y los problemas que arrastran los delincuentes, a quienes preferimos llamar ofensores. La Comisión espera que esta nueva forma de entender la justicia no sea aplicada solamente en el ámbito penal sino también en el familiar, el escolar y el social.

Finalmente, la Comisión Ecuatoriana de Justicia y Paz quiere hacer un llamado a las autoridades para que la libertad de expresión sea fortalecida, pues consideramos que una democracia sin el respeto de las libertades debilita el Estado de Derecho (o de Derechos previstos en nuestra Constitución). Los insuficientes logros en materia social no pueden, de ninguna manera ser un pretexto para entorpecer la libertad de expresión o los tradicionales derechos civiles y políticos, pues todos los derechos son indivisibles e interdependientes.

.......

Artículo fue escrito por el Dr. José Luis Nieto el año 2011, para el 63 aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

El Dr. Nieto es Jurisconsulto, graduado en la Pontificia Universidad Católica del Ecuador, miembro de la Comisión Ecuatoriana de Justicia y Paz. Su dedicación específica es la defensa de los derechos humanos.

Francisco, un Papa que incomoda por su fidelidad al Evangelio

papafranciscoenquitoBárbara Fraser*.- Los peregrinos llegaron de Venezuela y Colombia, de Argentina y Chile. Una mujer de 92 años viajó a Quito desde la sierra del Perú. Algunos buscaron sanación. Otros sencillamente querían ver al hombre que admiraban, o por los cambios que está haciendo en la Iglesia o por ser el primer papa de un país latinoamericano-el primer pontífice "suyo".

En su visita a Ecuador, Bolivia y Paraguay, el Papa Francisco hizo lo que les ha exigido a los obispos, acercándose a los enfermos, los ancianos, las personas con discapacidades, abrazando y dejándose abrazar por los niños que esquivaron los controles y llegaron a su lado.

Con sus gestos, dejó clara la importancia de ir a las periferias, de actuar con compasión, de luchar contra las inequidades y las injusticias, de responder a las necesidades de los hermanos y las hermanas más humildes, de acabar con una mentalidad que permite que haya personas desechables, de tratar con respeto a cada persona, por la dignidad que tiene todo ser humano ante Dios.

Los lugares escogidos para sus visitas y discursos reflejaron el desafío planteado en el Evangelio de Mateo: el notorio penal de Palmasola en Santa Cruz, Bolivia; un hospital para niños en Asunción, Paraguay; un albergue para ancianos desamparados en las afueras de Quito, Ecuador.

Se presentó y fue recibido como pastor que conoce los dolores y las alegrías, los problemas y la solidaridad de la gente que se encuentra en todo tipo de periferia. Quizás su expresión más conmovedora se manifestó en su discurso a los reos de Palmasola: "No tengo mucho más para darles u ofrecerles, pero lo que tengo y lo que amo, sí quiero dárselo, sí quiero compartirlo: es Jesús, Jesucristo, la misericordia del Padre".

Aunque el propósito de su visita haya sido pastoral y no político, la imposibilidad de desvincular los dos, si uno quiere ser fiel seguidor de Jesús, quedó claro en los temas que abordó en los tres países. En Ecuador, donde se dio una tregua de tres días en las manifestaciones en contra al gobierno del Presidente Rafael Correa, el Papa Francisco instó al diálogo para buscar soluciones. En Bolivia, habló de la unidad y el compromiso social que brota del compromiso de fe. Y en Paraguay, mencionó la corrupción y llamó a buscar el bien común. En uno de sus últimos discursos, subrayó la responsabilidad que tiene cada cual en la construcción de una sociedad más justa: "¿El Papa a quién le dijo eso?"'-dijo-"A mí". Cada uno, quien sea: "A mí".

Pero quizás su mensaje contundente e inquietante fue el discurso ante las y los representantes de los movimientos sociales reunidos en Bolivia. Allí planteó tres grandes tareas: poner la economía al servicio de las personas, unir a los pueblos en el camino de la paz y la justicia, y defender la madre tierra.

A fines de setiembre, llevará ese mensaje a los Estados Unidos, donde además de participar en el Encuentro Mundial de Familias se dirigirá al Congreso de ese país-la primera vez que un papa se ha presentado ante los legisladores-y a la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Que su mensaje incomode ya está patente en los comentarios de algunos legisladores, sobre todo del Partido Republicano, que lo critican por abordar temas como los de la economía y el cambio climático. Una encuesta indica que el nivel de aprobación del Papa Francisco en EEUU ha bajado desde su viaje a América Latina. Sin embargo, se mantiene relativamente alto, y sus palabras siguen generando titulares en los principales medios de ese país.

Lo que nadie puede criticar es su coherencia. Como pastor, ha caminado entre los más marginados, ha luchado con y por ellos, ha compartido su sufrimiento y sus alegrías. Eso le da una credibilidad que pocos políticos se pueden reivindicar. Queda por ver qué impacto tendrá en las decisiones que se toman en las instancias internacionales que fijan las reglas de la economía de un mundo globalizado, pero sus palabras les da aliento las personas-y no solo a los católicos-que unen sus esfuerzos, sus visiones y sus sueños para forjar un mundo mejor. Al final, lo que predica el papa no es nuevo. Es la doctrina social de la Iglesia, el mensaje de varias encíclicas desde los años 60, y el mensaje del Evangelio, que sigue incomodando hasta el día de hoy. La respuesta depende de todos/as nosotros/as.

* Periodista y Editora Internacional de Catholic News Service

Artículo publicado en el Boletín Punto de Encuentro- Agosto 2015

 

México, visita Papal: elecciones, narco violencia y guerrilla

papa FranciscoAda Irma Cruz.- Hace poco más de un año, en enero del 2015, a bordo del avión que lo llevaba de regreso a Roma tras una visita a Filipinas, el Papa Francisco no tenía en su agenda el viajar a México; en todo caso, según explicó, de hacerlo tendría que hacerlo en un viaje que incluyera la capital de dicho país, pues esto le permitiría asistir a la Basílica de Guadalupe.

En alguna medida, las declaraciones que él mismo formuló posteriormente, en marzo del mismo 2015, hacían comprensible pensar que definitivamente no estaría en posibilidad de trasladarse a México, dado que ""Tengo la sensación de que mi pontificado será breve.... Cuatro o cinco años, no lo sé, o dos o tres. Bueno, ya han pasado dos".

Finalmente, en diciembre del año pasado, el propio Francisco anunció y detalló su visita a México, lo que permitió al columnista mexicano Raymundo Riva Palacio asegurar que "el Papa se autoinvitó a México".

En efecto, se asegura que se trata de "un viaje que tomó por sorpresa al gobierno mexicano", dado que no formaba parte de la agenda diplomática entre la Santa Sede y el gobierno de Enrique Peña Nieto, el Presidente de México que más obsequioso se ha mostrado hacia la Iglesia y el papado -después de las decisiones asumidas por entonces jefe del Ejecutivo, Carlos Salinas de Gortari, cuando decidió establecer relaciones oficiales, reconocer la personalidad jurídica de la Iglesia y los sacerdotes y terminar con los llamados "Acuerdos" no públicos que dieron fin a la confrontación bélico-religiosa en 1929 y conocida como "La cristiada".

Así es, Peña Nieto lo mismo ha visitado en Roma a Benedicto XVl que a Francisco; incluso al primero lo hizo partícipe de su boda con la actual primera dama del país, Angélica Rivera.

Para sustentar la afirmación de la autoinvitación papal, se recurrió a discrepancias de carácter político, pero también a la intervención directa de sacerdotes jesuitas mexicanos que expresamente se entrevistaron de forma privada con el Papa durante su estancia en Cuba, para insistirle en la conveniencia de planear una estancia en México mismo.

De ahí que para los analistas políticos del país no haya pasado desapercibida la inclusión expresa de San Cristóbal las Casas en el recorrido de Francisco por México, así como los intensos esfuerzos para que acuda a la tumba del ex obispo Samuel Ruíz y le rinda una especie de homenaje.

La figura del exobispo estuvo envuelta en la polémica a partir de que el primer día de enero de 1994, un grupo guerrillero adiestrado en Chiapas, declaró la guerra al Gobierno mexicano e inició una serie de ataques armados. Se le vinculó directamente con los promotores de esos hechos violentos.

También es cierto que en dicha diócesis, tanto desde que estaba monseñor Ruíz, como otros obispos que le siguieron, se han realizado experimentos pastorales que en su momento fueron oficialmente suspendidos por la Santa Sede, por sus inexactitudes doctrinales.

San Cristóbal de las Casas se encuentra en el estado de Chiapas, uno de los más pobres de México. Y al igual que las otras ciudades que tiene enlistadas el Papa Francisco en su agenda, presenta el rostro de la falta de desarrollo y la pobreza extendida, sobre todo en comunidades donde la carencia de agroindustrias no ha permitido que los habitantes alcanzar mayor niveles de bienestar.

El Papa Francisco, en efecto, visitará San Cristóbal de las Casas, el Distrito Federal, Morelia y Ciudad Juárez. Morelia, con un mayor grado de industrialización, se ha visto afectada por la violencia desatada entre las bandas o cárteles de la droga que crecieron al amparo de la corrupción y la connivencia de políticos y empresarios de la zona. Es una localidad con elevado fervor religioso, a pesar de los embates de los gobiernos revolucionarios que acosaron a la Iglesia durante décadas.

En cuanto a Ciudad Juárez, es una localidad atractiva por el gran número de plantas ensambladoras que dan empleo a hombres y mujeres que llegan desde todos los puntos de la República en busca de un ingreso superior. La violencia se ha destacado ahí tanto por el narcotráfico, como también por las muertes de mujeres, muchas de la cuales eran madres solteras que habían ido a laborar en las "maquiladoras" instaladas ahí por parte de consorcios extranjeros interesados en abastecer con regularidad y precisión a las firmas estadounidenses.

En cuanto al Distrito Federal, una de las más pobladas del mundo, mantiene como el grueso de las llamadas megalópolis, contrastes evidentes y profundos.

A pesar de todos los problemas y dificultades, todas ellas, como el grueso de México, y a diferencia de lo que se presenta en Europa, registran una significativa religiosidad que explica en gran medida la esperanza bajo la cual se vive aún en las áreas más desprotegidas.

El panorama de México, no es distinto del que conocieron Juan Pablo ll o Benedicto XVl, pero lo que sí llama la atención es que por primera ocasión, llegue un Papa en un año electoral.

En efecto, todos los actores políticos del país habían coincidido en todas las visitas papales de mantenerlas al margen de los comicios, con el propósito manifiesto de que no fueran tratadas de aprovechar por ninguno de los partidos o candidatos, en beneficio propio. Ahora, sin embargo, se vivirá lo contrario. ¿Qué sucederá?. Habrá que esperar.

----

Compartido por SIGNIS México y Red de Comunicadores Católicos

 

Se desataron todos los virus

Juan Luis Hernández*

Los días que vivimos han sido propicios para que se desaten todos los virus a consecuencia de las históricas medidas que están tomando las autoridades y que nos tienen entre el temor, la incertidumbre, la desconfianza, la incredulidad, el enojo, la cooperación, entre otras actitudes y respuestas.
1. El virus de la incredulidad. Hay un sector de la sociedad que se está inclinando a negar la epidemia. A su juicio, es una más de las artimañas gubernamentales y de los actores fácticos para sacar provecho a río revuelto. Este virus es el resultado de años de mentiras gubernamentales, desconfianza natural ante una cultura de la manipulación informativa. La internet está acumulando una cantidad considerable de incrédulos y sus mensajes son como virus que se están propagando rápida y eficazmente. Desde mi punto de vista, en esta ocasión, esta tesis negacionista resumida en "no hay epidemia, es un invento" no tiene sustento. Son muchos y tan heterogéneos los actores nacionales e internacionales como para sostener todos homogéneamente una mentira de estas dimensiones. Hay testimonios muy puntuales de enfermos, entre ellos el del ex regente de la Ciudad de México Manuel Camacho Solís y actual miembro del movimiento de López Obrador, que muestran que la epidemia es real y que en todo caso son otras las variables que habría que analizar.
2. El virus de la conspiración. No hay suceso como los magnicidios, el 11-S, las epidemias y catástrofes mayúsculas que estén acompañadas de la tesis de que fueron provocadas deliberadamente con propósitos esencialmente o políticos o de lucro. El virus de la conspiración ata cabos, establece relación de acontecimientos, hila fechas, vincula personas y hechos y señala culpables. También este virus se está propagando rápidamente y encuentra acogida entre quienes ven a las farmacéuticas atrás de todo esto. Esta tesis se ubica en el siguiente resumen: "la epidemia existe pero fue provocada por quienes más tarde venderán las vacunas". Esta tesis, como todas las tesis conspiracionistas nunca se podrán demostrar. Pero sí es posible señalar que las farmacéuticas y los gobiernos han sido y son capaces de hacer esto y otras cosas similares. Esta tesis sólo admite dos tipos de seguidores: los que creen en la conspiración y los que no la creen. Punto. No hay más. Aquí estamos sólo en el reino de las creencias. Particularmente me inclino a pensar que esta epidemia que vivimos no fue deliberadamente creada, pero tampoco descarto que sea una posibilidad.
3. El virus del lucro. Ya la crisis económica mundial demostró que la avaricia de banqueros y empresarios no tiene límites y que terminamos pagando todos sus ansias de lucro. Algunos análisis están poniendo el acento como origen de la epidemia en el lucro de las industrias porcícola y aviaria. Esta tesis señala que las industrias globalizadas y trasnacionales tanto porcícolas como aviarias, en su delirio por aumentar la rentabilidad producen "el hacinamiento, la alimentación industrializada e inyecciones masivas de antibióticos y suplementos hormonales (para el rápido crecimiento)", promotores excelentes de una evolución que conduce a cepas patógenas virulentas. Estas cepas patógenas explicarían "la aparición de una red filogenética de influenzas que afectan al ser humano precisamente cuando se globaliza el modelo industrial de producción avícola". Esta manera de operar de las trasnacionales obviamente se produce con la anuencia de los políticos de todos los niveles y colores partidarios, seguramente financiados en sus campañas por aquéllas. En este momento, cada vez más ojos voltean a ver a la trasnacional Granjas Carrol en Perote, Veracruz, donde presumiblemente pudo haber iniciado esta epidemia. Obviamente tendría que hacerse una investigación seria para deslindar responsabilidades, pero personalmente creo más esta tesis toda vez que responde al modus vivendi mexicano, a saber: pobladores que denunciaron a la trasnacional fueron reprimidos por las autoridades, trasnacional operando en México con todos los privilegios y la protección gubernamental, ensuciando el medio ambiente y tirando sus desechos en la comunidad. Esta combinación de políticos corruptos y represores, campesinos organizados reprimidos, trasnacional con ganancias hechas en México y sin una visión mínima de desarrollo sustentable es lo que ha pasado en este país desde que el neoliberalismo se hizo fe. Creo más en esta tesis que en las otras.
4. El virus de la cooperación y la solidaridad. Las autoridades mexicanas han hecho, con sus más y con sus menos, lo que los protocolos internacionales señalan ante una epidemia que puede convertirse en pandemia. Llama la atención que un gobierno panista (el federal), perredista (la capital) y priísta (el Estado de México) estén actuando, insisto, con sus más y con sus menos, en una sola dirección. Pero el virus de la cooperación y la solidaridad una vez más lo están propagando los ciudadanos. La respuesta a las medidas del cerco sanitario han sido ejemplares. Los ciudadanos generalizadamente estamos cooperando y claramente no se aprecia pánico ni histeria colectiva. Creo que el Estado mexicano, es decir, los gobiernos, sus instituciones y sus ciudadanos, están haciendo lo que tienen que hacer ante una epidemia histórica e inédita. Creo que todos debemos seguir contribuyendo para que el virus de la influenza porcina se salga de control. Pasada la emergencia sanitaria habrá que pedir investigaciones y respuestas sólidas ante las preguntas que se agolpan día a día. Por ahora toca propagar el virus de la cooperación y la solidaridad sin descuidar el análisis crítico e informado.

* Juan Luis Hernández A., Politólogo, Director General Académico de la Universidad Iberoamericana Puebla, México.

Una visita que dio y seguirá dando muchos frutos

retablo paraguayMariano Mercado*.- La Visita del Papa Francisco al Paraguay elevó enormemente la autoestima del pueblo paraguayo. Tanto el Santo Padre, como la prensa internacional, nos ayudaron a valorarnos más como Iglesia y como nación. Personalmente valoro mucho las palabras del Santo Padre en Caacupé, sobre la religiosidad paraguaya centrada en María Santísima aquí en su Santuario. Nuestro amor a María debe llevarnos a amar mucho más a Jesús.

La visita del Sucesor de Pedro causó una gran alegría y trajo mucha paz en la sociedad paraguaya. Es de esperar que el resultado sea la renovación profunda del Episcopado y de toda la Iglesia en Paraguay; que pasemos de la emoción a la conversión.

El Santo Padre nos dejó un gran compromiso para trabajar juntos Iglesia y Estado. La Constitución Nacional paraguaya es clara al respecto: autonomía y colaboración entre Estado e Iglesia. Esto se puso muy bien en práctica en ocasión de la Visita Papal. El resultado está a la vista.

Esta visita nos deja muchos desafíos. Los Obispos realizaron una primera evaluación de la Visita. Se rescatan las ideas y directrices del Papa y se pondrá en práctica pastoralmente por unos cuantos años. Un punto concreto: la Pastoral Social debe renovarse totalmente.

El Santo Padre volvió feliz a Roma. Se sintió en casa en Paraguay. Se emocionó en Caacupé. La gente le expresó su cariño y cercanía. Sabían de quién se trataba. Los niños y jóvenes fueron preparados en sus escuelas y colegios, gracias a una excelente iniciativa del Ministerio de Educación y de la Pastoral Educativa de la Conferencia Episcopal Paraguaya.

El Santo Padre dejó detalles muy lindos para nuestro país, sobre todo en la celebración de Caacupé. Resaltó nuevamente la valentía de la mujer paraguaya, nombrándola como "la más gloriosa de América". También nos hizo el anuncio de que el Santuario se convertía en Basílica Menor, hecho que motivo la alegría de todo el pueblo paraguayo.

Los servidores recibieron una formación especial, con textos preparados y distribuidos a las Diócesis, elaborados por la Comisión Central.

A pesar del poco tiempo desde el anuncio oficial, el resultado fue óptimo.

La prensa jugó un rol preponderante. Al momento de informar, de entregar la información correcta en el momento preciso. Nuestra gratitud a todos los medios de comunicación por la excelente labor y predisposición.

Para mí lo más resaltante de la visita fue la expresión de alegría de la juventud; el espíritu de servicio y sacrificio que tuvieron fue algo extraordinario.

En fin, el Paraguay ha renovado su fe y su esperanza en Dios, a través del mensajero de la alegría y de la paz. Ahora manos a la obra para cumplir el itinerario marcado por Francisco.

* Presidente de la Asociación de Comunicadores Católicos de Paraguay

Publicado en el Boletín Punto de Encuentro, Agosto 2015

 

¿Qué podemos esperar del viaje del Papa Francisco a México?

Papa FranciscoRaúl Espinoza Aguilera*.- México está sufriendo una de las crisis socioeconómicas más severas, manifestada por varias características: la carestía de la vida; el desempleo; la escasez de créditos para impulsar nuevos negocios; la falta de liquidez en las empresas y comercios; la industria de la construcción está semiparalizada; han ocurrido despidos masivos en numerosas empresas; la devaluación del peso; la caída del precio internacional del petróleo. Es de sobra conocido que PEMEX está en quiebra y recientemente anunció el despido de 10,533 trabajadores (La Jornada, 25-I-2016) y no hay que olvidar que cada empleado representa a una familia mexicana. Por otra parte, el narcotráfico y la corrupción se han disparado exponencialmente, etc.

Con todos estos antecedentes negativos, considero que la visita del Papa Francisco a nuestro país será como una inyección de optimismo, de ánimo, de alegría, de ayuda para considerar que no todo en la vida se puede centrar en los bienes materiales y de consumo, sino que existen los fines trascendentes y considerar la riqueza de la dimensión espiritual que tiene cada persona. A la vez, que redoblar el esfuerzo, el empuje, la tenacidad y la fortaleza para afrontar las dificultades mencionadas y no dejarse llevar por el desaliento.

Resulta sintómático que en las redes sociales se esté divulgado ampliamente una oración compuesta por la Conferencia Episcopal Mexicana, que manifiesta -sin duda- que los mexicanos tienen un acentuado anhelo por Lo Trascendente: por Dios y la Santísima Virgen de Guadalupe. Y se comprueba que, a pesar de la invasión de las sectas y la secularización en la sociedad, aún persiste la fe -firmemente arraigada- en nuestro pueblo creyente.

Basta observar los millones de católicos que acuden a lo largo del año, y sobre todo en sus Fiestas Patronales religiosas, a Santuarios y Templos, como: el del Señor de Chalma (EDOMEX), Ntra. Sra. de Guadalupe (D. F.), Ntra. Sra. de Zapopan (Guadalajara), Ntra. Sra. de la Soledad (Oaxaca), Nra. Sra. de la Salud (Guanajuato), Ntra. Sra. del Roble (Monterrey), Ntra. Sra. de San Juan de los Lagos (Jalisco), Ntra. Sra. de Los Remedios (EDOMEX), Ntra. Sra. del Rosario (Sinaloa), la devoción tan extendida en nuestro país por el Apóstol San Judas Tadeo y un largo etcétera. Incluso, paisanos nuestros que se han ido a trabajar a los Estados Unidos o a Canadá, en su mayoría vienen al menos una vez al año, a visitar dichos Santuarios.

Considero que, ante las crisis económicas o de otra índole, como lo fue "La Guerra Cristera", la fe de nuestro pueblo ha salido siempre robustecida y cada día son más los jóvenes que ingresan a los seminarios, a los noviciados o a las diversas formas de vida consagrada o como laicos entregados plenamente a Dios, para -más adelante- convertirse en sacerdotes, monjas, religiosos, hermanos consagrados a la educación, a la atención de los niños y ancianos en desamparo, que atienden a comunidades que viven en extrema pobreza, como la Sierra Tarahumara o la Sierra Lacandona (Chiapas), o bien, que se desempeñan en sus respectivos trabajos profesionales para recristianizar las estructuras temporales y ser fermento dentro del mundo, y todos ellos conjuntamente, proporcionando una nueva vitalidad al cristianismo.

Pienso que México, no sólo es la gran reserva de fe para todo el Continente Americano, sino también para el mundo entero, por la gran cantidad de misioneros y de laicos comprometidos que viajan a Extremo Oriente, al continente africano y a muchos otros países, para llevar la semilla del Evangelio y cristianizar esas sociedades que aún no conocen a Cristo.

Leyendo el programa que el Papa Francisco realizará en su visita por nuestro país, nos enteramos que estará en Chiapas, conviviendo con comunidades indígenas. Es admirable su sensibilidad y que auténticamente se desvive, no sólo por los indígenas, sino por todas las personas que viven en pobreza extrema -en las ciudades, en los poblados o en apartadas comunidades- o que se encuentran en situación de abandono y desamparo. Y este singular gesto del Santo Padre, considero que no sólo debería ser para admirarlo, sino también para imitarlo y secundar su misericordioso ejemplo, ya que nos ha pedido insistentemente, a todos los católicos y personas de buena voluntad del mundo entero: "Que salgamos de nuestra esfera de confort y bienestar y busquemos las formas concretas de ayudar a los más necesitados".

Por ello, desde el pasado 8 de diciembre de 2015 hasta la Fiesta de Cristo Rey, en noviembre de 2016, el Romano Pontífice ha convocado a un Año Jubilar de la Misericordia e invitando a todos los cristianos a que practiquemos todas y cada una de las obras de misericordia corporales y espirituales, como por ejemplo: dar de comer al hambriento, visitar a los enfermos en los hospitales; a los reos en las cárceles; tener preocupación por los que sufren soledad y desamparo; acudir a los orfelinatos y asilos de ancianos para llevarles palabras de cariño y afecto; enseñar a los que no saben, en particular, la doctrina de Jesucristo; consolar a los afligidos; rezar por los vivos y difuntos, etc.

Ha llamado la atención, sobre todo entre los jóvenes, que algunos de los encuentros de fieles con el Santo Padre se llevarán a cabo en estadios de fútbol y se sabe que al Papa le gusta bastante este deporte y en el Vaticano les ha concedido audiencias a numerosos futbolistas, así como a atletas y figuras del automovilismo.

Pero, además, sabe conectar y relacionarse con todo tipo de personas, por ejemplo, con: artistas, cantantes, funcionarios públicos, políticos, profesionales, empleados, amas de casa, obreros, niños, estudiantes... De manera destacada, con los jóvenes, como observamos en la pasada Jornada Mundial de la Juventud en Brasil.

En su último libro, el escritor y periodista italiano, Andrea Tornielli, reunió una serie de entrevistas realizadas al Papa Francisco y que lleva el significativo título: "El Nombre de Dios es Misericordia". Pues bien, este libro fue presentado ante los medios de comunicación por un profundo admirador suyo, el protagonista de la célebre película, "La Vida es Bella", el actor Roberto Benigni.

Por otra parte, algunas personas se preguntan si no será arriesgado que el Papa -en su viaje pastoral a nuestro país- vaya a visitar a los reos en un CERESO de alta peligrosidad. Me parece que el Vicario de Cristo ha elegido ese lugar porque sabe de antemano que son las personas que más necesitan de sus palabras de esperanza y de consuelo y no le importa correr riesgos ni sufrir un atentado contra su persona. ¡Ese es el temple y la valentía del Papa Francisco: sin miedo a la vida y sin miedo a la muerte!

Hace algún tiempo, el pueblo de México manifestó un enorme cariño por san Juan Pablo II, lo mismo que por el Papa Emérito Benedicto XVI. Sin duda, ahora veremos que los mexicanos se volcarán en muestras de afecto y filial aprecio por el Papa Francisco, ya que desde el inicio de su Pontificado, ha transmitido la imagen de un Sucesor de San Pedro humilde, que ama profundamente la sencillez y la pobreza; que se desvive por los más necesitados, los enfermos y desvalidos; que no tiene otro deseo sino de comunicar la Misericordia y la Bondad Infinitas de Dios.

---

* Artículo publicado en el sitio web de Signis México y Red de Comunicadores Católicos

"Hoy no tengo más esos sueños", dice el Cardenal

Carta circular de don Pedro Casaldáliga

El Cardenal Carlo M. Martini, jesuita, biblista, arzobispo que fue de Milán y colega mío de Parkinson, es un eclesiástico de diálogo, de acogida, de renovación a fondo, tanto de la Iglesia como de la Sociedad. En su libro de confidencias y confesiones Coloquios nocturnos en Jerusalén, declara: «Antes tenía sueños sobre la Iglesia. Soñaba con una Iglesia que recorre su camino en la pobreza y en la humildad, que no depende de los poderes de este mundo; en la cual se extirpara de raíz la desconfianza; que diera espacio a la gente que piensa con más amplitud; que diera ánimos, en especial, a aquellos que se sienten pequeños o pecadores. Soñaba con una Iglesia joven. Hoy ya no tengo más esos sueños». Esta afirmación categórica de Martini no es, no puede ser, una declaración de fracaso, de decepción eclesial, de renuncia a la utopía. Martini continúa soñando nada menos que con el Reino, que es la utopía de las utopías, un sueño del mismo Dios.

 Él y millones de personas en la Iglesia soñamos con la «otra Iglesia posible», al servicio del «otro Mundo posible». Y el cardenal Martini es un buen testigo y un buen guía en ese camino alternativo; lo ha demostrado.

Tanto en la Iglesia (en la Iglesia de Jesús que son varias Iglesias) como en la Sociedad (que son varios pueblos, varias culturas, varios procesos históricos) hoy más que nunca debemos radicalizar en la búsqueda de la justicia y de la paz, de la dignidad humana y de la igualdad en la alteridad, del verdadero progreso dentro de la ecología profunda. Y como dice Bobbio «hay que instalar la libertad en el corazón mismo de la igualdad»; hoy con una visión y una acción estrictamente mundiales. Es la otra globalización, la que reivindican nuestros pensadores, nuestros militantes, nuestros mártires, nuestros hambrientos.

La gran crisis económica actual es una crisis global de Humanidad que no se resolverá con ningún tipo de capitalismo, porque no cabe un capitalismo humano; el capitalismo sigue siendo homicida, ecocida, suicida. No hay modo de servir simultáneamente al dios de los bancos y al Dios de la Vida , conjugar la prepotencia y la usura con la convivencia fraterna. La cuestión axial es: ¿Se trata de salvar el Sistema o se trata de salvar a la Humanidad ? A grandes crisis, grandes oportunidades. En idioma chino la palabra crisis se desdobla en dos sentidos: crisis como peligro, crisis como oportunidad.

En la campaña electoral de EE UU se enarboló repetidamente «el sueño de Luther King», queriendo actualizar ese sueño; y, con ocasión de los 50 años de la convocatoria del Vaticano II, se ha recordado, con nostalgia, el Pacto de las Catacumbas de la Iglesia sierva y pobre. En el 16 de noviembre de 1965, pocos días antes de la clausura del Concilio, 40 Padres Conciliares celebraron la Eucaristía en las catacumbas romanas de Domitila, y firmaron el Pacto de las Catacumbas. Dom Hélder Câmara, cuyo centenario de nacimiento estamos celebrando este año, era uno de los principales animadores del grupo profético. El Pacto en sus 13 puntos insiste en la pobreza evangélica de la Iglesia , sin títulos honoríficos, sin privilegios y sin ostentaciones mundanas; insiste en la colegialidad y en la corresponsabilidad de la Iglesia como Pueblo de Dios, y en la abertura al mundo y en la acogida fraterna.

Hoy, nosotros, en la convulsa coyuntura actual, profesamos la vigencia de muchos sueños, sociales, políticos, eclesiales, a los que de ningún modo podemos renunciar. Seguimos rechazando el capitalismo neoliberal, el neoimperialismo del dinero y de las armas, una economía de mercado y de consumismo que sepulta en la pobreza y en el hambre a una grande mayoría de la Humanidad. Y seguiremos rechazando toda discriminación por motivos de género, de cultura, de raza. Exigimos la transformació n sustancial de los organismos mundiales (ONU, FMI, Banco Mundial, OMCŠ). Nos comprometemos a vivir una «ecológica profunda e integral», propiciando una política agraria-agrícola alternativa a la política depredadora del latifundio, del monocultivo, del agrotóxico. Participaremos en las transformaciones sociales, políticas y económicas, para una democracia de «alta intensidad».

Como Iglesia queremos vivir, a la luz del Evangelio, la pasión obsesiva de Jesús, el Reino. Queremos ser Iglesia de la opción por los pobres, comunidad ecuménica y macroecuménica también. El Dios en quien creemos, el Abbá de Jesús, no puede ser de ningún modo causa de fundamentalismos, de exclusiones, de inclusiones absorbentes, de orgullo proselitista. Ya basta con hacer de nuestro Dios el único Dios verdadero. «Mi Dios, ¿me deja ver a Dios?». Con todo respeto por la opinión del Papa Benedicto XVI, el diálogo interreligioso no sólo es posible, es necesario. Haremos de la corresponsabilidad eclesial la expresión legítima de una fe adulta.

Exigiremos, corrigiendo siglos de discriminació n, la plena igualdad de la mujer en la vida y en los ministerios de la Iglesia. Estimularemos la libertad y el servicio reconocido de nuestros teólogos y teólogas. La Iglesia será una red de comunidades orantes, servidoras, proféticas, testigos de la Buena Nueva : una Buena Nueva de vida, de libertad, de comunión feliz. Una Buena Nueva de misericordia, de acogida, de perdón, de ternura, samaritana a la vera de todos los caminos de la Humanidad.

Seguiremos haciendo que se viva en la práctica eclesial la advertencia de Jesús: «No será así entre vosotros» (Mt 21,26). Sea la autoridad servicio.
El Vaticano dejará de ser Estado y el Papa no será más Jefe de Estado. La Curia habrá de ser profundamente reformada y las Iglesias locales cultivarán la inculturación del Evangelio y la ministerialidad compartida. La Iglesia se comprometerá, sin miedo, sin evasiones, en las grandes causas de la justicia y de la paz, de los derechos humanos y de la igualdad reconocida de todos los pueblos. Será profecía de anuncio, de denuncia, de consolación. La política vivida por todos los cristianos y cristianas será aquella «expresión más alta del amor fraterno» (Pío XI).

Nos negamos a renunciar a estos sueños aunque puedan parecer quimera. «Todavía cantamos, todavía soñamos». Nos atenemos a la palabra de Jesús:
«Fuego he venido a traer a la Tierra ; y qué puedo querer sino que arda» (Lc 12,49). Con humildad y coraje, en el seguimiento de Jesús, miraremos de vivir estos sueños en el cada día de nuestras vidas. Seguirá habiendo crisis y la Humanidad , con sus religiones y sus iglesias, seguirá siendo santa y pecadora. Pero no faltarán las campañas universales de solidaridad, los Foros Sociales, las Vías Campesinas, los Movimientos populares, las conquistas de los Sin Tierra, los pactos ecológicos, los caminos alternativos de Nuestra América, las Comunidades Eclesiales de Base, los procesos de reconciliació n entre el Shalom y el Salam, las victorias indígenas y afro y, en todo caso, una vez más y siempre «yo me atengo a lo
dicho: la Esperanza ».

Cada uno y cada una a quien pueda llegar esta circular fraterna, en comunión de fe religiosa o de pasión humana, reciba un abrazo del tamaño de estos sueños. Los viejos aún tenemos visiones, dice la Biblia (Jl 3,1). Leí hace unos días esta definición: «La vejez es una especie de posguerra»; no necesariamente de claudicación. El Parkinson es sólo un percance del camino y seguimos Reino adentro.

"Jesús, luz verdadera hoy "

Saludo de año nuevo (Mons. Fr. Raúl Vera López, O.P.)

"La Vida se manifestó, y nosotros la hemos visto y damos testimonio" (1 Jn 1,2)

Al comenzar el año 2009 los mexicanos y los habitantes del estado de Coahuila tenemos el corazón estrujado ante el sufrimiento que está provocando el ambiente de violencia que se respira en todo el entorno social. Tal situación, que niega el derecho a la vida y a la paz a muchas hermanas y muchos hermanos cercanos y lejanos, no puede dejar en la indiferencia a los cristianos, pues somos discípulos de Aquél que entregó su vida por la humanidad entera, e hizo de la restauración de la vida humana el objeto principal de su misión en esta tierra; Él declaró abiertamente que vino para que los seres humanos tuviéramos vida en abundancia (Cf. Jn 10,10). Desde esta decidida opción a favor de la vida humana, su engrendecimiento y la promoción de su dignidad, propongo a los cristianos y a todas las personas de buena voluntad, las siguientes consideraciones en torno la inciativa de ley aprobada por los legisladores de Coahuila y presentada por ellos mismos al Congreso de la Unión, con el propósito de lograr una reforma constitucional, para que se reinstaure la pena de muerte en México para los secuestradores que maten, violen o mutilen a sus víctimas.

Contexto en el que surge la propuesta
En los últimos años se ha dado en nuestra Patria un ambiente de violencia a la que no estábamos acostumbrados. Los asesinatos de mujeres en Ciudad Juárez y en dieciseis estados más; los crímenes cometidos por narcotraficantes de diversos cárteles; los secuestros de personas como negocio y, en muchos casos, la mutilación, violación u homicidio de los secuestrados; la participación de policías, militares y funcionarios de distintos niveles en la delincuencia organizada y, muy en especial, la impunidad de los delincuentes, nos lleva a desconfiar de nuestros gobernantes y a creer que conformamos un país en el que las leyes ni son observadas ni tienen efectos disuasivos en la gente perversa. La crueldad y la violencia han llegado a límites insospechados: se mata a las personas por decenas, se aniquila a secuestrados, inclusive a aquellos por los que se había pagado rescate, se pervierte sexualmente a niñas y niños, se violenta y asesina a mujeres.

Con los legisladores coahuilenses estamos preocupados por tan altos grados de violencia y criminalidad que vivimos en el estado y en el resto del territorio nacional. No dudamos que algunos servidores públicos tengan la mejor buena fe para enfrentar los problemas, y que algunos de ellos están arriesgando la vida en los intentos por resolverlos, pero podemos constatar que hasta hoy no hemos tenido la paz, la tranquilidad y la seguridad necesarias a la vida social e individual que el Estado Mexicano está obligado a procurarnos. Cuando se atrapa a determinados delincuentes, los ciudadanos vemos que no son castigados debidamente sea porque nuestro sistema de justicia es muy imperfecto, sea porque jueces y policías están coludidos con los delincuentes o simplemente temen las represalias por condenarlos.

Las noticias de los medios de comunicación y los comentarios hechos en los hogares casi no han dejado a familia alguna ajena al tema. Pocas personas hay que no conozcan alguna víctima o que ellas mismas no lo hayan sido. Todo lo cual ha provocado una angustia social que en varias entidades federativas se ha transformado en sentimiento de persecución. Se ha creado un imaginario colectivo por el que las personas creen que no deben confiar en sus gobernantes y en el que, a la vez, cada día temen ser víctimas de la violencia. La inseguridad, unida a la impunidad, son en sí síntomas de nuestra vulnerabilidad. También existe un comprensible enojo y anhelo de reivindicación en el pueblo mexicano, lo que ha propiciado que personas honorables empiecen a considerar caminos de reivindicación directa, como ha sucedido en algunos casos de linchamiento.

Es en este contexto en el que surge la propuesta de restablecer la pena de muerte para los secuestradores que maten, mutilen o violen a su víctima. Cabe decir que es una propuesta que no viene del pueblo, sino de legisladores de un Congreso local que aprobaron la iniciativa sin consultar a la ciudadanía.

Asumir nuevamente en la Constitución la pena de muerte tiene consecuencias graves: en primer lugar, dado que en México las instituciones de procuración e impartición de justicia son proclives a la corrupción y las políticas de seguridad pública son ineficaces, los errores que se cometan al aplicar la pena capital serían irreparables. En segundo lugar, el Estado Mexicano se ha adherido a la Declaración Universal de los Derechos Humanos de la ONU y a los tratados internacionales derivados de ella, que lo comprometen a respetar la integridad de la vida humana, y lo han llevado a abolir la pena de muerte en la Constitución federal, lo que constituye un impedimento para reinstaurar la pena capital en nuestra legislación. Los tratados que nos obligan son: La Convención Americana de Derechos Humanos conocida como Pacto de San José, que firmó México en 1981; el Protocolo a la Convención Americana sobre Derechos Humanos relativo a la abolición de la pena de muerte, y el Segundo Protocolo Facultativo del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, instrumentos para los que México firmó su adhesión en 2007. Al adherirse a esos documentos internacionales, el Estado Mexicano se ha comprometido a respetar y promover los Derechos Humanos en ellos contenidos, derechos que tienen el carácter de progresividad, es decir, que los países que los firman y ratifican quedan obligados, no solamente a no suprimir de su legislación los derechos reconocidos por dichos tratados, sino a alcanzar una legislación cada vez más perfecta, que garantice y promueva la defensa de los derechos humanos en su integralidad, a favor de las personas que se encuentran en su territorio.

El caminar de la Iglesia
Se ha intentado justificar la aplicación de la pena de muerte citando a la Biblia, sobre todo haciendo referencia a la Ley del Talión: "Ojo por ojo, diente por diente" (Cf. Ex 21,23-25). Sin embargo, leemos en el Génesis que Caín, asesino de su hermano Abel, lleno de remordimientos por su crimen, expresó ante Dios que cualquiera que lo encontrase lo mataría, pero Dios advierte "¡Ay de quien mate a Caín!, será castigado siete veces" (Gen., 4, 14) y para protegerlo le implanta una marca para que no sea muerto. Esta opción por la vida del ser humano, aún si llega a delinquir gravemente, también la manifiesta Dios por medio del profeta Ezequiel cuando dice: "¿Acaso me complazco yo en la muerte del malvado y no más bien en que se convierta de su conducta y viva?" (Ez 18,23).
Jesús anuló la ley del talión de manera radical cuando dijo: "Han oído que se dijo: ojo por ojo y diente por diente. Pues yo les digo: no resistan al mal, antes bien al que te abofetee en la mejilla preséntale también la otra..." (Mt 5,38-42), lo que nos muestra que Jesús impulsó la idea de amor al prójimo, perdón a los enemigos y a quienes yerran, como en el caso de la mujer adúltera, cuyo delito merecía pena de muerte en la legislación del pueblo hebreo (Cf. Jn, 8,3-11). Ante la pregunta de Pedro de cuantas veces hay que perdonar al que nos ofende, la respuesta de Jesús fue: "setenta veces siete", lo que significa: siempre (Cf. Mt 18,21-22). En el huerto de Getsemaní, en el momento en que era apresado por los judíos, ordenó a Pedro que volviera la espada a su funda, pues había herido con ella al siervo del sumo sacerdote, para convencerlo, Jesús le dijo: "todos los que empuñen la espada a espada perecerán" (Mt 26,52). Con ello nos previno a todos de intentar resolver la violencia fomentando más violencia, pues se crearía un círculo vicioso. Por eso desde la cruz pidió perdón a su Padre para quienes lo mataban (Cf. Lc 23,34). El día de la resurrección, cuando encontró a los apóstoles reunidos en el cenáculo, su palabra para ellos fue de paz y no de reproche porque lo habían abandonado (Cf. Jn 20,19.21). Es evidente que la Iglesia no podría estar en contradicción con Jesús promoviendo la pena de muerte. La posición de Jesús ante quien yerra es de perdón. En la Biblia están los casos de Moisés que asesinó a un egipcio (Cf. Ex 2,11-12) y el de Pablo, que fue cómplice del asesinato de Esteban en Jerusalén (Cf. Hch 7,57-58; 8,1). Ambos regresaron a Dios. Esto nos debería llevar a pensar que los que asesinan hoy, también pueden regresar a Dios. El amor es más poderoso. Propicia más esperanza un sistema que cree en el perdón, el amor y la misericordia.

Es inútil negar que la Iglesia ha aceptado un tiempo la pena de muerte, como método correctivo, sin embargo, también es necesario afirmar que ella se ha retirado de esta posición de un modo muy claro. Al respecto son ilustrativas las palabras del Papa Juan Pablo II, el 12 de diciembre de 1999, en Roma, al terminar la oración del Angelus: "...Renuevo mi llamamiento a todos los responsables, exhortándolos a lograr un consenso internacional para la abolición de la pena de muerte, dado que ‘los casos de absoluta necesidad de eliminar al reo son ya muy raros, por no decir prácticamente inexistentes' " (Catecismo de la Iglesia Católica, n. 2267). En esta exhortación el Papa utilizó las palabras del Catecismo que algunas personas han querido utilizar hoy para apoyar sus argumentos a favor de la reinstauración de la pena de muerte en las enseñanzas de la Iglesia.

Caminando con el Dios de la Vida
Estamos en contra de la violencia y a favor de las víctimas que causa. Sin embargo los disípulos de Cristo también tenemos que pensar en los criminales. "No son los sanos los que necesitan del médico, sino los enfermos" (Cf. Mt 9,12). Preguntémonos ¿Quién va a trabajar con ellos? ¿Quién va a reflexionar sobre las causas que los llevaron a delinquir? ¿Quién va a sanar las heridas de su vida llena de frustracón? Eliminarlos resulta una cobardía, significa aceptar que hemos fracasado como nación y no hemos sabido poner remedio a las causas que nos han llevado a los grados de violencia en que estamos metidos. La solución humana y digna es buscar las condiciones que nos lleven a vivir en un estado de derecho, en donde la justicia, la verdad y la responsabilidad ética en la sociedad, sean los valores que protejan y promuevan la vida.

En cambio, las consecuencias del restablecimiento de la pena de muerte en México serían muy negativas: prefigurarían el advenimiento de un Estado violento que legitime el uso del poder total y ratifique y premie la ineficacia de la justicia, asegurarando la insolvencia moral de nuestro sistema judicial; se abriría la puerta a juicios sumarios y a la fabricaría de delitos, con la consiguiente muerte de inocentes como ha sucedido a través de la historia de México. El papel del chivo expiatorio ocuparía el lugar del juicio objetivo. Por eso todo lo que vaya contra la vida, tanto el sistema criminal de muerte que nos ha invadido, como el intento de solucionarlo con la pena de muerte, no puede ser aceptado ni por los cristianos, ni por las personas que deseen una paz justa y duradera para nuestro país.

La solución a la violencia en la sociedad no puede venir de la misma violencia; escoger la imposición de la pena de muerte para quien delinque es negarnos a la posibilidad de que sea la vida la que triunfa. Para nosotros los cristianos el valor de la compasión nos debe impulsar a trabajar en la erradicación de las condiciones sociales que han propiciado la violencia, ello requiere el esfuerzo por readquirir los valores que hemos perdido y modificar las conductas sociales que han creado estructuras desde las que se violan sistemáticamente los derechos humanos. Reorientar las instituciones del país hacia la justicia es lo que nos conducirá a la paz. Pensar en una punición cada vez más violenta de los criminales, y no modificar las estructuras que los producen, es una solución falsa, pues no se llega a la verdadera fuente de la violencia en que vivimos. Querer resolver nuestros problemas de manera superficial, engañando a la sociedad con una aparente persecución del crimen, es contrario a la razón y a la ética.

Cristo, Esperanza de un Mundo Nuevo
Quienes creemos en Dios, que es creador del cielo y de la tierra y lo conocemos, como nos lo ha revelado Jesucristo, un Padre bondadoso que no abandona a sus criaturas (Cf. Mat 5,25-34), tenemos que agrandar nuestra visión de la sociedad para dirigir nuestra mirada a los criminales que están detrás de quienes propician y crean la violencia en las calles y alteran la paz en los hogares. Me refiero a las personas corruptas que están dentro de las insitituciones que deberían velar por la paz y la seguridad de la ciudadanía, sea desde el quehacer político, sea en la procuración y la administración de la justicia; me refiero también a quienes han creado y sostenido un sistema económico que propicia la pobreza, el desempleo, la migración forzada y la desigualdad e inequidad social. Para quienes recibimos el mandamiento del amor como norma suprema de nuestra vida, traducido éste en el servicio a la vida, a la paz, a la justicia y a la solidaridad, esta es una tarea en la que hemos de comprometer toda nuestra vida (Cf. Jn 15,12-13; Mt 5,9-10; 42.44-48). En primer lugar tenemos la grave responsabilidad de modificar las estructuras eclesiales, desechando lo caduco, y fortalecer a una Iglesia en la que sus miembros, de un modo articulado, se pongan al servicio de la vida plena que Cristo, el Príncipe de la Paz, vino a traer para todos y todas (Cf. V Conferencia General del Episcopado Latiniamericano y del Caribe, APARECIDA, Documento Conclusivo, Cap. 7, nn. 347-371).

La Buena Noticia (Evangelio) que los ángeles llevaron a los pastores de Belén, junto con el himno que entonaron ante ellos, sigue invadiendo nuestros corazones, e igual que ellos regresaron a su vida cotidiana llenos de alegría y fortalecidos por lo que habían visto y oído en la pobre gruta de Belén, así también nosotros, después de contemplar esta Navidad al que es la Vida misma, confiando en Él, nos disponemos a emprender un nuevo año. En México y en Coahuila se nos presentan en estos momentos grandes desafíos, como lo señalé en mi reciente Mensaje de Navidad, que podemos vencer si nos mantenemos firmemente adheridos al amor por la vida, como Dios nos la ha entregado, vida que debe desarrollarse en la paz y en la justicia. Sabemos que Jesús, por los misterios de su Encarnación, de su Muerte y Resurrección, se ha constituído Él mismo para nosotros en nuestra Justicia y en nuestra Paz. Por lo tanto, son valores que recibimos de Él como un regalo, pero que debemos hacer presentes en la sociedad mediante nuestra colaboración y esfuerzo, unidos a Él.

Con el ánimo fortalecido y la renovada esperanza que nos ha traído Cristo esta Navidad y la intercesión de la Virgen María, Madre de Dios y Madre de todo el género humano, que nos impulsan a seguir trabajando por la paz y el amor entre los hombres y las mujeres a quienes Dios ama tanto (Cf. Lc 2,14), les deseo a todas y todos, sin ninguna excepción, un FELIZ AÑO 2009, lleno de grandes realizaciones, convencido en mi corazón de que es posible iniciar un TIEMPO NUEVO para Coahuila, para México y para el Mundo entero. Les abrazo y les bendigo con un cariño muy grande.

Saltillo, Coahuila, 1 de enero de 2009

Fr. Raúl Vera López, O.P.
Obispo de Saltillo

"Paz en la Tierra"

Mensaje de Navidad de Fr. Raúl Vera López*

Porque una criatura nos ha nacido, un hijo se nos ha dado. Estará el señorío sobre su hombro, y se llamará su nombre "Maravilla de Consejero", "Dios Fuerte", "Siempre Padre", "Príncipe de Paz". (Is 9,5)

Los saludo con afecto fraterno y deseo para ustedes lo mejor, en esta renovación en nuestra historia, por medio de la celebración del misterio de la Navidad, de la venida del Hijo de Dios al mundo, en nuestra condición humana, nacido de la Santísima Virgen María.

Un niño nos ha nacido
Al contemplar el pesebre de Belén, vienen a nuestra mente y a nuestro corazón todas las cosas que se dijeron de este niño a lo largo de la historia del pueblo de Israel. Es el descendiente de Judá, a quien pertenece el cetro y el bastón de mando, a quien rendirían homenaje todos los pueblos (Cf. Gn 48,10); Balám, viendo al pueblo hebreo que peregrinaba desde Egipto hasta la tierra prometida, contempló el cetro y la estrella que se levantaba de ese pueblo, no para ese momento, sino para muchos años después (Cf. Lv 17,24); es el profeta anunciado por Moisés (Cf. Dt 18,15); el descendiente prometido a David a través del profeta Natán, que sería un Rey eterno (Cf. 2 Sam 7,12-13); es el Emmanuel -Dios con nosotros- que debería nacer de una Virgen (Cf. Is 7,14); es el descendiente de David, que reinaría como rey prudente, haría justicia, ejercería el derecho en la tierra, y sería llamado "el-Señor-nuestra-justicia" (Cf. Jer 23,5); es el Hijo del Altísimo, el Santo, el Hijo de Dios, como lo aseguró el ángel Gabriel a María (Cf. Lc 1,32-35); Él viene a hacer posible una historia de paz para su pueblo, sin opresiones e injusticias, como lo proclamó María en su cántico, ante su pariente Isabel (Cf. Lc 1,46-55); Él es la luz de las naciones, como lo dijo el anciano Simeón ante María y José, cuando lo presentaron en el templo de Jerusalén (Cf. Lc 2,31-32).

Es la alegría de los pobres
Para comprender plenamente la alegría que significaba para los pobres la venida al mundo de Jesús, el Mesías, hay que saber quienes eran los "anawim" en Israel. Eran un grupo social bien identificado. Se trataba de las personas más pobres, los que vivían afligidos, los que no contaban para nadie; los que prácticamente no existían para quienes asumían las decisiones políticas, económicas y religiosas en Israel. Los anawim eran un número muy grande en el tiempo en que nació Jesús, debido a que Judea estaba bajo el dominio del Imperio Romano, con todas las consecuencias de empobrecimiento y sujeción que esto traía para los habitantes de esa nación. La única esperanza para ellos consistía en una intervención divina a su favor, misma que tenían depositada en la llegada del Mesías.

Esto explica las expresiones de esperanza que brotaron del corazón de Isabel ante María: "¡Dichosa tú que has creído! Porque lo que te ha dicho el Señor se cumplirá" (Lc 1,45). Y el cántico de María ante Isabel: "...Se alegra mi espíritu en Dios mi salvador, porque ha mirado la humillación de su esclava... el poderoso ha hecho obras grandes por mí... Él hace proezas con su brazo: dispersa a los soberbios de corazón... enaltece a los humildes... a los hambrientos los colma de bienes... Auxilia a Israel su siervo..." (Lc 1,46-48.49;51-53.54).;. Expresiones parecidas encontramos en boca de Zacarías el día que se destrabó su lengua, durante la ceremonia de circuncisión de Juan el Bautista: "Bendito sea el Señor Dios de Israel, porque ha visitado y redimido a su pueblo... Es la salvación que nos libra de nuestros enemigos y de la mano de todos los que nos odian... Para concedernos que libres de temor, arrancados de la mano de los enemigos, le sirvamos con santidad y justicia en su presencia todos nuestros días..." (Lc 1,68.7173-75). Lo mismo podemos decir de la alegría del anciano Simeón en el templo, cuando toma a Jesús en sus brazos: "Ahora Señor, puedes, según tu palabra, dejar que tu siervo se vaya en paz, porque mis ojos han visto a tu salvador..." (Lc 2,29-30). Todos estos personajes, incluyendo a José el esposo de María y a los pastores de Belén, pertenecían al grupo social de los "anawim".
Es nuestra esperanza
La esperanza de los pobres se apoyaba en todo lo que dijeron los profetas acerca de la obra que vendría a realizar el Mesías, cuya finalidad principalísima consistiría en la implantación del derecho y la justicia en la tierra, lo que aliviaría las pesadas cargas que recaían sobre ellos, los más pequeños de la sociedad. En efecto, los profetas describieron al Mesías como el Rey justo por excelencia, que reinaría en la tierra con justicia, haciendo que los grandes gobernaran con rectitud (Cf. Is 32,1); sustentaría todo su mandato en el derecho y la justicia (Cf. Is 9,7), y se desempeñaría como defensor de los humildes (Cf. Is 3,14-15), haciendo justicia al pobre y afligido, delante de sus opresores (Cf. Sal 71, 4.12-14). Su causa iría más allá de los límites de Israel, pues, establecería la justicia entre las naciones (Cf. Is 42,1) y de ella brotaría una paz sin límites de espacio y de tiempo (Cf. Is 32, 17-18).

Jesús no defraudó las esperanzas de los pobres, San Lucas nos transmite en su Evangelio que al inicio de su vida pública, en la sinagoga de Nazaret, le tocó leer el texto del profeta Isaías que dice: "El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha ungido para anunciar a los pobres la Buena Nueva, me ha enviado a proclamar la liberación a los cautivos y la vista a los ciegos, para dar la libertad a los oprimidos y proclamar un año de gracia del Señor"; al terminar devolvió el libro al Jefe de la Sinagoga y dijo: "Hoy se ha cumplido ante ustedes esta profecía" y (Lc 4,18-21; Cf. Is 61,1-2). Él anunciaba así las principales características de su actividad salvadora en el mundo. El discurso de las Bienaventuranzas que el Evangelio de San Mateo nos transmite como discurso inaugural de Jesús, se dirige en primer lugar a los "anawim", los pobres en su espíritu, los afligidos, los que tienen hambre y sed de justicia, los humildes y desprotegidos (Cf. Mt 5,3-6), asegurándoles que sus esperanzas quedarían colmadas.

Tanto en Lucas como en Mateo, los anawim son convocados, no solamente como receptores pasivos del Evangelio, sino como actores y colaboradores activos de él. El texto del profeta Isaías que Jesús leyó en la Sinagoga de Nazaret, refiriéndose a los oprimidos y marginados que Dios rescata de su situación miserable, dice: "Se les llamará robles de justicia, plantación del Señor para manifestar su gloria. Edificarán las ruinas seculares, los lugares de antiguo desolados levantarán, y restaurarán las ciudades en ruinas, los lugares por siempre desolados. Porque, como una tierra hace germinar plantas y como un huerto produce su simiente, así el Señor Dios hace germinar la justicia y la alabanza en presencia de todas las naciones" (Is 61, 3-4.11). Por igual, en el discurso de las Bienaventuranzas del Evangelio de San Mateo, los pequeños a quienes Jesús habla, son también convocados a ser sujetos activos de la misericordia, de la paz y de la justicia que la hace posible, y son invitados a asumir las causas de Jesús, no obstante las persecuciones que por esta razón deban de sufrir (Cf. Mt 5,7. 9-12).

El Rey justo y su Reino
Este Rey justo que anunciaron los profetas, viene a construir su Reino con la participación activa de los pobres y pequeños, a quienes de manera privilegiada el Padre de los Cielos ha revelado los secretos del Reino: "Yo te bendigo Padre -dijo en una ocasión Jesús- porque has ocultado estas cosas a sabios e inteligentes y se las has revelado a los pequeños..." (Mt 11,25). Los sabios e inteligentes, que Jesús contrapone con los pequeños, son aquellos de los que decía Isaías "¡Ay, de los sabios a sus propios ojos, y para sí mismos discretos! Los que absuelven al malo por soborno y quitan al justo su derecho" (Is 5,21.23). Y a los que se refirió Jeremías cuando dijo: "Criaturas necias son, carecen de talento. Sabios son para lo malo, ignorantes para el bien" (Jr 4,22). Pero a éstos últimos también Jesús los invita a reconsiderar su vida y hacerse discípulos de su Reino: "Vengan a mí todos los que están fatigados y sobrecargados, y yo les daré descanso. Tomen sobre ustedes mi yugo, y aprendan de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallarán descanso para sus almas. Porque mi yugo es suave y mi carga ligera" (Mt 11,28-29).

En el Evangelio encontramos diversas invitaciones, explícitas e implícitas que Jesús hizo a distintas personas a ingresar en su Reino, y también explicó en distintas ocasiones la manera como viven los discípulos del Reino de Dios. En cuanto a lo primero: al joven rico lo invitó a vender todos sus bienes, a repartirlos entre los pobres y venir con Él a anunciar el Reino (Cf. Mt 19,16-21); a Nicodemo le habló de la necesidad de un nuevo nacimiento de lo alto, por el agua y el Espíritu, para ingresar en el Reino de Dios (Jn 3,3-8); a Zaqueo el publicano lo conmovió, entrando a su casa a comer con él, éste prometió devolver cuatro veces más a quien hubiera defraudado y entregar la mitad de sus bienes a los pobres. Jesús se alegró de su reacción positiva y dijo: "Hoy ha llegado la salvación a esta casa, porque también este es hijo de Abraham" (Cf. Lc 19, 1-10); al mismo Pilato Jesús le ofreció la oportunidad de salirse de la trampa en la que lo metieron los sumos sacerdotes, cuando le dijo abiertamente que Él efectivamente era Rey, que había venido para ser testigo de la verdad y que todos los que eran de la verdad, escuchaban su voz, es decir, comprendían su mensaje (Cf. Jn 18,37). Como Pilato estaba al servicio del reino de la mentira, prefirió quedarse ahí.

En cuanto a la manera en que viven los discípulos del Reino: Jesús declaró que está en la verdad quien entiende y acoge su palabra, y que todos los que la cumplen llegan a gozar de la verdadera libertad (Cf. Jn 8,31-32), de modo que en el Reino de Jesús se vive en la verdad y en la libertad; también advirtió que no se podía servir a Dios y al dinero (Cf. Mt 6,34 ) e irónicamente dijo que era más fácil que un camello pasara por el ojo de una aguja, que un rico entrara al Reino de los cielos (Cf. Mt 19,24). Con estas enseñanzas Jesús dejo bien claro que en el Reino de Dios no se puede vivir con los criterios que justifican la desigualdad social, ni es válida la acumulación de bienes y oportunidades de crecimiento de unos, a costa del empobrecimiento y el subdesarrollo de otros, porque en su Reino se practican la justicia y la equidad, y se valora la dignidad de cada persona (Cf. Lc 16,9-13; 19-31). En este sentido también Jesús les enseñó a sus discípulos que el ejercicio de la autoridad en el Reino, se realiza a partir del ejemplo de servicio que Él mismo dio, porque Él no vino a ser servido, sino a servir (Cf. Mt 20,26-28), y que por lo tanto, en el Reino, no se entiende la autoridad como poder despótico que oprime y esclaviza (Cf. Lc 22,25), sino como un servicio que nace del amor y que promueve a las personas y a la comunidad en su conjunto (Cf. Jn 15,12-13).

Nos ofrece la vida Plena
La contemplación de la persona de Cristo en el Portal de Belén, ha sido el punto de partida de esta reflexión. Dirijamos ahora nuestra mirada a las consecuencias que trae para la historia de la humanidad la presencia del Hijo de Dios que ha nacido en Belén de la Virgen María. Tales consecuencias ya fueron anunciadas por el Himno que los ángeles entonaron ante los pastores: "Gloria a Dios en las alturas y en la tierra paz a los hombres en quienes Él se complace" (Lc 2,14). Quisiera que comprendamos la presencia de Jesús entre nosotros en estos momentos de la historia de los habitantes de Coahuila y del pueblo mexicano al que pertenecemos como entidad federativa. Considero que para lograr nuestro propósito, un medio excelente es el `Documento de Aparecida, que es el Documento Conclusivo de la Quinta Conferencia General del Episcopado Latinoamericano y del Caribe, realizada por convocación del Papa Benedicto XVI, en Aparecida Brasil, durante el mes de mayo de 2007. En la Tercera Parte del Documento, que se refiere a la actividad misionera de la Iglesia en este Continente, particularmente en el Capítulo 8, abordan los obispos el tema del Reino de Dios, y lo enfocan desde el aspecto de la promoción humana que debe propiciar la tarea evangelizadora de la Iglesia en el mundo. Precisamente el título de dicho Capítulo es: "Reino de Dios y promoción de la Dignidad Humana". En él los obispos se refieren a la justicia social y la caridad cristiana, a la dignidad humana, a la opción preferencial por los pobres y excluidos que debe realizar la Iglesia, a la realización de una pastoral social que conduzca a una promoción humana integral, a la responsabilidad de promover la globalización de la solidaridad y de la justicia internacional. Nos piden que pongamos atención en los rostros sufrientes, que son los del mismo Cristo, que nos duelen: concretamente se refieren a las personas que viven en la calle en las grandes urbes, a los migrantes, a los enfermos, a los adictos dependientes y a los detenidos en las cárceles, como ejemplos de otros muchos rostros, frente a los cuales nos encontramos a diario en la sociedad latinoamericana.

La reflexión de este Capítulo 8 la complementan, en primer lugar, el Capítulo 7, que habla de la Misión de la Iglesia al Servicio de la Vida Plena y, después, los Capítulos 9 y 10. Estos últimos se refieren a la persona, a la Familia, a la vida y a la cultura. Todos forman en su integridad la Tercera Parte del Documento Conclusivo. La temática de ellos toca aspectos fundamentales de la vida personal y social del ser humano, que los obispos latinoamericanos consideran deben ser asumidos y atendidos en la actividad evangelizadora de la Iglesia, pues "Jesucristo -dicen ellos- es la respuesta total, sobreabundante y satisfactoria a las preguntas humanas sobre la verdad, el sentido de la vida y de la realidad, la felicidad, la justicia y la belleza... inquietudes que están arraigadas en el corazón de toda persona y que laten en lo más humano de la cultura de los pueblos" (Aparecida, Documento Conclusivo, n. 380).

Lo que aprendemos de Él esta Navidad
Repasar detenidamente las enseñanzas que nos dejan estos días de Navidad, el ejemplo de humildad de Jesús, su actitud ante los pobres y pequeños a lo largo de su vida, actitud que mantuvo en el mismo tono de servicio amoroso al Padre y a nosotros los seres humanos, a los que Él se hermanó, al hacerse uno de nosotros en el misterio de la Encarnación. Admirar su cercanía y apertura a todos y todas, para atraerles a ese modo de vivir que Él predicó con su palabra y ejemplo, con sus opciones, sus valores y sus riesgos; escuchar nuevamente su llamado a hacer de este mundo el espacio espiritual y físico, en donde se viven las actitudes personales y relaciones comunitarias, que constituyen un modelo válido para las sociedades pequeñas y grandes, para los pueblos y para la convivencia entre las naciones, modelo que Jesús predicó con el término sencillo de Reino de Dios o Reino de los Cielos.

Recordar y meditar en esta Navidad su mensaje de amor y de paz, y guardarlo en nuestro corazón como lo hacía María (Cf. Lc 2,19; 2,51), nos pone en condiciones de recibirlo a Él en nuestros corazones y en la sociedad entera, y emprender juntos el camino que Él mismo recorrió aquí en la tierra, marcado por la obediencia a su Padre Celestial; el amor hasta la entrega de la propia vida por los demás; la misericordia con los pobres y los pecadores; la justicia como fundamento de la construcción de una paz verdadera y perdurable y el apego a la verdad que garantiza la auténtica libertad, en el respeto a la dignidad que Dios le da a cada hombre y a cada mujer que vienen a este mundo. Al meditar en el modelo de vida con el que Él se condujo a su paso por este mundo, se vuelven mucho más comprensibles las palabras con las que Él nos invita a salir del egoísmo que nos agobia y nos cansa, y a tomar sobre nosotros el yugo suave y la carga ligera del amor que nos pone al servicio de la paz, de la justicia, de la verdad y de la libertad: "Vengan a mí los que están fatigados y agobiados y yo les daré descanso... aprendan de mí que soy manso y humilde de corazón y hallarán descanso para sus almas. Porque mi yugo es suave y mi carga ligera" (Mt 11,28-29).

Lo que nos agobia y nos duele
Delante de Jesucristo veamos lo que nos agobia en estos momentos en México y, por lo tanto, en Coahuila, para buscar por medio de Él una salida, asumiendo su yugo suave y su carga ligera. Las estructuras económicas y políticas de una nación, cuando están marcadas por el egoísmo y no por el servicio, se ponen al servicio de intereses contrarios a la razón por la que existen. Tenemos en el mundo casos de países cuyas estructuras de Estado se han puesto al servicio de quien las corrompe con dinero y han dejado al pueblo a merced de los grupos violentos. El egoísmo lleva a entender el quehacer político como fuente de poder y riqueza y a borrar el espíritu de servicio en la mente y en el corazón de quienes ostenten un cargo público, buscando solamente su provecho personal. Personas así abren la puerta a la corrupción en el ambiente político. Cuando el egoísmo adquiere forma de cultura política, son muchas las personas que se dejan corromper, lo que llega a pervertir de manera muy grande el fin para el que las instituciones políticas existen, que es el bien de la comunidad social y la preservación del Estado de Derecho, garantizando de esta manera la seguridad de la vida y de los bienes de los ciudadanos.

Desgraciadamente, en México y en Coahuila son alarmantes los grados de descomposición social provocados por miembros de la delincuencia organizada, esto lo sabemos porque ellos mismos así se ostentan ante la sociedad cuando cometen sus fechorías, el tipo de armas y vehículos que utilizan, sus modos de actuar y de proceder con sus víctimas están ya muy tipificados. También conocemos esto por las ramas de las mafias que son desarticuladas, con las detenciones de personas, la confiscación de armamento y de cargamentos o almacenamientos de drogas. El crecimiento de la violencia, el alto grado de impunidad en el que se realizan la gran cantidad de actos criminales en el país y los datos que nos proporcionan los medios de comunicación, acerca de funcionarios públicos coludidos en el crimen organizado, indican que una parte importante de nuestras estructuras políticas y de justicia están al servicio de este tipo de delincuencia, que corrompe a las personas que están dentro de ellas, para propiciar la impunidad. La tentación de la ciudadanía, sobre todo en el ambiente empresarial, es formar sus propios grupos armados, que los defiendan de quien no lo está haciendo el Estado. Sería un error muy grave. Personalmente tengo la experiencia de los grupos paramilitares en Chiapas, que no han sido otra cosa que asesinos a sueldo, fuera de todo marco legal, que incrementaron la violencia y la inseguridad en la región.

Jesús, camino seguro a la Paz
Jesús, dijo que el Reino de Dios está ya en medio de nosotros (*****), porque vino a iniciarlo en esta tierra. Él mismo con su palabra, con su ejemplo y con la luz y la fortaleza de su vida divina, que nos comunica por medio del Espíritu Santo que habita en nosotros, nos hace colaboradoras y colaboradores activos, para hacer de la sociedad el espacio humano donde se viva según Dios quiere. Por eso nos recuerda constantemente que somos la sal de la tierra y la luz del mundo, para ser fermento de una nueva sociedad, de los cielos nuevos y la tierra nueva donde habita la justicia (*****). Muchas personas de buena voluntad, aún sin ser cristianas, comparten con los discípulos de Cristo los anhelos por una sociedad justa y solidaria, donde se viva con paz y seguridad. Iluminados por las enseñanzas de Jesús que hemos profundizado esta Navidad, y guiados por la reflexión que la Iglesia realiza desde esa misma Palabra y propone en su Magisterio, como lo hicieron los obispos reunidos en Aparecida, Brasil, para animarnos a asumir nuestra responsabilidad en los distintos momentos de la historia, como el que hoy vivimos en México y Coahuila, con mucha humildad, pero también con mucha firmeza, nos atrevemos a decir:

Frenar el clima de violencia propiciado por el crimen organizado está en manos del Estado Mexicano, con la intervención de sus tres niveles, federal, estatal y municipal. Para ello se debe frenar decididamente la corrupción y romper el círculo vicioso de la impunidad, que propician sus estructuras políticas y jurídicas, corroídas por las complicidad con el crimen. El camino de solución a este problema va por el fortalecimiento de nuestras Instituciones y deben comprometerse a ello los tres Poderes de la Unión, y los correspondientes poderes en cada estado de la República. Para frenar la corrupción y la impunidad, tienen un papel muy importante los Partidos Políticos, pues la infiltración del ambiente político, tiene como una de sus vías el financiamiento de las campañas electorales. En una palabra, es posible alcanzar la paz y recobrar la seguridad en México. Para ello es necesario colocar a la política dentro del marco ético que le corresponde; esto dará a los funcionarios públicos la suficiente autoridad moral ante la ciudadanía, sin cuya colaboración es imposible vencer al crimen organizado.

Es evidente que la pacificación del país y la superación de la problemática de la delincuencia organizada, no se realizará sin la participación de toda la sociedad. La Iglesia, las instituciones educativas, los medios de comunicación social, los empresarios, las instituciones financieras, los organismos de la sociedad civil, con sus distintas áreas de influencia, las y los defensores de los derechos humanos, los sindicatos, las organizaciones campesinas y obreras, las familias, las comunidades de vecinos, etc., todos los sectores sociales tenemos la grave responsabilidad de hacernos presentes ante las autoridades, para exigirles que cese la impunidad y la corrupción, principales causas de esta situación. Al mismo tiempo debemos trabajar por una cultura de la vida y de la legalidad, en un contexto de respeto a la dignidad humana y a sus derechos fundamentales. Tenemos que pugnar por un México más justo, con equidad y justicia social, pues no podemos negar que la violencia ha crecido en la sociedad mexicana, conforme han disminuido las políticas públicas que deberían propiciar un desarrollo sustentable en el país, esto se hace más urgente ante la crisis económica mundial.

El nacimiento de Jesús nos da la esperanza cierta de que para México y Coahuila es posible la paz. Él nos ha indicado el camino y nos ha dado su Espíritu, que nos impulsa a construirla día con día. Con esta confianza y lleno de ánimo por este futuro mejor que nos ofrece Jesús, el Príncipe de la Paz, envío para todas y todos ustedes mi saludo y felicitación de Navidad, lleno de grande afecto y gratitud. Que María Santísima abra nuestro corazón al amor, la fuerza incontenible que a ella la mantuvo junto a su Hijo, desde el Pesebre hasta la Cruz, y la asoció a la Gloria de su Resurrección, para que también nosotros perseveremos en la misión que Él nos confía en estos momentos de la historia.

Saltillo, Coahuila, diciembre de 2008

*Fr. Raúl Vera López, O.P., Obispo de Saltillo, Coahuila, México

#DerechosHumanos: Aún hay cuentas pendientes

Derechos HumanosPor Washington Uranga.- En un extenso y categórico documento a propósito de la Navidad que se acerca el grupo de Curas en la opción por los pobres reconoció los pasos dados por el Episcopado católico en relación con los temas de derechos humanos, pero subrayó que "todavía hay muchas cuentas pendientes" y exige de los obispos gestos y manifestaciones concretas que apunten, por una parte, a asumir institucionalmente la responsabilidad que le cupo a la Iglesia en las violaciones a los derechos humanos durante la dictadura y, por otra, a reparar de manera efectiva los daños causados. En el texto se reclama la apertura de todos los archivos de la Iglesia vinculados con presuntas violaciones a los derechos humanos, que se exija a capellanes castrenses el aporte de información y se sancione eclesiásticamente a miembros de la Iglesia a quienes se considere responsables de delitos contra los derechos humanos.

Los sacerdotes piden que definitivamente el Episcopado se aparte de la llamada "teoría de los dos demonios", y si bien señalan que hablar de "dos Iglesias" es "falso y superficial", sostienen que existen "dos modelos de Iglesia", recordando que así como hubo complicidades con las atrocidades de la dictadura, también hubo cristianos, incluso miembros de la jerarquía, que lucharon contra la dictadura y cayeron como víctimas de violaciones a los derechos humanos.

"La Iglesia no fue un actor más en este oscuro período de nuestra historia (la dictadura), sino ciertamente un protagonista central. Su participación fue compleja y la ubicación de sus miembros, diversa. El apoyo político de la mayoría del Episcopado a los que deben sumarse nuncios y capellanes militares fue fundamental para la ejecución del plan represivo de la dictadura, que actuó en nombre de los valores del Occidente cristiano", dicen los curas en el texto titulado "Las responsabilidades de la Iglesia en el proceso de memoria, verdad y justicia".

Reconocen que "también una Iglesia víctima del terrorismo de Estado que padeció torturas, asesinatos, desapariciones", y entre ellos hubo laicos, religiosos, curas y obispos cuyo "compromiso con el evangelio de la vida, la opción por los pobres y el acompañamiento a las luchas populares los convirtió en enemigos de los defensores de la nación católica y de la divinización del mercado". Pero los firmantes del documento subrayan que pasados casi 40 años del martirio del obispo riojano Enrique Angelelli, "los obispos no emitieron palabra", así como "llama la atención que la Iglesia jerárquica no se haya sentido perseguida en la dictadura, habida cuenta de que muchos de sus miembros fueron torturados, asesinados o desaparecidos". Y manifiestan que "es más llamativo todavía que la misma Iglesia sí afirme sentirse perseguida en períodos democráticos".

Respecto de recientes gestos de los obispos, los curas dicen que "parecería haber una conciencia repentina del Episcopado, manifestada por algunos de sus miembros, de la urgencia de prestar colaboración con el esclarecimiento de los crímenes de la dictadura y el paradero de los desaparecidos y niños apropiados", si bien advierten que quizás este cambio de actitudes esté "motorizada por las inquietudes del papa Francisco".

Reconociendo la importancia de tales gestos los curas señalan, no obstante, que "suena muy contradictorio que los que llevan décadas ignorando a los organismos de derechos humanos y resistiéndose a reconocer una complicidad manifiesta con los crímenes de la dictadura sean ahora los que pidan colaboración". Y se preguntan los curas si "¿no tendría que haber un reconocimiento explícito de no colaboración con el esclarecimiento de los crímenes de la dictadura hasta el pasado reciente? ¿No tendría que haber explicaciones acerca de por qué la Iglesia no ha participado nunca oficialmente de los actos conmemorativos del 24 de marzo?". Y en otro párrafo, después de señalar la responsabilidad de los capellanes militares y de fuerzas de seguridad, agregan que "seguramente el Episcopado argentino puede mucho más que ‘exhortar' a que se sientan ‘moralmente obligados' a brindar información y manifestarse responsables de sus delitos".

Hay también una mirada sobre las complicidades de la institución eclesiástica católica con el modelo económico impuesto por la dictadura. Y recuerdan en este caso que "la negativa sistemática del Episcopado argentino a manifestarse críticamente ante la extorsión de la Deuda Externa, la sintonía con la Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresa y alguno de sus miembros relevantes, como José Alfredo Martínez de Hoz, la presencia permanente de empresarios del mundo cerealerosojerorural en organismos laicos del Episcopado, como la Comisión Episcopal de Pastoral Social, son síntomas preocupantes de esta cercanía" de los obispos con el poder económico.

En las conclusiones del documento los curas vuelven a valorar los gestos recientes del Episcopado, pero insisten en que "un sincero pedido de perdón debe ir acompañado no solamente de reparación sino de gestos y actitudes concretas que manifiesten visiblemente el cambio de actitud". Porque "pedir perdón por ‘si hubiéramos hecho' algo, y seguir eligiendo modelos económicos coherentes con el genocidio por ser genocida también el modelo, es algo incoherente con el perdón requerido".

Los Curas en la Opción por los Pobres sostiene que "la exhortación a colaborar con información a quienes la tuvieran debería ir acompañada de un transparente gesto de apertura de archivos, exigencia a los capellanes militares, policiales y otros que tuvieran información a que la brinden sin ninguna reticencia, e incluso ‘exhortarlos' a que se entreguen a la Justicia si hubieran delinquido". Se reclama "aplicar hacia ellos sanciones canónicas correspondientes" dado que, por ejemplo, Christian von Wernich "no haya sido expulsado del estado clerical y siga celebrando la eucaristía" resulta "un escándalo que clama al cielo". Los Curas cierran su mensaje navideño reiterando que "queremos ser una Iglesia pobre y de los pobres", capaz de construir "otro mundo" donde "la vieja pregunta de nuestros hermanos mayores, los Curas del Tercer Mundo, ‘Feliz Navidad ¿para quién?', la podamos responder mirando cara a cara a los pobres, a los despreciados, a las víctimas para brindar con ellos por un mañana mejor. Y caminar juntos".

Tomado del diario Página 12

 

4ª Cumbre Celac: Fortalecer la unidad, contrarrestar las maniobras divisionistas

celacPor Giorgio Trucchi.- Los días 27 y 28 de enero se llevará a cabo en Quito, Ecuador, la 4ª Cumbre de la Celac (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños), instancia de integración regional y concertación política - fundada en 2011 - que reúne a los 33 países de América Latina y el Caribe [1].

Hasta el momento, 22 jefes de Estado han confirmado su presencia, mientras que los cancilleres de los 33 países ya se encuentran reunidos desde el pasado 24 de enero, para revisar y afinar los documentos y resoluciones que serán presentados en el evento. Finalizando la cumbre, la presidencia pro témpore pasará de Ecuador a la República Dominicana.

El canciller ecuatoriano Ricardo Patiño adelantó a medios nacionales e internacionales que la cumbre tendrá como tema principal la erradicación de la pobreza y la reducción de las desigualdades. También se tratarán aspectos relacionados con otros ejes como la educación, el medioambiente, la lucha contra el cambio climático, la paz en la región y el avance del proceso integracionista.

De manera particular, se espera analizar el avance del Plan de Seguridad Alimentaria, Nutrición y Erradicación del Hambre 2025, propuesto en conjunto con la Fao (Organización de las Naciones Unidas para la agricultura y la alimentación) y la Cepal (Comisión Económica para América Latina y el Caribe) durante la 3ª cumbre que se realizó el año pasado en Costa Rica, y que contiene los elementos de coordinación regional para avanzar hacia estos objetivos.

También se debatirán los temas incluidos en la "Agenda 2000", propuesta con fuerza por la presidencia pro témpore saliente - Ecuador -, y que propone fijar objetivos claros y medibles acerca de la reducción de la pobreza extrema, la promoción de la educación, la ciencia y tecnología, el combate al cambio climático, el mejoramiento de las infraestructuras y la conectividad regional y el financiamiento para el desarrollo.

Nubarrones en el horizonte

Para nadie es un secreto que esta instancia de concertación e integración regional surgió con la firme intención de crear un espacio de expresión soberana, que no estuviese sometido a las presiones diplomáticas y la injerencia norteamericana, y como alternativa a otras instancias o espacios regionales como la Oea (Organización de Estados Americanos) y la Cumbre de Las Américas.

En este sentido, durante los últimos años, se ha venido consolidando la ofensiva de la derecha latinoamericana y mundial para abortar los innumerables esfuerzos realizados para la puesta en marcha de una verdadera integración soberana regional con equidad social.

Los recientes resultados electorales en Argentina y Venezuela, sumado al acoso permanente que sufren, entre otros, los gobiernos de Brasil, Bolivia y Ecuador, y la implementación de nuevos tratados de comercio e inversiones como el TPP (Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica), la TTIP (Asociación Transatlántica para el Comercio y la Inversión) y el TISA (Acuerdo en Comercio de Servicios) delinean un contexto muy delicado dentro del cual se desarrolla esta 4º Cumbre.

"La guerra mediática que dirige Washington ha desarrollado la tesis de que América Latina está en un fin de ciclo. Sin embargo, cuando analizamos el contexto latinoamericano al margen de los problemas políticos-coyunturales y las diferencias ideológicas de los distintos gobiernos, llegamos a la conclusión de que en los países latinoamericanos y caribeños ha habido un salto cualitativo extraordinario en términos políticos", dijo a la LINyM, el historiador nicaragüense Aldo Díaz Lacayo.

"Lo primero que debemos aceptar, entonces, es que no estamos en un fin de ciclo, sino en un proceso crucial, buscando la forma de dar el salto cualitativo. Y hay países que están involucrados directamente en la búsqueda de esta fórmula, que son Bolivia, Cuba, Ecuador, Nicaragua y Venezuela", agregó.

Según el reconocido analista, hay un gran entusiasmo de la derecha latinoamericana por el regreso al poder. Un poder, dice Díaz Lacayo, que perciben como neoliberal.

"Esta situación está siendo aprovechada por Washington y la derecha latinoamericana para incidir en la cumbre de la Celac. No me quepa la menor duda de que habrá un intento de provocar una confrontación de modelos, sin mencionar que de eso se trata, entre los jefes de Estado de los países participantes.

Esgrimirán temas como los derechos humanos, la democracia, la institucionalidad o cualquier otra categoría política, pero sabemos que detrás se esconde el verdadero objetivo que es el modelo de país y de integración regional.", insistió Díaz Lacayo.

Independentismo histórico

El historiador dijo que la Celac encarna un viejo principio independentista de América Latina y el Caribe, lanzado y elaborado por Simón Bolívar, retomado más tarde por José Martí y Augusto C. Sandino, y llegado hasta nuestros días a través de la intuición de Fidel Castro Y Hugo Chávez.

"La idea original era rescatar el valor geopolítico de América Latina y el Caribe frente al Norte. La Celac encarna todo eso, recogiendo los valores y las necesidades de los pueblos de la región y convirtiéndose en la instancia política y unitaria de América Latina y el Caribe. ¿Qué hay problemas? Seguro. Pero los vamos a superar", aseguró Díaz Lacayo.

Con respecto al eje principal de esta 4ª Cumbre, el analista recordó que la derecha neoliberal no tiene nada que ofrecer en la lucha contra la pobreza y la desigualdad.

"En general no tiene nada que ofrecer en términos de bienestar social, en cuanto plantea un modelo en términos de consumidores y no de ciudadanía. Sin embargo, la apuesta en esta Cumbre es la de siempre: la unidad. Dialogando, confrontando, pero tratando de evitar la ruptura, porque el objetivo de la Celac es conservar la unidad", concluyó.

 

[1] Argentina, Antigua y Barbuda, Bahamas, Barbados, Belice, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, República Dominicana, Dominica, Ecuador, El Salvador, Granada, Guatemala, Guyana, Haití, Honduras, Jamaica, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, Santa Lucía, San Cristóbal y Nieves, San Vicente y las Granadinas, Surinam, Trinidad y Tobago, Uruguay y Venezuela

Artículo compartido por ALAI y la Red de Comunicación para la Integración de NuestrAmérica

A los 30 años del martirio de San Romero

 Celebrar un Jubileo de nuestro San Romero de América es celebrar un testimonio que nos contagia de profecía. Es asumir comprometidamente las causas, la causa por la que nuestro San Romero es mártir. Gran testigo él en el seguimiento del Testigo mayor, el Testigo fiel, Jesús.
La sangre de los mártires es aquel cáliz que todos, todas podemos y debemos beber. Siempre y en todas las circunstancias la memoria del martirio es una memoria subversiva.
Treinta años se pasaron de aquella Eucaristía plena en la Capilla del Hospitalito.


Aquel día nuestro santo nos escribió: "Nosotros creemos en la victoria de la resurrección". Y muchas veces dijo, profetizando un tiempo nuevo, "si me matan resucitaré en el pueblo salvadoreño". Y, con todas las ambigüedades de la historia en proceso, nuestro San Romero está resucitando en El Salvador, en Nuestra América, en el Mundo.
Este Jubileo debe renovar en todos nosotros y nosotras una esperanza, lúcida, crítica pero invencible. "Todo es gracia", todo es Pascua, si entramos a todo riesgo en el misterio de la cena compartida, la cruz y la resurrección.
San Romero nos enseña y nos "cobra" que vivamos una espiritualidad integral, una santidad tan mística como política. En la vida diaria y en los procesos mayores de la justicia y la paz, "con los pobres de la tierra", en la familia, en la calle, en el trabajo, en el movimiento popular y en la pastoral encarnada.
Él nos espera en la lucha diaria contra esa especie de mara monstruosa que es el capitalismo neoliberal, contra el mercado omnímodo, contra el consumismo desenfrenado. La Campaña de la Fraternidad de Brasil, ecuménica este año, nos recuerda la palabra contundente de Jesús: "ustedes no pueden servir a dos señores, a Dios y al dinero".
Respondiendo a aquellos que, en la Sociedad y en la Iglesia intentan desmoralizar la Teología de la Liberación, el caminar de los pobres en comunidad, ese nuevo modo de ser Iglesia, nuestro pastor y mártir replicaba: "hay un ‘ateismo' más cercano y más peligroso para nuestra Iglesia: el ateismo del capitalismo cuando los bienes materiales se erigen en ídolos y sustituyen a Dios".
Fieles a los signos de los tiempos, como Romero, actualizando los rostros de los pobres y las urgencias sociales y pastorales, debemos subrayar en este jubileo causas mayores, verdaderos paradigmas algunas de ellas. El ecumenismo y macroecumenismo, en diálogo religioso y en koinonia universal. Los derechos de los emigrantes contra las leyes de segregación. La solidaridad e intersolidaridad. La gran causa ecológica.
(Precisamente nuestra Agenda Latinoamericana de este año está dedicada a la problemática ecológica, con un título desafiador: "Salvémonos con el Planeta").
La integración de Nuestra América. Las campañas por la paz efectiva, denunciando el creciente militarismo y la proliferación de las armas.
Urgiendo siempre unas transformaciones eclesiales, con el protagonismo del laicado, que pidió Santo Domingo, y la igualdad de la mujer en los ministerios eclesiales. El desafío de la violencia cotidiana, sobre todo en la juventud, manipulada por los medios de comunicación alienadores y por la epidemia mundial de las drogas.
Siempre y cada vez más, cuando mayores sean los desafíos, viviremos la opción por los pobres, la esperanza "contra toda esperanza". En el seguimiento de Jesús, Reino adentro. Nuestra coherencia será la mejor canonización de "San Romero de América, Pastor y Mártir".
Pedro Casaldáliga, obispo
Koinonía

ALER, la radio popular y la comunicación emancipadora

ALER40Quito, Ecuador, 10 sep 12 (OCLACC).- Mientras Estados Unidos se encargaba de instaurar dictaduras militares en varios países de América Latina y el Caribe, nace en los años setenta la Asociación Latinoamericana de Educación Radiofónica (ALER) y propone una nueva manera de entender y hacer comunicación en el subcontinente, para responder a las necesidades y anhelos de quienes durante siglos fueron silenciados y excluidos del sistema-mundo.

Construir poder político desde las voces empobrecidas y oprimidas de la región implicó desarrollar procesos de comunicación educativa y popular, así como luchar por la continua democratización de las comunicaciones y de la tecnología, por el progreso humano sostenible y sustentable, y por la construcción de sociedades justas, equitativas y democráticas.

Actualmente ALER está constituida por 107 organizaciones radiofónicas de 17 países de América Latina y El Caribe, cuenta con una fuerte incidencia en la opinión pública y, junto a otros actores y sujetos sociales, desempeña un rol clave en los procesos de cambios de nuestra Patria Grande, desde la perspectiva de los excluidos.

Sin duda, la consecución de estos objetivos fue también posible por el ascenso de las luchas populares, la radicalización y compromiso político de sectores de la iglesia, la insurgencia revolucionaria en unos países, y el avance de los partidos y organizaciones de izquierda.

Ahora vivimos una nueva era promisoria en el continente americano y en el planeta, en donde la amenaza imperial de Estados Unidos mengua por la crisis económica mundial y surgen diversas manifestaciones emancipadoras en muchos países, con propuestas y alternativas concretas al sistema imperante.

Ya a finales de la década de los sesenta el cubano-argentino Ernesto "Che" Guevara avizoró la lucha emancipadora de la región, en su mensaje a los pueblos del mundo, a través de la Tricontinental:

«Hemos sostenido desde hace tiempos que dadas sus características similares, la lucha en América adquirirá, en su momento, dimensiones continentales. Será escenario de muchas grandes batallas dadas por la humanidad para su liberación».

En este escenario, ALER ha mantenido su opción, vocación y compromiso por una comunicación democrática, participativa, popular, diversa y múltiple. En definitiva, ha sostenido su irreductible compromiso por una comunicación formadora, transformadora y liberadora, lejos de los intereses empresariales.

Nelsy Lizarazo, secretaria ejecutiva de ALER, hace un año, con motivo del 39° aniversario me dijo en una entrevista que publique en Diario Co Latino:

«Un elemento central de la identidad de ALER ha sido la permanente mirada crítica sobre la propia práctica y su capacidad de renovarse y replantearse, buscando responder a los desafíos del contexto».

Y en efecto, dejar de pensar en el paradigma tradicional de desarrollo que ha saqueado, empobrecido y negado al ser humano ha sido la práctica y propuesta comunicativa de ALER que, junto a otros actores y sujetos sociales como pueblos indígenas, mujeres, afrodescendientes y juventudes, sustentan el paradigma del buen vivir, de la vida plena, del vivir bien, en todas las dimensiones que esto significa.

ALER nos ha mostrado durante estos cuarenta años que otra comunicación es posible, y su práctica nos mueve a un diálogo profundo con nuestros saberes ancestrales y contemporáneos, y a reconocer la existencia de los diversos y múltiples procesos de comunicación popular y alternativa en el continente.

Y es que la palabra es un arma poderosa en la lucha emancipadora, la Cuarta Declaración de la Selva Lacandona, en 1996, reconocía al respecto:

«Nuestra palabra, nuestro canto y nuestro grito, es para que ya no mueran más los muertos. Para que vivan luchamos, para que vivan cantamos. Vive la palabra. Vive el Ya basta! Vive la noche que se hace mañana. Vive nuestro digno caminar junto a los todos que lloran. Para destruir el reloj de muerte del poderoso luchamos. Para un nuevo tiempo de vida luchamos».

El problema siempre residirá en el lugar desde donde construimos nuestra palabra, nuestras acciones y nuestras luchas. Por eso, continúa vigente el llamado de la primera Cumbre Continental de Comunicación Indígena del Abya Yala, celebrada en el Cauca de Colombia, del 8 al 12 de noviembre de 2010:

«La comunicación... debe trabajar permanentemente para descolonizar los conceptos impuestos y reconstruir los propios, a fin de fortalecer nuestra vinculación con el cosmos, la naturaleza y la vida».

Durante los años que estuve en ALER como corresponsal y productor en algunas redes, mientras me desempeñaba como encargado de prensa en Radio Bálsamo (emisora comunitaria de El Salvador) aprendí esta manera de hacer comunicación.

Mi primer encuentro fue con la producción informativa de "Contacto Sur", un noticiario regional alimentado por una potente red de periodistas y voces de todo el continente.

Posteriormente, con la Red Joven de ALER, fundada en 2009 como un espacio de participación e incidencia juvenil a partir de la comunicación popular, con el fin de contribuir a una comunicación más diversa e intergeneracional en el continente. En esta faena se incluyó un proceso continuo de formación y la producción colectiva y descentralizada del programa "Mochileros".

Y América Indígena en Red, que surgió de la experiencia de trabajo de la Red Kiechwa Satelital, con el principal objetivo de Interconectar y articular a los pueblos originarios del continente, para recuperar la palabra robada y promover el reconocimiento y respeto a nuestra identidad ancestral.

Cada vez más radios y persona del continente se suman al trabajo de ALER, en sus numerosas redes y proyectos, enriqueciendo el proceso y contribuyendo a un proyecto duradero y liberador.

Sin duda, una auténtica experiencia de radio popular y comunicación emancipadora en nuestra Patria Grande. Los cuarenta años que cumple ALER pesan mucho, no por el cansancio, sino por lo recorrido y conquistado, por el legado y la renovación de la lucha.

En el 40° aniversario de su fundación ¡Felicidades ALER!

Encuentro Latinoamericano de Comunicación Popular y Buen Vivir

Escrito por Geovani Montalvo, tercerainformacion.es

 

Acompañar y servir al pueblo vulnerable..."Yo he venido para que tengan vida y la tengan en abundancia..." (Jesús)

Aurelio Vera Vera sj.*

En este nuevo aporte, el P. Aurelio Vera, nos ofrece una propuesta metodológica para "acompañar, ayudar y servir al pueblo vulnerable y fragmentado", facilitando la creación de "espacios de reconstrucción humana y ofreciéndole herramientas adecuadas y significativas para su Promoción Social de Calidad. Esta propuesta metodológica se basa en el modelo del magisterio eclesial latinoamericano del Ver, Juzgar, Actuar, Evaluar y Celebrar.

"PROMOCIÓN SOCIAL DE CALIDAD..."

"Dormía y soñaba que la vida era alegría.
Desperté y vi que la vida era servicio.
Serví y vi que el servicio era alegría..." (R. Tagore)

¿CÓMO ACERCARNOS A SU COMPLEJA REALIDAD?

PASOS ESTRATÉGICOS FUNDAMENTALES:
1. Ir con el corazón y nuestros ojos muy abiertos y sensibles, con actitud acogedora y positiva... Descalzarnos... Sentir y gustar las cosas del Pueblo internamente...
2. Tratar de mirar su compleja realidad, gustando lo que se está observado, con los ojos del Pueblo, por medio de la comunicación, del diálogo y brindando confianza...
3. Escuchar con empatía, en actitud de continuo interaprendizaje educativo...
4. Sentir la realidad dinámica en carne propia, en un proceso de continua encarnación...
5. Percibir y valorar profundamente las manifestaciones positivas de su cultura en el horizonte de la interculturalidad... Eje transversal de todo proceso de Promoción Social de Calidad...
6. Respetar y valorar con cariño sus manifestaciones culturales: sus distintas y diferentes modalidades de vida: Relación consigo mismo, con los demás, con el universo, su entorno, y con el Otro...
7. Discernir lo que es propio de su cultura: sus sentimientos, su pensar, modos de vivir, organizarse, hablar, educar a los hijos, vestir, comer, arreglar la casa, divertirse, trabajar, amar, jugar, bailar... Lo que está oculto, y lo que es antipopular y alienante...
8. Reflexionar con todos los sujetos, clases e instancias sociales: niños, jóvenes, adolescentes, mujeres, adultos, ancianos; indios, negros, mulatos, cholos, mestizos, maestras; teniente, jefe político, cabildo, alcalde, policías, profesores, empresarios...
9. Profundizar en el conocimiento de la globalización económica y planetarización cultural y su incidencia en su vida popular: el dios mercado, oferta-demanda, consumismo, el tener, el poder, el prestigio popular, la creación de necesidades, su ascenso social...
10. ¿Cuál es la relación con su entorno natural ecológico: qué incidencia tiene en el calentamiento global. La relación con la Pacha Mama, Tierra: siembras, cosechas, regadíos; relación con los animales, aves, ganados, peces, ríos, montes, valles, cerros, agua, luz...?
11. Detectar los distintos niveles de conciencia: mítica, ingenua, acrítica o crítica, lúcida, solidaria, social, política, histórica... Los imaginarios sociales como reconstructores de la realidad...
12. Utopía: "Trabajar para los pobres: defender su derechos, construir espacios para lo público y que tengan acceso a él... Trabajar desde los pobres: mirar el mundo desde su perspectiva, escuchar sus voces, abriéndoles el horizonte de su historia, que puedan transformar su cultura, y puedan entrar como sujetos en la modernidad y ser críticos frente a la postmodernidad... Trabajar con los pobres: hacerlos compañeros en la construcción de este mundo, tejiendo redes globales de solidaridad, en la que participen con conciencia crítica... " José Cela sj., Fe y Alegría)
13. Acompañar y servir al Pueblo es un arte, la belleza es la gran puerta de entrada para la Esperanza... Y, es una ciencia muy compleja y sencilla...

OBJETIVO GENERAL:
Acompañar, ayudar y servir al Pueblo vulnerable, fragmentado, creándoles espacios de reconstrucción humana; ofreciéndoles herramientas adecuadas y significativas para su Promoción Social de Calidad, y que Él mismo realice análisis y lecturas de su compleja realidad para transformarla, y que viva con calidad y verdadera dignidad humana...

OBJETIVOS ESPECÍFICOS:
Dinamizar y potenciar sus fortalezas, sus dinamismos internos para que asuman, acepten, integren y superen su vida en su quehacer diario...
Proporcionarles herramientas adecuadas para que Él mismo realice distintas lecturas y análisis de su realidad, socialicen en sus comunidades y transformen su realidad personal y estructural...
Pasar de una lectura ingenua, acrítica de la realidad personal, social, estructural hacia una conciencia crítica y lúcida de su situación, mediante la Metodología reasumida por los Señores Obispos en "Nuestra Señora Aparecida": VER, JUZGAR, ACTUAR, EVALUAR Y CELEBAR...

PARADIGMA:
1. VER...
2. JUZGAR...
3. ACTURAR...
4. EVALUAR...
5. CELEBRAR....

1. VER:
"La situación de extrema pobreza generalizada adquiere en la vida real rostros muy concretos, en los que deberíamos reconocer los rostros sufrientes de Cristo, el Señor, que nos cuestiona e interpela: rostros de niños golpeados por la pobreza desde antes de nacer... rostros de jóvenes, desorientados... frustrados... rostros de indígenas y afroamericanos... rostros de campesinos, relegados en casi todo el continente... rostros de obreros, mal retribuidos... rostros de subempleados y desempleados... rostros de marginados y hacinados urbanos... rostros de ancianos, marginados de la sociedad del progreso..." (Puebla, 31-34 - Aparecida, 407-430)

VER:
corresponde a la necesidad objetiva y sentida del Pueblo de analizar, objetivar a partir de su conflictiva y compleja realidad. Es lo concreto de su historia, de su vida empobrecida. El diálogo comienza a partir de las cuestiones, problemas, conflictos, retos y desafíos de sus habitantes... Su verdadera historia: "ver las personas en tanta diversidad: así en trajes como en gestos, unos blancos y otros negros, unos en paz y otros en guerra, unos llorando y otros riendo, unos sanos y otros enfermos, unos naciendo y otros muriendo... y las tres personas divinas... cómo miran toda la haz y redondez de la tierra... (S. Ignacio de Loyola)
Partimos de la pregunta: ¿cuál es el problema? ¿Cuáles son los mayores desafíos sentidos por dichos sectores? ¿Las luchas, los conflictos que viven? Aquí partimos de hechos concretos. Es el método inductivo...

NO SE TRATA DE:
una realidad externa al sector, como lo haría un analista que viene y mira desde fuera... De una situación que no sienta y viva el Pueblo...
Preguntar: ¿qué quieren ustedes? Es caer en un subjetivismo, en sueños y deseos frustrados y falseados de la Realidad que se nos impone, nos interpela y cuestiona...
Las expectativas y deseos determinados por el Pueblo deben ser respetados y tomados en serio. Los líderes, los agentes de pastoral tienen el deber de cuestionar tales deseos, siendo instancias críticas, lúcidas; problematizan tales expectativas. Puede ser que el diálogo, el cuestionamiento, la interpelación, la discusión sobre las expectativas sean insistentes y consistentes. Entonces, se toman como punto de partida del proceso...

PARTIR DE LAS REALIDADES:
partir de las situaciones que afectan la vida del Pueblo. Sus problemas sentidos, sensibles, objetivos y desafíos que reclaman solución. Son conflictos que atañen profunda y particularmente a la vida del Pueblo y exigen una toma de posición...
Partir de las respuestas que el Pueblo ya está dando a sus problemas, conflictos y necesidades objetivas y sentidas. Su organización contra el alto costo de la vida, sus Migraciones, sus desplazamientos, sus trabajos comunitarios, barriales, sus trueques de productos, sus resistencia, sus fuerzas, sus debilidades, sus fiestas, sus devociones, sus imaginarios sociales, su religiosidad... Se trata de percibir y sentir la incidencia POSITIVA de su realidad... Aprender de su sabiduría popular, de sus profundas vivencias y luchas... Sus reacciones a sus dificultades y problemas... Partir de sus acciones concretas y determinadas, de sus Organizaciones, aunque sean incipientes: familiar, barrial, comunal, social, política, económica, educativa, lúdica...

2. JUZGAR:
"Sólo la cercanía que nos hace amigos nos permite apreciar profundamente los valores de los pobres de hoy, sus legítimos anhelos y su modo propio de vivir la fe. La opción por los pobres debe conducirnos a la amistad con los pobres..." (Documento de Aparecida, no.398)
"La amistad con los pobres nos hace amigos del Rey Eterno. Ellos son nuestros asesores..." (San Ignacio de Loyola)
"Sin el misterio de la luz, la vida completa se vuelve laberinto... "(Xavier Zubiri)
El ritmo, el proceso metodológico: Ver-Juzgar-Actuar-Evaluar-Celebrar no debemos aplicarlo de manera rígida, implacable. No. La vida es más compleja, es más variada y variable y más bella, bonita y compleja. La belleza es la gran puerta de entrada para la Esperanza... La importancia de la distinción no está en la sucesividad sino en incidir en los elementos o niveles esenciales de una auténtica sensibilización, concienciación y responsabilidad que asumimos día a día... Y, el Pueblo tiene también sus ritmos personales, familiares, sociales, estructurales...
JUZGAR:
tiene el valor de analizar, examinar, reflexionar, iluminar lo que existe realmente detrás de lo que aparece, de la epidermis, de lo que está por debajo, de lo que está sucediendo objetivamente... De los hechos y realidades muy complejas y ocultas... Navegamos en un mar de incertidumbres e inseguridades, entre archipiélagos de certezas...
Este intento de superar las apariencias, (las apariencias engañan), los fenómenos es el que define la Conciencia Crítica. Se trata de ver y captar objetivamente los orígenes, las raíces, las causas de las realidades, de las situaciones, de los conflictos, de los problemas y de los aciertos... Quien analiza los problemas, los conflictos que el Pueblo sufre y sus Aciertos, comienza a sentir, a pensar y actuar diferente... Y va creando una conciencia crítica, lúcida, creativa, inventiva, social e histórica...

Esta tarea se realiza en conjunto, en comunidad. Además de la comunicación, del diálogo profundo, sincero, honesto, de consensos, es necesaria la dialéctica... Es decir: darnos cuenta que la realidad, la situación que vivimos diariamente es más complicada y compleja de lo que asoma a primera vista... Negación, negación de la negación, afirmación; el universal concreto; tesis-antítesis-síntesis, (no es adivinanza), dijo Hegel Y, que los periódicos, y las noticias, muchas veces nos camuflan la compleja realidad, porque hay interese por debajo... Y, que el amor a primera vista no existe porque hay mucha adrenalina escondida... El paso de la conciencia medio ingenua, medio mítica a al conciencia crítica, más lúcida no sucede espontáneamente de la noche a la mañana... Es tarea de todos y en especial de los que dinamizan y acompañan y sirven a la organizaciones y comunidades: laicas, laicos, equipos, comunidades, comunicadores, más padrecitos o, madrecitas... porque desde el bautismo somos todas, os: sacerdotes, profetas y reyes... "Con ustedes soy cristiano, para ustedes soy Obispo..." servidor. (San Agustín, siglo 4to.)

Sin una teoría crítica, más lúcida no existe praxis (práctica) transformadora de la compleja realidad, porque ella se nos impone, es la reina... Para todo esto, no basta cambiar ideas, sentimientos, deseos, es preciso formarnos cada día, estudiar más, aprender, leer mucho, formarse, reflexionar... Toda experiencia sin reflexión es pato al agua... "Todo el bien del mundo depende de la buena formación de la juventud" (San Ignacio de Loyola. "Únicamente por la educación el hombre puede llegar a ser hombre... No tengas miedo de utilizar tu inteligencia..." (E. Kant) "La fe sin la ciencia está coja... Y la ciencia sin la fe está ciega... Dios no juega a los dados... "( Albert Einstein)

EL GRADO DE CONCIENCIA POSIBLE:
En términos metodológicos, lo importante es detectar: ¿cuál es el paso que la organización, la comunidad, el Pueblo debe dar hacia adelante para ver mejor y más claramente...? Es elevar la conciencia del Pueblo. El grado de conciencia posible va junto con el grado de acción posible, de acuerdo a la cultura, organización, valores, realidad y práctica de dichos sectores...
La teoría crítica del análisis social debe ser redefinida, redescubierta, recreada, continuamente, a partir de las experiencias y de la prácticas del Pueblo...Solamente así, ellas podrán ser controladas, dinamizadas y sometidas a los interese de la organización, de la comunidad...
En este segundo paso, el Juzgar coincide con la ILUMINACIÖN DE LA FE sobre el problema, la situación en cuestión... Se trata de un Juzgar desde el horizonte de la Fe, desde la onda del Espíritu, de lo religioso, que puede ser: ético, moral, bíblico, teológico, exegético... esto es esencial para la pedagogía de la Fe y la Pastoral... Como Eje de los ejes transversales de la realidad...

La Pastoral sitúa el "Ver y el "Juzgar en el horizonte de la Fe, donde la realidad, vista y juzgada teóricamente gana en profundidad y peso propios, en su sentido radical y último y en la práctica concreta del día a día... "De aquí la importancia única e insustituible de Cristo para nosotros, para la humanidad. Si no conocemos a Dios en Cristo y con Cristo, toda la realidad se convierte en un enigma indescifrable; no hay camino y, al no haber camino, no hay vida ni verdad.

Dios es la realidad fundante, no un Dios sólo pensado o hipotético, sino el Dios de rostro humano; es el Dios-con-nosotros, el Dios del amor hasta la cruz. Cuando el discípulo llega a la comprensión de este amor de Cristo "hasta el extremo", no puede dejar de responder a este amor sino es con un amor semejante: "Te seguiré adondequiera que vayas" (Lc. 9,57) (Benedicto XVI, Discurso Inaugural V CELAM)

3. ACTUAR:
"Se trata de confirmar, renovar y revitalizar la novedad del Evangelio, arraigada en nuestra historia, desde un encuentro personal y comunitario con Jesucristo, que suscite discípulos y misioneros. Ello no depende tanto de grandes programas y estructuras, sino de hombres y mujeres nuevos que encarnen dicha tradición y novedad, como discípulos de Jesucristo y misioneros de su Reino, protagonistas de vida nueva para América Latina, que quiere reconocerse con la luz y la fuerza del Espíritu" (Nuestra Señora Aparecida, no. 11)

La comunicación, el diálogo y la reflexión profunda nos llevan necesariamente al compromiso para la actuación transformadora de la Realidad. Cuando hablamos aquí de "actuar", se trata naturalmente de propuestas de Acción, de procesos de actuación y no de la acción como tal...

EL PASO POSIBLE:
Para actuar es necesaria la "acción posible" o "paso posible", percibiendo no lo que "gustaría hacer", ni lo que "debería hacer" sino lo que "puede hacer". Querer hacer más de lo que es posible, es quemar etapas. En ese peligro caen los líderes, agentes de pastoral..., tentados de individualismo. Querer forzar esa situación es contraproducente y resulta un fracaso. Los extremos se tocan...
Cuando no se analizan profundamente las condiciones concretas de trabajo, de la organización, de la lucha, se cometen estos errores:
1. El Voluntarismo: solo se cuenta con la disposición subjetiva del Pueblo, sin tomar en cuenta las condiciones objetivas de la acción y sus contradicciones...
2. El Espontaneismo: cuando No se planifica y se confía en que el proceso va por sí solo a continuar su camino: ya sea la organización, su lucha, de un modo determinado...
3. El Terrible Paternalismo, en esa situación hemos caído muchas veces en América Latina, como entregar dinero, herramientas, u otras cosas sin ninguna condición como: organizarse, trabajar comunitariamente, llevar las cuentas económicas... En lugar de regalarles un pescado, enséñales a pescar...
4. El horrible antihumano Servilismo rastrero... Lamer las manos a los dadivosos... Chantajeando al mismo Pueblo por la compra de votos...

PARA DAR UN PASO ADELANTE:
El proceso del Pueblo puede ser acelerado por las oportunidades históricas y ser
ocasión propicia para que la comunidad dé un salto adelante cualitativo... Hay que discernir, evaluar en cada situación...
El contacto con la experiencia o práctica viva de otras organizaciones o grupos más avanzados le ayuda a caminar mejor...
El ambiente social que se crea y que impregna a todos los actores sociales y sus escenarios le ayuda a seguir adelante...
Lo importante es el ritmo del proceso, sin quemar etapas y sin quedar patinando... Sin prisas, pero sin pausas...
Forzar el paso, solo puede llevar a iniciativas sectarias y a divisiones entre el Pueblo...
Es mejor dar un paso con mil, que mil pasos con uno... De ahí la importancia de llegar a consensos fundamentales o siquiera a la unanimidad, cuando se trata de comprometer a todo la comunidad para una acción vital...

Solamente la Evaluación, el Discernimiento Colectivo puede decidir si tal o cual acción mejora, debe ser exigida a las autoridades competentes o debe ser asumida por la propia organización o comunidad... ¿Quién nos acompaña con radicalidad en este proceso estratégico? "Desde el principio y en todas las economías de Dios estuvo el Espíritu de Dios: asistiendo a las personas, anunciándoles el futuro, mostrándoles el presente e interpretándoles el pasado..." (San Ireneo, asesinado, en el año, 305)

4. EVALUAR:
"Reconocemos que en ocasiones, algunos católicos se han apartado del Evangelio, que requiere un estilo de vida más fiel a la verdad y a la caridad: más sencillo, austero y solidario, como también nos ha faltado valentía, persistencia y docilidad a la gracia para proseguir, fiel a la Iglesia de siempre, la renovación del Concilio Vaticano II, impulsada por las anteriores Conferencias Generales, y para asegurar el rostro latinoamericano y caribeño de nuestra Iglesia. Nos reconocemos como comunidad de pobres pecadores, mendicantes de la misericordia de Dios, congregada, reconciliada, unida y enviada por la fuerza de la Resurrección de su Hijo y la gracia de conversión del Espíritu Santo..." (Aparecida, no. 100, h)

La importancia de evaluar todo le proceso de Evangelización, de un trabajo, de un hecho o de una lucha... está en situarlo dentro de un proyecto, de un horizonte más amplio y luego relanzarlo de nuevo. Ahí es donde adquiere sentido auténtico la pregunta, ¿qué significa: avance, desvío o retroceso....? Sin la evaluación, discernimiento el trabajo queda perdido y sin visión de futuro... sin Utopía...

La evaluación debe realizarse con todos los implicados y los actores sociales y sus escenarios concretos, y sus respectivas instancias... Tiene el poder de rescatar los errores cometidos en la ejecución. Un error reconocido y corregido es un acierto. Un fracaso reconocido es un paso adelante. Nada hay irreversible...

El error es parte integrante del proceso. Por esta razón no hay que desesperarse o decepcionarse cuando esto sucede. Es el método de ensayo y error que propone: Kart Popper...
Es importante, sobre todo para los líderes o agentes de pastoral externos al proceso que pueden tener dificultad en admitir el riesgo y superar el error...

El Pueblo sufrido, alegre, vulnerable, solidario, oprimido, con sus luces y sombras, aciertos y fracasos tiene una intensidad y ritmo de vida impresionante: esto se nota en la capacidad de sufrir, en su generosidad, solidaridad, en su lucha, en las amistades, en las relaciones familiares, sociales, en sus fiestas, devociones, en el compartir y en situaciones límites, como la misma muerte...

La evaluación, discernimiento, revisión, ayudan a mantener la solidaridad a toda costa, sobre todo en momentos límites, de fracaso, de desconcierto. El Pueblo de Dios asume y rectifica sus fracasos y sigue adelante... Y los agentes comunitarios, líderes, pastoralistas recuerden este dicho: "es preferible errar con el Pueblo, que acertar sin Él...

En todo este proceso tiene buen lugar la autocrítica sincera, profunda y libre, y también la heterocrítica con tal que sea fraterna, respetuosa y constructiva...

Por fin, evaluar es un proceso permanente para detectar lo siguiente: ¿cómo estamos acompañando, sirviendo y defendiendo al Pueblo? Y, para Él ¿cómo ha sido su caminar, su lucha en la persecución de nuevas metas, objetivos con mira a la Utopía y, pulsar y sentir la misma organización, su coordinación: sus aciertos y sus errores, su articulación y redes con otras organizaciones...
¿Cuáles son los resultados, los frutos obtenidos, dónde, cuándo, para quiénes, cómo, por qué, para qué? ¿Adónde va el proyecto Popular, trazado por todos los actores e instancias sociales...? Se puede utilizar la herramienta: F.O.D.A. Fortalezas, Oportunidades, Debilidades y Amenazas...
¿Está viviendo el Pueblo una Vida con Calidad y Dignidad para todas y todos, sin perder el Horizonte y la Utopía...?
Del tronco nació una rama,
De la rama nació una flor,
De la flor nació María,
De María el Salvador...

5. CELEBRAR:
La Fiesta es un proceso de reconstrucción del tejido social en su conjunto de componentes sociales, de actores, de escenarios, de interculturalidad, de verdadera alegría solidaria... Celebra el niño, la mujer, el joven, el viejo, el negro, el cholo, el indio, el mulato, el montubio, la maestra, el teniente, el alcalde, el sacerdote, la madrecita... Todas las instancias y escenarios sociales... Emerge, surge, brota la libertad, la creatividad, la inventiva, el trueque, el cambio, la igualdad, la alegría, el regocijo... Somos Pueblos alegres, fiesteros, solidarios; se celebra la lucha y la Vida de todo el Pueblo... Viva la Fiesta... Se reconstruye el Proyecto, el Plan, se toman nuevas fuerzas para seguir avanzando en la construcción de redes sociales, de verdaderos amigos en la construcción de la Solidaridad Global... La Promoción Social de Calidad avanza... "Porque son linaje elegido, sacerdocio real, nación consagrada, Pueblo adquirido por Dios, para publicar las hazañas del que los llamó de las tinieblas a su maravillosa luz. Los que antes no eran Pueblo, ahora son Pueblo de Dios; los que no habían alcanzado misericordia, ahora la han alcanzado..." (1 Pedro, 2, 9-10)
Sembradores de Fe y cosechadores de Alegría...

* Sacerdote jesuita, ecuatoriano, colaborador de OCLACC

Adela Cortina: Ética en tiempos de crisis

EspañaEspaña, 2 jul 12 (OCLACC).- Insiste un buen número de economistas, neoliberales y de los otros, en afirmar que la ausencia de algunos valores éticos no ha tenido influencia en la crisis que venimos padeciendo desde 2007 y que tiene angustiados a países como el nuestro. Según ellos, las crisis se han sucedido a lo largo de la historia y habría que suponer entonces que los vicios que las causan son consustanciales a la naturaleza humana.

Y la verdad es que tienen razón en afirmar que la posibilidad de desarrollar vicios y también virtudes es consustancial a los seres humanos, pero convendría recordar la lección de aquel jefe indígena que contaba a sus nietos cómo en las personas hay dos lobos, el del resentimiento, la mentira y la maldad, y el de la bondad, la alegría, la misericordia y la esperanza. Terminada la narración uno de los niños preguntó: ¿cuál de los lobos crees que ganará? Y el abuelo contestó: el que alimentéis.

A los economistas neoliberales, y no sólo a ellos, les gusta ignorar estos relatos y creer que de los vicios privados a veces surgen buenos resultados para la vida económica y de las virtudes privadas a veces surgen malos resultados. Por eso prefieren atenerse al viejo dicho "lo que no son cuentas son cuentos" y asegurar que la economía sigue su curso sin que le perjudiquen la codicia o la insolidaridad, que quedarían para la vida privada. A su juicio, quienes mantienen que la falta de valores éticos perjudica a la vida pública son moralistas anacrónicos.

Mala cosa el moralismo, eso es verdad. Mala cosa la prédica empalagosa y ñoña en que consiste. Pero sucede que no se trata de eso al recordar que los valores morales son efectivos en la vida pública, sino de distinguir, como hacía Ortega, entre estar altos de moral o desmoralizados como dos actitudes que posibilitan o impiden -respectivamente- que las personas y los pueblos lleven adelante su vida con bien. Qué duda cabe, siguiendo a Ortega, de que una persona o un pueblo desmoralizados no están en su propio quicio y vital eficacia, no están en posesión de sí mismos y por eso no viven sus vidas, sino que se las hacen otros, no crean, ni fecundan, ni son capaces de proyectar su futuro.

Y a la desmoralización hemos llegado los españoles no sólo por lo mal que se han hecho las cuentas, sino también porque se han disfrazado con cuentos perversos, como el de la contabilidad creativa, como el de los controladores que no sacaron a la luz los fallos en lo que supuestamente controlaban, como las mentiras públicas sobre lo que estaba pasando, como el empeño en que asumieran hipotecas quienes difícilmente podrían pagarlas, como la constante opacidad y falta de transparencia, como la ausencia de explicaciones veraces de lo que estaba ocurriendo.

Cuando a todo ello se suma que las presuntas soluciones vienen de recortar empezando por los más débiles, por los que menos responsabilidades han tenido en la catástrofe, parece difícil creer que la falta de ética (de competencia, mesura, transparencia y responsabilidad) no tiene nada que ver con todo esto y que sólo la mala suerte económica nos ha llevado donde estamos.

Pero como tal vez la principal característica del ser humano es la libertad, la capacidad de tomar la iniciativa, de coger las riendas de la propia vida, personal y compartida, es urgente emprender medidas que ayuden a cambiar el desmoralizador curso de las cosas, y quisiera proponer al menos las siguientes.

Optar por la verdad y la transparencia sería una de ellas. La sana costumbre de contar desde el poder político y el económico lo que ocurre y proponer lo que podemos hacer, explicando el proyecto que se tiene por delante.

Poner tasas a las transacciones financieras, en este mundo de capitalismo financiero, que es preciso replantear radicalmente. Si es cierto que el capitalismo emprendedor se transformó en el corporativo y desde mediados del siglo XX en capitalismo financiero, limitar su expansión es urgente y, como mínimo, utilizar sus recursos para los peor situados.

Apostar por la ejemplaridad, de la que Javier Gomá habla en las páginas de este diario, y no sólo en ellas, ejercer de forma ejemplar la función política, la judicial, la actividad de la empresa y la de cualquier profesión, no como algo excepcional, sino como un sobrentendido.

No empezar por recortar por lo más fácil, por los más débiles, sino por exigir la devolución de lo que se ha robado y reducir los sueldos de los implicados en la mala gestión.

Proteger a los más vulnerables, a los enfermos, los inmigrantes, los dependientes, los países en desarrollo, los niños. Y no sólo porque es la forma de lograr cohesión social, sino porque es su derecho de justicia, amén de una elemental obligación de solidaridad.

Acometer medidas de crecimiento, generadoras de empleo, que para quienes cuentan con capacidad creadora no tienen porqué ser incompatibles con los ajustes.

Tratar de recordar lo que nos une y respetar lo que nos separa, porque agitar sólo lo que puede separarnos es, hoy más que nunca, letal.

Adela Cortina es catedrática de Ética y Filosofía Política de la Universidad de Valencia y Directora de la Fundación ÉTNOR

Fuente: elpais.com

Bolivia para los bolivianos

Frei Betto*

Desde la llegada de los españoles, en el siglo 16, los pueblos y las tierras del altiplano boliviano han sido explotados hasta la saciedad. A finales del siglo 16 el 80% de la plata del Virreinado del Perú venía de Potosí, que abastecía el 50% de toda la plata del mundo. En 1610 Cerro Rico de Potosí contaba con 160 mil habitantes, superando en población a todas las ciudades de España, equiparándose con Londres y París.
En la era republicana los indígenas continuaron explotados por los blancos descendientes de europeos. Hasta la elección de Evo Morales, una persona con apellido indígena no ingresaba a la universidad ni podía ser oficial del ejército. En Sucre, capital constitucional del país, algunos restaurantes prohibían explícitamente la entrada a los indígenas.
La parte oriental del territorio boliviano, cuya ciudad principal es Santa Cruz de la Sierra, empezó a desarrollarse a partir de la década de 1970 gracias a las generosas donaciones de amplias extensiones de tierra a ‘colonizadores' blancos. En los latifundios, sustentados en mano de obra indígena, especialmente guaraní y chiquitana, son frecuentes los casos de trabajo esclavo.
Las élites de Bolivia siempre gobernaron con mano dura, dilapidaron las riquezas naturales del país y estimularon el tráfico de cocaína. La familia de Simón Patiño, dueña de las minas de estaño hasta mediados del siglo 20, organizaba fiestas en París que eran la envidia de los millonarios europeos.
Cuando los trabajadores, especialmente los mineros, lograron tener fuerza de presión, fueron reprimidos violentamente, al estilo de las peores dictaduras implantadas por los Estados Unidos en América Latina.
La elección de Evo Morales sólo fue posible después de años de grandes movilizaciones sociales, como sucedió con Lula en Brasil. Por vez primera, en un país donde casi el 70% de la población es indígena, un aimara llega a la Presidencia. Y por vez primera los grupos dominantes quieren zafarse del poder central.
Continúan teniendo el dominio total sobre los grandes medios de comunicación y controlan el poder en los departamentos (provincias) de Tarija, Santa Cruz, Beni y Pando, que es donde se localizan las nuevas riquezas bolivianas, el gas y el petróleo. Todos los gobernadores de esos departamentos son ahijados políticos del general Hugo Banzer, dos veces presidente del país, una mediante golpe de estado (1971-1978), cuando implantó un régimen dictatorial apoyado por los Estados Unidos, y otra vez elegido, en 1997, habiendo gobernado por estado de sitio del 2000 al 2001.
Evo Morales heredó una estructura estatal corrupta, quebrada, casi sin presencia en los departamentos más alejados, principalmente en los amazónicos, Beni y Pando, en los cuales unas pocas familias son la ley, mandan y desmandan.
Mientras influían en el poder central esas oligarquías nunca hablaron de ‘autonomía'. Las propuestas de autonomía tienen como objetivo mantener el dominio sobre las tierras y los recursos naturales de dichos departamentos. Los llamados estatutos autonómicos son auténticas constituciones paralelas; desconocen las leyes federales y el gobierno central.
La oligarquía se resiste a aceptar la reforma agraria aprobada por la nueva Constitución, que limita la propiedad rural a 5 mil hectáreas, y quieren el control de los beneficios del petróleo y del gas.
La expulsión del embajador Philip Goldberg -con un siniestro currículo marcado por su actuación en las guerras separatistas de la ex Yugoslavia- no fue un acto impensado. El gobierno le avisó varias veces sobre su interferencia en la política del país y sus relaciones con los grupos de oposición para boicotear la legalidad.
Con el apoyo de la Casa Blanca se intentaron varias estrategias para debilitar al gobierno. La más reciente consistió en el referendo revocatorio para decidir sobre la continuidad del presidente Morales. Contra lo que se preveía, el gobierno aceptó la medida y el tiro salió por la culata: Morales fue aprobado por el 67% de los votos; aumentando el porcentaje que lo eligió presidente (54%), incluso en los departamentos de la llamada ‘media luna'.
Conviene recordar que, después de la Segunda Guerra Mundial, importantes figuras del régimen de Hitler huyeron a América del Sur. Según Eduardo Simas, brasileño que trabaja en proyectos sociales en Bolivia, muchos se instalaron en Santa Cruz, a donde también llegaron, en la década de los 70, croatas que huían del comunismo. Uno de los líderes nazis era Klaus Barbie, ‘el carnicero de Lyon'. Vivió 40 años en Bolivia, apoyó las dictaduras y diseminó la ideología nazi antes de ser capturado, en 1983. (De él fue de quien huyó la familia de Ana Frank y fue él quien asesinó a Jean Moulin, líder de la Resistencia francesa).
En los departamentos rebelados contra el gobierno muchos militantes anti-Morales integran grupos neofascistas, como la Unión Juvenil Cruceñista, que no tiene vergüenza en exhibir la svástica por las calles, ni en amenazar y atacar personas de acuerdo con el color de la piel y su lugar de origen.

Un país no puede pertenecer a un grupo de familias. Y en Bolivia los indígenas son mayoría. Hace bien el presidente Lula en respaldar al gobierno de Evo Morales y en respetar la soberanía boliviana.

*Frei Betto es fraile dominico brasileño, conocido internacionalmente como teólogo de la liberación. Autor de 53 libros de diversos géneros literarios -novela, ensayo, policíaco, memorias, infantiles y juveniles, y de tema religioso en dos acasiones- en 1985 y en el 2005 fue premiado con el Jabuti, el premio literario más importante del país. En 1986 fue elegido Intelectual del Año por la Unión Brasileña de Escritores.
Asesor de movimientos sociales, camo las Comunidades Eclesiales de Base y el Movimiento de Trabajadores Rurales sin Tierra, participa activamente en la vida política del Brasil en los últimos 45 años. En los años 2003 y 2004 fue asesor especial del Presidente Luiz Inácio Lula da Silva y coordinador de Movilización Social del Programa Hambre Cero.autor de "Cartas desde la prisión", entre otros libros.

Traducción de J.L.Burguet

Buen vivir no es autoayuda: Frei Betto

Frei BettoPor: Miguel Angel Gullón Pérez* .- A Carlos Alberto Libânio Christo, más conocido como Frei Betto le quita el sueño "que Latinoamérica pueda volver a tener gobiernos autoritarios de derecha" y "que el Papa no pueda lograr hacer reformas profundas en la Iglesia".
En esta entrega de la entrevista que concedió en exclusiva a ALER, nos comparte sus opiniones sobre el Buen Vivir, sus sueños, montaña.
Como es sabido en la Asociación Latinoamericana de Educación Radiofónica (ALER), en cada una de nuestras socias y coordinadoras nos inspira el Buen Vivir de los pueblos originarios y hemos hecho la opción política por aportar a la construcción a esa otra alternativa al desarrollo.
E: Creemos que el Buen Vivir es vivir en armonía con cada uno de nosotros mismos, con las demás personas y con la naturaleza. Lo pensamos como una alternativa "al" desarrollo. No una alternativa "de" desarrollo. ¿Cómo lo ve? ¿Cómo lo reflexiona y comparte con todos los pueblos y comunidades que usted visita?
FB: Yo pienso que hay que advertirle a la gente que el Buen Vivir no es una medida de retroceso social. No queremos volver a las aldeas indígenas. Queremos mantener las aldeas que existen pero la sociedad en su conjunto no tiene que volver a esa situación. Segundo, no se puede confundir el Buen Vivir con autoayuda.
El Buen Vivir implica cambiar el modelo de desarrollo. No puede ser un modelo modernizador: que el desarrollo signifique tener cada seis meses un nuevo celular o poder cambiar el automóvil cada dos años. No es por ahí. El Buen Vivir es garantizar los derechos humanos esenciales y oportunidades de mejora de vida de una sociedad, priorizando a todo el conjunto de la población. Por ahí es que entiendo el Buen Vivir.
E: ¿Qué relación tiene con las bienaventuranzas de Jesús?
FB: Tengo un libro sobre eso, "Ocho vías para ser feliz", que mucha gente piensa que es un libro de autoayuda, (y quizás el editor puso ese título a propósito para vender más). Ahí indica que Jesús dijo: "si tú quieres ser feliz abraza estas ocho vías que son las bienaventuranzas".
E: ¿Y dónde construimos este Buen Vivir? ¿Desde la educación, desde la comunicación...? ¿Cómo podemos aportar a esa educación del Buen Vivir?
FB: Diría que hay que priorizar dos medios. Primero pensar en nuestras comunidades de trabajo, escuela, familia, sindicales, políticas, organizaciones no gubernamentales; adoptar como método de esas comunidades el Buen Vivir. Y segundo, la comunicación. Hay que ayudar a tener conciencia crítica del mal vivir en esta sociedad capitalista, que cada vez más destruye la naturaleza y deshumaniza la humanidad, y después decir: "mira, hay una alternativa en estos principios del Buen Vivir".
E: Buen vivir y fe, fe y política. ¿La política es pecado? ¿Son realidades opuestas la fe y la política? ¿Se puede vivir dentro de la iglesia la política? ¿Debemos ser políticos? ¿Podemos caminar juntos en fe y política?
FB: Todo cristiano es un discípulo de un prisionero político. Que yo sepa, Jesús no murió en la cama ni en una esquina de Jerusalén. Murió como muchos hoy mueren bajo dictaduras. Fue detenido, torturado, condenado por dos poderes políticos y asesinado en la cruz.
La pregunta es otra: ¿qué calidad de fe tenemos nosotros hoy que no cuestiona este desorden establecido? ¿Qué calidad de fe que no incomodan los privilegios, que no defiende los derechos de los pobres? Por eso, siempre digo que cuando una persona llega y dice "tengo mucha fe en Jesús" no significa nada. Pinochet tenía fe en Jesús; Hitler tenía fe en Jesús; Bush tiene fe en Jesús. Yo quiero saber si tu tienes la fe de Jesús. Ahí está el punto. Tener la fe de Jesús. Esto cambia todo.
E: ¿Qué sueños le quitan el sueño?
FB: En cuanto a los sueños verdaderos, lo que me quita el sueño es que América Latina pueda volver a tener gobiernos autoritarios de derecha. Esto me quita el sueño. Cuando pienso que el Papa Francisco puede no lograr hacer reformas profundas en la Iglesia.
También me quita el sueño pensar que por muchos siglos vamos a tener desigualdad social. Ahora, los sueños (y no los verdaderos), me ayudan a dormir tranquilo porque en la vida tengo dos principios: primero: hay que guardar el pesimismo para días mejores, y segundo, ya estoy convencido de que con mi lucha, mi trabajo y mi compromiso no voy a participar de la cosecha pero quiero sí morir como semilla.
E: Para reflexionar, para escribir, ¿Dónde encuentra su montaña como Jesús cuando se retiraba con los discípulos?
FB: Tengo un principio hace mucho tiempo, 30 años se van a cumplir en el próximo. Mi año no tiene 365 días. Porque una tercera parte la tomo para subir a la montaña y voy a un lugar retirado y ahí me pongo a orar y a escribir. Es mi momento de un largo retiro espiritual y literario. Es lo que me ha permitido hasta ahora producir 60 libros. Entonces, todo el resto de la agenda se condensa en los 240 días que me quedan para hacer los compromisos que no son propiamente de creación literaria. Este es mi modelo de vida y pretendo seguirlo hasta mis últimos días.

Puede acceder a la entrevista en audio aquí 

----------

* Radio Seybo - UDECA

 

Cambio climático, desarrollo y comunicación. Una vida en plenitud

Buen vivirAdalid Contreras Baspineiro*.- Responsabilidades compartidas La siguiente historia me la contaron en una comunidad indígena de los andes ecuatorianos: "Un voraz incendio en el bosque provoca que los animalitos huyan despavoridos, en estampida. Solamente un colibrí entra al bosque y sale después de un rato, y vuelve a entrar y a salir, sin pausa, repetidas veces. Al verlo en este afán, le pregunta el hermano zorro: ¿y tú qué haces que vas y vienes y vuelves a entrar y salir exponiendo tu vida? A lo que responde el colibrí: llevo agua en mi pico para echarla sobre las llamas. Entonces un coro desafinado comenta que ¡está loco!, que ¡cómo espera apagar semejante fuego con esas gotitas de agua que lleva en su piquito! El colibrí les queda viendo, sorprendido, y les dice: pues no sé cuánto contribuyo a combatir el fuego, pero sí sé que estoy cumpliendo con mi parte, y si en vez de huir y resignarnos a perder nuestro bosque, nuestra casa, nuestra vida, todos hiciéramos nuestra tarea, cada uno llevando agua según sus posibilidades, seguramente que podríamos controlar el incendio".
Esta hermosa historia tiene enorme relación con las responsabilidades y acciones en la lucha contra las causas y los efectos del cambio climático. Como el hermano colibrí, poco podremos conseguir si no participa el conjunto de los otros países en un problema que tiene carácter universal y donde las causas del calentamiento, si bien están también parcialmente en nuestros territorios, son gigantescamente mayores en las sociedades del capitalismo avanzado, o mejor dicho del capitalismo salvaje. Pero, paradojas de la vida, las mayores resistencias a cumplir con su parte de responsabilidad, están precisamente en los países cuya economía y geopolítica se asienta en la producción de riqueza sin límites ni reparos con la vida en el planeta.
Es imprescindible que cada país y región reconozcan sus responsabilidades según los grados de afectación que provocan en la emisión del CO2, en la depredación de la naturaleza, en la disminución de la producción alimentaria y en los efectos que produce el calentamiento global con sequías y deshielos que están ocasionando irremediables daños ambientales, sociales y económicos para las sociedades de ahora y del futuro. Si bien la mayor responsabilidad está en los países cuyo desarrollo se asienta en la maquinaria del crecimiento ilimitado, los países de este lado del mundo no nos libramos de las complicidades en las que nos ponen los sistemas extractivistas a los que parecen habernos condenado para alimentar la voracidad del sistema.
Otro modelo más allá del desarrollo
Por esta situación, nos corresponde no solamente combatir la depredación en nuestras propias sociedades, sino también, como el hermano colibrí, ser los garantes de las medidas universales con responsabilidades definidas en directa y proporcional relación con los daños que cada país provoca. Nuestro continente latinoamericano-caribeño es el mayor reservorio de agua dulce, de energía limpia y de biodiversidad en el planeta. Nos corresponde preservarlo y proyectar medidas estructurales que permitan construir un nuevo modelo de vida en plenitud.
El capitalismo no tiene otro destino que la mayor y más acelerada destrucción del planeta. De la mano del neocolonialismo su acción depredadora se acompaña de acciones xenofóbicas y racistas que discriminan sociedades y culturas. Su naturaleza patriarcalista condena los derechos a las desigualdades. Su concepción del progreso y del bienestar material desmerece la felicidad con valores espirituales. No tiene compasión con la Madre Tierra. Y a título de libertades individuales descompone las sociedades comunitarias acompañándose de esquemas comunicacionales elitistas para un mundo egoísta.
Una alternativa a este sistema es la concepción del Vivir Bien/Buen Vivir o el modelo de la vida buena en plenitud. Es una propuesta para otra civilización y una expresión emblemática de lo que Boaventura de Sousa Santos denomina "epistemologías del sur" o sea las expresiones de subversión con el pensamiento occidental y de proposición de alternativas emancipadoras desde los grupos discriminados por el capitalismo y sus distintas "naturalizaciones de la desigualdad".
El Vivir Bien/Buen Vivir se basa en una cosmovisión de la "cosmoconvivencia", que contiene y articula una visión biocéntrica (el centro es la vida), con otra etnocéntrica (el eje es el desarrollo humano), una visión ecocéntrica (centrada en el ambiente o el desarrollo sostenible), y una visión cosmocéntrica (la vida en y del cosmos) Tiene su origen en los saberes, prácticas y culturas enraizadas en los pueblos del Abya Yala (1) y sus fecundas experiencias de vida comunitaria que se convierten en una alternativa viable para su propia reconstitución y descolonización, así como para el planeta (2).
La esencia de su propuesta es la vida en armonía, de los seres humanos consigo mismos (dimensión espiritual), en sociedad (dimensión comunitaria), con la naturaleza (dimensión ecológica) y con las deidades (dimensión cósmica) Su identidad radica en la búsqueda de la vida buena en plenitud que equivale a la Ecología Integral que nos propone el Papa Francisco en Laudatio Sí, porque materializa la convivencia y la vida digna, sana, solidaria, sin excesos, sin carencias, sin apuros ni angustias, para todos y todas, ahora y en el futuro.
El Vivir Bien/Buen Vivir implica un contrato o compromiso vinculante con la Pachamama/Madre Tierra y se sustenta en estos principios: i) la complementariedad, que reconoce coexistencias entre distintos priorizando los consensos; ii) la reciprocidad o capacidad de corresponder proporcionalmente las solidaridades; iii) la integridad, que se define como exigencia de equidad, inclusión e igualdad en la diversidad; y iv) el equilibrio, que busca la superación de las asimetrías, rompiendo las distancias y brechas con normas que velan por la justicia, la relación fraterna, el reconocimiento afectivo, solidario y amistoso entre personas, sociedades, naturaleza y cosmos.
Es un proceso sustentado en la interculturalidad que no se detiene en el (re)conocimiento de los otros, sino que avanza hacia una nueva situación dinamizando interacciones entre personas y culturas diferentes para superar las asimetrías bajo condiciones de respeto e igualdad. Esto requiere sociedades ecuménicas y Estados Plurinacionales donde todos y todas tengamos cabida en similares condiciones para el pleno ejercicio de los derechos.
Comunicación para la vida en plenitud
Si el Vivir Bien/Buen Vivir es una respuesta a la deshumanización capitalista, (neo)colonial, patriarcal, depredadora y desarrollista, la Comunicación para el Vivir Bien/Buen Vivir es la respuesta a la funcionalización de los procesos de comunicación a estos sistemas, contraponiendo otra comunicación desde las prácticas colaborativas e inclusivas. No es posible pensar una nueva civilización con sistemas comunicacionales identificados con el (neo)difusionismo y sus medios secuestrados por un sentido empresarial-utilitario de la libertad de expresión, que sobredimensionan al individuo opacando las diversidades, banalizando la vida, fomentando el culto al miedo y la desconfianza, y sosteniendo guerras mediáticas que agreden la vida.
En anterior trabajo (3) afirmamos que la Comunicación para el Vivir Bien/Buen Vivir (expresión contemporánea de la Comunicación Popular) consiste en 1) saber escuchar; 2) saber compartir; 3) saber vivir en armonía; y 4) saber soñar; o lo que es lo mismo: escuchar para hablar; saber lo que se habla; y refrendar las palabras con los actos (4). Y para operativizarla sugerimos una metodología que por sus características inclusivas de las sociedades y culturas es básicamente participativa; por su aporte a la armonización de las sociedades con la naturaleza y el cosmos es fundamentalmente educativa; y por su orientación política es irreversiblemente popular. Tiene una lógica metodológica "tetraléctica", con estos momentos en la construcción de "sentipensamientos": "sentir/pensar - decidir/actuar - volver/convivir - celebrar/esperanzar".
Esta propuesta de comunicación reivindica la utopía de un Nuevo Orden Mundial de la Información y la Comunicación en la sociedad del Vivir Bien/Buen Vivir, trabajando por estrategias multidiscursivas por todos los medios posibles; la integración o fortalecimiento de las redes de comunicación educativa y evangelizadora; la construcción de Políticas Plurinacionales de Comunicación; y el Derecho a la Comunicación para aportar a un mundo nuevo con aspiraciones, normas y medidas concretas de propiedad, infraestructura acceso y democratización de la palabra.
Quito, diciembre de 2015

* Sociólogo y comunicólogo boliviano. Ex Secretario General de la Comunidad Andina - CAN. Ha sido Secretario Ejecutivo de la OCLACC (actualmente SIGNIS ALC).

Artículo publicado en el Boletín Punto de Encuentro, diciembre 2015

-----

Notas:

1.  En lengua Kuná, Panamá, Abya Yala significa tierra noble que acoge a todos, y es el nombre con el que los pueblos originarios identifican el continente latinoamericano y caribeño.

2. En un listado de estas experiencias, que debe ser completado con otras que sin duda existen en otras regiones, podemos mencionar el Suma Qamaña aymara; el Sumak Kausay quichua/quechua; el Wacha´lal maya; el Tekó Kaví guaraní y el Lekil Kuxlejal tsotsil y tzeltal chiapacanecos.
3. Contreras Baspineiro, Adalid, Sentipensamientos. De la comunicación para el desarrollo a la comunicación para el vivir bien, UASB, Quito, 2014.
4. Conversa del mundo entre Silvia Rivera Cusicanqui y Boaventura de Sousa Santos, en el Hotel Allkamari, Valle de las Ánimas, La Paz, Bolivia, el 16 de octubre de 2013. Publicado el 12 de marzo de 2014 en http://alice.ces.uc.pt/news/p:2753

 

Camino de la Pascua, en nuestro Ecuador

"...la paz esté con ustedes... y reciban el Espíritu Santo" (Jn 20,21.22)

Queridos hermanos y hermanas:
Nuestro éxodo hacia la Pascua en este año 2008, acompañando a Jesús camino del Calvario y de la Resurrección, viene enmarcado por nuevos rostros sufrientes de Cristo: los que provienen de las catástrofes naturales de los volcanes e inundaciones, y los que proceden de las catástrofes morales que han salpicado nuestra frontera norte por sus dos lados.

Todo lo que concierne al dolor de la humanidad nos concierne también a nosotros. De una manera clara y exigente nos lo acaban de recordar nuestros pastores ecuatorianos en sus cartas. También "Aparecida" hace un llamamiento a los consagrados y consagradas "a hacer de sus lugares de presencia, de su vida fraterna en comunión y de sus obras, espacios de anuncio explícito del Evangelio, principalmente a los más pobres... " (DA 218).

La Junta Directiva Nacional de la CER asume esta misión, especialmente entre los empobrecidos hoy por la inadecuación injusta de nuestras estructuras físicas y sociales para prevenir los desastres, así como por la violencia y la mentira que siembran la muerte en nombre de la seguridad, olvidando que el fin no justifica los medios.

La significatividad de nuestra Vida Religiosa en esta coyuntura, nos desafía, entre otras cosas, a manifestar, en nuestra vida comunitaria y en nuestra praxis pastoral, una preocupación verdadera por los últimos y excluidos, ya sea viendo la realidad desde su óptica, o promoviendo estructuras que los amparen en situaciones de riesgo. Esto puede implicar, además, la renuncia a buscar mejoras en nuestras estructuras (de alguna manera, privilegiadas) para hacer posible y mejorar las de los más pobres.

Estamos llamadas/os a visibilizar de manera creíble el Reino con relaciones interpersonales (comunitarias y pastorales), vividas en diálogo auténtico -sobre todo en casos de conflicto- poniéndonos en el lugar y la piel del otro, en oposición valiente a todo tipo de violencia, para que triunfen la ternura y la bondad.

El seguimiento de Jesús, "camino de la Vida pasando por la Cruz", tiene que hacerse real y verdadero en nuestra solidaridad con las víctimas del "agua" (de la costa) y del "fuego" (del volcán y la violencia) que siembran muerte y dolor en nuestra Patria, y han de convertirse en río y purificación de la "Pascua de la Vida y la Fertilidad".

La generosa entrega de recursos materiales y personales con la gente que sufre, así como la oración confiada no-violenta, son expresiones muy concretas de una Vida Religiosa místico-profética que mira a Dios con los ojos del "herido en el camino" y mira a los damnificados con los ojos misericordiosos y martiriales del Dios Crucificado que triunfa sobre la violenta muerte y la impotente exclusión, para dar a todos "vida y vida en abundancia" (Jn 10,10) y para que "participen de mi alegría y su alegría sea completa" (Jn 15,11)

Invitamos a seguir orando por las personas que están sufriendo por estas y otras situaciones, especialmente en la "hora santa" del Jueves Santo y en la "noche santa" de la Vigilia Pascual. Y continuamos buscando modos y recursos para la solidaridad efectiva con los damnificados, porque "mi Padre recibe gloria cuando producen fruto en abundancia, y se manifiestan como discípulos míos" (Jn 15,8).

Un abrazo fraterno

Junta Directiva Nacional de la Conferencia Ecuatoriana de Religiosos, CER

Cargar con la Cruz

José Antonio Pagola

Lo que nos hace cristianos es seguir a Jesús. Nada más. Este seguimiento a Jesús no es algo teórico o abstracto. Significa seguir sus pasos, comprometernos como él a «humanizar la vida», y vivir así contribuyendo a que, poco a poco, se vaya haciendo realidad su proyecto de un mundo donde reine Dios y su justicia.

Esto quiere decir que los seguidores de Jesús estamos llamados a poner verdad donde hay mentira, a introducir justicia donde hay abusos y crueldad con los más débiles, a reclamar compasión donde hay indiferencia y pasividad ante los que sufren. Y esto exige construir comunidades donde se viva con el proyecto de Jesús, con su espíritu y sus actitudes.

Seguir así a Jesús trae consigo, más tarde o más temprano, conflictos, problemas y sufrimiento. Hay que estar dispuesto a cargar con las reacciones y resistencias de quienes, por una razón u otra, no buscan un mundo más humano, tal como lo quiere ese Dios revelado en Jesús. Quieren otra cosa.

Los evangelios han conservado una llamada realista de Jesús a sus seguidores. Lo escandaloso de la imagen sólo puede provenir de él: «Si alguno quiere venir detrás de mí... cargue sobre las espaldas su cruz y sígame». Jesús no los engaña. Si le siguen de verdad, tendrán que compartir su destino. Terminarán como él. Esa será la mejor prueba de que su seguimiento es fiel.

Seguir a Jesús es una tarea apasionante: es difícil imaginar una vida más digna y noble. Pero tiene un precio. Para seguir a Jesús, es importante «hacer»: hacer un mundo más justo y más humano; hacer una Iglesia más fiel a Jesús y más coherente con el evangelio. Sin embargo, es tan importante o más «padecer»: padecer por un mundo más digno; padecer por una Iglesia más evangélica.

Al final de su vida, el teólogo K. Rahner escribió así: «Creo que ser cristiano es la tarea más sencilla, la más simple y, a la vez, aquella pesada «carga ligera» de que habla el evangelio. Cuando uno carga con ella, ella carga con uno, y cuanto más tiempo viva uno, tanto más pesada y más ligera llegará a ser. Al final sólo queda el misterio. Pero es el misterio de Jesús».

Carmen Aristegui, libertad de expresión y dictadura en México

Carmen AristeguiEl domingo 15 de Marzo fue despedida de la empresa MVS la periodista mexicana Carmen Aristegui. Una de las pocas voces inteligentes y críticas que tenemos en los medios informativos abiertos de nuestro país.

He escuchado casi todas las mañanas, camino a la universidad, el noticiero que ella dirigía. Y aunque me parece que el noticiero estaba demasiado centrado en su persona (una especie de egocentrismo), sin embargo -ella y su equipo de colaboradores- eran uno de los pocos espacios de análisis serio y critico que existían en nuestro país.

¿Cuál fue la causa de su despido? Todos los sabemos. Haberse metido con los grandes políticos corruptos que tenemos en México. Gracias a ella nos enteramos del burdel que había hecho en la misma sede del PRI el Sr. Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre; Gracias a ella el mundo entero supo sobre la existencia de la famosa "casa blanca", que la actriz y primera dama Angélica Rivera, supuestamente había comprado con su dinero; Gracias a ella nos mantuvimos informados sobre los acontecimientos ligados a la desaparición de los 43 normalistas.

Es lamentable lo que vivimos ahora en México. Al perder la libertad de expresión se silencia la dignidad del pueblo. Porque la verdadera libertad de expresión no consiste en que nuestros (falsos) cómicos digan las babosadas de albures que se les ocurran en la televisión, ni que los narco-corridos exalten las vidas de los narcos sin que se les censure; la verdadera libertad de expresión es permitir que haya espacios de debate publico abiertos en un país.Ya decía Jesucristo: "La verdad os hará libres". Un país en el que no se pueda decir la verdad (en los noticieros, escuelas, iglesias, etc.) es un país atado, sometido, engañado, en cautiverio. Con este despido no es sólo a Carmen Aristegui a quien se le han violado sus derechos sino a todos los mexicanos.

¿Cuál es el futuro inmediato que vislumbro en México? El recrudecimiento de la tiranía. El montaje cada vez más rápido de una dictadura en nuestro país. El presidente acaba de nombrar un nuevo secretario de comunicación social porque sabe que necesita una nueva imagen (el PRI todo lo maneja a partir de imagen, maquillaje, mascaras). El país se les está yendo de las manos. Que no nos extrañe una programación cada vez más idiotizadora por parte de Televisa y TV Azteca; que no nos extrañe que dentro de poco nos anuncien que mi amigo el P. Alejandro Solalinde, o el obispo Raúl Vera, o alguno de los defensores de México, ha sufrido un "accidente" y que ha fallecido. Vivimos momentos difíciles. Por el momento espero que se haga un boicot masivo a la empresa MVS y que Carmen Aristegui pueda ser recontratada en un espacio de gran difusión en nuestro país, ¿por qué no radio UNAM por ejemplo? Y finalmente pido a Dios que la Iglesia mexicana aproveche estos momentos privilegiados para acompañar a su pueblo, a ejemplo de ese gran comunicador social que fue Mons. Oscar Arnulfo Romero, ya a unos días de ser beatificado.

Gracias Carmen por tu ejemplo de mujer mexicana, valiente y veraz. ¡Que Dios te siga bendiciendo!

Francisco Xavier Sánchez

Tomado de El Observador

 

Carta a una anciana

Frei Betto*

Para Nina Garcia Alencar

¿Por qué te trato con familiaridad? Porque tú me conoces íntimamente: mi nombre es Vejez. Es muy cierto que muchas personas de edad avanzada se sienten afligidas, incluso humilladas, al acercarse a mí. Como si la Vejez fuera un mal que debe ser evitado.

No se conforman con la progresiva e irrefrenable degradación del organismo: la audición reducida, las restricciones alimenticias, la movilidad disminuida, el uso de bastón, etc. Por eso hasta se niegan a pronunciar mi nombre. Olvidan que a la decadencia del cuerpo debiera corresponder la preeminencia del espíritu. Pero la vida enseña que no se recoge lo que no se sembró.

Ya no es adecuado llamar vieja a una persona. Se inventan eufemismos, como si la recubierta del pastel modificara el sabor del relleno: tercera edad, edad mejor, dign/idad... Pero si queremos encarar la realidad sugiero "eterna edad", puesto que los viejos están más cercanos a ella.

Aterrorizadas por la certeza de que un día serán viejas, y engañadas por la búsqueda ilusoria de la inmortalidad, muchas personas, respaldadas por los simulacros científicos que prometen una perenne juventud, se esfuerzan al máximo por evitar el encuentro conmigo. Tragan pastillas que prometen reducir el desgaste de las células, se hacen cirugías plásticas, pasan horas acicalando el cuerpo. Y todavía hacen el ridículo de considerarse jóvenes, de adoptar el vocabulario de jóvenes, de frecuentar las fiestas de jóvenes. ¡Qué triste resulta ver a una anciana de 70 años imitando a una mocita de 20! Una peluca en la cabeza queda bien, pero en el alma... Nina, sé que tu vida valió la pena: la familia, la fe, las flores de tu preferencia, la sabiduría de permanecer en una ciudad del interior y no haber acompañado a tus hijos en el éxodo a las metrópolis.

¿Qué es lo que te hace longeva? ¿Lo que te permite celebrar 95 saludables años sin haber recurrido a ninguno de esos artificios? La paz del espíritu. Tú escogiste cultivar bienes infinitos, los que se guardan en el corazón, y no bienes finitos, los que envanecen sin saciar nunca la sed de Absoluto. Tú escogiste la amorosa maravilla de la cotidianidad, esas menudencias que como bolitas de cristal colorean la línea de la felicidad: la oración, el frecuentar la iglesia, las reuniones con las amigas, la ayuda a los pobres, el cuidado de la casa y, en el crepúsculo de la vida, el darse el derecho a espiar el mundo a través de las ventanas de los libros, de los periódicos, de la televisión.

Sueño con el día en que las mujeres descubran que el auge de la belleza reside en encontrarme a mí, la Vejez. Esa belleza enmarcada por las arrugas de la intensidad de la vida y por los cabellos blancos, cimentada en la sabiduría del espíritu, en la capacidad de relativizar tantas cosas que los más jóvenes enfrentan como absolutas. Belleza de quien ya no recurre a artificios exteriores para enmascarar la vanidad; basta con la sonrisa luminosa, la delicadeza de los gestos, el don de recogerse en silencio a pesar de que, alrededor, todos se quiten la palabra a gritos.

Tú bien sabes, Nina, que estar conmigo es experimentar algo que, cada vez más, pocos conocen: la serenidad. Una persona se vuelve serena cuando se da cuenta de que vive en un palacio de innumerables estancias -la vida-, pero no siente el menor afán por recorrerlas, perdió toda curiosidad en relación a ellas. Le basta con un cuartito acogedor donde sus plantas reciban un poco de sol.

Nina, ¡recibe mi afectuoso abrazo de feliz edad! Acepta mi compañía sin ninguna ansiedad ante los designios de Dios. Él te recogerá de esta vida como un jardinero su flor, en el momento oportuno. Entonces sí, descubrirás que, al otro lado, la vida es tierna.

Con el cariño de tu compañera, Vejez.

Frei Betto es escritor, autor de "El arte de sembrar estrellas", entre otros libros.

QUIÉN ES FREI BETTO

El escritor brasileño Frei Betto es un fraile dominico. conocido internacionalmente como teólogo de la liberación. Autor de 53 libros de diversos géneros literarios -novela, ensayo, policíaco, memorias, infantiles y juveniles, y de tema religioso en dos acasiones- en 1985 y en el 2005 fue premiado con el Jabuti, el premio literario más importante del país. En 1986 fue elegido Intelectual del Año por la Unión Brasileña de Escritores.

Asesor de movimientos sociales, camo las Comunidades Eclesiales de Base y el Movimiento de Trabajadores Rurales sin Tierra, participa activamente en la vida política del Brasil en los últimos 45 años. En los años 2003 y 2004 fue asesor especial del Presidente Luiz Inácio Lula da Silva y coordinador de Movilización Social del Programa Hambre Cero.

Traducción de J.L.Burguet


Copyright 2009 - Frei Betto - Se prohíbe la reproducción de
este artículo por cualquier medio, electrónico o impreso, sin
autorización. Agencia Literaria MHP.
mhpal@terra.com.br 

Carta abierta al Presidente Barack Hussein Obama

Adolfo Pérez Esquivel

¡Escucha el clamor de los pueblos!

La situación en Siria es preocupante y una vez más los EE.UU., erigiéndose en gendarme del mundo, pretende invadir Siria en nombre de la "Libertad" y los "derechos humanos".

Tu predecesor George W. Bush en su locura mesiánica supo instrumentalizar el fundamentalismo religioso para llevar a cabo las guerras mesiánicas en Afganistán e Irak. Cuando declaraba que conversaba con Dios, y Dios le decía que tenía que atacar a Irak, lo hacía porque era dictamen de Dios exportar la "libertad" al mundo.

Tú has hablado, con motivo de los 50 años de la muerte del Reverendo Luther King, también Premio Nobel de la Paz, de la necesidad de completar el "Sueño" de la mesa compartida, de quien fuera la más significativa expresión de lucha por los derechos civiles contra el racismo en la primera democracia esclavista del mundo. Luther King fue un hombre que dio su vida para dar vida, y por eso es un mártir de nuestro tiempo. Lo mataron después de la Marcha sobre Washington porque amenazaba con desobediencia civil a seguir siendo cómplices de la guerra imperialista contra el pueblo de Vietnam. ¿Realmente crees que invadir militarmente a otro pueblo es aportar a ese sueño?

Armar rebeldes para luego autorizar la intervención de la OTAN, no es algo nuevo por parte de tu país y tus aliados. Tampoco es nuevo que EE.UU. pretenda invadir países acusándolos de posesión de armas de destrucción masiva, que en el caso de Irak resultó no ser cierto. Tu país ha apoyado el régimen de Saddam Hussein que utilizó armas químicas para aniquilar a la población kurda y contra la Revolución Iraní y no hizo nada para sancionarlo porque en ese momento eran aliados. Sin embargo ahora pretenden invadir Siria sin siquiera saber los resultados de las investigaciones que está haciendo la ONU por autorización del mismo gobierno Sirio. Ciertamente que el uso de las armas químicas es inmoral y condenable, pero tu gobierno no tiene autoridad moral alguna para justificar una intervención.

El Secretario General de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, expresó que un ataque militar en Siria podría empeorar el conflicto.

Mi país, la Argentina, que se encuentra ejerciendo la Presidencia del Consejo de Seguridad de la ONU, ha hecho pública su posición contra una intervención militar extranjera en la República Siria negándose a ser "cómplice de nuevas muertes".

El Papa Francisco también llamó a globalizar el pedido de paz y decretó una jornada de ayuno y oración en contra de la guerra para el día 7 de septiembre, a la cual nos adherimos.

Hasta tu histórico aliado, Gran Bretaña, se ha negado (al menos de momento) a ser parte de la invasión.

Tu país está transformando la "Primavera Árabe" en el infierno de la OTAN, provocando guerras en el Medio Oriente y desatando la rapiña de las corporaciones internacionales. La invasión que pretendes llevará a más violencia y más muertes, así como a la desestabilización de Siria y de la región. ¿Con qué objetivo? El lúcido analista, Robert Fisk, ha precisado que el objetivo es Irán y postergar la concreción del estado palestino, no es la indignación que producen la muerte de cientos de niños sirios lo que los motiva a ustedes a intervenir militarmente. Y justamente cuando ha triunfado en Irán un gobierno moderado, donde se podría tratar de contribuir a lograr escenarios de negociaci&oa cute;n pacífica a los conflictos existentes. Esa política será suicida de tu parte y de tu país.

Siria necesita una solución política, no militar. La comunidad internacional debe dar su apoyo a las organizaciones sociales que buscan la paz. El pueblo sirio, como cualquier otro, tiene derecho a su autodeterminación y a definir su propio proceso democrático y debemos ayudar en lo que nos necesiten.

Obama, tu país no tiene autoridad moral, ni legitimidad, ni legalidad para invadir Siria ni ningún otro país. Mucho menos luego de haber asesinado 220.000 personas en Japón lanzando bombas de destrucción masiva.

Ningún congresal del parlamento de Estados Unidos puede legitimar lo ilegitimable, ni legalizar lo ilegalizable. En especial teniendo en cuenta lo que dijo hace unos días el ex presidente norteamericano James Carter: "EE.UU. no tiene una democracia que funcione".

Las escuchas ilegales que realiza tu gobierno al pueblo norteamericano parecen no ser del todo eficientes, porque según una encuesta pública de Reuters (http://www.reuters.com/article/2013/08/25/us-syria-crisis-usa-poll-idUSB...), el 60% de los estadounidenses se oponen a la invasión que quieres llevar a cabo.

Por eso te pregunto Obama ¿A quién obedeces?

Tu gobierno se ha convertido en un peligro para el equilibrio internacional y para el propio pueblo estadounidense. EE.UU. se ha vuelto un país que no puede dejar de exportar muerte para mantener su economía y poderío. Nosotros no dejaremos de intentar impedirlo.

Yo estuve en Irak luego de los bombardeos que realizó EE.UU. en la década de los 90's, antes de la invasión que derrocó a Sadham Hussein. Ví un refugio lleno de niños y mujeres asesinados por misiles teledirigidos. "Daños colaterales" los llaman Uds.

Los pueblos están diciendo ¡BASTA! a las guerras. La humanidad reclama la Paz y el derecho a vivir en libertad. Los pueblos quieren transformar las armas en arados, y el camino para lograrlo es "DESARMAR LAS CONCIENCIAS ARMADAS".

Obama, nunca olvides que siempre recogemos los frutos de lo que sembramos. Cualquier ser humano debería sembrar paz y humanidad, más aún un Premio Nobel de la Paz. Espero que no termines convirtiendo el "sueño de fraternidad" que anhelaba Luther King en una pesadilla para los pueblos y la humanidad.

Recibe el saludo de Paz y Bien

Adolfo Pérez Esquivel
Premio Nobel de la Paz

 

Casa Blanca, Presidente negro

Frei Betto

 A partir del próximo 20 de enero Barak Obama, hijo de padre africano y madre usamericana, va a ocupar, al menos por cuatro años, la silla presidencial de la Casa Blanca.

En una nación profundamente marcada por el racismo como los Estados Unidos, este sueño se volvió realidad gracias a la valiente actitud, en 1955, de Rosa Parks. Costurera, militante del Movimiento Negro, a sus 42 años, el 10 de diciembre de 1955, Rosa entró a un autobús en Montgomey, Alabama, y ocupó el único asiento vacío. Poco después subió un hombre blanco, que le exigió levantarse para sentarse él. Todos en Alabama conocían la ley: en el transporte público los blancos tenían preferencia sobre los negros. Rosa hizo como Antígona y, entre la ley y la justicia, escogió esta última, y se mantuvo sentada.

Apresada, fue liberada tras pagar una multa. Quedó desempleada y tuvo amenazas de muerte, que la obligaron a mudarse a Detroit. En una entrevista afirmó: "La verdadera razón de que no haya cedido mi asiento en el autobús fue porque sentí que tenía el derecho a ser tratada como cualquier otro pasajero". Luego, su actitud solitaria se volvió solidaria. Un joven pastor de la Iglesia Bautista, Martin Luther King Jr., indujo a sus fieles negros a seguir su ejemplo. En Alabama la población negra boicoteó el transporte público durante más de un año, hasta que se quitó la ley racista. Rosa había encendido la luz de la causa usamericana por los derechos civiles y contra el apartheid. Por todas partes los negros se sumaron a la desobediencia civil y repetían: "Soy negro y me enorgullezco de ello".

Rosa no vivió lo suficiente como para participar en la toma de posesión de Obama. Murió a los 92 años. En su homenaje la empresa de computadores Apple grabó en su logotipo de marca de su sitio Piensa diferente y abajo "Rosa Parks (1913-2005)".

Algo nuevo se está dando en el continente americano: las élites económicas ya no coinciden con las políticas. Lula en Brasil, Morales en Bolivia, Chaves en Venezuela, Correa en Ecuador, Lugo en Paraguay y ahora Obama en los Estados Unidos, se desmarcan completamente del DNA de las tradicionales oligarquías políticas del Continente. Señal de que la democracia virtual está seriamente amenazada por la democracia real, multicultural, sobre todo ahora que la crisis del capitalismo echa por tierra el dogma de la autorregulación del mercado y llama a la intervención del Estado.

Obama es todo cuanto merece el desprecio de los WASP, sigla americana que significa "blanco, anglo-sajón y protestante", marca de la sección racista de la élite de los Estados Unidos.

Ya en la década de los 80 parecía escapar al control cuando Jesse Jackson, también negro, se postuló a la presidencia, en 1984 y 1988. Además el lenguaje, como diría Freud, revela significados que sobrepasan la etimología. Muchos se refieren a Obama como ‘afroamericano'. Nadie llamó nunca a Bush ‘euroamericano', ni ‘iberoamericano' a cualquiera de nosotros, blancos, descendientes de los españoles y portugueses que colonizaron América Latina.

Hablando de palabras, una que es necesario pierda espacio en nuestros diccionarios y en nuestro vocabulario es ‘raza' aplicada a seres humanos. Según la biología dicha palabra no existe. Solamente hay la especie humana.

Nuestras individualidades e identidades no son construidas a partir de la pigmentación epidérmica sino de la multidimensionalidad de nuestra interacción social. Por lo mismo no tiene sentido hablar del Estatuto de la Igualdad Racial o de la Secretaría Especial de Política de Promoción de la Igualdad Racial.

Necesitamos construir una sociedad y una cultura no racistas. Como afirma el científico Sergio Danilo Pena acerca del Proyecto Genoma Humano: "Un pensamiento reconfortante es que, ciertamente, la humanidad del futuro no creerá en razas más de lo que nosotros creemos en la brujería. Y del racismo se hablará en el futuro como una abominación histórica pasajera, de igual modo que percibimos hoy el disparate que fue la persecución a las brujas".

Obama puede manifestarse como una caja de sorpresas. Pero es gratificante verlo, así como a Louis Hamilton, campeón de Fórmula 1, sobresalir en un universo monopolizado hasta ahora por los blancos.

Chile. En nombre de Dios: ¡Basta de represión!

Represión ChileChile, 02 sep 12 (OCLACC).- Escrito por Pbro. Eugenio Pizarro Poblete: El pueblo, que es el soberano, tiene todo el derecho de manifestar pacíficamente su discenso. La represión brutal de carabineros en marcha de estudiantes es mucho más grave de lo que ha manifestado el oficialismo.

¡NO MÁS TORTURAS Y VEJÁMENES! ¡ES UNA VIOLACIÓN AL TEMPLO DE DIOS!

Si bien es cierto nunca he creído en democracia chilena desde 1973, tengo que decir que lo sucedido es propio de la dictadura misma.
Condeno tajantemente actuación de carabineros en marchas estudiantiles. Condeno a los últimos responsables. Creo que hay que pedir renuncia a Ministro de Interior y Director General de Carabineros.

No hay democracia en Chile. Chile está enfermo por una instucionalidad ilegítima. La comenzó legitimando a sangre y fuego Pinochet.

Se fue el dictador pero ha quedado un sistema institucional dictatorial. Los Políticos y sus Gobiernos, desde hace más de 20 años hasta hoy, han seguido "legitimando" lo ilegítimo. Es una situación "militarizada" y es un Chile enfermo institucionalmente, y así, no tienen validez y ninguna autoridad moral cualquier tipo de Elecciones: las de este año y los candidateos de Diputados, Senadores y de Presidentes del próximo año. ¡Todo es mentirse a sí mismo! ¡Es una pérdida de tiempo! ¡Chile nos urge! ¡Eso, Chile es lo que importa!

La movilización estudiantil, muestra mucho más, nos está demostrando el agotamiento institucional y el cansancio del pueblo chileno. No sólo éste debe ser demostrado por Movimiento Estudiantil. Chile entero debe demandar Asamblea Constituyente elegida democráticamente. Hay que Plebiscitar a la brevedad UNA NUEVA CONSTITUCIÓN y borrar cualquier vestigio de dictadura. Éste es un camino y rumbo de recuperación de Chile. ¡No más mentiras! Se le ha mentido al pueblo desde sus luchas pro democracia hasta hoy. Hablo de mentira objetiva.

Es mentirosa la Reforma Tributaria para solucionar demanda estudiantil. Y no se puede evadir camino y rumbo de recuperación del país, concentrándose en una sola y engañosa respuesta a estudiantes con mezquina Reforma Tributaria.¡Qué lo digan los grandes empresarios y qué lo digan las 4 o 5 familias más ricas de Chile! Un solo ejemplo: un trabajador de un sueldo mínimo de 193 mil pesos, para equiparar lo que hoy tiene en dinero la 4ª familia más rica de Chile, tendría que trabajar 28 mil 894 años. Esta es la mentira escandalosa de Chile. El problema no es sólo de Educación. Éste esconde un profundo y radical cambio de la institucionalidad socio-política-económica-jurídica-cultural, etc.

Después de todo, Chile necesita un Estado y un Gobierno que vele por el Bien Común y no por el bien privado y de las grandes empresas de privados chilenos y extranjeros (trasnacionales y multinacionales), sosteniendo una inmoral economía que conduce al "pecado social" que daña a "millones que piden a sus pastores una liberación que no les llega de ninguna parte" (Medellín).

Chile es posible. "SOLO LA VERDAD NOS HARÁ LIBRES".

Con amor y solidaridad con estudiantes; con amor a Chile y su destino; un grito personal y ciudadano, de un cristiano sacerdote y chileno.

Fuente: Redes Cristianas

Chávez: 21 años de vida pública

Alexander HernándezAlexander Hernández*
Los venezolanos lo vimos por primera vez un 4 de febrero de 1992, cuando después del fallido golpe de estado contra el presidente Carlos Andrés Pérez, salía por la televisión aún vestido de militar y con su boina de paracaidista, estaba detenido. Desde aquel momento su frase "por ahora", quedó resonando en las mentes de quienes escuchamos y vimos aquella transmisión.
Dos años en prisión y cierto silencio, luego el recorrido por el país en un pequeño Volkswagen escarabajo, marcaron el inicio de su actividad de cara a la presidencia de la república por la vía electoral. Un Chávez atlético, incansable, madrugador y con un pico de oro, de esos que llegan especialmente a los sectores más empobrecidos lo convirtieron rápidamente en un nuevo líder, caudillo, padre.
Los 21 años de su carrera política abierta y pública estuvieron marcados por la polémica, el amor y el odio. Desde 1998, cuando asume por primera vez la presidencia le tocará asumir graves crisis, un golpe de estado y un paro de la industria petrolera (2002), pese a ello, sobrevivió y resurgió con más fuerza.
Pero gobernar países como Venezuela, no es tarea fácil, teniendo en el patio a una de las potencias del mundo como Estados Unidos y una dirigencia política más interesada en los beneficios personales que en el desarrollo del país. Chávez desde entonces gobernó con pasión, algunos cercanos dicen que sin descanso, de día y de noche. Sembró la semilla de la política, del debate, aunque en muchos casos también de la intolerancia y la división. Gracias a él se promovió la lectura en el país, siempre con un libro debajo del brazo, una cita o con acciones, como la de aquella vez, que se acercó al presidente Barack Obama y le regaló el libro Las Venas Abiertas de América Latina, del escritor uruguayo Eduardo Galeano.
Recuerdo también cuando pegado a la Pantalla de la televisión lo vimos saliendo del Palacio Presidencial en abril de 2002, cuando el golpe de estado de 48 horas y su insólito regreso. Tampoco podemos olvidar aquel olor a azufre que sintió, cuando intervino en la ONU, después de la intervención del presidente de los Estado Unidos.
Son cientos de imágenes, sonidos y acciones que Chávez ha generado a lo largo de estos 21 años de su vida pública y que se encuentran incrustados en la memoria de los venezolanos y de muchos latinoamericanos. Tal vez, sería un buen ejercicio hacer memoria y ver que recordamos cada uno.
Pero las cosas del decir a veces no coinciden con las del hacer. El líder se hizo grande y el proceso interno de su partido y de su gestión, no siempre aguantó y movilizó eficientemente las tareas encomendadas. Esa fue una de sus últimas preocupaciones cuando ganó las elecciones de 2012, no solo se trataba de hablar bien, sino también de hacer las cosas bien.
Venezuela vive un momento importante, proseguir el camino democrático sin la presencia física del comandante. Los dos líderes principales del Partido Socialista Unido de Venezuela, Diosdado Cabello y Nicolás Maduro, deben retomar de manera prioritaria las tres R, que siempre recordaba Hugo Chávez, "rectificación, revisión y reimpulso" o de lo contrario tendrán que abrir paso, dentro de poco, a nuevos liderazgos.

* Alexander Hernández, periodista venezolano, doctorando en Comunicación Social, en la Universitat Rovira i Virgili, en Tarragona, España

 

Clima de violencia

Washington UrangaPor Washington Uranga.- Si bien las encuestas no siempre han sido confiables, sirven por lo menos para tener una referencia acerca de los temas que preocupan a los ciudadanos. Según varias de estas fuentes la "inseguridad" ya no está en el primer plano de las inquietudes de los argentinos. El tema ha sido desplazado por la economía o, para ser más preciso, por el desasosiego y el temor que genera el futuro económico del país con las consecuencias que ello tiene para la vida cotidiana de las personas.

A propósito de lo anterior valen dos acotaciones. La preocupación por los problemas económicos afectó el alto nivel de aceptación de la gestión de gobierno y del presidente Mauricio Macri en sus primeros días, pero todavía conserva una elevada imagen. Quizás haya que concluir que el relato oficial que pretende validar todo lo que hace en la "pesada herencia" aún arroja resultados positivos a su favor. El segundo comentario, en este caso referido a la desaparición de la inseguridad como tema del centro de las angustias argentinas, está directamente relacionado con el aporte que el sistema masivo de medios viene haciendo en el último tiempo para sacar estos asuntos de la primera plana. Tarea exactamente inversa a la realizada durante los meses anteriores a las elecciones nacionales del año pasado, cuando cada titular insistía sobre el desamparo de los argentinos frente a los "innumerables" hechos de violencia.

¿Desaparecieron la violencia y la inseguridad desde el 10 de diciembre último?

Está claro que no y a lo ya conocido hay que agregar nuevas causas. Basta repasar los acontecimientos, rastrear en información que no aparece reflejada en los medios de mayor alcance y registrar las muchas denuncias que solo logran eco en circuitos muy reducidos o en redes sociales, pero no logran traspasar el blindaje mediático construido en torno de la gestión macrista.

Y no se trata tan solo de violencia física o de atentados a la integridad de las personas, sino también y sobre todo de violencias simbólicas que surgen de agresiones, omisiones, indiferencias o maltratos evidentes que, en no pocos casos, emergen de los espacios institucionales. Los despidos masivos y sin causa son hechos de violencia institucional; lo mismo puede decirse de los calificativos usados por determinados funcionarios para denigrar o estigmatizar a los cesanteados. También la forma como algunos que ahora están en el gobierno borran con el codo, sin ni siquiera ruborizarse, lo que sostuvieron hace pocos meses (véase tanto afirmaciones como promesas de campaña). Es violento que la titular de la Oficina Anticorrupción, Laura Alonso, diga ahora que cuando criticó con saña el acuerdo de confidencialidad celebrado entre YPF y Chevron por el gobierno anterior "no tenía información" y que hoy "cambió de posición". Algo similar puede decirse respecto del jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, que mantiene en su cargo a Darío Lopérfido a pesar de sus dichos y de su muy tibio pedido de disculpas en relación a los desaparecidos durante la dictadura militar.

Es violento el ministro Alfonso Prat-Gay cuando apelando a la "responsabilidad" extorsiona a los dirigentes gremiales para que elijan entre la preservación de los puestos de trabajo y la recomposición salarial. O cuando pretende justificar los despidos en el Estado bajo la acusación de la "militancia" como si la acción política fuese una actividad ilegal condenada por la Constitución y las leyes.

A todo lo anterior habría que sumar: a) en la madrugada del sábado anterior, un local de agrupación La Cámpora de Mar del Plata fue atacado por cinco balazos provenientes de un arma de guerra, según demostraron los peritajes posteriores; b) en Villa Crespo, en la capital, el mismo sábado un local de Nuevo Encuentro que se estaba inaugurando fue tiroteado con balas de plomo mientras se realizaba el acto; c) en Santiago del Estero docentes que se manifestaban fueron reprimidos y dos de ellos detenidos; d) en el Bajo Flores una murga de niños fue agredida por personal de Gendarmería; e) trabajadores de Menoyo fueron hostilizados y atacados por una patota mandada por la patronal; f) en La Plata se utilizaron las polémicas pistolas Taser contra auxiliares de educación (porteras y cocineras de escuelas); g) en Quilmes un grupo de niños que estaba haciendo una batucada fueron amedrentados por la policía. La lista es más extensa. Existen muchos casos similares que, salvo honrosísimas excepciones, son ocultados por la "cadena privada de medios de comunicación oficialistas".

Simultáneamente el discurso oficial habilita (¿alienta?) para que las fuerzas de seguridad se sientan respaldadas y con atribuciones para requisar, indagar y hostigar a los ciudadanos sin ninguna razón aparente o simplemente utilizando el criterio conocido como "portación de rostro". Lo que antes estuvo contenido por una política pública de seguridad ciudadana desde una perspectiva de derechos, hoy parece avalado por otra política pública que apunta en sentido contrario.

Dentro del clima de violencia no se puede dejar de mencionar la situación de Milagro Sala, injusta e ilegalmente detenida. Después de haber hecho de la "Justicia independiente" una bandera de campaña se aplica aquí la misma lógica utilizada para forzar los argumentos jurídicos en el "caso Nisman" a fin de conducir la causa por carriles que favorezcan la hipótesis oficial. Adolfo Pérez Esquivel está convencido de que "Milagro Sala es una presa política" porque "hay mucha gente que cometió delitos y no está presa" y en este caso "hay un sentido de venganza, discriminación y racismo con una mujer indígena".

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) habilitó una audiencia para tratar el caso argentino, por las decisiones oficiales en materia de libertad de expresión. Pero hay otras preocupaciones: la utilización abusiva de los decretos de necesidad y urgencia, la actitud del Gobierno en materia de derechos humanos, entre otros. La inquietud en la CIDH va más allá de los temas de comunicación. Si esta fuera la única razón quizás no se habría otorgado la audiencia.

Según Pérez Esquivel "Macri no dijo nada respecto a la política de derechos humanos" y "no hay una política de derechos humanos para el país". Mientras tanto el Presidente, que como candidato prometió acabar con "el curro de los derechos humanos", hace equilibrios para no enfrentarse abiertamente con los organismos que han luchado por su defensa.

Es violento que el PRO haya llegado al gobierno con el lema de la paz, el diálogo y el reencuentro entre los argentinos -pretendiendo diferenciarse de la administración anterior- y que hoy una de sus principales políticas consista en despidos masivos y reducción de los puestos de trabajo, mientras el Presidente sigue pregonando que uno de los ejes de su gestión es la "pobreza cero".

En tanto se instrumenta el "Protocolo de actuación de las fuerzas de seguridad del Estado en manifestaciones públicas", que incluye también medidas para bloquear en lo posible el acceso de los periodistas a los hechos, y se genera clima de intimidación mediante el despliegue de fuerzas represivas con exhibición profusa de armamentos ante cualquier protesta de ciudadanos acostumbrados a manifestarse libremente en el espacio público.

Un estudio de la consultora Tendencias Económicas revela que en los dos primeros meses del año hubo 110 diez mil despidos entre el sector público y privado. Desde el costado sindical se denuncian 107 mil cesantías, sumando los diferentes gremios. Y la consultora Manpower, dedicada a la contratación de personal transitorio, afirma que no habrá creación de nuevos puestos de trabajo por lo menos hasta junio de este año.

¿Alguien podría negar que los despidos masivos, la falta de explicaciones o los argumentos falaces para producirlos, seguidos de las consecuencias económicas y sociales y la imposibilidad de reinsertarse en el mercado laboral en tiempos de recesión es una fuente incuestionable de violencia?

La alianza que llegó al gobierno con el lema del reencuentro entre los argentinos está generando en la práctica un clima social de violencia con consecuencias hoy impredecibles. ¿Será está la síntesis de la "revolución de la alegría"? ¿O habrá que esperar más en el mismo sentido?

Compartido por www.pagina12.com.ar

Comunicación humanizadora Versus Comunicación deshumanizadora en Mons. Romero

Monseñor RomeroCarlos Ayala Ramírez*.- Podemos considerar a Monseñor Romero como un comunicador que inspira hacia una práctica humanizadora de la comunicación e interpela aquellas formas de comunicación deshumanizadoras. Humanizó la comunicación en tanto que a través de su palabra los clamores y esperanzas de los pobres se hicieron presentes en la opinión pública, la conciencia crítica se desarrolló y la verdad de lo que ocurría en el país logró salir a luz. Asimismo, criticó fuertemente a lo que podríamos llamar una comunicación deshumanizadora expresada - según Monseñor Romero - en la corrupción de la prensa (producto de su alianza oficiosa con el poder), en su función legitimadora de un status social injusto y en el encubrimiento de la realidad mediante la desinformación, la manipulación o la mentira sin más.

1. La comunicación que deshumaniza

Es el uso de los medios para bloquear a la comunidad y menoscabar el bien integral de las personas alienándolas o aislándolas. Esto ocurre cuando los medios favorecen la hostilidad y el conflicto, el etnocentrismo y la cerrazón a lo diferente, la desinformación y el encubrimiento (la mentira), la discriminación (por motivos de género, social, religioso e ideológico) y la pasividad del perceptor. También ocurre cuando los medios de comunicación apoyan o promueven: sistemas económicos orientados a la codicia y la acumulación, a los políticos demagogos, la superficialidad de vida, el excesivo consumismo y la indiferencia ante el sufrimiento humano.

Monseñor Romero consideraba que la deshumanización de los medios tenía expresiones y consecuencias concretas que afectaban negativamente a la gente, a los comunicadores y a los mismos instrumentos de comunicación. Veámoslo:

(a) El ocultamiento de la injusticia contra los pobres

"Cuando hemos querido publicar algo que toque las estructuras económicas, encontramos la oposición de los mismos anunciantes. Yo mismo fui desterrado de un periódico donde los anunciantes dijeron que no convenía que escribiera en el periódico. Con esta libertad, ¿cómo vamos a abrir las páginas de los periódicos o los micrófonos de la radio y la televisión? (...) ¿Cuándo han visto ustedes publicado un editorial de nuestros medios de comunicación tocando esta llaga de nuestra sociedad?" (Homilía, 14 de octubre de 1979).

"Las minorías económicamente poderosas pueden organizarse en defensa de sus intereses minoritarios y, muchas veces, con desprecio de los intereses de la mayoría del pueblo. Ellos (los poderosos) pueden montar campañas publicitarias hasta de oposición al gobierno; ellos pueden influir en piezas importantes de la legislación (...) Mientras que otros grupos, en la base del pueblo, sólo encuentran dificultades o represión, cuando quieren defender organizadamente los intereses de las mayorías" (Tercera Carta Pastoral, 1978).

(b) Cerrazón de los medios a la angustia del pueblo

"Por qué han estado ocupadas la catedral, la Iglesia de El Rosario, Cojutepeque, Apopa, Suchitoto, Aguilares... y quién sabe cuantas más. Ellos tienen que buscar dónde dar escape al grito de la angustia del pueblo que no encontrándolo en canales normales, busca expresiones anormales. Como cuando un tumor no tiene salida, explota por cualquier lado (...) Al gobierno le toca poner los cauces adecuados para que se oiga la voz del campesino, del obrero, del que tiene necesidad. Pero van a la asamblea Legislativa y no se les quiere escuchar; van a los ministerios y se les trata como gente de segundo orden; van a todas las instancias que deben servir al pueblo y los marginan, no los escuchan. Creo que si hubiera cauces normales no habría ocupación de templos. Gran parte de la culpa de la ocupación está en el gobierno. Culpa también - y en mucha parte - la tienen los medios de comunicación social. No se prestan a la voz del pueblo. No hay lugar para los reclamos en la prensa (...) Para ellos no hay lugar muchas veces ni en campo pagado; la Iglesia ha experimentado, con el pueblo, esa marginación. ¡Cuántas cosas hemos querido publicar! Y no hay lugar, porque ofende a la opresión y a la represión a la que se hacen serviles. Muchos medios que deberían servir a la verdad y a la libertad no lo hacen" (Homilía, 2 de septiembre de 1979).

(c) La manipulación de la noticia

"La noticia es manipulada, se silencian hechos graves que comprometen a la oligarquía, se tergiversan las noticias relacionadas con la represión y la víctima es presentada como culpable (...) Para qué decir más. La verdad se oculta, no se dice en El Salvador. Lo he denunciado muchas veces. He subrayado que la prensa debería ser instrumento al servicio del pueblo para la transformación de la sociedad. ¡Qué poder se pierde y se pone al servicio de la opresión y de la represión"! (Homilía, 15 de febrero de 1980).

(d) La corrupción de la prensa

"Es una lástima, hermanos, que en estas cosas tan graves de nuestro pueblo se quiera engañar al pueblo. Es lástima tener unos medios de comunicación tan vendidos a las condiciones. Es lástima no poder confiar en la noticia del periódico o de la televisión o de la radio porque todo está comprado, está amañado y no se dice la verdad" (Homilía, 2 de abril de 1978).

(e) La verdad oprimida

"Quiero decir que esos medios maravillosos como el periódico, la radio, la televisión, el cine, donde grandes masas humanas están comunicando un pensamiento, muchas veces son instrumentos de confusión. Esos instrumentos, artífices de la opinión común, muchas veces se utilizan manipulados por intereses materialistas y así se convierten en mantenedores de un status injusto, de la mentira, de la confusión: se irrespeta uno de los derechos más sagrados de la persona humana, que es el derecho a estar informado, el derecho a la verdad (...) No todo lo que está en el periódico, no todo lo que se ve en el cine o en la televisión, no todo lo que nos dice la radio, es verdad. Muchas veces es precisamente lo contrario, la mentira..." (Homilía,7 mayo 1978).

2. La comunicación que humaniza

Los medios de comunicación humanizan cuando sirven al cultivo y salvaguarda de la dignidad humana. Realizan esa misión al promover - entre los hombres y mujeres - la conciencia de su propia dignidad, el respeto a la diferencia, el rol de la audiencia como sujetos de la comunicación. Humanizan, facilitando la participación informada de los ciudadanos en los procesos políticos, promoviendo la ciudadanía plena (crítica, creativa, cuidadora), posibilitando que sus audiencias puedan pasar de la ignorancia al saber, de la mentira a la verdad (dimensión epistemológica). Humanizan, cuando concretan una verdadera comunicación entre medios y audiencias (dimensión bidireccional de la comunicación). Cuando hacen central la realidad de las mayorías y buscan ser voz informativa, analizadora, comentadora de aquellos a quienes no se les permite informar (dimensión ética). Cuando la comunicación se pone al servicio de la justicia y en contra de la injusticia (dimensión práxica).

Así como concreta es la deshumanización, concreta también tiene que ser la humanización de los medios. Monseñor Romero historizó la comunicación social al servicio de la persona humana, de una manera poco usual y muy eficaz, aunque riesgosa. Lo hizo, poniendo los modestos medios de comunicación con que contaba al servicio de la verdad, de los pobres y de la formación de la conciencia crítica de las mayorías. Él lo explicaba de la siguiente manera:

(a) La opción por la verdad

"Muchas veces no quisiéramos creer la verdad, molesta la conciencia; pero la verdad aunque moleste hay que aceptarla y hay que querer creer en ella para que el Señor nos bendiga siempre con esa libertad de quien ama la verdad y no vende la verdad, la pluma, la voz, el medio de comunicación al mejor postor, al que da más dinero, al interés, al materialismo. ¡Lástima tantas plumas vendidas, tantas lenguas que a través de la radio tienen que comer y se alimentan de la calumnia porque es lo que produce! La verdad muchas veces no produce dinero sino amarguras, pero vale más ser libre en la verdad, que tener mucho dinero en la mentira" (Homilía, 7 de mayo de 1978).

"Si cuentan con todos los medios de comunicación, ¿qué estorbo puede hacer una emisora y un pequeño periódico? La justicia es nuestra fuerza, la verdad es lo que hace grande la pequeñez de nuestros medios. Por eso se les teme" (Homilía, 8 de octubre de 1978).

"Un periodista o dice la verdad o no es periodista. Quiero agradecer por esto a la Agencia Periodística Independiente (API), que ha tenido la amabilidad de recoger mi homilía de la semana pasada y darle amplio lugar. Creo que son cuatro páginas enteras, cosa extraordinaria, ya que podemos decir aquí nadie es profeta en su tierra. Mientras veo mis pobres homilías publicadas hasta en inglés, en francés, fuera del país, y me las mandan, yo en el país no encuentro eco en nuestra prensa de lo que decíamos anteriormente, que debía dar testimonio de la verdad" (Homilía, 29 de julio de 1979).

"La verdad físicamente puede ser muy débil como el pequeño David; pero por más grande, por más armada que se ponga la mentira, no es más que un fantástico Goliat que caerá por tierra bajo la pedrada de la verdad" (Homilía, 2 de marzo de 1980).

"No le tengamos miedo a quedarnos solos si es en honor a la verdad. Tengamos miedo de ser demagogos y andar ambicionando las falsas adulaciones del pueblo. Si no le decimos la verdad, estamos cometiendo el peor de los pecados: traicionando la verdad y traicionando al pueblo" (Homilía, 25 de noviembre de 1979).

(b) Voz de los que no tienen voz

"Todos saben como fue destruida la planta de esta emisora al explotar una bomba puesta por un grupo de ultraderecha. Este nuevo atentado es una grave violación a la libertad de expresión. Con este atentado se pretende querer callar a la voz profética y pastoral de la arquidiócesis, precisamente porque está tratando de ser voz de los que no tienen voz (...) porque ha denunciado la sistemática violación de los derechos humanos, porque ha estado tratando de decir la verdad, defender la justicia y difundir el mensaje cristiano que desde la época de Jesús escandalizó a los poderosos de su tiempo, y como ahora, también, sólo fue escuchado y aceptado por los pobres y sencillos" (Homilía, 24 de febrero de 1980).

"Estas homilías quieren ser la voz de este pueblo, quieren ser la voz de los que no tienen voz. Y por eso, sin duda, caen mal a aquellos que tienen demasiada voz. Esta pobre voz que encontrará eco en aquellos que, como dije antes, amen la verdad y amen de verdad a nuestro querido pueblo" (Homilía, 29 de julio de 1979).

"Queremos ser la voz de los que no tienen voz para gritar contra tanto atropello de los derechos humanos. Que se haga justicia, que no queden tantos crímenes manchando a la patria (...) Que se conozca quiénes son los criminales y que se dé justa indemnización a las familias que quedan desamparadas" (28 de agosto de 1977).

(c) Formación de la conciencia crítica

"De ahí que el hombre crítico sabe depurar para no envenenarse con todo lo que cae en sus manos. Esta es la conciencia que se quiere despertar hoy en el día de la comunicación social, que tengamos lectores del periódico críticos; que sepan decir esto es mentira (...) Ser críticos es una de las características necesarias de hoy y por esa conciencia crítica que la Iglesia trata de sembrar, es por lo cual la Iglesia está teniendo conflictos muy serios porque los intereses, naturalmente dominadores, quisieran mantener adormecida una masa y no tener hombres críticos que sepan discernir entre la verdad y la mentira. Y yo creo que nunca como ahora había existido en el mundo, sobre todo en nuestro ambiente, una lucha, diríamos a muerte, entre la verdad y la mentira. A esto se reduce el conflicto de la hora actual: la verdad y la mentira. No olvidemos que Cristo dijo esta palabra: ‘La verdad os hará libres'. Busquemos siempre la verdad" (Homilía, 7 mayo de 1978).

"Quiero insistir en esto, hermanos, porque creo que lo que hoy más necesita un salvadoreño maduro es sentido crítico. No estén esperando hacia donde se inclina el obispo, o qué dicen otros, o qué dice la organización. Cada uno debe ser un hombre, una mujer crítica. ‘Por sus frutos se conoce el árbol'. Miren qué produce y critiquen de acuerdo con las obras: al gobierno, a la organización política popular, al partido político, al grupo tal. No se dejen llevar, no se dejen manipular. Son ustedes, el pueblo, el que tiene que dar la sentencia de justicia a lo que el pueblo necesita" (Homilía, 16 de diciembre de 1979).

El mundo de la comunicación, en la sociedad contemporánea, sigue estando ante dos caminos que enrumbarán en una dirección u otra: puede comunicar verdad y defender a las mayorías oprimidas (esto es lo que hizo Monseñor Romero), o puede encubrir la verdad, defendiendo a las minorías opresoras (esto es lo que hacen la mayoría de medios grandes). Los medios de comunicación social tienen que elegir entre la verdad o la mentira, entre humanizar o deshumanizar. Es ciertamente una opción con implicaciones trascendentales, ya que los medios de comunicación han alcanzado tal importancia que para muchos son el principal instrumento informativo y formativo, de orientación e inspiración para los comportamientos individuales, familiares y sociales. Monseñor Romero - a través de sus medios y desde su vocación cristiana - optó por la humanización: comunicó la verdad de lo ocurría en el país, fue voz de los que tenían oprimida su voz y él mismo fue y desarrolló conciencia crítica en la sociedad salvadoreña. Esto - en gran medida - hizo de Monseñor Romero un maestro de la fe, un dignificador del pueblo, un humanizador de la realidad y un profeta de la justicia. Pero también hizo ver la posibilidad real de contar con medios de comunicación social que puedan constituirse en instrumentos al servicio del pueblo para la transformación de la sociedad.

* Comunicador salvadoreño, Director de Radio YSUCA

Artículo publicado en ADITAL

Con Cristo Resucitado, construimos juntos la Justicia y la Paz

Mensaje de Pascua de Fray Raúl Vera López, O.P.

¡No está aquí ha resucitado! (Mt 28.6)

Un Viacrucis e inmenso sepulcro
La tragedia humanitaria que estamos viviendo en el noreste de México, que salvas sus peculiares características, no dista mucho de lo que se vive en el resto del país, no puede pasarnos desapercibida; hoy varios territorios de nuestros estados fronterizos se han convertido en ruta de la muerte, en el actual Vía Crucis donde los secuestros, ejecuciones y el desplazamiento forzado, son una realidad inobjetable, donde las desapariciones forzadas son ya incontables, donde las y los migrantes valen lo que su familiar puede pagar por su rescate. Donde los dueños de algunas empresas prefieren convertirse en cómplices por la muerte de gente inocente, antes que asumir los costos del pago de seguros de vida o arriesgarse a disminuir sus ganancias.
Al noreste mexicano lo han convertido en un inmenso sepulcro, donde ilegítimamente se puede mandar sellar "legalmente" la mina de Pasta de Conchos, así como enterrar en fosas clandestinas a cientos de personas. La impunidad, la injusticia y la negación de todos los derechos humanos es la ley que rige.
Este es el crudo panorama ante el que recibimos en este año las celebraciones de la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesucristo. Sin embargo, sabemos con certeza que Él, que prometió que estaría con nosotros y nosotras hasta el fin del mundo (Cf. Mt 28,20), no está ausente de tanto dolor, de tanto sufrimiento, de tantas lágrimas y lamentos, pues también nos aseguró que Él estaría presente, personalmente, en todos aquellos, en todas aquellas que son víctimas de cualquier sufrimiento y opresión.
Pero como llevamos muy en lo hondo de nuestras conciencias que lo que hagamos por el que sufre a Él lo hacemos, y lo que le neguemos de ayuda, a Él se lo negamos (Cf. Mt 25,31-46), queremos buscar en su Palabra la luz que ilumine nuestra mente y fortalezca nuestras voluntades, para descubrir los signos de su presencia entre nosotros y nosotras, y movernos en su nombre en colaboración con personas y grupos de buena voluntad, a corregir el rumbo de nuestra historia en estos momentos.

La Pascua de Cristo hace pasar a la humanidad de la muerte del pecado a la vida en Dios
Jesús categóricamente dijo al fariseo Nicodemo, miembro del Sanedrín de los Judíos que lo fue a visitar de noche, según lo transmite el evangelio de San Juan, que: "tanto amó Dios al mundo que envió a su Hijo único, para que todo el que crea en Él no perezca, sino que tenga vida eterna. Porque Dios no ha enviado a su Hijo al mundo para juzgar al mundo, sino para que el mundo se salve por Él".
En estas palabras reconocemos la decisión irrevocable que emerge desde lo más profundo del corazón de Dios de rescatar a la humanidad de la destrucción a la que la sometió el pecado, con un modo de vivir que la conduce al fracaso. Se llama "pecado" a las acciones humanas que realizamos con criterios totalmente contrarios a los designios Dios, acciones que nos conducen a cometer todo tipo de injusticias y atropellos contra nuestras y nuestros semejantes, y a ejercitar todo género de violencia contra personas, familias y pueblos, que deja tras de sí tristeza, desolación y muerte.
Dios, por medio de su Hijo Jesucristo, nos rescata del modelo de vida equivocado al que nos lleva el pecado, como lo dijo Él mismo a Nicodemo durante el diálogo que sostuvieron los dos aquella noche en que el fariseo lo visitó a escondidas de los demás miembros del Sanedrín. En efecto, Jesús le dijo: "En verdad, en verdad te digo: el que no nazca de nuevo no puede ver el Reino de Dios", a lo que Nicodemo replicó: "¿Cómo puede uno nacer siendo ya viejo? ¿Puede acaso entrar otra vez en el seno de su madre y nacer?". Jesús le respondió: "En verdad, en verdad te digo: el que no nazca de agua y de Espíritu no puede entrar en el Reino de Dios. Lo nacido de la carne, es carne; lo nacido del Espíritu, es espíritu. No te asombres de que te haya dicho: Tienen que nacer de nuevo. El viento sopla donde quiere, y oyes su voz, pero no sabes de dónde viene ni a dónde va. Así es todo el que nace del Espíritu." (Jn 3, 3-8)
Cristo estaba hablando de un nuevo nacimiento, del surgimiento de un nuevo orden de cosas que San Pablo entendió muy bien cuando dice: "el que está en Cristo, es una nueva creación; pasó lo viejo, todo es nuevo. Y todo proviene de Dios, que nos reconcilió consigo por Cristo" (2 Cor 5,17-18). Cuando Jesús ante Nicodemo hace referencia al nuevo nacimiento "de agua y de Espíritu", está hablando del bautismo, por eso San Pablo en su Carta a los Romanos, explica el bautismo de la siguiente manera: "¿O es que ignoran que cuantos fuimos bautizados en Cristo Jesús, fuimos bautizados en su muerte? Fuimos, pues, con Él sepultados por el bautismo en la muerte, a fin de que, al igual que Cristo fue resucitado de entre los muertos por medio de la gloria del Padre, así también nosotros vivamos una vida nueva. Porque si hemos sido hechos una misma cosa con Él por una muerte semejante a la suya, también lo seremos por una resurrección semejante; sabiendo que nuestro hombre viejo fue crucificado con Él, a fin de que fuera destruido este cuerpo de pecado y cesáramos de ser esclavos del pecado. Pues el que está muerto, queda liberado del pecado. Y si hemos muerto con Cristo, creemos que también viviremos con Él, sabiendo que Cristo, una vez resucitado de entre los muertos, ya no muere más, y que la muerte no tiene ya señorío sobre Él. Su muerte fue un morir al pecado, de una vez para siempre; mas su vida, es un vivir para Dios. Así también ustedes, considérense como muertos al pecado y vivos para Dios en Cristo Jesús." (Rm 6,3-11).
San Pablo se refiere a que por medio del bautismo nosotros somos integrados a la Pascua de Jesús, es decir, al misterio de su muerte y resurrección; pasamos de la dinámica de la muerte en la que nos introduce el pecado, a vivir ya desde esta tierra una vida que nunca terminará (porque es eterna), que es la vida en Dios. Las obras caducas a las que nos había arrastrado el pecado, que concluyen en la destrucción de personas y de pueblos enteros, son dejadas atrás para dar paso a un orden nuevo de cosas, a cuyo desarrollo nosotras y nosotros debemos colaborar, esto lo afirma San Pablo en la continuación del párrafo de su carta, al que nos hemos referido antes: "No reine, pues, el pecado en vuestro cuerpo mortal de modo que obedezcan a sus apetencias. Ni hagan ya de sus miembros armas de injusticia al servicio del pecado; sino más bien ofrézcanse ustedes mismos a Dios como muertos retornados a la vida; y sus miembros, como armas de justicia al servicio de Dios" (Rm 6,12-13).
El pecado hace de nosotros y nosotras servidores y servidoras de una cultura de muerte, Jesucristo con su muerte y resurrección, nos rescata para ponernos al servicio de la vida y todo aquello que la hace florecer en cada persona, en cada familia y en cada pueblo.

La Resurrección de Jesucristo nos abre el camino a la Luz
La celebración de la Vigilia Pascual, que la Iglesia realiza por la noche del sábado santo y termina la madrugada del Domingo de Pascua, es la gran solemnidad anual de la Resurrección de Cristo. Dicha liturgia se inicia con la bendición del Fuego Nuevo, donde se enciende el Cirio Pascual, que representa en las fiestas de pascua a Cristo Resucitado. El ministro que introduce en el templo el Cirio Pascual encendido, mientras recorre la nave del templo, tres veces levanta el Cirio encendido y proclama cantando: "¡CRISTO LUZ DEL MUNDO!" y el pueblo responde cantando también: "¡Demos gracias a Dios!". A continuación, el mismo ministro que cargó el Cirio, proclama el Pregón Pascual -que es un anuncio solemne de la Resurrección de Cristo- cuyo contenido inicia con estas palabras:
"Alégrense por fin los coros de los ángeles,
alégrense las jerarquías del cielo,
Y por la victoria de rey tan poderoso,
Que las trompetas anuncien la salvación.

"Goce también la tierra inundada de tanta claridad,
y que, radiante con el fulgor del rey eterno,
se sienta libre de la tiniebla que cubría el orbe entero.

"Alégrese también nuestra Madre la Iglesia
revestida de luz tan brillante;
resuene este templo con las aclamaciones del pueblo".

Se trata, pues, de una fiesta en la que la Iglesia proclama al orbe entero que con Cristo resucitado la tierra ha sido inundada por la luz divina, que ha disipado las tinieblas del error con el que el pecado la tenía cubierta.
La luz que se proyecta con la venida del Hijo de Dios al mundo para vivir en medio de nosotros y nosotras (Cf. Jn 1,14), es una característica que enfatiza el Evangelio de San Juan, cuando anuncia que Aquél que es la Palabra (de Dios), Jesús, vino al mundo, trayendo consigo la luz para todos los hombres y todas las mujeres que lo aceptan (Cf. Jn 1, 4-5.7-12). Este mismo Evangelio transmite que durante su vida en el mundo, Jesús declaró que mientras estuviera entre nosotros y nosotras, tenía que realizar las obras que iluminarán el sentido de nuestra existencia, y debía enseñarnos con su palabra todo aquello que nos lleva a vivir a la luz de la verdad que viene de Dios (Cf. Jn 3,21; 8,12.31; 9,4-5; 10,38 11,9).
Conducir nuestra vida a la luz de su palabra nos lleva a nosotros mismos y nosotras mismas a ser luz del mundo (Cf. Mt 5, 14). Y no solamente proyectamos esta luz individualmente (Cf. Mt 5,15), sino también comunitariamente, como un pueblo organizado a la luz de su palabra (Cf 5,14; Jn 13, 34); por el modo como los discípulos de Jesús nos relacionemos y tratemos a los demás, conocerá el mundo que somos seguidores suyos (Cf. 13,35).
Los Evangelios y los demás escritos de los apóstoles o sus discípulos inmediatos, como es el caso del Libro de los Hechos de los Apóstoles, cuyo autor es San Lucas, discípulo de San Pablo, nos enseñan que a partir de la muerte y la resurrección de Jesús, tras el descontrol que vivieron al verlo crucificado, la vida de sus discípulos y discípulas cambió radicalmente (Cf. Jn 20,11- 29; 21,4-14; Lc 24,13-35.36-41; Mt 28,9-10.16-20; Hch 4,5-22). El caso de San Pablo es uno de los más significativos en el cambio de su vida, como resultado de su encuentro con Jesucristo resucitado; él, en su carta a los Gálatas, transmite su testimonio de esta experiencia (Cf. Gal 1,11-24). El libro de los Hechos de los Apóstoles hace un recuento pormenorizado del encuentro de Pablo con Jesús resucitado a las puertas de la ciudad de Damasco (Cf. Hch 9,1-19). Esta experiencia del resucitado acompañó desde un principio la fe de la Iglesia y sigue siendo hasta el día de hoy el fundamento clave de su vida y de su predicación. A propósito San Pablo llega a decir: "Si no hay resurrección de los muertos, tampoco Cristo resucitó, y si no resucitó Cristo, nuestra predicación es vana y vana también la fe de ustedes... siguen en sus pecados... Si nuestra esperanza en Cristo se limita sólo a esta vida, ¡somos las personas más dignas de compasión!" (1 Cor 15,13.17-18).

Jesús Resucitado nos fortalece en el camino hacia la Justicia y la Paz
Nuestro Señor Jesucristo dijo claramente a los apóstoles que sin su salida de este mundo a través de la manera dolorosa como se verificaría, no sería enviado el Espíritu Santo (Cf. Jn 16,7). Después de su resurrección hizo patente que la primera consecuencia en favor de sus discípulos y del mundo entero, de su muerte y resurrección fue el don del Espíritu Santo (Cf. Jn 20, 22-23; Lc 24,49; Hch 1,8); así lo empezaron a anunciar los apóstoles a partir del día de Pentecostés (Cf. Hch 2,22-33). Gracias a la presencia del Espíritu Santo en nosotros, como lo anunció Jesús a sus discípulos, entendemos las enseñanzas de Él para aplicarlas en nuestra historia individual y social, en nuestra existencia como personas, pero también como grupos sociales que vivimos en determinados épocas de la historia, en diversas regiones y culturas (Cf. Jn 16,12-15 ). A quienes creemos en Jesús nos corresponde ser luz del mundo, para que los y las demás, viendo nuestras buenas obras, den gloria a Dios, que es Padre de todos y todas quienes componemos la familia humana (Cf. Mt 5,14-16).
La pascua de Jesús proyecta sobre el mundo entero una luz poderosa que se difunde por medio del evangelio, por eso a los hombres y las mujeres que lo seguimos, nos corresponde asumir las opciones que Él tomó en el tiempo histórico que pasó entre nosotros, como lo afirma Aparecida, el Documento Conclusivo de la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano y Caribeño, cuando dice que el discípulo de Jesús "se forma para asumir su mismo estilo de vida y sus mismas motivaciones (cf. Lc 6, 40b), correr su misma suerte y hacerse cargo de su misión de hacer nuevas todas las cosas" (n. 131).
Veamos al menos furtivamente, algunas de las motivaciones que conforman el estilo de vida que Jesús asumió mientras vivió en su condición mortal, y que son la base para que el día de hoy nosotros y nosotras, sus discípulos y discípulas, trabajemos por la construcción del mundo según la novedad que Jesús le imprime a la historia: Para Jesús los más importantes no son los que aplastan y esclavizan a los demás, valiéndose del poder que han adquirido, sino los que se hacen servidores de sus semejantes, los que se preocupan por el prójimo, poniendo especial énfasis en atender a los más pequeños, los más expuestos, quienes están en mayor riesgo, los que son considerados como los más insignificantes de este mundo, los que no cuentan, los excluidos de la tierra (Cf. Mc 10,41-45; Lc 4,16-21; Mt 25,31-40).
Jesús enseñó que todos los hombres y las mujeres tenemos la misma dignidad, que el único grande es Dios y todos nosotros, todas nosotras, somos hermanos y hermanas; por lo tanto, todos tenemos los mismos derechos en esta tierra y las mismas obligaciones de servir a Dios en nuestro prójimo; esa dignidad no depende de si somos hombres o mujeres, si somos judíos o de cualquier nacionalidad, si pertenecemos a una raza o a otra, ni tampoco, si somos de una religión u otra, ni de una determinada condición social (Cf. Mt 23, 8-10; Mc 11,15-17; Is 56,7; Lc 7,37-48; 10,30-37; 21,1-4; 14,12-14).
Jesús fue partidario de una sociedad incluyente, no elitista ni de perfectos (Mt 9,9-13; Mt. 19,13-15; Lc 15,11-31; 19,1-10). Fue muy clara su predilección por los pobres del mundo y su opción por ellos, porque es la opción del Padre, y junto con ello, manifestó su firme decisión por la justicia (Cf. Mt 11,25-26; 25, 31-40; Lc 1,46-55; 4, 16-21; 18,18-27), y por la equitativa distribución de los bienes de la tierra (Lc 6,20-21; 12,16-21; 16,19-31; Mt 19,16-26). No aceptó la discriminación (Jn 4,1-26; 8,1-11; 9,1-39; Mt 8.1-4; Lc 17,11-19).

¡No está aquí, ha Resucitado! (Mt 28, 6)
Constatamos en la vida de nuestro pueblo la acción potente de Jesús Resucitado, que con su luz rompe las tinieblas en las que se ha intentado atraparlo por medio del terror; hay mujeres y hombres que con temor, pero sobre todo con dignidad, decidieron levantarse, salir al encuentro de la Esperanza, a buscar a quien dieron por desaparecido o por muerto o por muerta.
Así como María Magdalena fue la primera mujer que corrió a compartir la noticia de que Jesús estaba vivo, que la muerte no lo había vencido; con su valor y convicción convocó a más mujeres y hombres a salir de su dolor y caminar hacia el encuentro de la Vida y de la Esperanza. Miles de mujeres y hombres viven hoy lo mismo que ella vivió al no encontrar a su amado (Cf. Jn 20, 11-18).
Cuántas madres corren hoy por los pasillos del Ministerio Público en la búsqueda de sus hijos, corren a los lugares donde hay fosas clandestinas para encontrar a sus esposos, hijas o hijos desaparecidos; cuántas mujeres y hombres lloran y claman en las oficinas de la Procuraduría General de la República para que alguien les diga dónde están sus familiares desaparecidos o ejecutados; cuántas mujeres se enfrentan con las autoridades gubernamentales con el deseo de obtener palabras de aliento y de esperanza; nadie las atiende, sólo encuentran desinterés, corrupción, impunidad y negación.
Sin embargo, con quienes sí se encuentran son con otras mujeres y hombres que han decidido no quedarse parados; sumidos en el dolor y en la muerte. Estas dignas mujeres y hombres se convierten en portadoras y portadores de esperanza cuando alientan con sus palabras a otras personas en la misma situación; ellas y ellos se acompañan entre sí abriendo su corazón, sosteniendo su mirada, compartiendo su experiencia de organizarse para acercar la justicia, estrechando los abrazos para quienes de manera sorpresiva han sido puestas y puestos en el camino de la angustia, de la incertidumbre; cuando los hijos, esposos, hermanos, han sido desaparecidos o ejecutados, no dejan de caminar, no dejan de correr, no dejen de ver, no dejan de escuchar y no dejan de sentir.
Jesús no está desaparecido, no ha muerto ¡Jesús ha resucitado! Y con Él ha resucitado la esperanza de encontrar a nuestros desaparecidos y desaparecidas; encontrar mejores oportunidades de vida para nuestros niños y niñas. De luchar venciendo nuestro dolor y nuestra angustia; de caminar y llevar nuestra historia, que es la historia de muchos y muchas, para no claudicar en la construcción de un México donde la justicia y la paz sean una realidad.
Estos son los signos de que Cristo Resucitado sigue caminando a nuestro lado, que no se hace presente en los que siembran la destrucción, la guerra y la violencia, sino que se hace presente en los pequeños, en los insignificantes, en los débiles que tienen puesta su confianza en Él que es el Dios de la vida y del amor, de la paz y la verdad. Aquel a quien nos sigue revelando Jesucristo con la potencia de su Resurrección, que fortalece a los desvalidos y los levanta como robles de justicia (Cf. Is 61,3), para hacer de ellos constructores de la paz.
Con todo mi corazón les bendigo y les abrazo, para desear a todos y todas, una muy ¡FELIZ PASCUA DE RESURRECCIÓN!

Saltillo, Coah., 24 de abril de 2011

Fray Raúl Vera López, O.P.
Obispo de Saltillo

Creo en Marvel, Todo Superpoderoso

alfredo calzadillaPosiblemente podamos coincidir que fue Iron Man (2008), un superhéroe totalmente inexplorado en las pantallas de cine, quien nos sorprendió y les devolvió a los productores de una casa editorial casi en quiebra la fe en el poder de la parafernalia tecnológica futurista, poderes sobrehumanos y efectos especiales sobre la taquilla, cautivando a todos los públicos casi a niveles de culto. Pero no todo es dinero en el
mundo, afortunadamente.
La renovada fascinación por las películas de superhéroes también puede ser una oportunidad para explorar en sus historias, relaciones con los demás personajes (amigos, amores, villanos e inocentes en peligro) y las maneras de resolver sus grandes conflictos -ficticios, pero innegablemente humanos- una espiritualidad que nos identifica y nos sirve también de ejemplo para nuestra vida, la real.

Precisamente, Sergio Guzmán, SJ, filósofo y cinéfilo, se ha animado a revisar esas películas des- de la fe, nuestra fe cristiana, la suya. Tuvimos la oportunidad de intercambiar correos electrónicos sobre su último libro, Creer en los superhéroes: una mirada de fe a las películas de Marvel (Bue- na Prensa, 2016). Valga reconocer que si bien su mirada es de inspiración cristiana, la fe que nos plantea es abierta y antropológica en el sentido como la define Segundo, citado por el mismo Guzmán en su introducción: "la que estructura todo proceder humano, sea éste religioso o no". Podríamos extender ese concepto y decir, sea éste ficticio, sea de Marvel.

- ¿Por qué Marvel en particular? ¿Qué viste en este "universo" que te animaste a revisarlo por separado de otros universos populares como el de DC (Batman, Superman), por ejemplo?

- Desde hace tiempo había querido analizar, reflexionar y escribir sobre la fe o el creer de los superhéroes con los que los adolescentes se identifican o más les atraen; sean de Marvel o DC. Superman, ahora que lo mencionas, es grande, el más conocido, entrañable y puro de todos los superhéroes. La película de Superman (1978) protagonizada por Christopher Reeve que vi cuando era niño me marcó mucho y sigue siendo un referente. Las películas de Batman (2005-2008-2012) de Christopher Nolan también me gustaron mucho... pero creo que de las películas de superhéroes que hemos visto en los últimos quince años yo prefiero las de Marvel. Quizá más adelante analice y escriba algo de los superhéroes de DC, sobre todo de los superhéroes de la Liga de la Justicia.

- Los personajes de Marvel han sido mucho más "disfuncionales" socialmente en los cómics ¿Podríamos seguir el mismo criterio de análisis que propones si quisiéramos encontrar rasgos de fe y espiritualidad en los materiales impresos?

- No soy lector asiduo de cómics. Yo prefiero las películas. Cuando empecé a escribir el libro sobre los superhéroes, algunos amigos me facilitaron unos cómics y sí encontré algunas diferencias entre material impreso y las películas. Por supuesto con la metodología que propongo se puede analizar tanto los cómics como las películas. De hecho ya hay quien lo ha hecho. Greg Garrett en su libro La fe de los superhéroes (Sal Terrae,
2009) se pregunta por la fe de los superhéroes e intenta descubrir en los cómics y películas de este género valores como el amor, la verdad y la justicia.

- En la introducción adviertes con la cita de Zubiri que hablas de estos superhéroes desde "la realidad de la ficción" y pareciera tan obvio que no puede ser de otra manera. ¿Crees que es más fácil identificarse con los valores de "esa" ficción que con modelos más propios de nuestra realidad "real" como personajes históricos o incluso los bíblicos?

- El hombre es un animal simbólico que siempre ha tenido fascinación por las historias, sean éstas del ámbito de la realidad ficticia o la realidad "real". En la vida real podemos encontrar grandes hombres y mujeres que son testigos referenciales o héroes para nosotros. Muchos libros y películas que nos han impactado y ayudado a ser más humanos están basados en hechos reales. Pero también la ficción, los personajes ficticios, nos pueden ayudar mucho en nuestro desarrollo humano y crecimiento en la fe. La Sagrada Escritura también es fascinante y rica en sus personajes, en sus géneros, en sus historias. Al adentrarnos en la Palabra revelada podemos encontrarnos con varios personajes históricos (profetas, reyes y el mismo Jesús) pero también con personajes

ficticios como el santo Job o el buen samaritano que son referentes de fe y valores humanos.

- Precisamente, hablando de ficción y fe, siempre se ha dicho, escrito y estudiado a Superman (DC) como la figura crística por excelencia, si nos referimos a superhéroes. ¿Cuál sería el personaje de Marvel que más se acerca a ese modelo crístico?

- Sí, Superman es una figura crística. Es enviado al mundo para salvar y proteger a la humanidad. De los superhéroes de Marvel no encuentro ninguno que tenga esa pureza de Superman. Sin embargo, hay aproximaciones, acciones de los superhéroes que nos recuerdan a Jesús. En mi libro de los superhéroes pueden encontrar muchas referencias a los evangelios y al mismo Jesús. Por ejemplo, en el capítulo cuatro, donde analizo a Thor, hago una referencia a Jesús como buen pastor (car. Jn 10, 11-15) que es enviado a buscar, encontrar, cuidar y proteger a las ovejas perdidas del pueblo de Israel. Thor, recordemos, es un Dios que baja a la Tierra y cuida y protege a la humanidad. Este capítulo lleva por título "Descender y hacerse humano: Thor".

Le doy un ojo al índice, y cada capítulo dedicado a un superhéroe tiene un título que provoca: Poder y responsabilidad: Hombre Araña, Pertenecer y colaborar: Capitán América, Preservar la vida: Iron Man, Asumir la contradicción: Wolverine, Manejar la ira: Hulk, Vencer el miedo: Daredevil, Rescatar e incluir: X-Men, Trabajar por la justicia: Los Vengadores. Ya comienzo a repasar mentalmente las películas confirmando algunas relaciones, descubriendo otras. Podríamos recomendar de entrada ver de nuevo las películas para tenerlas frescas en la memoria, pero no se preocupe, cada capítulo incluye una guía de escenas para revisar con calma a la luz del libro.

- Uno se imagina que puede entenderse más un mensaje de valores y espiritualidad en personajes de Disney Pixar y usarlos en espacios educativos formales como la escuela, incluso tú usas escenas de esas películas en tu trabajo pastoral. ¿Pudieran tener la misma apertura para estos superhéroes en esos espacios de una manera distinta al mero entretenimiento de efectos especiales?

- Yo creo que el cine, películas de diferentes géneros, pueden usarse y se están usando en muy diversos espacios como la escuela, la parroquia, comunidades urbanas y rurales para reflexionar sobre temas sociales, espirituales, ecológicos, etcétera. Mi libro de Pixar, "Imágenes de fe y esperanza" (Buena Prensa, 2012) se ha utilizado en algunos colegios, parroquias, misiones como una herramienta pedagógica y catequética. Yo espero que este libro "Creer en los superhéroes: una mirada de fe a las películas de Marvel" sea bien recibido y pueda generar preguntas y reflexiones en los jóvenes y en quienes trabajan y creen con ellos.

- ¿Pueden estos análisis acercarnos a la fe y/o espiritualidad del creador del Universo Marvel, Stan Lee? ¿Qué diría de él la fe de sus personajes?

- Por supuesto. Cuando estamos frente a una obra de un artista o creador, si miramos con atención, podemos entrar en relación con su fe, con sus creencias, con su espiritualidad. Me en- cantan los cameos de Stan Lee. Siempre pongo atención para ver en que escena va salir. A Stan Lee lo podemos ver a cuadro en sus películas, pero también al ver lo que hacen o dicen los superhéroes creados por él y su equipo, podemos entrever aquello en lo que él cree y nos quiere comunicar.

- ¿Cuál es tu superhéroe de Marvel favorito?

- Es difícil contestar esta pregunta. Tengo varios y de cada uno aprendo algo: del Hombre Araña, que "todo gran poder conlleva una gran responsabilidad"; de Capitán América, el sentido de la amistad y la pertenencia; de Hulk, a manejar las emociones, sobre todo la ira; de Daredevil, el sentido de la justicia y a vencer el miedo.

- Por la vía contraria ¿cuál sería el más difícil de tenerle fe?

- Wolverine se me hace un superhéroe muy complejo, con una historia familiar muy dura y difícil. Sin embargo, creo que este personaje de ficción es alguien, una vez que vemos su historia y sus acciones, en quien podemos confiar y tenerle fe.

- Escribiste sobre Disney Pixar para niños, ahora nos ofreces Marvel para jóvenes. ¿Te animarías a revisar desde la fe un producto audiovisual de consumo popular para el público adulto? ¿Game of Thrones acaso? Jajaja.

- Yo pienso seguir escribiendo sobre la fe, la teología y el cine. No he visto la serie Game of Thrones, pero igual se puede analizar. Quizá antes me anime a escribir algo sobre la fe, el discernimiento y la misión en las películas de la saga de Star Wars. Desde niño he visto todas las películas de esta saga y creo que dan para mucho.

Nuestra conversación electrónica termina, por supuesto, preguntando dónde consigo su libro fuera de México. "creer en los superhéroes" se vende en línea en el portal de www.buenaprensa.com, y está pendiente la manera de distribuir físicamente el libro en otros países latinoamericanos. Así, comienzo a leer sobre la trascendente responsabilidad del Hombre Araña y lo que eso me dice acerca de la mía. Sí me preocupó un poco que Sergio no haya podido ver Game of Thrones todavía, jajaja. Aunque de más está decir que le tengo fe al Sergio, le tengo fe... :)

Este artículo fue escrito por Alfredo Calzadilla. Comunicador, docente universitario, socio de SIGNIS Venezuela.

Cristo Resucitado nos hace portadores de luz y esperanza para el mundo hoy

Mensaje de Pascua 2008
Fr. Raúl Vera López, O.P.*

"En el mundo tendrán tribulación, pero ¡Ánimo! ¡Yo he vencido al mundo" (Jn 16,33)

El anuncio de la Resurrección de Cristo a las Mujeres

El texto del evangelio de San Mateo que se nos propone este año durante la celebración de la Vigilia Pascual, describe así la visita que realizaron al sepulcro de Jesús, la madrugada del Domingo de Resurrección, algunas de las mujeres que habían estado presentes en su crucifixión y muerte; iban con la intención de ungir nuevamente su cuerpo: Transcurrido el sábado, al amanecer del primer día de la semana, María Magdalena y la otra María fueron a ver el sepulcro. De pronto, se produjo un gran temblor porque el Ángel del Señor bajó del cielo, y acercándose al sepulcro hizo rodar la piedra que lo tapaba y se sentó encima de ella. Su rostro brillaba como el relámpago y sus vestiduras eran blancas como la nieve. Los guardias, atemorizados ante él, se pusieron a temblar y quedaron como muertos. El Ángel se dirigió a las mujeres y les dijo: "No teman. Ya sé que buscan a Jesús, el Crucificado. No está aquí; ha resucitado como lo había dicho. Vengan a ver el lugar donde lo habían puesto. Y ahora, vayan de prisa a decir a sus discípulos: 'Ha resucitado de entre los muertos, e irá delante de ustedes a Galilea: allí lo verán'. Eso es todo". Ellas, se alejaron a toda prisa del sepulcro, y llenas de temor y alegría, corrieron a dar la noticia a los discípulos (Mt. 28,1-8).

Son importantes los signos que rodean el mensaje del ángel a las mujeres y el mensaje mismo, nos colocan en una perspectiva semejante a la situación que vivieron los apóstoles Pedro, Santiago y su hermano Juan, ante la transfiguración de Jesús. Ahí Jesús muestra proféticamente ante ellos, esto que ahora están viviendo las mujeres ante el sepulcro vacío, sólo que los apóstoles vieron directamente a su Señor, primeramente, y después a Moisés y a Elías, resplandecientes en medio de la Gloria de Dios. Aquí no es Cristo directamente sino un ángel quien, reflejando en su rostro y en sus vestidos la Gloria de Dios, anuncia a las mujeres la resurrección de Cristo. Las mujeres son destinatarias de este anuncio, como lo fueron a su tiempo los pastores de Belén, a quienes se anunció el nacimiento del Salvador, en un contexto muy diferente al que están viviendo ellas, pero en medio de signos muy parecidos: la luz que rodea al mensajero, que resplandece en medio de la noche, quien es portador de un mensaje que infunde temor en un principio en sus destinatarios y destinatarias, pero termina por colmarles de una grande alegría (Cf. Lc 2, 9-14; Mt 28,5-8).

Pero ahí no terminó la conmoción para las mujeres, como nos narra el mismo evangelio: Ellas, se alejaron a toda prisa del sepulcro, y llenas de temor y alegría, corrieron a dar la noticia a los discípulos. De repente Jesús les salió al encuentro y las saludó. Ellas se le acercaron, le abrazaron los pies y lo adoraron. Entonces Jesús les dijo: "No tengan miedo. Vayan a decir a mis hermanos que se dirijan a Galilea Allí me verán" (Mt 28, 9-10).

El encuentro de las mujeres con Jesús, tiene en común con la escena de los pastores, el encuentro personal con ÉL; en Belén es con Él apenas nacido; aquí, en Jerusalén, con Él apenas resucitado. En ambos casos nos encontramos con lo inesperado, con lo que sobrepasa las expectativas humanas, es el encuentro con la acción trascendente de Dios en nuestra historia, que supera con mucho, nuestro limitado horizonte, ofuscado por el misterio del pecado.

El Bautismo y nuestra Inserción en la Pascua de Cristo

El texto de la Carta a los Romanos que se proclama durante la misma celebración de la Vigilia Pascual, es una lectura del sacramento del bautismo a la luz del misterio pascual de Cristo, es decir, san Pablo explica el bautismo relacionándolo con la muerte y resurrección de Cristo: Hermanos ¿No saben ustedes que todos los que hemos sido incorporados a Cristo Jesús por medio del bautismo, hemos sido incorporados a su muerte? En efecto, por el bautismo fuimos sepultados con él en su muerte, para que, así como Cristo resucitó de entre los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros llevemos una vida nueva (Rm. 6,3-4).

Pablo tiene presente el significado de la palabra "bautizar", que tiene la misma raíz en la lengua griega que "sumergir". El bautismo cristiano cuando empezó a practicarse en la primitiva Iglesia -y todavía así se hace en muchos lugares- se realizaba con la inmersión total en el agua del que era bautizado, de manera que eso se entiende como "sepultar", hacer morir al hombre viejo, para que resurja el hombre nuevo a una vida distinta. Este misterio es posible, porque el bautismo nos incorpora a Cristo en su muerte y nos incorpora también en la novedad de su resurrección.

El apóstol continua profundizando el misterio que Cristo realiza en nosotros: Porque si hemos estado íntimamente unidos a él por una muerte semejante a la suya, también lo estaremos en su resurrección. Sabemos que nuestro hombre viejo fue crucificado con Cristo, para que el cuerpo del pecado quedara destruido, a fin de que ya no sirvamos al pecado, pues el que ha muerto, queda libre del pecado (Rm. 6,5-7). Se comprende que el bautismo no es algo momentáneo, que dura el tiempo que dura la ceremonia litúrgica y acaba cuando salimos del lugar en donde se realizó tal ceremonia. El morir con Cristo al pecado abre nuestra mente y nuestro corazón a un modo diferente de percibir la vida personal, familiar y social; es vivir responsablemente nuestra vida, íntimamente unidos a él, apartándonos continuamente del pecado, que ya no ha de tener cabida en nuestra vida.

Entender nuestro bautismo nos lleva a dejar atrás la mediocridad que no produce ningún efecto bueno en nosotros, ni en aquellos y aquellas con quienes compartimos la existencia en todos sus aspectos. Este cambio definitivo que Cristo ha iniciado por el bautismo en nuestra vida, crece y se perfecciona durante todo el tiempo que transcurra nuestra existencia en esta tierra y no solamente eso, sino que la vida nueva que vivimos en Cristo desde este mundo, abre nuestro destino a la eternidad. Por ello San Pablo afirma: Si hemos muerto con Cristo, estamos seguros de que también viviremos con él; pues sabemos que Cristo, una vez resucitado de entre los muertos, ya no morirá nunca. La muerte ya no tiene dominio sobre él... ustedes, considérense muertos al pecado y vivos para Dios en Cristo Jesús (Rm. 6, 8-9.11).

El Bautismo vivido como Discípulos Santos

Desde esta perspectiva que nos da el apóstol, comprendemos profundamente el significado que tiene la Resurrección de Cristo y los signos impresionantes que la acompañaron. Dios Uno y Trino, que se ha hecho cercano a nosotros mediante su poder manifestado en Cristo en su nacimiento y en el transcurso de toda su vida terrena, en la Resurrección Gloriosa de su amado Hijo, que surge del sepulcro, nos da no solamente la prueba más contundente del Señorío que Cristo ha recibido sobre toda vida humana y sobre la creación entera, que gime esperando la manifestación gloriosa de los hijos de Dios (Cf. Rm. 8,19), sino del amor misericordioso de Dios por nosotros los seres humanos y por todas sus criaturas.

Quienes hemos recibido el bautismo entendemos, desde la perspectiva de la Pascua de Jesús, el llamado universal a la santidad que Dios nos hace a todos los bautizados, porque el compromiso de ser santos y santas no afecta sólo a algunos cristianos: «Todos los cristianos, de cualquier clase o condición, están llamados a la plenitud de la vida cristiana y a la perfección del amor» (Cf. Juan Pablo II. Novo millenio inenunte n. 30. Cf. Conc. Ecum. Vat. II, Const. dogm. Lumen gentium, sobre la Iglesia, 40). Preguntar a un catecúmeno, «¿quieres recibir el Bautismo?», significa al mismo tiempo preguntarle, «¿quieres ser santo?» Significa ponerle en el camino del Sermón de la Montaña (Juan Pablo II. Novo op. cit n. 31), es decir, colocarlo en el camino del seguimiento de Jesús, para que sea su discípulo; significa darle conciencia de que el bautismo es la verdadera entrada en la santidad de Dios por medio de la inserción en Cristo y la inhabitación de su Espíritu. Sería un contrasentido bautizar personas y contentarse con que sean discípulos que se conducen con una vida mediocre, vivida según una ética minimalista y una religiosidad superficial (Cf. Juan Pablo II, op. cit. n. 31).

El Bautismo vivido como Discípulos Misioneros

El discípulo que está bien fundamentado en la Roca de la Palabra de Dio se siente impulsado a llevar la Buena Nueva de la salvación a sus hermanos. Discipulado y misión son como las dos caras de una misma medalla: cuando el discípulo está enamorado de Cristo, no puede dejar de anunciar al mundo que sólo Él nos salva (Cf. Hch. 4, 12). El discípulo sabe que sin Cristo no hay luz, no hay esperanza, no hay amor, no hay futuro (Cf. Aparecida. Doc. Conclusivo de la V Asamblea Gral. del Episcopado Latinoamericano y del Caribe, n. 146. Cf. Benedicto XVI, Discurso Inaugural en Aparecida n. 3). Desde esta perspectiva, y a la luz del misterio pascual, se entiende que la Evangelización es esencialmente el anuncio de la persona de Cristo Resucitado, restaurador del mundo y de la historia, evangelización que incluye la opción preferencial por los pobres, la promoción humana integral y la auténtica liberación cristiana (Aparecida, n. 146).

Al participar de esta misión, el discípulo camina hacia la santidad. Vivirla en la misión lo lleva al corazón del mundo. Por eso, la santidad no es una fuga hacia el intimismo o hacia el individualismo religioso, tampoco un abandono de la realidad urgente de los grandes problemas económicos, sociales y políticos de América Latina y del mundo y, mucho menos, una fuga de la realidad hacia un mundo exclusivamente espiritual (Aparecida, n. 148. Cf. Benedicto XVI, Discurso Inaugural en Aparecida n. 3).

El Bautismo vivido como Discípulos Justos que anhelan la realización del Plan de Dios en la Historia Humana

Como lo hicimos notar en la reflexión que hicimos antes, en torno a la visita de las mujeres al sepulcro de Jesús, la madrugada del Domingo de Resurrección, con la intención de ungir su cuerpo, ellas fueron las primeras destinatarias del anuncio de la Resurrección de Cristo, primero de parte del ángel y después de parte de Jesús mismo a quien encontraron en su camino, con una experiencia muy semejante, aún dentro de contextos históricos muy diferentes, a la que vivieron los pastores de Belén, quienes fueron los primeros destinatarios del anuncio del nacimiento del Mesías. En tiempos de Jesús, los pastores y las mujeres en la cultura judía eran grupos relegados: los pastores no podían participar en ceremonias religiosas debido a su muy probable situación de impureza, debido a su trabajo, que transcurría entre diversos tipos de animales. En el caso de las mujeres, tenían una personalidad religiosa inferior a la del varón, incluso tenían un lugar reservado, pues el patio de las mujeres estaba afuera y separado; para la realización de una ceremonia religiosa necesariamente se necesitaba la presencia de diez varones, aún cuando hubiera diez mujeres.

Los obispos latinoamericanos y del Caribe en el documento conclusivo de la V Asamblea General del Episcopado Latinoamericano y del Caribe, celebrada en Aparecida, Brasil, afirman: «La Iglesia debe cumplir su misión siguiendo los pasos de Jesús y adoptando sus actitudes» (n.31). La elección de los pastores y a las mujeres, grupos marginados en Israel, como los primeros destinatarios del anuncio de la Buena Nueva del nacimiento de Jesús y de su resurrección, no es una casualidad. Al comienzo de su predicación, en la sinagoga de Nazaret, después de proclamar él mismo, a petición del jefe de la sinagoga, el texto de Isaías en que estaba escrito: «El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha ungido para anunciar a los pobres la Buena Nueva, me ha enviado a proclamar la liberación a los cautivos y la vista a los ciegos, para dar la libertad a los oprimidos y proclamar un año de gracia del Señor», Jesús dijo: "Esta Escritura, que acaban de oír, se ha cumplido hoy" (Cf. Lc. 4,16-21). Con ello Él anuncia, que la pauta para el establecimiento del Reino de Dios en el mundo, que es la parte medular de su misión y continua siendo la parte medular de la misión de su Iglesia, exige tomar como punto de referencia a los más abandonados de la tierra.

Por ello, en el Documento Conclusivo de Aparecida que ya he citado antes, dejaron por escrito los obispos que: La opción preferencial por los pobres es uno de los rasgos que marca la fisonomía de la Iglesia latinoamericana y caribeña (n. 391). En los rostros sufrientes de nuestros hermanos, el rostro de Cristo que nos llama a servirlo en ellos: Los rostros sufrientes de los pobres son rostros sufrientes de Cristo. Ellos interpelan el núcleo del obrar de la Iglesia, de la pastoral y de nuestras actitudes cristianas (n. 393). De nuestra fe en Cristo, brota la solidaridad que ha de manifestarse en opciones y gestos visibles, principalmente en la defensa de la vida y de los derechos de los más vulnerables y excluidos, y en el permanente acompañamiento en sus esfuerzos por ser sujetos de cambio y transformación de su situación. El servicio de caridad de la Iglesia entre los pobres es un ámbito que caracteriza de manera decisiva la vida cristiana, el estilo eclesial y la programación pastoral (n. 394).

Para contribuir a que el Reino de Dios se haga presente en el mundo, Reino de amor, de justicia, de paz y de verdadera libertad, y aliviar así las pesadas cargas de los pobres de la tierra, que se encuentran en un número muy grande en México y en Coahuila, los bautizados, discípulos seguidores de Cristo, portadores del anuncio de la Resurrección de Cristo y de la fuerza transformadora de la historia que Dios ha desplegado en el mundo por medio de Él, hemos de asumir, para vivirlos en nuestra vida cotidiana y anunciarlos con nuestra palabra y nuestras obras los contenidos del Evangelio que tocan de manera profunda las fibras del ser humano para que se convierta en promotor de la vida, del amor, de la justicia y de la paz en la sociedad humana. Dichos contenidos, que han sido asumidos claramente por los obispos latinoamericanos y caribeños en el Aparecida son: el valor inviolable de la vida humana y el de la dignidad que tiene porque Dios la ha creado, los derechos que brotan de ella, que han de ser respetados no sólo por cada persona en particular, sino por las instituciones públicas y privadas, por leyes justas que protejan y promuevan esa dignidad de la vida y en todas las actividades humanas. Es el evangelio que debe incidir principalmente en todo lo que se refiere al trabajo humano, a la dignidad que tiene el trabajo en sí mismo, que hace más persona al ser humano que lo realiza y dignifica la vida del trabajador y la trabajadora, al derecho que tiene a un salario justo, a jornadas de trabajo humanas que le permitan atender a su familia y a tener el merecido descanso y a realizar otras actividades que contribuyan al desarrollo de la calidad de su vida y la de su familia.

Hemos de proclamar con toda claridad y trabajar porque se restaure en el orden económico el plan de Dios para los recursos de la tierra que Él ha destinado para sus hijos e hijas. Tener esto en nuestra mente y en nuestro corazón es una obligación grave, porque está en los contenidos en el Evangelio, en las palabras de Jesús, "he venido para que tengan vida y la tengan en abundancia". Este derecho a la vida plena, es un derecho que cada ser humano tiene, que lo tienen todos los grupos humanos, los pueblos y las naciones. Por lo tanto, los discípulos de Cristo sabemos que son contrarias al plan de Dios, las prácticas económicas que propician la desigualdad social, la inequidad en el acceso a las oportunidades, y provocan el retraso escandaloso de millones de seres humanos. no podemos ser cómplices de dichas prácticas ni por acción, ni con nuestro silencio.

La distribución justa de los bienes tiene que ver con los sistemas políticos, que han de velar e intervenir para frenar los abusos de quienes quieren acumular a costa del trabajo de los demás, o aprovecharse de manera deshonesta, directa o indirectamente, de los recursos financieros que provienen de las aportaciones de los ciudadanos al Estado, y beneficiarse de ellos para fines particulares o intereses de grupos. En este momento en México, los ciudadanos tienen no sólo el derecho sino la obligación de participar de manera plural y libre, dentro del respeto a los derechos humanos, para que se destierren de nuestro país las prácticas corruptas que han dañado tanto y lo siguen haciendo. Quien está en un puesto público, debe saber que está sujeto a la supervisión de la ciudadanía; es aberrante la actitud en la que está el Estado Mexicano, de criminalizar la protesta social, utilizando conceptos de legalidad, estado de derecho y democracia bajo total discrecionalidad para funcionarios públicos que incurren en delitos y ninguna garantía ni pruebas para líderes sociales.

Los cristianos no podemos enfrentar aislados las numerosas violaciones a los derechos humanos que se perpetran de múltiples maneras en este momento. Con confianza en el poder de Cristo, hemos de unirnos con espíritu ecuménico y con sentido fraterno y respetuoso, a las múltiples iniciativas que provienen de la sociedad civil, para restaurar el orden público en una democracia verdadera, con valores, para cuidar la naturaleza, para humanizar la economía, para proteger a los grupos vulnerables, entre los que sobresalen las mujeres -las viudas de Pasta de Conchos, las víctimas de los feminicidios, las mujeres violentadas en Atenco, las comunicadoras que defienden la vida digna de los niños y los derechos humanos, las mujeres que luchan contra la guerra sucia que desapareció a sus hijos, son grupos emblemáticos en México- los niños, los migrantes, los pueblos indios, los campesinos, los obreros, los niños y jóvenes de la calle, y quienes son víctimas de las adicciones. Tenemos que trabajar muy especialmente, porque el Estado enfrente con seriedad y honestidad el problema del narcotráfico en nuestro país.

Nuestro pueblo cuenta con la riqueza de la fe y la presencia de Cristo Resucitado en su espíritu y cada día es más conciente de la fuerza y valentía que adquiere al sentirse parte del trabajo comprometido del cristiano, y sabe que puede alcanzar la Vida para todos y todas recordando lo que Jesús nos dijo: "En el mundo tendrán tribulaciones, pero ánimo, yo he vencido al mundo" (Jn. 16,33).

* Obispo de la Diócesis de Saltillo, Coahuila, México

Cuando las periferias se mueven

Manifestaciones BrasilRaúl Zibechi.-  Grupos de jóvenes de 15 a 20 años se autoconvocan en los shoppings de Brasil, sobre todo en São Paulo, aunque la práctica se está extendiendo a todo el país, para pasear, divertirse y cantar bailando funk ostentación, un género derivado del funk carioca que exalta el consumo, las marcas de lujo, el dinero y el placer. Son jóvenes que provienen de las periferias paulistas, pobres y, por lo tanto, negros. El 7 de diciembre unos 6 mil confluyeron en el Shopping Metro Itaquera, habitualmente frecuentado por familias de la periferia. El día 14 varios cientos ingresaron bailando y gritando al Shopping Internacional de Guarulhos, y aunque no hubo destrozos ni robos, ni consumieron drogas, la policía volvió a reprimirlos y se llevó 23 detenidos sin motivo. Los rolezinhos (de rolé, pasar el rato) se realizan desde hace varios años por parte de estudiantes o fans de músicos o celebridades del deporte. Uno de los rolezinhos más célebres lo realizan desde 2007 los estudiantes de economía de la Universidad de São Paulo (USP) en el Shopping Eldorado. Nunca fueron reprimidos, ni siquiera incomodados, por la seguridad, aunque llegan en masa sin previo aviso. Gritan de modo ofensivo y cuando algunos se suben a las mesas, la seguridad les pide educadamente que desciendan ( Folha de São Paulo, 21 de enero de 2014). Por el contrario, cuando se trata de jóvenes de las periferias, los propietarios de los centros comerciales los filtran amparados en decisiones de la justicia, los vendedores cierran los comercios y los clientes los insultan y los tratan como delincuentes. Crean el clima propicio para la represión de la Policía Militar, una de las más letales del mundo. La periodista Eliane Brum pregunta "¿Por qué la juventud negra de las periferias del Gran São Paulo está siendo criminalizada?" ( El País-Brasil, 23 de diciembre de 2013). En el imaginario nacional, sostiene, para los jóvenes pobres divertirse fuera de los límites del gueto y desear objetos de consumo es algo transgresor, porque "los shoppings fueron construidos para mantenerlos del lado de afuera". No sólo los shoppings: la sociedad toda los deja fuera. Siempre que los de abajo se mueven, se muestran, así sea sólo para salir de la periferia usando los mismos códigos de la sociedad capitalista, son discriminados y golpeados, porque están ocupando espacios que no les corresponden. En este caso cometieron un delito mayor: no sólo desafían al ostentar sobre sus cuerpos morenos los mismos objetos que los ricos, sino que empezaron a ocupar espacios-templos sagrados para las clases medias y altas. Cuando los periferias se mueven, develan las relaciones de poder que en la vida cotidiana aparecen veladas por las inercias, las creencias, las influencias mediáticas, religiosas e ideológicas. Lo primero que han mostrado es la textura del poder: el papel de los aparatos represivos y de la justicia como servidores del capital; cómo se entretejen racismo y clasismo como ejes de la opresión y la explotación; el papel de la ciudad como espacio para la especulación inmobiliaria, o sea el extractivismo urbano. La segunda es la intransigencia de las clases medias, en particular ese sector de nuevos consumidores que salieron de la pobreza en los últimos años gracias al crecimiento económico por los altos precios de las commodities y las políticas sociales asistenciales. Aquí hay un problema generacional: los jóvenes que hacen rolezinhos son hijos de quienes los acusan de ladrones y los golpean con sus cachiporras. Pertenecen al mismo sector social, pero unos están agradecidos mientras ellos quieren más. La tercera cuestión se relaciona con nosotros. Consulté a un amigo militante del Movimento Passe Livre (N de la R: viaje gratuito en el transporte público), que jugó un papel relevante en las manifestaciones de junio, para requerir su opinión sobre lo que está sucediendo. Molesto me dijo que están cansados de que los interpreten otros, sobre todo gente que no tiene la menor relación con las luchas pero se erigen en analizadores estableciendo una relación de poder colonial, sujeto-objeto, en que el segundo lugar siempre les toca a los de abajo. En pocos días se dispararon infinidad de análisis que pretendían explicar lo que los jóvenes hacen, a menudo pateando lejos de la portería. Más dañinos son los discursos que vienen emitiendo las personas y grupos de izquierda. Durante las manifestaciones de junio, cuando la Copa Confederaciones, tacharon las movilizaciones de provocaciones que pueden favorecer a la derecha. Un cálculo absurdo pero eficiente para asilar y desmovilizar. Respecto a los rolezinhos afirman que son "acciones descomprometidas", "despolitizadas", que finalmente sólo buscan integrarse a través del consumo. Aunque aquí aparece también un prejuicio de edad: las generaciones viejas (a las que pertenezco) suelen recitar a los jóvenes sermones sobre lo que es correcto y lo que es desviación, con el mismo aire de superioridad con que nos amonestaban los cuadros de partidos en los años 69 y 70. Pero lo que parece más grave es la mitificación de las luchas sociales. Lo obreros de San Petersburgo que protagonizaron la revolución de 1905 y crearon los primeros soviets no fueron politizados por los discursos y textos de Lenin o Trotsky sino por las balas del zar cuando marcharon al Palacio de Invierno a entregarle un pliego petitorio, encabezados por el cura Gapón, que trabajaba para la policía secreta. El Domingo sangriento politizó a los obreros rusos. Algo similar sucedió a raíz de la marcha de mujeres a Versalles en octubre de 1789, que selló el fin de la monarquía. Existe una profunda confusión sobre el papel de las ideologías y los dirigentes en las revoluciones y en los procesos de cambio. La espontaneidad pura, que según Gramsi no existe, no conduce muy lejos, a menudo a derrotas sangrientas. Pero la "dirección consciente" y externa no garantiza buenos resultados. Podemos probar aprender juntos, sobre todo cuando las periferias se mueven y ponen en cuestión nuestros viejos saberes.

Cuba: El huracán llamado bloqueo

Frei Betto*

 

El próximo 29 de octubre la Asamblea General de la ONU, después de oír el informe presentado por el secretario general, Ban Ki Moon, votará el proyecto de Cuba respecto a la suspensión del bloqueo económico, comercial y financiero impuesto a la isla del Caribe por el gobierno de los Estados Unidos en 1959.
Será la 17ª vez que la ONU tratará este tema. En el 2007, de los 192 países miembros de las Naciones Unidas, 184 votaron a favor del proyecto que pedía la suspensión. Por desgracia sus resoluciones no tienen carácter obligatorio, excepto las del Consejo de Seguridad.
El hecho de que la mayoría de países condenaran, 16 veces, el bloqueo representa un gesto de solidaridad para con la isla y una derrota moral para la Casa Blanca, cuya prepotencia queda evidente al no tener la menor consideración con lo que piensa la comunidad internacional, que repudia la hostilidad usamericana.
El bloqueo es el principal obstáculo para el desarrollo de Cuba. El año pasado representó para el país un perjuicio de US$ 3,775 millones. A lo largo de los 50 años de Revolución se calcula que el total del perjuicio llegó a US$ 224,600 millones, teniendo en cuenta la desvalorización del dólar y sus fluctuaciones en el transcurso del tiempo.
El bloqueo es un pulpo con tentáculos extraterritoriales, violando el derecho internacional, en especial la Convención de Ginebra, que lo califica de genocidio. Las empresas, bancos y ciudadanos que mantengan relaciones económicas, comerciales o financieras con Cuba sufren persecución. A ejemplo de lo que hizo China durante las Olimpiadas, también el gobierno usamericano bloquea sitios de Internet relacionados con Cuba.
Con un gran costo el gobierno cubano ha conseguido abrir pequeñas brechas en el bloqueo, como comprar alimentos en los EE.UU. Pero las empresas vendedoras enfrentan una gigantesca burocracia, sobre todo porque la comercialización debe pasar por la mediación de un tercer país, pues el bloqueo prohíbe relaciones directas entre los EE.UU. y Cuba. El comprador es obligado a pagar por adelantado y no puede vender sus productos a los usamericanos; los navíos regresan vacíos a sus puertos de origen.
Los recientes huracanes Gustav e Ike causaron muchos daños en la isla. Grandes extensiones agrícolas quedaron devastadas, 444 mil viviendas afectadas, de las cuales 67 mil totalmente destruidas. Con el alza del precio de los alimentos en el mercado internacional Cuba no está con la cuerda al cuello gracias a la solidaridad internacional, incluyendo a la Unión Europea y Brasil.
El gobierno cubano solicitó a la Casa Blanca una tregua en el bloqueo durante los próximos seis meses por razones humanitarias. Hasta ahora Bush mantiene completo silencio. Sin embargo la máquina publicitaria de la Casa Blanca trata de camuflar la omisión presidencial con una serie de mentiras, como el ofrecimiento de US$ 5 millones a los cubanos víctimas de los huracanes. ¿Pero qué representa esa cantidad ante los US$ 46 millones que recibió la USAID este año para financiar grupos mercenarios dedicados al terrorismo anticubano? Y otros US$ 40 millones que fueron dados para mantener las retransmisiones de radio y televisión contra el régimen de Cuba.
A pesar de que el bloqueo ha causado más daño que todos los huracanes que han afectado a Cuba, la nación resiste y ahora se moviliza en grandes equipos de trabajo para contrarrestar los estragos causados por la naturaleza y mejorar la producción agrícola, gracias a las recientes medidas que facilitan a los campesinos el acceso a las tierras en que anteriormente se cultivaba caña de azúcar. Además de tener en el Estado un comprador seguro, los agricultores cubanos podrán vender directamente al consumidor.
Sin quedarse mirando su propio ombligo, Cuba reitera su solidaridad internacional y envía médicos a las víctimas de los huracanes en Haití, y sigue manteniendo médicos y profesores en más de 70 países, la mayoría pobres.
La historia es una vieja señora que nos sorprende cada día. ¿Quién imaginaría hace un año que el socialismo cubano vería la crisis financiera de Wall Street, y al Estado más capitalista del mundo contradecir todos sus discursos e intervenir en el mercado para tratar de salvar bancos y empresas? ¿Dónde queda el dogma de la inmaculada concepción de que fuera del mercado no hay salvación?

PS. Se pueden enviar contribuciones para la compra de alimentos y medicinas, que serán enviados a los damnificados de Cuba, a: Asociación Acción Solidaria Madre Cristina, Banco do Brasil 4328-1, Cuenta 6654-0

 

*Frei Betto es escritor, autor de "La mosca azul. Reflexión sobre el poder", entre otros libros.

Cultura de paz, un llamado urgente.

La paz es el caminoEl 21 de septiembre es un día súper especial en nuestro país. Casi siempre se ha celebrado como el día del estudiante, el día del amor, y finalmente el inicio de la primavera. Ciertamente todas estas celebraciones, no cambiarán. Pero hoy pensando en este día quiero concentrarme, en otra celebración novedosa y no muy celebrada como es el "Día Internacional de la Paz", que el 2001, lo declara la Asamblea General de las Naciones Unidas. El objetivo fue para conmemorar y fortalecer los ideales de paz en cada nación como para que cada año se observara un día de cesación del fuego y de no violencia.
Con este motivo la fundación UNIR, conjuntamente otras instituciones ha creado un comité impulsor. Al mismo tiempo han elaborado un subsidio muy rico en su contenido, titulado: "Paso a paso todos podemos hacer Paz", que refleja el símbolo muy llamativo, un cuervo mensajero de la paz.
Pero ¿qué podemos entender por cultura de paz?. Tal vez lo primero que debemos entender es que Cultura es algo que está con nosotros, los saberes, creencias, comportamientos, e inclusive la forma de construir las relaciones que adoptamos. Todos tenemos una cultura. Pero cuando estamos hablando de una cultura de paz estamos incorporando otro elemento más a nuestro diario vivir. Estamos incorporando a nuestro saber personal y en la sociedad el valor de la paz; un valor, un comportamiento, una actitud que fortalece a la persona humana, en su ser y en su misma dignidad.
Pensar en una cultura de paz es pensar en adquirir un valor y que se haga parte de nosotros. Es decir, ser una persona que portará en su ser y en sus actitudes la paz. Ser una persona de paz será la persona que rechaza la violencia, la injusticia, la exclusión. Es la persona que motiva a llevar en nuestra vida otros valores como la libertad, diálogo, el respeto al otro, la aceptación a las diferencias. En sí, nos crea la necesidad de sabernos más tolerantes frente a creencias, nacionalidades e identidades.
No podemos ignorar que en nuestro análisis de la realidad existe mucha violencia, intolerancias, rechazo al otro, cerrazón al pensar diferente. A veces sentimos que en nuestras estructuras sociales es muy difícil vivir una paz duradera. Tal vez porque muchas de las realidades de violencia están ancladas en las mismas condiciones de vida; extrema pobreza, injusta distribución de las riquezas, amenazas de guerra, intereses sociales, etc. Por esa razón lo primero que experimentamos es el conflicto, el enfrentamiento. Las relaciones inclusive están llegando a un límite de intolerancia. Poco a poco van impidiendo un diálogo abierto, sincero y que logre una solución con resultados que traigan satisfacción y no resignación.
Todos los que conocemos a Jesús de Nazaret tenemos a él cómo nuestro modelo. Vivir la cultura de paz será posible solo viviendo una inversión de valores. Jesús era y es para nosotros un mensajero de la paz. Que la violencia se la enfrente dejando que "PARE" la violencia. Por eso nos dice: "Si alguien te golpea en la mejilla izquierda, ofrécela también la otra mejilla". Así frenas la violencia. Las bienaventuranzas nos dice: "Felices los que trabajan por la paz, porque serán reconocidos como hijos de Dios". Por lo tanto no es suficiente creer en Jesús, sino es necesario comprometerse y trabajar por la paz. Hoy estamos desafiados y llamados, vivir la cultura de paz como nos dice Isaías: "Qué hermosos son sobre los montes los pies del que trae buenas nuevas, del que anuncia la paz, del que trae las buenas noticias de gozo, del que anuncia la salvación".
Que este día sea la oportunidad para decirnos que somos constructores de una cultura de paz en nuestra sociedad y en nuestra vida. Para ello debo ser una persona capaz de dialogar; capaz de resolver los conflictos, cediendo algo; capaz de pensar en el otro, buscando consensos; capaz de lograr una paz duradera.
Al final, la cultura de paz no es la tranquilidad, es la construcción de valores en la misma persona para vivir una sociedad justa, solidaria y propositiva.

....................

Guillermo Siles Paz, OMI
(Misionero Oblato y comunicador social.)

Cultura y lucha política

Washington UrangaPor Washington Uranga.- Mucho se ha dicho sobre el relato vinculado a la política. A favor y en contra. Para criticar al oponente o para defender lo propio. Es evidente que más allá de las especulaciones toda acción política necesita de un relato. Pero éste no es más que una parte -seguramente importante, pero apenas una parte- de la cultura, entendida ésta como una realidad mucho más compleja y amplia que abarca el conocimiento, las creencias, también las normas, la moral, las costumbres y todos los hábitos y habilidades adquiridos por el sujeto como parte de una sociedad que lo contiene. Por ese mismo motivo, la cultura es un escenario de lucha política y simbólica por el poder.

Siendo importante, limitar la disputa apenas al relato -entendido como una forma de narrar los acontecimientos políticos desde una determinada perspectiva- puede inducir a una simplificación y distraer de las cuestiones de fondo. Detrás de cada relato hay una manera de entender el mundo, principios, valores, una forma de comprender los derechos y, sobre todo, una concepción del sujeto que vive en sociedad y de las relaciones que se establecen en la comunidad. La cultura no puede entenderse apenas como las artes, el espectáculo o las ciencias, un reduccionismo pretendido por cierta mirada liberal. La cultura es la forma de ser y estar en el mundo.

El macrismo se presenta a sí mismo con la pretensión de introducir un cambio cultural. Lo dicen sus voceros oficiales y lo reafirman los periodistas que actúan como tales.

¿Cuáles son entonces algunos de los puntos que pueden ser centrales pero no únicos de ese cambio cultural propuesto?

- La democracia. Puede afirmarse que la democracia es una forma de organización social y de gobierno que se apoya en el presupuesto del poder ejercido por el pueblo a través de mecanismos de participación en la toma de decisiones políticas. El pueblo ejerce el poder a través de todos los organismos y poderes del Estado y por medio de sus representantes. No hay democracia entonces cuando se violan las leyes, se atropellan los mecanismos institucionales -sin importar que esto se haga con subterfugios legales- o se usa la fuerza -física y simbólica- para acallar las diferencias. Quien llega al gobierno mediante el voto popular traiciona el mandato y pierde legitimidad cuando con sus acciones atenta contra el sentido esencial de la democracia.

- Integralidad de derechos. La democracia está también indisolublemente unida a vigencia plena de derechos. Derechos sociales, económicos, políticos, culturales. Lo anterior tiene que verificarse en la práctica, es decir, que no basta con declamar "pobreza cero" si actúa en contrario. La vigencia de derechos supone también igualdad de posibilidades de acceso a los bienes y a las oportunidades, tomando en cuenta que no todos los ciudadanos cuentan con las mismas condiciones de base. El Estado, actuando como actor protagónico y responsable de la solidaridad social, debe garantizar tales derechos. Lo que el Estado haga en este sentido no es una dádiva, un beneficio, una ayuda o una caridad. Es restitución de derechos. Quienes reciben este apoyo no son beneficiarios, sino titulares de derecho. El PRO y Cambiemos no lo entienden así. En el Ministerio de Desarrollo Social se está desterrando la palabra derechos para sustituirla por ayuda y quienes reciben aportes dejaron de ser interlocutores o titulares de derechos para volver a ser beneficiarios. La caridad no obliga al Estado sino que lo hace generoso. Los derechos son imperativos.

- Los derechos humanos. Darío Lopérfido, el ministro de Cultura porteño, encarnó de manera patética el perfil del cambio cultural que el PRO pretende hacer en esta materia. Discutir el número de los desaparecidos en la Argentina es una provocación que intenta minimizar el genocidio cometido en el país por la dictadura cívico-militar. Como para no dejar dudas Lopérfido aseguró que "la Argentina es un país con una historia violenta, pero no más violenta que otros países". Sus afirmaciones apenas tuvieron una tímida aclaración del secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj, para señalar que "el gobierno nacional no comparte los dichos de Lopérfido". Mientras Cecilia Pando aplaude a Lopérfido, el presidente Macri -que no tiene tiempo para recibir a los organismos de derechos humanos- no consideró que debía pronunciarse sobre el tema. Otra reafirmación de que esta visión es parte del cambio cultural propuesto, en línea con el editorial de La Nación publicado al día siguiente de la elección de Macri y de las decisiones casi secretas del Poder Ejecutivo desfinanciando programas, organismos y organizaciones que han custodiado la vigencia de los derechos humanos. El relato dice que los "derechos humanos son un curro" o que "solo sirven para proteger a los delincuentes y descuidar a las víctimas".

- Individualismo vs. solidaridad social. No hay democracia sin solidaridad social. Y esta se plasma en condiciones de vida dignas que bien podrían sintetizarse en la tres T propuestas por el papa Francisco y convertidas en eslogan de muchos movimientos sociales en el mundo: Techo, Tierra, Trabajo. Como parte del cambio cultural el macrismo pretende que alcanzar este horizonte depende pura y exclusivamente del esfuerzo y del mérito individual, como si no existiesen condiciones sociales, económicas, políticas y también culturales que condicionan el desarrollo de las personas y coartan sus posibilidades. Para esa mirada basada en el individualismo da lo mismo nacer en cuna de oro que en una familia pobre. Y así, parte del cambio cultural propuesto es presentar historias de vida (cierta catequesis católica hablaba de "vidas ejemplares") proponiendo como ejemplo a quienes se superan y triunfan venciendo todas las adversidades exclusivamente por sus propios méritos y esfuerzos. Enorme falsedad y mentira cultural. La estrategia de comunicación del macrismo ya tiene en marcha la producción de piezas audiovisuales con estas características. El relato acompaña: "No está bien quien no lo quiere o no lo intenta" o "son pobres porque no quieren trabajar". Y se estigmatiza a los empleados del Estado por vagos, ñoquis o militantes.

Se podría seguir engrosando la lista de temas. Con los mencionados parece suficiente por ahora para sostener la idea de que el relato es apenas un soporte o un recurso que pretende viabilizar un cambio cultural mucho más profundo, sustituir valores, modificar en sus raíces cuestiones -como la perspectiva de derechos- que se habían arraigado en la cotidianidad de los argentinos. Se entiende entonces que para hacerlo hay que desterrar la política -como sostiene el ideólogo macrista Jaime Durán Barba- y demonizar la militancia como si fuera una peste (o una grasa... para usar la terminología del ministro Prat-Gay). Porque la política es la forma de canalizar, demandar y producir acciones para gestionar intereses y necesidades disímiles en la sociedad. Prescindir de la política es la manera directa de reforzar el dominio de los más fuertes en cualquier ámbito y sentido.

También hay que señalar que una de las principales características de la cultura -si no la principal- es poner en evidencia la capacidad de adaptación de los individuos a los cambios. Por convicción o por fuerza o rigor. La estrategia del macrismo pretende adaptar a la sociedad a una nueva perspectiva y para ello utiliza un método que combina ambos factores: estigmatizar la política, vaciar la democracia de los derechos que le dan sentido e imponer condiciones materiales con el máximo rigor (despidos, represión, bloqueo informativo y negación de la pluralidad). Cambiemos... o cambiemos.

Estas son algunas de las bases del cambio cultural que se intenta. La lucha político cultural no es apenas por imponer un relato. Es para eliminar de cuajo los derechos conquistados y hacerlo sobre la base de un relato que presente todo como "natural" y "justificado" bajo pretexto de acabar con "la pesada herencia".

 

Defensores contra la concentración

Washington UrangaPor Washington Uranga.- Durante la semana que culminó, Buenos Aires fue sede del IV Seminario Iberoamericano de Defensorías/Ouvidorias de medios, organizado por la Defensoría del Público de Argentina bajo el lema "Los derechos de las audiencias en escenarios de comunicación concentrada". Del encuentro participaron representantes de universidades, organizaciones de la sociedad civil, medios de comunicación, radios comunitarias, alternativas y ciudadanas y organismos públicos de 21 países, quienes firmaron una declaración final en la que se reafirma que "la comunicación es un derecho humano fundamental e inalienable" y en la que se señala "con preocupación cómo en diversos países de la región, las normativas vigentes favorecen la concentración de la comunicación, reduciendo así un derecho humano a un mero negocio, que se concentra en pocas manos e impacta negativamente sobre la pluralidad, la diversidad, la inclusión y la participación ciudadana". Frente a este escenario los firmantes pidieron que "se promueva la creación de Ouvidorias y Defensorías de las audiencias" en los países de la región en los que todavía no existan.

Durante tres días el seminario fue un ámbito de debate e intercambio plural acerca de la situación de la comunicación en América latina. En ese clima los participantes señalaron también que organismos tales como la defensorías o similares pueden "contribuir a una verdadera democratización de la comunicación y a la promoción de calidad en las producciones de los medios, dado que es a través de la mediación y la pedagogía, en lugar de la aplicación de sanciones, que logran reparar derechos vulnerados, a la vez que promueven la participación en el debate ético sobre la actividad de la comunicación social, la transparencia y la rendición de cuentas".

En otra parte del documento final se subraya también el rol de los Estados "en la salvaguarda y promoción del derecho humano a la comunicación, dado que se trata de una actividad social de interés público, a través de la que se exterioriza ese derecho humano".

Al hablar en el encuentro la defensora del Público de Argentina, Cynthia Ottaviano, afirmó que "estamos viviendo (en el país) el mayor retroceso en materia audiovisual desde la recuperación democrática" subrayando que esto se hizo "de espaldas a las necesidades y las urgencias de las audiencias, pero de frente a los intereses de las corporaciones". La Defensora dijo también en la ocasión que "nos hemos propuesto hablar de suicidio cultural y de las consecuencias reales y tangibles de la comunicación concentrada. Con un desafío, el de construir un pluralismo político, religioso, étnico y cultural". Y subrayó que "hay que redistribuir la riqueza informativa, que es de todas y de todos" pidiendo que "no nos dejemos arrebatar nuestros derechos".

El abogado Eugenio Zaffaroni, penalista y ex juez de la Corte Suprema de Justicia, envió un mensaje al encuentro en el que calificó de "gravísimo" el volumen financiero y patrimonial de los monopolios mediáticos latinoamericanos y aclaró que es una equivocación decir que están al servicio de las corporaciones trasnacionales, porque en realidad "forman parte del entramado financiero de esas corporaciones". Para el ex juez, "estamos entregando algo más que la difusión de ideas. Estamos entregando nuestra cultura. Los medios son creadores y difusores de cultura. Y la gran riqueza de América Latina es justamente su pluralismo cultural". Agregó también que "la prohibición del monopolio de medios en América Latina tiene que tener jerarquía constitucional, porque es la única garantía que tenemos para tener democracias efectivas y reales".

En otro momento, Fernando Oliveira Paulino, docente de la Universidad de Brasilia, calificó la concentración mediática de "una enfermedad tropical que pone en riesgo la diversidad cultural en la región".

"La defensa del derecho humano a la comunicación es esencial para los pueblos y lo decimos nosotros, cooperativistas, que humildemente sabemos muy bien lo que significa la censura y la invisibilización de voces", aseguró en su intervención el presidente del Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos, Edgardo Form.

Ariela Peralta, miembro del Directorio de la Institución Nacional de Derechos Humanos y Defensoría del Pueblo de Uruguay, trazó varias similitudes entre los casos argentino y oriental. Explicó que si bien la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual uruguaya está vigente desde enero de 2015, y es "inclusiva y democrática en materia de libertad de expresión y acceso a la información", hubo primero "una implícita y luego explícita voluntad política de dejar librado a la Justicia la decisión sobre avanzar o no en la implementación de las disposiciones", a partir de recursos de amparo impuestos por los grupos mediáticos concentrados. "Tanto es así -explicó- que a la hora de aprobar el presupuesto nacional por dos años, no se asignó partida alguna para la implementación de la misma, sino hasta el último minuto bajo denuncia de los defensores de la ley."

Pablino Cáceres, representante de Voces Paraguay, la Asociación de Radios Comunitarias y Medios Alternativos, describió a su país como "dominado por una elite económica propietaria de la mayoría de los medios de comunicación", donde "más del 90 por ciento de la información y el entretenimiento es controlado por cinco grupos empresarios". Además, siete de los nueve canales de TV abiertos pertenecen a dos grandes empresas dijo, lo que "marca permanentemente la agenda del país, y la ruta a seguir", señalando que esto representa "un serio obstáculo para el funcionamiento de la democracia".

Beatriz Solís Leree, titular de la Defensoría del Sistema Público de Radiodifusión del Estado Mexicano, SPR, informó que en su país, la reciente modificación constitucional en materia de telecomunicaciones podría consagrar una serie de derechos que hoy faltan en ese lugar, como el acceso a las tecnologías a una gran parte de la población, jurisprudencia para efectivizar el derecho a réplica, desarrollo de programación infantil protegida, y garantías para el acceso a información plural y veraz. Sin embargo, la expresión de deseos acerca de lo que podría ocurrir en México no impidió a Solís Leree describir el presente como problemático y negativo: "El modelo mediático altamente concentrado que aún se presenta en mi país se refleja, en materia de radiodifusión, con dos empresas que acaparan el 94 por ciento del total de frecuencias comerciales y audiencias".

En el seminario también se emitieron lineamientos básicos para que "las Defensorías u Ouvidorias no queden supeditadas sólo a la buena voluntad de quienes gestionan los medios de comunicación o reducidas a meras oficinas administrativas receptoras de quejas" para lo cual "es necesario dotar a estos organismos o figuras de un marco legal específico". En ese sentido se pidió que se establezcan con claridad funciones, misiones y atribuciones de estas entidades, que las mismos tengan cobertura nacional, con alcance a todos los medios de comunicación audiovisual, que cuenten con autonomía e independencia, tanto de los gobiernos como de los propios medios de comunicación y que se incorporen instancias formales de participación social en la fase de elección de sus titulares, en la presentación de los balances de gestión, como así también en otras actividades o programas pedagógicos que se implementen. Se demandó además que las defensorías cuenten con presupuestos básicos para su funcionamiento y que quienes sean designados en los cargos tengan mandatos acotados como forma de "propiciar la diversidad de miradas y propuestas".

Compartido por Diario Página 12, Argentina

Derecho a la comunicación y medios audiovisuales: la violencia de la invisibilidad

comunicador popularPor Miguel Monforte  y Adrián Baccaro.- En los medios audiovisuales de la República Argentina desde hace tiempo apremia la urgencia. Esto conduce a construir mensajes contra reloj, y atenta contra la comunicación hecha con responsabilidad. Se atropella la sensatez, se obra desinformando, sin chequear fuentes e institucionalizando mensajes con opiniones de un solo sector. Hay otra porción de la población, habitualmente vulnerada, con menos llegada a los medios, que permanece sin pantalla, excepto cuando se los pone como protagonistas de hechos policiales/criminales.
Amparados bajo la excusa de cumplir con la necesidad de la inmediatez exigida, en muchos medios televisivos se naturaliza una violencia invisible, porque cuando se oculta una parte involucrada, se define que algunos sectores siempre tengan pantalla/palabra y otros nunca, para dar la sensación de que "no están", o lo que es peor, sin decirlo se transmite que están en su submundo, cosa que también constituye un acto de violencia.
Cuando un noticiero arranca diciendo "otro caso de inseguridad en nuestra ciudad protagonizado por jóvenes", está siendo parte de un homicidio colectivo, el que supone que "eliminando cuestionables sectores de nuestra población", ciertos problemas graves se solucionarán. Porque, básicamente, el problema es "ellos o nosotros". Y ellos son malos y peligrosos, por lo tanto en esta diferenciación, los que se reconocen como "nosotros" son los buenos que pueden juzgar y condenar sus acciones. Pero para hacer esto, hay que sacarles su condición humana, y para lograrlo, se instala una mirada parcial, que supone tener la verdad, que es la de "nosotros". Se los conceptúa sin darles voz y se produce un efecto colectivo, porque con el accionar de ellos, nosotros sufrimos. Lejos está de ser democrática esta mirada, al contrario, es parcializada y condena sin dar lugar al cuestionamiento. Es una condena catódica urgente, catártica. Pero también comprensible: faltan las voces que acallen esos "pedidos de justicia". Entonces hay violencia desde lo que no se dice. Y esto está avalado desde hace tiempo por gran parte de nuestra sociedad, que actúa corporativamente y reivindica discriminar la pantalla. Lo que habría que revisar es cómo se aborda la condición humana desde los medios televisivos, que se instale la pregunta "¿Qué pasa con el otro?" Contestar esta pregunta implicaría un primer paso para quitar del medio la deshumanización, porque cumpliría con los derechos de esos otros a expresarse, a tener opinión y ser también escuchados, que dejen de ser "cosas", implicaría pensar en hacer circular la palabra para "darles" a "ellos" la posibilidad de mostrar su condición tan humana como la de "nosotros". Y que esa posibilidad sea para escuchar a "esos distintos" con atención en diferentes acciones, para que su aparición en las pantallas no sea estigmatizante, que no se muestre solo el recorte de la realidad que exige la cobertura de una actividad ilícita protagonizada por "ellos". Las cosas que no se cuentan, y que no son tenidas en cuenta. Y esto instala el miedo: no conocer a "ellos" más que por las referencias que se hacen en la televisión situándolos como delincuentes. Pero en los lugares denominados villas o barrios marginales (al margen de qué), vive todo tipo de gente, que realizan todo tipo de actividades. Los demás establecen su grado de marginalidad, no es algo elegido por "ellos".
Ahora, son pocos los programas que los muestran como personas que no solo sobreviven en condiciones precarias, sino que piensan, tienen opinión y sueños, como todos.
Si profundizamos, debemos pensar que la denominación "medios masivos" no es exacta. Son medios parciales, que además no saben tratar con "ellos" aun cuando se lo propongan, muchas veces hablan "de ellos" con buena intención, pero no "con ellos", falta diálogo, entonces la mirada de los medios televisivos es siempre desde la extrañeza, el pobre es un ser exótico, el estigma es difícil dejar de lado. Ahora, ellos también ven televisión todos los días, y ven que son tratados como los diferentes, los que no pertenecen, de los que se habla mal sin derecho a réplica, sin ser verdaderamente reflejados, se genera una representación de "ellos" a partir de la suposición desinformada y no pocas veces tendenciosa.
En Argentina, la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, derogada parcialmente por el nuevo gobierno en los aspectos que hacen a la desconcentración de medios, fue debatida por amplios sectores sociales y actores de toda la sociedad civil, constituyendo en su sanción un notable avance en lo que respecta a la ´perspectiva de pluralidad de voces y dar voz a los que no tienen voz, tal el caso de pueblos originarios o las organizaciones comunitarias y no gubernamentales. Sin embargo, sancionada en 2009 sufrió continuas trabas legales o errores de gestión en su aplicación, lo que ha retardado sus posibles efectos transformadores. Si bien la eliminación de los artículos de la ley en su potestad para regular la televisión de pago tan difundida en el país y la eliminación del articulado referido a la desconcentración no son buenas noticias para la pluralidad de voces, aún hay muchos espacios desde donde seguir trabajando hasta que se sancione una nueva ley. Signis Argentina viene participando en este proceso, específicamente en el campo de la comunicación para la infancia, por la protección de los derechos de los niños, niñas y adolescentes, la promoción de un audiovisual de calidad para la infancia y para que niños, niñas y adolescentes cumplan con su derecho a expresar sus voces, integrando el CONACAI (Consejo Asesor de la Comunicación Audiovisual para la Infancia) desde 2011. Hoy bregamos por la continuidad institucional de esta instancia, comprometidos en dar visibilidad a quienes no tienen voz, a los marginados de toda justicia y para incidir socialmente no para continuar formando guetos e inclusión selectiva, sino para hacerlos verdaderamente visibles, no para que se crucen a nuestra vereda, porque tenemos miedo de cruzarnos a la de ellos, sino para que ellos puedan expresar su verdad.

artículo de Miguel Monforte y Adrián Baccaro, de SIGNIS Argentina, publicado en el boletín Punto de Encuentro, mayo 2016

 

Diario de Fernando

Diario de Fernando

En las cáceles de la dictadura militar brasileña

 

Frei Betto*

 

Estamos ante un documento histórico, inédito, que esperó 36 años en llegar al público: se trata del diario de prisión del religioso dominico Fernando de Brito, prisionero de la dictadura militar brasileña, durante los cuatro años (1969-1973) en que fue sometido a torturas y trasladado a diferentes cárceles. Fernando, en compañía de otros religiosos dominicos, vivió algo inusitado tratándose de presos políticos del Brasil: fue obligado a convivir, durante casi dos años, con presos comunes en penitenciarías de São Paulo.

 

Así como el "Diario de Ana Frank" nos revela la naturaleza cruel del nazismo, Diario de Fernando retrata el verdadero carácter del régimen militar que gobernó el Brasil entre 1964 y 1985. No se conoce algo similar entre las obras publicadas sobre ese período.

 

En papel de seda, en letras microscópicas, y con el riesgo de ser castigado, Fernando anotaba día a día lo que vivía. Luego desmontaba un bolígrafo Bic opaco, cortaba por el medio el tubito de la carga, metía allí dentro el diario minuciosamente enrollado y lo volvía a montar. El día de visita cambiaba el tubito portador del diario por otro idéntico, llevado por uno de los hermanos del convento.

 

El miedo a ser descubierto por los carceleros y el peligro constante de revisión hicieron que Fernando se viera obligado muchas veces a destruir las memorias registradas en el papel. Pero lo que narró nunca se olvidó y traspasó los muros de las cárceles. Frei Betto, su compañero de prisión, rescató las anotaciones, les dio un tratamiento literario y las reunió en este libro que se constituye en un documento de inestimable valor histórico. En los episodios relatados la trayectoria de los religiosos se mezcla con la de otros personajes que hoy día son figuras destacadas en la historia brasileña, como Carlos Marighella, Carlos Lamarca, Caio Prado Jr., Apolonio de Carvalho, Paulo Vannuchi, Franklin Martins y Dilma Rousseff, por citar sólo algunos. Para quien esté interesado en conocer la verdadera cara del régimen militar y el Brasil de los "años de plomo", Diario de Fernando es el testimonio vivo, conmovedor, de una de sus víctimas. No se trata de investigación periodística, ni es resultado de averiguaciones de historiador, sino de un sincero, emocionante y visceral relato de quien tuvo la osadía de registrar, día a día, las entrañas de uno de los períodos más dramáticos de la historia del Brasil. Allí está todo: las torturas, los desaparecimientos, el secuestro de diplomáticos, las guerrillas urbana y rural, la huelga de hambre de casi 40 días, y también la convivencia de los prisioneros marcada por momentos de inusitada belleza: las fiestas de Navidad, las noches de canciones, la solidaridad inquebrantable entre ellos. Diario de Fernando traduce la saga de una generación que no se doblegó ante la dictadura y a la cual le debe el Brasil de hoy su redemocratización. He aquí una obra que enaltece la dignidad humana, la capacidad de resistencia frente a la opresión y la vivencia de la fe cristiana como en las antiguas catacumbas del Imperio Romano.

 

Lanzamiento: En Belo Horizonte, el 17 de junio, miércoles, en el auditorio de la CEMIG - Av. Barbacena 1.200, a las 7.30 pm. En São Paulo, el 18 de junio, jueves, en SESC Vila Mariana - Rua Pelotas 141, a las 7.30 pm.

 

El autor: Frei Betto está considerado una de las voces más activas en la lucha por la justicia social en América Latina. Escritor consagrado, ganador de dos premios Jabuti, tiene más de 50 libros publicados en Brasil y en el exterior, que reflejan su trayectoria como militante político y talentoso escritor de ficción. Éste es el quinto libro del autor editado por la Rocco; los anteriores fueron: Bautismo de sangre, La mosca azul, Calendario del poder y El arte de sembrar estrellas.

 

Tradujo J.L.Burguet (18 de mayo 2009)

Donald Trump

Donald TrumpRoberto O´Farrill*.- Cualquiera de los dos era inconveniente para México, pero quedó el patiño. ¿Quién iba a decirlo...? aunque las esperanzas de los migrantes mexicanos en los Estados Unidos se fincaron en que él no llegara a la presidencia.

Los vecinos del país del norte han manifestado su opción por el gobernante que prefieren; para eso es la democracia, y aunque todo apuntaba a que Hillary Clinton sería encumbrada en la cúspide del poder mundano, el resultado es que el victorioso ganador es Donald Trump, el mismo que vino a México como candidato para confirmar que construiría su muro fronterizo con cargo a la economía mexicana.

De que su muro lo va a construir, de eso podemos estar ciertos; no va a gobernar sin dar cumplimiento a esta promesa de su campaña, la que le confirió prestigio entre los suyos aunque repudio entre los nuestros.
Pero queda un consuelo, que no es menor. Se trata del alivio que viene con la derrota electoral de la mafia iluminista integrada por diversos grupos y sociedades secretas que se han infiltrado en las instituciones de poder norteamericanas, grupos constituidos por unas cuantas familias de banqueros, industriales y comerciantes que se reúnen en logias secretas y poderosas, carentes de moral y de principios cristianos y caracterizados por un total desprecio hacia la vida humana.

La mafia iluminista se ha dado a conocer por las acciones visibles de las conspiraciones de sus diversos grupos: derrocar gobiernos extranjeros, fomentar deuda externa, fabricar armamentos, inventar guerras, financiar gobiernos corruptos, colapsar economías, financiar y armar a grupos terroristas, inventarse enemigos mundiales y calumniar o asesinar a gobernantes que han cortado sus hilos de poder, tal como lo hicieron con sus presidentes Richard Nixon y John F. Kennedy.

La derrotada Clinton era la candidata formada y preparada para coronarla en el trono de este poder -el peor que el mundo ha conocido- un poder obtenido y sostenido por medio de rituales satánicos implementados en esas sociedades secretas y perpetrados en sus reuniones, de sacrificios de vidas humanas consumados en cada uno de los abortos promovidos por ellos mismos con su poder económico y global en su propio y en otros países, y con la creación de grupos persecutores de cristianos en Oriente medio y en otras regiones del mundo, como lo es Daesh.

El victorioso Trump, en cambio, ha sido coronado por una sociedad que está harta de ver morir a sus hijos en estúpidas guerras lanzadas contra enemigos artificiales, de ver sus impuestos entregados como fondos para promover instituciones de caníbales como Planned Parenthood, de mantener el valor de su moneda a través de una economía de guerra y de estupidizar a su juventud con drogas y pornografía.

El presidente electo de Estados Unidos es racista, ya lo dio a entender; desprecia a los mexicanos, ya lo dijo; pero también presentó una postura alejada de un progresismo que prometió fomentar su contrincante en la campaña.

Ahora, el sentimiento generalizado de los mexicanos es que ha llegado a gobernar a Estados Unidos el peor enemigo de México. No es así, los verdaderos enemigos de la humanidad no dan la cara, conspiran en lo secreto, en lo oscuro, son los hijos de las tinieblas, como lamentablemente expresa el Evangelio: "los hijos de este mundo son más sagaces con los de su clase que los hijos de la luz" (Lc 16,8).

¿Qué hemos de hacer ahora en este lado de la frontera? Primero: aceptar que la solución a la carencia de puestos laborales no está fuera de nuestro territorio, pues aunque los migrantes mexicanos buscaron un asilo por hambre o por inseguridad, la solución permanente no debe estar en otro país sino en el propio. Segundo: dejar de lado políticas progresistas que han querido traer a México gobernantes irresponsables que promueven la legalización de las drogas, la muerte de inocentes en abortos y la decadencia moral y social. Tercero: obligar de una buena vez a cada una y a todas las autoridades nacionales a cumplir con su deber de gobernar en el servicio a la nación y no a sus propios intereses.

Ese muro que se levantará en nuestra frontera hemos de aprovecharlo para poner fin al tráfico de drogas y de personas, al crimen organizado y desorganizado, a la decadencia moral y a la degradación social.

La economía mexicana no ha de debilitarse, con empeño la hemos de fortalecer, y a partir de ahora tendremos una respuesta automática toda vez que el país del norte pretenda influir en la economía, en el gobierno y en la moral de los mexicanos: -Ustedes eligieron a Donald Trump, ustedes quisieron quedar aislados de nosotros.

* Comunicador, miembro de SIGNIS México

Dorothy Stang

Frei Betto*

En febrero se cumplieron cuatro años de que la hermana Dorothy Stang, 73 años, misionera de la congregación de Notre Dame, fue asesinada de seis tiros a quemarropa en Anapu (PA). La conocí a mediados de los años 1970, cuando prediqué un retiro espiritual en Marañón, en el que participó ella.

La inserción de Dorothy en el conflicto agrario de la Amazonía comenzó en 1982, cuando el obispo Dom Erwin Krautler (también amenazado de muerte), de la prelatura del Xingu, le solicitó que trabajara en la pequeña localidad de Anapu, atravesada por la autopista Transamazónica, en la que el fracaso de los proyectos extravagantes de la dictadura dejaron un rastro de miseria y de conflictos. "Ella quería dedicar su vida a las familias aisladas que están en la miseria. Por eso le indiqué la Transamazónica este, el trecho entre Altamira y Marabá. Y para allá se fue", cuenta el obispo. Con un área de 11.895 km2 y cerca de 8 mil habitantes, Anapu está marcada por los conflictos periódicos de disputas de tierras.

Desde los años 80 se intensificó en aquella región la deforestación de la selva, sobre todo en el área conocida como Tierra del Medio, agravando la disputa entre acaparadores de tierras, madereros, dueños de parcelas y pequeños agricultores. Inspirada en Chico Mendes, Dorothy se empeñó en la creación de reservas extractivistas. "Los habitantes que residían en estos lugares eran echados porque llegaba alguien y decía que ya era el dueño de aquella tierra", recuerda Toinha (Antonia Melo), del Grupo de Trabajo Amazónico en Altamira (PA), amiga de la religiosa asesinada. Dorothy luchaba por proyectos de desarrollo sustentable y por el derecho de los pequeños productores a tener acceso a la posesión de la tierra.

En junio del 2004, en Brasilia, Dorothy testificó ante la Comisión Parlamentaria Mixta de Investigación sobre la Violencia en el Campo, cuando denunció la impunidad como factor del agravamiento de los conflictos. Toinha afirma que Dorothy era "una mujer comprometida con la justicia, con las causas sociales, con el medio ambiente y el desarrollo responsable".

Dorothy nació el 7 de junio de 1931 en Dayton (Ohio), Estados Unidos. Llegó al Brasil en 1966. En Coroatá (MA) trabajó con las Comunidades Eclesiales de Base integradas por pequeños agricultores. Debido al avance del latifundio, muchas familias abandonaron sus tierras y emigraron al Pará. Dorothy las acompañó.

Su apoyo a los asentamientos basados en la agricultura familiar, volcados a las actividades extractivistas de subsistencia y reducido impacto ambiental, provocó la ira de los acaparadores y latifundistas de la región. Cuando un área de Anapu fue destinada al proyecto conocido como PDS (Polos de Desarrollo Sustentable), los acaparadores la invadieron y amenazaron a las familias, obligándolas a retirarse.

El promotor del Ministerio Público del Pará, Lauro Freitas Junior, declaró no tener dudas de que el latifundista Vitalmiro Bastos de Moura, el Bida, y el ganadero Regivaldo Pereira Galvão, el Taradão, hicieron un consorcio para financiar el asesinato de la misionera Dorothy Stang. "Es necesario ir más allá de la muerte. Lo que está por detrás no es sólo el instigador sino toda una estructura que no afecta solamente al estado del Pará sino a todo el Brasil", dijo Dom Tomás Balduino, uno de los fundadores de la Comisión Pastoral de la Tierra (CPT) y su presidente hasta 1999. Las dos causas principales de los crímenes en la zona rural, como el asesinato de la hermana Dorothy, son: la tradicional impunidad de los latifundistas y la falta de regulación de la posesión de la tierra. Una de las grandes deudas del gobierno de Lula es la tan esperada y prometida reforma agraria.

En mayo del 2008 el latifundista Vitalmiro Moura, el Bida, llevado por segunda vez a juicio, fue absuelto. La sentencia no es definitiva, permite recursos. En el primer juicio él había sido condenado a 30 años de cárcel. El pistolero Rayfran das Neves Sales, reo confeso, fue condenado a 28 años de reclusión. Se confirmó una vez más una característica perversa del sistema judicial brasileño: en este país quien no es pobre goza de plena inmunidad e impunidad.

¡Rayfran das Neves cambió su testificación 14 veces! La demora en procesar a los responsables fue fundamental en la construcción de la impunidad. El resultado del juicio demuestra la importancia de federalizarse en casos emblemáticos de violación de los derechos humanos, como desea la Secretaría Especial de Derechos Humanos de la Presidencia de la República. Así sería posible evitar que las autoridades judiciales y el juicio queden vulnerables ante las presiones locales. El STJ (Tribunal Superior de Justicia) negó el pedido de federalización del caso Sorothy Stang.

El ganadero Regivaldo Pereira Galvão, el Taradão, pasó un año y tres meses en la cárcel y huyó después de haber sido beneficiado con el habeas corpus concedido por el STJ. Por dicha fue capturado el 29 de diciembre del 2008, cuando de nuevo trataba de apropiarse ilegalmente de tierras en Anapu. Pero, ya está en libertad.

Según la CPT, 819 personas, entre 1971 y 2007, murieron víctimas de conflictos agrarios en el Pará. De esos crímenes sólo 92 terminaron en procesos. De esos procesos 22 llegaron al Tribunal de Juicio; y sólo seis instigadores fueron condenados. Ahora sólo Taradão sigue preso.

Frei Betto es escritor, autor de "El amor fecunda el Universo. Ecología y espiritualidad", junto con Marcelo Barros, que llegará esta semana a las librerías.

QUIÉN ES FREI BETTO

El escritor brasileño Frei Betto es un fraile dominico. conocido internacionalmente como teólogo de la liberación. Autor de 53 libros de diversos géneros literarios -novela, ensayo, policíaco, memorias, infantiles y juveniles, y de tema religioso en dos acasiones- en 1985 y en el 2005 fue premiado con el Jabuti, el premio literario más importante del país. En 1986 fue elegido Intelectual del Año por la Unión Brasileña de Escritores.
Asesor de movimientos sociales, camo las Comunidades Eclesiales de Base y el Movimiento de Trabajadores Rurales sin Tierra, participa activamente en la vida política del Brasil en los últimos 45 años. En los años 2003 y 2004 fue asesor especial del Presidente Luiz Inácio Lula da Silva y coordinador de Movilización Social del Programa Hambre Cero.

Traducción de J.L.Burguet

El Comunicador católico en la vida democrática

Marcha de mujeres dominicanasPor: Santiago Almada*.- Los comunicadores católicos nucleados en la Asociación Católica Latinoamericana y Caribeña de Comunicación (SIGNIS ALC) se aprestan a celebrar su congreso en la ciudad de Asunción, Paraguay, los días del 5 al 9 del mes de octubre. El evento será propicio para que los comunicadores, locutores de radio, periodistas, docentes de escuelas de comunicación y toda persona comprometida con la difusión del mensaje cristiano a través de los medios y las redes, aporte su visión a una discusión sobre el problema de la participación del cristiano en la sociedad política actual, cuando los pueblos latinoamericanos afrontan graves problemas de orden social y económico, y cuando la brecha entre pobres y ricos se acentúa con la concentración de recursos financieros, económicos y productivos en cada vez más pocas manos.
En República Dominicana hemos visto en los últimos años cómo los medios hegemónicos, que representan la opinión y los intereses de grupos económicos perfectamente definidos, manejan la agenda política a través de la selección de noticias que ponen en primer plano a la dirigencia partidaria, a los grupos empresarios, y soslayan la participación y los problemas que aquejan a las comunidades pobres y sectores vulnerables.

En cuanto a las radios comunitarias, su limitado alcance en la mayoría de los casos termina por volverlas casi invisibles en el espectro radiofónico, saturado por emisoras de grupos multimediales poderosos.
Uno de los problemas que cada tanto ganan espacio en los medios es la inseguridad, con un enfoque parcializado que pone el acento en el combate a la delincuencia, sin mencionar siquiera las causas del delito y su incidencia en los sectores más vulnerables. Los medios ponen el acento en la represión, se genera un debate parcializado que no aporta elementos de discusión objetiva del problema y se deshumaniza totalmente a las víctimas de un lado y de otro del problema.
En medio de esta situación, un sistema clientelar crea las condiciones propicias para que los partidos tradicionales sigan siendo los dueños del poder político, sin que se avizore por el momento la posibilidad de que surjan alternativas de participación de sectores postergados y de nuevas propuestas que apunten a la solución de problemas estructurales de vieja data, como la falta de educación, la falta de servicios básicos como agua y energía eléctrica, entre otros.

El desafío que se presenta a los comunicadores católicos es precisamente aterrizar el enfoque de su análisis, poner el énfasis en la necesidad de hacer visibles a los sectores vulnerables y más postergados, no dejarse llevar por el discurso sexista, elitista y hasta racista que predomina en los medios hegemónicos y, sobre todo, enfatizar en que el mensaje evangélico es precisamente la preocupación por el otro, por el hermano que sufre y tiene hambre, por las víctimas de la pobreza y la postergación.
Necesitamos hablar de comunicación desde una perspectiva evangélica que centre su visión en el hombre concreto, en la mujer postergada y sometida, en el niño vulnerado y abusado en todos los órdenes. Todo lo demás, el problema medioambiental, la participación política, la promoción social, la educación y hasta el hambre, aparecerá en el debate por añadidura, y permitirá discutir y proponer soluciones concretas y posibles pero también, y esto es lo más importante, fijar objetivos posibles de participación de acuerdo con los recursos, medios y posibilidades de cada comunidad.

* Miembro de SIGNIS República Dominicana

Artículo publicado en el Boletín Punto de Encuentro, mayo 2016, de SIGNIS ALC

El Don Helder Camara que yo conocí

*Frei Betto

Tomado de una carta, recién divulgada, de don Helder Camara (1909-1999), arzobispo de Olinda y Recife, fechada el 27-28 de mayo de 1969 y dirigida a sus amigos y amigas, a quienes llamaba "familia mecejanense" (deMecejana es el distrito de Fortaleza en el que nació):

"De repente, a las 13h30min, me llega el rumor de que el padre Antonio Henrique había sido asesinado. Busca por aquí, busca por allá, fue identificado en el necrosomio de Santo Amaro, donde había ingresado como cadáver desconocido.

Tenía señales de sevicias increíbles: tres balas en la cabeza, una metida en la garganta, señales evidentes de que fue amarrado por los brazos y por el cuello y arrastrado... 28 años de edad, tres años de sacerdote. Su crimen: trabajar con estudiantes y ser de la línea del arzobispo.

Tuve que verme con sus ancianos padres y darles la terrible noticia.

En el necrosomio -donde permanecimos hasta las 19 h, en que el cadáver fue entregado por los médicos forenses- viví un adelanto de mi propia muerte. Murmullos en la sala. Gente llegando de todos lados. La prensa escrita y hablada tenía orden de ignorar el acontecimiento, pero dimos avisos a todas las parroquias por teléfono y mensajes personales.

Lo llevé a la iglesia matriz de Espinheiro (...)

En la primera concelebración, a las 21 h., tuvimos más de 40 sacerdotes, y la iglesia, enorme, estaba rebosante de jóvenes.

Di un triple mensaje:

-Palabra de fe, a los ancianos padres, transidos de dolor.

-Palabra de esperanza, a los jóvenes con quienes trabajaba él, y asumí el compromiso de que no quedarían huérfanos.

-A los fieles que llenaban el templo -una vez más la prensa escrita y hablada tenía orden de rechazar incluso el anuncio pagado del fallecimiento-, les pedí que ayudaran a difundir que a las 9 h habría otra concelebración, saliendo el entierro a las 10 h hacia el cementerio de Várzea, que es el cementerio de la familia.

Leí incluso la nota, firmada por el Gobierno Colegiado, nota que la prensa no divulgará, pero que nosotros trataremos de repartir por toda la ciudad, por el país y... por el mundo".

Hace pues 40 años que el P. Henrique Pereira Neto fue asesinado en Recife.

El coordinador

Conocí a don Helder Camara -cuyo centenario de nacimiento habría conmemorado el último día 2 de febrero- cuando era obispo auxiliar de Rio de Janeiro, en los años 60. Hombre de muchos talentos y trabajos, también se encargaba de la Acción Católica, movimiento que también incluía el llamado A, E, I, O, U (JAC, JEC, JIC, JOC, JUC). Yo participaba en la dirección nacional de la JEC (Juventud Estudiantil Católica). Don Helder nos coordinaba, se preocupaba por matricularnos en alguna escuela, con beca, y de asegurarnos recursos para el trabajo, como pasajes aéreos que posibilitaba a los dirigentes del movimiento viajar por todo el país. Gracias a su prestigio se nos abrían las puertas.

Aunque él nos asegurase el "por mayor" a veces padecíamos en el "por menor". Vivíamos en Laranjeiras -12 muchachos de la JEC y de la JUC (Juventud Universitaria Católica)-, en un apartamento de tres cuartos, ¡verdadera república de pobretones¡ Allí se hospedaban con frecuencia los líderes estudiantiles Betinho, de Minas Gerais, y José Serra, de Sao Paulo. Teníamos recursos para viajar y una oficina bien montada en la calle Miguel Lemos, en Copacabana, pero no siempre para la voracidad de nuestro apetito juvenil...

En aquella época el gobierno de Kennedy, preocupado con la penetración del comunismo en América Latina, creó el programa llamado "Alianza para el Progreso": donaba leche y queso en cajas de cartón para los pobres del Brasil. Parte de la cuota de la Iglesia iba para nuestra alimentación. Como las cajas quedaban por meses en el puerto, se humedecían y el alimento se deterioraba. Tuvimos serios problemas de salud por comer el queso de Kennedy y beber la leche de Jacqueline...

El emprendedor

Además de los dos años que estuve en la dirección de la Acción Católica (1962-1964) conviví con Helder Camara durante el último período de su vida; anualmente participaba yo, en Recife, en la Semana Teológica promovida por el grupo Iglesia Nueva. Nunca dejaba de visitarlo en la iglesia de las Fronteras, donde residía.

Hombre pequeño y frágil, don Helder tenía unas características curiosas: casi no se alimentaba. Todos decían que comía como un pajarito. También dormía poco, tenía un extraño horario de sueño: se acostaba hacia las once de la noche y se levantaba como a las dos de la madrugada, se sentaba en una silla poltrona y se entregaba a la oración. Era, cómo él decía, su "momento de vigilia". Rezaba hasta las cuatro, dormía otra hora u hora y media, y se levantaba para celebrar misa y comenzar su jornada.

En los años 60 don Helder encabezaba, en Rio, la Cruzada San Sebastián, proyecto de desfavelización creado por él. A pesar de la meritoria intención de facilitar a los pobres condiciones dignas de vivienda, no tuvo éxito: sin entradas suficientes o desempleados, los habitantes de las favelas eran trasladados a un apartamento que luego intentaban subarrendar, o arrancaban el baño, la pila, los grifos, para lograr dinero para comer.

¿Cómo obtenía recursos don Helder? Había un programa de gran sexito en la televisión, en el que se sorteaba una persona de la concurrencia, la colocaban en una cabina cerrada, a partir de la cual la escogida no conseguía divisar nada de lo que pasaba fuera. El auditorio, repleto de objetos: automóvil, televisor, nevera, reloj, pinzas, cortauñas... una cantidad de objetos.

Don Helder fue invitado por el patrocinador del programa para preguntar al señor Joaquín, obrero que tuvo la suerte. "¿Cambia usted esto por aquello?" Joaquín no tenía ni idea de lo que le estaban proponiendo, sólo tenía que responder sí o no. Eso unas seis o siete veces, hasta que, acabadas las preguntas, el objeto del último cambio era el premio merecido.

El auditorio, tratando de ayudar al obrero, se lamentó cuando Joaquín dejó de ganar un auto por preferir, jugando sin ver, un abridor de latas. El presentador lo lamentó al entregarle el premio. "Usted tuvo la oportunidad de ganar este auto o aquella nevera, pero insistió en el abridor de latas... Queremos agradecer, en nombre de nuestros patrocinadores, la presencia de don Helder, y aquí va un cheque para las obras de la Cruzada San Sebastián".

Don Helder, genio de la comunicación, dio vuelta y propuso: "Señor Joaquín, ¿cambia usted esto (el cheque) por ese abridor?" ¡Y le entregó el cheque al obrero!

Al día siguiente, en la sede de la Acción Católica, comentamos con él: "Pero don Helder, el señor se quedó con el dinero de la Cruzada, ¡una contribución importante! ¿Cómo va a obtener algo semejante?" Y él contestó: "Ah... ustedes no tienen ni idea: lo que perdí en el cheque lo gané en publicidad. Vendrán mayores recursos".

El articulador

Hombre de mil actividades, dotado de profundo sentido crítico, don Helder tenía el don de dialogar con cualquier persona, de cualquier nivel. Figura muy carismática, era difícil que alguien lo considerara enemigo después de hablar personalmente con él, aunque siguiera discordando de sus ideas.

Espíritu gregario, donde don Helder llegara se juntaba la gente en torno a él. Fue quien creó la CNBB (Conferencia de Obispos del Brasil), inventando las conferencias episcopales, y el CELAM, el consejo de los obispos de América Latina. Todos esos organismos que, en alguna forma, descentralizaron la Iglesia romana, salieron de la cabeza del obispo que, para desgracia de los militares golpistas, fue nombrado arzobispo exactamente en 1964. El papa lo nombró para Sao Luis y días después lo transfirió a la arquidiócesis de Olinda y Recife, en la que permaneció hasta su muerte.

El agitador

Don Helder despuntó en 1972 como fuerte candidato al Premio Nobel de la Paz. Hoy sabemos que no ganó el premio por dos razones: primero, por presión del gobierno de Médici. La dictadura se vería fuertemente sacudida en su imagen exterior en caso de que fuese laureado. Incluso dentro del Brasil don Helder era considerado persona non grata. Censurado, nada de lo que el "obispo rojo" hablaba era reproducido o reseñado por los medios de nuestro país.

La otra razón: celos de la Curia Romana. Ésta consideraba una indelicadez por parte de la comisión noruega del Nobel de la Paz el conceder a un obispo del Tercer Mundo un premio que debiera ser dado primero al papa.

En los años 70 él era la única figura brasileña que competía, fuera del país, con el prestigio de Pelé. A donde iba llenaba los auditorios. Era tal su carisma que en 1971, en París, invitado a hablar en un auditorio en que cabían dos mil personas, tuvieron que trasladarlo al Palacio de Deportes, donde caben doce mil.

Un día el gobierno militar, preocupado con la seguridad del arzobispo de Olinda y Recife, temiendo que le sucediera algo y recayera la culpa sobre la dictadura, envió delegados de la Policía Federal a ofrecerle un mínimo de protección. Le dijeron: "Don Helder, el gobierno teme que algún delincuente le amenace y recaiga la culpa sobre el régimen militar. Estamos aquí para ofrecerle seguridad". Y don Helder reaccionó: "No necesito de ustedes, ya tengo quien cuide de mi seguridad". "Pero, don Helder, usted no puede tener un cuerpo de seguridad privado. Todos los que tienen servicio de seguridad deben registrarlo en la Policía Federal. Ese equipo debe ser conocido por nosotros, incluso debido a la portación de armas. Usted debe decirnos quiénes son las personas que cuidan de su seguridad". Don Helder respondió: "Pueden anotar los nombres; son tres personas: el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo"

El denunciador

Don Helder vivía en una casa modesta al lado de la iglesia de las Fronteras. Con frecuencia las personas que tocaban la campana eran atendidas por el mismo arzobispo. Cierta noche la policía hizo una batida en una favela de Recife, en busca del jefe del tráfico de drogas. Confundió a un obrero con el hombre buscado. Lo llevó a la comisaría y empezaron a torturarlo. La lógica policial era ésta: si el tipo calla y no habla es porque es importante, entrenado para guardar secretos. Los vecinos y la familia, desesperados, se apostaron ante la comisaría y oyeron los gritos del hombre. Hasta que alguien tuvo la idea de sugerir que la esposa del obrero recurriese a don Helder.

La mujer llamó a la iglesia de las Fronteras: "Don Helder, por el amor de Dios, venga conmigo porque en la comisaría del barrio están matando a mi marido a golpes". El prelado la acompañó. Al llegar allá el comisario quedó asustadísimo: "Eminencia, ¿a qué debo el honor de su visita a esta hora de la noche?" Don Helder explicó: "Doctor, vine aquí porque hay un equívoco. Ustedes prendieron a mi hermano por equivocación". "¿A su hermano?" "Sí, fulano de tal -dio el nombre- es mi hermano". "Pero don Helder -reaccionó el comisario-, discúlpeme, pero cómo iba a adivinar que es su hermano. ¡Ustedes son muy diferentes!" Don Helder se aproximó al oído del comisario y susurró: "Es que somos hermanos sólo por parte de padre". "Ah, comprendo, comprendo", y soltaron al hombre.

Eran jugarretas de don Helder, capaz de atrevimientos proféticos que provocaban cierta envidia entre los obispos. Él tenía muchos aliados en el episcopado, pero también quien envidiase su prestigio mundial.

Durante el tiempo que estuve en la cárcel, don Helder movió una intensa campaña en el exterior denunciando a la dictadura brasileña. El gobernador de Sao Paulo, Abreu Sodré, trató de llevarlo a juicio. Alegaba tener pruebas de que don Helder era financiado por Cuba y Moscú. Algunos obispos se quedaron sin saber qué hacer, como sucedió con el cardenal de Sao Paulo, don Agnelo Rossi, amigo del gobernador y de don Helder. No fue capaz de asumir una posición firme en la contienda. Después la denuncia cayó en el vacío, no había pruebas, solamente recortes de periódicos.

Le incomodaba al gobierno ver desmoralizada, por el discurso de don Helder, la imagen que la dictadura quería presentar del Brasil en el exterior, negando las torturas y los asesinatos. Él siempre hacía resaltar que si el gobierno brasileño quisiera probar que él mentía, pues que abriese las puertas del país a fin de que llegaran a investigar comisiones internacionales de derechos humanos, como hizo la dictadura de Grecia. La dictadura griega era militar, pero abrió las puertas para investigar, lo que el gobierno brasileño, evidentemente, nunca hizo.

Si nosotros hoy en la Iglesia hablamos de derechos humanos, y específicamente en la Iglesia del Brasil, que tiene una historia ejemplar de defensa de esos derechos, a pesar de todas las contradicciones, eso se debe al trabajo de don Helder. Ningún episcopado del mundo tiene una agenda semejante a la CNBB en la defensa de los derechos humanos. Comenzando por los temas anuales de la Campaña de la Fraternidad: enfermos, deficientes, niños, indios, vida, seguridad, etc. Eso es realmente un historial, algo ya sedimentado. También las Semanas Sociales, que las diócesis, cada año, promueven por todo el Brasil, favorecen la articulación entre fe y política, sin caer en el fundamentalismo.

Don Helder decía siempre: "Cuando hablo de los hambrientos, todos me llaman cristiano; cuando hablo de las causas del hambre, me llaman comunista".

Eso demuestra bien la incomodidad que causaba. No era un obispo que hablaba sólo de quien pasa hambre, sino también de las causas del hambre y de la miseria, lo cual incomodaba al sistema que se niega a tratar las causas de la miseria porque forman parte de su propia lógica.

 

QUIÉN ES FREI BETTO

El escritor brasileño Frei Betto es un fraile dominico. conocido internacionalmente como teólogo de la liberación. Autor de 53 libros de diversos géneros literarios -novela, ensayo, policíaco, memorias, infantiles y juveniles, y de tema religioso en dos acasiones- en 1985 y en el 2005 fue premiado con el Jabuti, el premio literario más importante del país. En 1986 fue elegido Intelectual del Año por la Unión Brasileña de Escritores.
Traducción de J.L.Burguet

 

El Evangelio de la creación

agricultorCarlos Ayala Ramírez*.- En el anterior primer comentario a la más reciente encíclica del papa Francisco, Laudato si, dimos una visión de conjunto del documento y enunciamos las realidades que, según la carta, producen el deterioro del planeta y merman la calidad de vida de gran parte de la humanidad. Era el momento de ver, de hacerse cargo de la realidad a partir de lo que realmente son las cosas para convertir en sufrimiento personal lo que le pasa al mundo, y así reconocer cuál es la contribución que cada uno puede aportar. En este segundo momento, se analiza esa realidad a la luz de los distintos saberes para ir a la raíz de la situación crítica. Y no podía ser de otra manera porque, como lo explica el papa, si tenemos en cuenta la complejidad de la crisis ecológica y sus múltiples causas, deberíamos reconocer que las soluciones no pueden llegar desde un único modo de interpretar y transformar la realidad. También es necesario acudir a las diversas riquezas culturales de los pueblos, al arte y a la poesía, a la vida interior y a la espiritualidad. Si de verdad queremos construir una ecología que nos permita sanar todo lo que hemos destruido, dice Francisco, entonces ninguna rama de las ciencias y ninguna forma de sabiduría puede ser dejada de lado, tampoco la religiosa con su propio lenguaje.

Ahora bien, una vez reconocida esta necesidad de apertura a un diálogo con todos para buscar juntos caminos de liberación, el papa ofrece las convicciones de la fe cristiana, que, a su juicio, conlleva grandes motivaciones para el cuidado de la naturaleza y de las personas más frágiles. Explica que si el solo hecho de ser humanos mueve a las personas a cuidar el ambiente del cual forman parte, "los cristianos, en particular, descubren que su cometido dentro de la creación, así como sus deberes con la naturaleza y el Creador, forman parte de su fe". Por eso, enfatiza, es un bien para la humanidad y para el mundo que los creyentes reconozcamos mejor los compromisos ecológicos que brotan de nuestras convicciones. De ahí que a este momento de interpretación, interpelación y compromiso ético se le denomina "Evangelio de la creación". ¿Qué dicen los grandes relatos bíblicos acerca de la relación del ser humano y el mundo? Veamos al menos tres aspectos fundamentales de la visión cristiana de la ecología -reseñadas en la encíclica- así como sus implicaciones para la vida concreta.

Primero, para la tradición judeocristiana, "creación" es más que naturaleza. Según esta perspectiva, la creación tiene que ver con un proyecto del amor de Dios donde cada criatura tiene un valor y un significado. La naturaleza suele entenderse como un sistema que se analiza, comprende y gestiona, pero la creación solo puede ser entendida como un don que surge de la mano abierta del Padre de todos, como una realidad iluminada por el amor que nos convoca a una comunión universal. El universo no surgió como resultado de una omnipotencia arbitraria, de una demostración de fuerza o de un deseo de autoafirmación; la creación es del orden del amor. El amor de Dios es el móvil fundamental de todo lo creado. Por esa razón es considerado Evangelio, es decir, Buena Noticia.

Segundo, para el pensamiento bíblico, la existencia humana se basa en tres relaciones fundamentales estrechamente conectadas: la relación con Dios, con el prójimo y con la tierra. Según la Biblia, esos vínculos fundamentales se han roto no solo externamente, sino también dentro de nosotros. Esta ruptura es el pecado. La armonía entre el Creador, la humanidad y todo lo creado fue destruida por haber pretendido ocupar el lugar de Dios, negándonos a reconocernos como criaturas limitadas. Este hecho desnaturalizó también el mandato de "dominar" la tierra (cf.Gn1, 28) y de "labrarla y cuidarla" (cf.Gn2,15). Como resultado de ello, la relación originariamente armoniosa entre el ser humano y la naturaleza se transformó en un conflicto.

Tercero, la teología de la creación nos recuerda que no somos Dios y que la tierra nos precede y nos ha sido dada. Esto permite responder -se argumenta en la encíclica- a una acusación lanzada al pensamiento judeocristiano: se ha dicho que desde el relato del Génesis que invita a "dominar" la tierra, se favorecería la explotación salvaje de la naturaleza, presentando una imagen del ser humano como dominante y destructivo. Sin embargo, en el documento papal se aclara que esta no es una correcta interpretación de la Biblia. Hoy, replica el pontífice, debemos rechazar con fuerza que del hecho de ser creados a imagen de Dios y del mandato de dominar la tierra se deduzca un dominio absoluto sobre las demás criaturas. Y a renglón seguido menciona la importancia de leer los textos bíblicos en su contexto, con una hermenéutica adecuada, y retomar su sentido genuino que nos invitan a "labrar y cuidar" el jardín del mundo. Mientras "labrar" significa cultivar, arar o trabajar; "cuidar" significa proteger, custodiar, preservar, guardar, vigilar. Esto implica una relación de reciprocidad responsable entre el ser humano y la naturaleza. Cada comunidad puede tomar de la bondad de la tierra lo que necesita para su supervivencia, pero también tiene el deber de protegerla y de garantizar la continuidad de su fertilidad para las generaciones futuras.

De esta visión se desprenden consecuencias éticas ineludibles para la consecución de una forma de con-vivir humanizadora. Por ejemplo, el papa habla de la convicción de que, siendo creados por el mismo Padre, todos los seres del universo estamos unidos por lazos invisibles y conformamos una especie de familia universal, una comunión que nos mueve a un respeto sagrado, cariñoso y humilde. Dios, dice, nos ha unido tan estrechamente al mundo que la desertificación del suelo es como una enfermedad para cada uno, y podemos lamentar la extinción de una especie como si fuera una mutilación. Por otra parte, la encíclica señala que en la visión cristiana es fundamental el destino común de los bienes, cuyos frutos deben beneficiar a todos. Para los creyentes, esto se convierte en una cuestión de fidelidad al Creador, porque Dios creó el mundo para todos. Por consiguiente, todo planteamiento ecológico debe incorporar una perspectiva social que tenga en cuenta los derechos fundamentales de los más débiles. El principio de la subordinación de la propiedad privada al destino universal de los bienes y, por tanto, el derecho universal a su uso es una "regla de oro" del comportamiento social y el "primer principio de todo el ordenamiento ético-social". La tradición cristiana, puntualiza, nunca reconoció como absoluto o intocable el derecho a la propiedad privada, más bien subrayó la función social de ella.

El Evangelio de la creación también exige una coherencia testimonial. Sostiene que no puede ser real un sentimiento de íntima unión con los demás seres de la naturaleza si al mismo tiempo en el corazón no hay ternura, compasión y preocupación por los seres humanos. Asimismo, denuncia la evidente incoherencia de quien lucha contra el tráfico de animales en riesgo de extinción, pero permanece completamente indiferente ante la trata de personas, se desentiende de los pobres o se empeña en destruir a otro ser humano que le desagrada. Esto pone en riesgo el sentido de la lucha por el ambiente. Y refiriéndose a un modo histórico de entender la vida y la acción humana que se ha desviado y que contradice la realidad hasta dañarla -es decir, al modelo tecnocrático dominante-, el papa Francisco propone una ecología integral (ambiental, económica, social, cultural y de la vida cotidiana) que posibilite un cambio de rumbo, una conversión ecológica. Desde luego, esto pasa por la puesta en práctica de unas líneas de orientación y acción deseables, realistas y operativas -sin dejar de ser utópicas en el sentido positivo del término- que vayan a la raíz de los problemas. Es el momento de la acción transformadora, que abordaremos en el próximo comentario.


* Carlos Ayala Ramírez, Director de Radio YSUCA

Tomado de ADITAL

 

El Papa Francisco; un servidor humilde y cercano al pueblo

Mariano MercadoPor Lic. Mariano Mercado Rotela*: Una vez más, el Santo Padre Francisco, nos sorprende. Demostró su disponibilidad para el servicio, su humildad y su cercanía. Luego de más de 11 horas de vuelo, desde Roma hasta Río, no escatimó esfuerzos para saludar a los miles de jóvenes que lo esperan en los alrededores del aeropuerto. Era tanta la cantidad de gente que se aglomeraba que desbordó el sistema de seguridad.

Miles de personas de todo el mundo lo estaban esperando en ese lugar con mucha ansiedad. Cada uno con su historia personal, familiar, social. Cada uno con su pasado, su presente y tal vez buscando respuestas para su futuro. Estaban allí aguardando con cantos y alabanzas al vicario de Cristo, al sucesor de Pedro. Pero también millones de personas que seguían por los distintos medios de comunicación se emocionaban con los gestos del Papa.
El Papa Francisco desciende del avión y luego del saludo protocolar aborda un vehículo pequeño, que nadie se imaginaba trasladaría al Santo Padre. Sin embargo, según informaciones, él se negó a usar vehículos lujosos para su recorrido por las calles de Río y pidió un auto pequeño, más del pueblo. Desde allí empezó a saludar a las personas, moviendo los brazos, incluso observamos que hablaba animado con sus acompañantes.
Luego subió al Papa móvil "oficial" donde recorrió varios minutos estando parado, girando de un lado para otro, bendiciendo con espontaneidad, con una sonrisa que irradiaba la fuerza de Dios. Porque tal vez físicamente estaba cansado, pero ver tantos jóvenes e incluso familias enteras, abuelos, padres, niños, religiosos, religiosas, le renovó las energías.
El Santo Padre nos iluminó con sus múltiples gestos (abrazos y besos a los niños, enfermos, etc.) y con ellos podemos entender que la gente no fue a ver a un hombre vestido de blanco solamente, sino a escuchar la voz de Dios a través de su vicario. Porque solo Dios puede mover tanta gente, solo Dios puede mover tantos corazones y purificarlos con lágrimas, sólo Dios puede dar tanta fuerza a un ser humano.
Sin dudas tendremos aún muchas sorpresas en esta edición de la JMJ, Río 2013, porque tenemos enfrente al Papa Francisco, una persona que rompe las estructuras, rompe el molde, rompe el protocolo, porque ante todo es un servidor humilde y cercano al pueblo.

* Secretario Ejecutivo Pastoral de Comunicación - CEP- CELAM, Paraguay

El Papa en Cuba: Hablando del Papa con el sacerdote belga François Houtart

papa FranciscoDesde Ecuador, escenario de la primera homilía del Papa Francisco en Latinoamérica, el sacerdote y sociólogo belga François Houtart contribuye a la serie de la revista cubana Temas "Hablando del Papa", transmitida por TV, a propósito del pensamiento y proyección del Sumo Pontífice, y del significado de su próxima visita a Cuba, entre el 19 y el 21 próximos.

Houtart es miembro del Consejo asesor de la revista y sus contribuciones han estado relacionadas con la Teología de la Liberación y la doctrina social de la Iglesia desde una perspectiva sociológica. Recientemente, ha prologado una antología de textos sobre religión aparecidos en esta publicación durante dos décadas, que verá la luz como ebook bajo el sello de Ediciones Temas.

Temas inició la conversación con las preguntas "¿Cómo se compara Jorge Mario Bergoglio con Karol Woytila y Joseph Ratzinger, en su visión del papel de la iglesia y en su proyección política?" y "¿Cómo se explica que este jesuita latinoamericano, con otra visión sobre los problemas de la iglesia y con un discurso social y político diferente, haya llegado a convertirse en el Papa Francisco?"

François Houtart identificó al Pontífice como "el Papa Jorge Mario Bergoglio, argentino, latinoamericano" al señalar que "Es el primer Papa de un continente fuera de Europa, lo que evidentemente va a influir sobre su personalidad y su manera de ser. También es jesuita: es la primera vez que un jesuita es nombrado Papa. En general, hubo en la Iglesia algún temor con los jesuitas, porque tienen una cierta relación con el poder que a veces es un poco ambigua"

Para él fue "curioso" que al ser nombrado "no tomó el nombre de Ignacio, por ejemplo, el fundador de los jesuitas, sino Francisco -Francisco de Asís. Todo eso es bastante nuevo en la historia institucional de la Iglesia"

Comentó en Argentina para el Papa actual "Hubo momentos muy difíciles durante el tiempo de la dictadura militar. Algunos lo han acusado de haber colaborado con los militares, lo cual me parece falso...pienso que la preocupación del Papa actual como responsable de los jesuitas fue tal vez más una preocupación institucional, de guardar la dignidad dentro de la orden de los jesuitas o dentro de la Iglesia (donde había muchas opiniones y reacciones diferentes frente a la dictadura); pero que no adoptó posturas como la de otros obispos, más proféticas"

Amplió que como Arzobispo de Buenos Aires "adoptó una actitud muy pastoral y cercana a los pobres", vivió "de forma muy simple"; viajaba en los medios de transporte público, acercándose a comunidades pobres y reclamando siempre por la justicia " En este sentido, desarrolló la doctrina social de la iglesia. No la Teología de la liberación -nunca fue muy partidario de eso, sino de una cierta doctrina social que ha sido más reconocida en Argentina como Teología del pueblo"

También que "tuvo contacto bastante conflictivo con el poder político" - con los Kirchner en ese momento- " sobre todo en relación con sus posiciones eclesiásticas: la moral familiar, sexual y otros aspectos de un poder que cometía eventualmente algunos abusos"

Elegido Papa "por un cuerpo de cardenales muy conservadores, nombrados por Juan Pablo II y Benedicto XVI" era considerado como "relativamente conservador" pero también "lo suficientemente moderno y activo como para remplazar a Benedicto XVI, quien había renunciado ante a los problemas que encontró en la administración central de la Iglesia".

Preguntado sobre "los principales desafíos que enfrenta el papado de Francisco" y "Cómo son recibidas sus reformas y su actitud " el sacerdote belga apreció que los desafíos "son evidentemente numerosos" Al priorizar expresó que por "función de su opción pastoral, el primer desafío es cómo hacer que la fe cristiana sea accesible a todos, a pesar de cualquier situación" lo que concreta en "una actitud muy existencialista" como en los asuntos de los divorciados y los homosexuales, temas sobre los cuales "hay opiniones muy diferentes en la Iglesia"

Sobre ese particular trajo a la memoria que un sondeo hecho hace dos años, a pedido del Papa, "para saber que piensan los católicos sobre el divorcio, los homosexuales, el casamiento de los sacerdotes, etc..." Dio como resultado que "En Europa y los Estados Unidos, la gran mayoría de la gente está de acuerdo con los cambios; en África, todo lo contrario (90% de los católicos se oponen a cualquier cambio), y en Asia, más o menos lo mismo; y en América Latina es compartido" por lo tanto, concluyó el entrevistado "cualquier decisión que tome el Papa en estos campos va a provocar una reacción fuerte, tanto a favor como en contra"

Un segundo asunto "es la Iglesia como institución: el problema de la teología, de la concepción de la Iglesia... Hay una iglesia muy hierática, centralizada, autoritaria, frente a una iglesia pueblo de Dios`´ (como definía el Concilio Vaticano II), que es muy diferente De hecho, han pasado 50 años del Concilio, y la primera ha retomado su poder"

Se agrega la temática sobre el sacerdocio "¿por qué un sacerdocio limitado a los hombres? Dentro de la Iglesia, unos apuntan que eso va contra el derecho de las mujeres, pero otros insisten en que es la tradición" dice Houtart, ampliando la problemática del celibato "puesto en cuestión de manera muy fuerte, sobre todo en función de abusos que hubo en este sentido"

"Frente a lo que está pasando en la Iglesia, parece muy poco probable que el Papa pueda dar pasos muy grandes, por lo menos en la situación actual" consideró Houtart aunque estimó que "es posible hacer algunos cambios" culturales, sociales.

No dejó de lado el asunto de "la Iglesia católica como Estado" donde "enfrenta la corrupción, sobre todo financiera; tiene un banco -se puede eventualmente cuestionar la necesidad para la Iglesia de tener un banco: ¿por qué no utilizar un sistema bancario normal? También, la representación diplomática de la Santa Sede en el exterior es un problema enorme, porque son gastos absolutamente grandes: nunciaturas en más de 100 países, y el ambiguo papel político y religioso de funcionarios que actúan como nuncios y representantes no del Estado, sino de la Santa Sede"

Tampoco esquivó la presión de "separarse de las riquezas del Vaticano, que son también riquezas artísticas... ¿por qué no dejar que la UNESCO se ocupe? ¿Por qué las administra la Iglesia de Jesucristo, que era pobre, que ha luchado contra todos los poderes (económicos, políticos e incluso religiosos) que oprimieran a los pueblos? Para volver a esta tradición, la Iglesia tendría que despojarse de todo ese poder, económico o artístico, y la única reforma sería abolir el banco del Vaticano y transformar la acción internacional de la Santa Sede como Iglesia y no como poder"

"Finalmente" introduce el cura belga/ecuatoriano para mencionar que "el gran desafío es el desastre que significa el sistema capitalista para el planeta y la humanidad" Recala en encíclica sobre la transformación climática que califica como "un texto claro y duro contra el sistema dominado por el dinero" pero que "no se sabe exactamente por qué, describiendo todas sus funciones como origen de este desastre, nunca utiliza la palabra capitalismo, aunque queda muy claro cuando se analizan los conceptos que usa"

Sobre la visita a Cuba afirma que "Es evidente que la visita de un Papa tiene una dimensión política. No como acciones políticas inmediatas, sino a la hora de abordar problemas que son esencialmente políticos" Ilustra el concepto con la estadía del Papa en Ecuador donde "los obispos trataron de negar el aspecto político de la visita, pero es innegable, es un hecho que debemos tratar de entender e interpretar"

No se trata de entrar en el juego político; pero el carácter global político de la institución es real" "El Papa Francisco ha traducido eso en actos muy concretos. Por ejemplo, en ayudar de manera moral -más que directamente política- al diálogo entre los Estados Unidos y Cuba" "Esto es político" como sus declaraciones sobre las migraciones, el cambio climático, el reconocimiento de Palestina como Estado. Ahora "Veremos qué va a decir el Papa Francisco en los Estados Unidos -será la primera vez en la historia que un Papa hable frente al Congreso norteamericano-,si va a tener el coraje de ir hasta la última consecuencia de su posición frente a muchos temas".

"Con el Papa Francisco se abren espacios que van a permitir repensar el papel de la Iglesia en la sociedad; nunca dejaremos de notar ambigüedades, pero sí, ayudaría a priorizar los valores del reino de Dios. En este sentido, también, las visitas tienen una dimensión política".

Para la visita a Cuba resalta el "diálogo" como "bastante importante, porque él va a pedir el diálogo ante conflictos, con la sociedad y la política, y al interior de la propia Iglesia" De todas formas asevera que "no debemos esperar demasiado de una visita de un Papa" "no va a cambiar las estructuras sociales fundamentales de un día a otro, ni los conflictos políticos" "Es un momento"

En el diálogo con la Iglesia local hay que tener en cuenta que "dentro de los católicos, hay diferencias que no son tanto teológicas, sino políticas" y que en ese sentido puede ayudar "a impulsar el diálogo entre unos y otros para aceptar opiniones diversas dentro de la institución" "contribuir a una aceptación de la pluralidad"

"Otro diálogo es entre la iglesia católica y el gobierno, que empezó hace años". Las tensiones llegaron a conflictos reales, con problemas desde ambas partes. "Se trata de intereses que pueden ser relativamente ambiguos de ambos lados; pero el diálogo es la única manera de llegar a soluciones, igualmente parciales y no totalmente satisfactorias para todos los sectores de la sociedad, pero que son pasos hacia una cierta paz mutua"

Luego está el diálogo con otros sectores de la sociedad. Entiende que El Papa insistirá en "la necesidad de que todos los cristianos deben estar presentes en la sociedad" lo que "no significa en contra del gobierno, aunque claro que eso puede ser interpretado de esa manera por algunos sectores gubernamentales; pero se trata de reforzar ciertas autonomías económicas, culturales y, eventualmente, políticas, sin poner en cuestión una orientación socialista fundamental" y "que puede ayudar mucho en este período muy difícil de adaptación a una situación nueva"

También el diálogo interreligioso que "para Francisco es un acto pastoral". Cita que "En Ecuador no hubo espacio para este diálogo durante la visita del Papa, ni para las organizaciones indígenas ni para la sociedad civil, lo cual ha sido muy criticado; tampoco ocurrió en Cuba con la visita de Juan Pablo II. Vamos a ver que va a pasar con la visita del Papa Francisco, esperamos que haya más diálogo en este sentido"

Concluyó que "se puede esperar que la visita permita crear un espacio de respiro entre la sociedad cubana, que sea un mensaje de solidaridad ante el momento difícil de la sociedad, y para los cristianos, una palabra de fe".

Tomado de Prensa Ecuménica

El Papa piensa en verde

encliclica verdeJesús Bastante.- Francisco piensa en verde. El primer Papa del Sur dedicará su próxima encíclica -la primera atribuible exclusivamente a él, pues Lumen Fidei, firmada por él, es obra de su antecesor- a la ecología y al cuidado del medio ambiente. Se trata del primer texto de este calado -forma parte del Magisterio de la Iglesia, y compromete la infalibilidad papal- escrito por un pontífice.
Su título marca diferencias. Laudato sii (Alabado seas), son las primeras palabras del Cántico de las Criaturas de San Francisco de Asís, considerado el primer texto ecológico -y ecologista- de la historia, donde el fundador de los franciscanos, en pleno siglo XIII, apuntaba los principios que hoy defienden los amantes de la naturaleza.
Y, del mismo modo, Bergoglio retorna al comienzo de su pontificado. Sus primeras palabras en la misa de su coronación giraban en torno a la necesidad de que el hombre dejara de asesinar al planeta y se convirtiera en "custodio de la creación". Y precisamente esta expresión -"Sobre el cuidado de la creación"- es el subtítulo de la encíclica, que verá la luz previsiblemente el próximo 16 de junio.
Al igual que San Francisco hablaba en su Cántico de "El Hermano Sol, la Hermana Luna, la Hermana Tierra", el texto de Bergoglio abordará la urgencia de atacar conjuntamente el cambio climático, el hambre, la desigualdad o el impacto de la deforestación y la esquilmación de los recursos naturales en la vida de los seres humanos, especialmente de los más pobres.
Después de varios meses de rumores -y mucha polémica, especialmente desde grandes multinacionales, que temen una severa condena por parte del Papa Francisco-, y meses antes de que el Papa hable ante Naciones Unidas, el director de la Librería Editrice Vaticana, Giuseppe Costa, desveló el título este fin de semana, durante la entrega del premio Cardenal Michele Giordano en Roma.
"Son muchas editoriales en el extranjero las que se han interesado ya por la publicación de la encíclica en sus países", ha declarado el director de la editorial oficial del Vaticano, en declaraciones a la agencia SIR de la Conferencia Episcopal Italiana.
En el texto ha colaborado un equipo de expertos, liderados por el cardenal Turkson y el teólogo de cabecera del Papa, Víctor Manuel Fernández. Según reveló el teólogo brasileño Leonardo Boff, uno de los padres de la Teología de la Liberación, Francisco le pidió material para la misma. Algo similar ocurrió con los más famosos teólogos especializados en medio ambiente, como Frei Betto o el obispo de la Amazonía, Pere Casaldàliga.
El propio secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-Moon, anunciaba hace un mes que Francisco quería presentar su encíclica en la Asamblea General de la ONU, ante la que hablará el próximo 26 de septiembre. Este año, además, se celebran la Conferencia de las Partes o COP 21 de París, donde se analizarán los compromisos para sustituir al fracasado protocolo de Kyoto.

¿Cuáles son los puntos clave de la encíclica? Fuentes que han trabajado con alguno de los textos previos aseguran que el documento papal no solo va a tratar temas propios del medio ambiente, sino también temas relacionados con la tierra, el agua, los alimentos, la pobreza. Francisco también hablará sobre los grupos de poder, las grandes multinacionales que se convierten en "depredadores" del planeta a costa de incrementar la brecha entre ricos y pobres.
Para el teólogo Álvaro Ramis, con Laudato sii el Papa quiere abordar seriamente el cambio climático, uniéndolo con la preocupación por la justicia social. "Francisco ha planteado el tema de los desplazados climáticos", en Asia, África y Latinoamérica, asociando el impacto de la industria en el medio ambiente con la pobreza y los movimientos migratorios. A más pobreza, más desigualdad, y más migración.
"Si destruimos la creación, la creación nos destruirá a nosotros"
"Los países del sur no tienen las mismas responsabilidades que los países del norte y deben tener el apoyo financiero para poder enfrentar estos desastres naturales. Debe existir una política de justicia internacional, que dé a los países del sur la capacidad de enfrentar las consecuencias del cambio climático que han originado los países desarrollados", explicó Ramis.
"La naturaleza no es una propiedad de la que podamos abusar a nuestro antojo, ni mucho menos es la propiedad de unos pocos, sino un don de todos, que debemos custodiar. Si destruimos la creación, la creación nos destruirá a nosotros. ¡Nunca lo olvides!", ha señalado en algunas ocasiones Francisco quien, rotundo, ha afirmado que "Dios perdona siempre; los hombres, algunas veces; la naturaleza, nunca".

 

El Paraguay hoy

Frei Betto*

El próximo día 8 de abril el presidente Fernando Lugo hizo su primera visita oficial al Brasil. Ex-arzobispo católico, Lugo, que nunca había militado en política partidaria, se incluye entre los cristianos identificados con la "opción preferencial por los pobres" y la Teología de la Liberación.

A mediados de marzo, Leonardo Boff y yo participamos, en Asunción, en la Mesa de Diálogo Interreligioso, promovida por el Mercosur, como parte de la agenda de interlocución del organismo con la sociedad civil de América del Sur. Boff intervino con el tema de la preservación ambiental y a mí me tocó tratar de las relaciones entre Estado y denominaciones religiosas.

Con seis millones de habitantes (40% en la pobreza y 20% en la miseria), el Paraguay fue gobernado, durante 61 años, por un único partido, el Colorado, al cual pertenecía el general Stroessner, cuya dictadura duró 35 años (1954-1989).

Con el fin del régimen autoritario, el Paraguay se sumergió en la onda neoliberal que asoló a América del Sur (Collor, Menen, Fujimori, etc.), convirtiéndose en un enclave de corrupción, contrabando y narcotráfico. A pesar de todo, en las bases sociales hubo una reorganización de movimientos populares y sindicales que, impulsados por las Comunidades Eclesiales de Base, minaron progresivamente la hegemonía de los colorados y crearon las condiciones políticas para la elección de Lugo.

La Alianza Patriótica para el Cambio, que respaldó la candidatura del actual presidente, aglutinaba a diez partidos políticos y 20 movimientos sociales articulados bajo la emblemática Tekojoja (expresión guaraní -idioma hablado por el 87% de los paraguayos- que significa "vivir en igualdad").

Hoy, Tekojoja se prepara para transformarse en partido político, con el grave peligro de cooptar, para las estructuras del Estado, a los líderes populares, fragilizar el movimiento social y no respetar su autonomía, a semejanza de lo que sucede en el Brasil con las centrales sindicales, excesivamente identificadas con las propuestas de partidos y gobiernos.

El PIB paraguayo anda por los US$ 14 mil millones y la inflación actual es del 10,3%. La propuesta prioritaria del gobierno de Lugo es reducir la pobreza absoluta durante los cinco años de su mandato, asegurando al país la soberanía alimentaria y energética. Su mayor desafío es realizar las reformas política y agraria y, de este modo, combatir dos grandes problemas: el desempleo y la emigración juvenil. Se calcula que, solamente en el Brasil, hay 500 mil paraguayos, que equivale a la población de la región metropolitana de Asunción. Lugo quiere industrializar el país e incentivar la construcción de viviendas.

El gran nudo en las relaciones entre el Brasil y el Paraguay -que debe centralizar las conversaciones entre Lugo y Lula- es la cuestión de la represa hidroeléctrica de Itaipú. El país vecino es, proporcionalmente, el mayor exportador de energía del mundo, pues absorbe apenas el 9,5% de su cuota del 50% de la energía producida por la central binacional. El excedente es vendido al Brasil. El Paraguay se queja de no obtener la debida compensación anual por parte de nuestro país. Hoy esa compensación es de aproximadamente US$ 300 millones/año. El país vecino reivindica un aumento de US$ 500 millones/año.

El Tratado de Itaipú fue firmado en 1973 por dos gobernantes dictatoriales: Stroessner por el Paraguay y Médici por el Brasil. Acordaron el aprovechamiento hidroeléctrico del río Paraná, que baña los dos países. Al año siguiente se constituyó la Binacional Itaipú y, para la construcción de la hidroeléctrica, se estableció un capital de US$ 100 millones proveniente, a partes iguales e intransferibles, de las empresas Ande (paraguaya) y Eletrobrás. De hecho, la empresa brasileña actuó como principal fuente de financiamiento y, hoy, embolsa anualmente del Paraguay, como amortización de la deuda, US$ 2 mil millones. No es por casualidad que el PMDB insista en mantener la empresa bajo su control.

Itaipú posee 12.600.000 kilowats de potencia. En el 2008 alcanzó el récord mundial de producción de energía: 94.684.681.000 de kw/hora (suficiente para abastecer toda la Argentina).

La energía de Itaipú es comprada por las empresas Ande (Paraguay), Furnas y Eletrosul (Brasil). Por el Tratado, el Paraguay está obligado a ceder al Brasil la energía excedente de su cuota del 50%, no al precio del mercado, sino por "una compensación monetaria fijada por el Brasil", equivalente a US$ 8/MWh. Así, el país vecino subsidia la industria brasileña... Si el Paraguay pudiera vender ese excedente a la Argentina, a Chile o a Uruguay -deficitarios en energía- esos países pagarían de 35 a 40 dólares/MWh.

El Brasil, debido a sus dimensiones demográficas y a su parque industrial, también sufre deficiencia, tanto que en el 2001 hubo un apagón. Basta recordar que toda la energía que el Brasil capta de Itaipú corresponde a apenas el 19% de sus necesidades.

En América Latina sólo al Paraguay le sobra energía, hasta el punto de exportarla. Sucede que el Tratado de Itaipú no le permite venderla en el libre mercado. Tampoco puede el Paraguay exportar el excedente de la hidroeléctrica de Yacyretá: el Brasil impide la construcción de una línea que conecte Yacyretá con Itaipú.

Para desatar ese nudo hay en marcha una negociación diplomática y otra política. En la diplomática, de seis puntos pretendidos por el Paraguay, cuatro ya fueron aceptados por el Brasil. La dificultad reside en permitir que el Paraguay promueva una auditoría de la deuda con Eletrobrás y suba el valor de la energía exportada.

Las negociaciones prosiguen de forma sigilosa y todo indica que no serán sometidas a los parlamentos de ambos países, donde hay resistencias a los cambios en las cláusulas del Tratado. Eso significa que la solución al impasse, restringida a la esfera de los poderes ejecutivos, será eminentemente política, o sea, para afirmarse como líder del actual proceso de integración sudamericana, el Brasil tendrá que evitar cualquier tendencia imperialista y, al defender su propia soberanía, reconocer los derechos de la nación paraguaya.

QUIÉN ES FREI BETTO

El escritor brasileño Frei Betto es un fraile dominico. conocido internacionalmente como teólogo de la liberación. Autor de 53 libros de diversos géneros literarios -novela, ensayo, policíaco, memorias, infantiles y juveniles, y de tema religioso en dos acasiones- en 1985 y en el 2005 fue premiado con el Jabuti, el premio literario más importante del país. En 1986 fue elegido Intelectual del Año por la Unión Brasileña de Escritores.

Asesor de movimientos sociales, camo las Comunidades Eclesiales de Base y el Movimiento de Trabajadores Rurales sin Tierra, participa activamente en la vida política del Brasil en los últimos 45 años. En los años 2003 y 2004 fue asesor especial del Presidente Luiz Inácio Lula da Silva y coordinador de Movilización Social del Programa Hambre Cero.

Traducción de J.L.Burguet

El Rescate

Hernán Rivera Letelier*

Cinco de agosto de 2010. Mina San José. Desierto de Atacama. Treinta y tres mineros atrapados a 700 metros bajo tierra.

El rescate de los mineros chilenos es una lección de vida para la humanidad entera

Lo que les viene ahora es el infierno del espectáculo, de los sets de televisión

Primero fueron las carpas solitarias de los familiares. Llegaron a la mina con banderas, con santitos, con velas de duelo, con fotografías de los padres, de los esposos, de los hermanos, de los hijos enterrados allá abajo. Mientras comenzaba el rescate allí se quedaron, día y noche, rezando, llorando, blasfemando, exigiendo justicia, soportando el viento y el tierral inclemente, el calor durante el día y el frío atigrado de la noche. Y cuando todo hacía suponer que el drama terminaría como siempre, que allí, sobre la mina convertida en fosa común, iban a aflorar 33 cruces de animitas, iguales a las cientos que se alzan a lo largo del desierto chileno, sube desde las profundidades el mensaje que estremece a todos: los hombres están vivos.

Fue el comienzo de un espectáculo de espejismo. Como en un desfile de feria comenzó a llegar una muchedumbre que alborotó la tranquilidad del desierto: payasos de semáforos, predicadores evangélicos, actrices de telenovelas, millonarios excéntricos repartiendo millones como embelecos, modelos, humoristas, políticos, presentadores de televisión y miles de periodistas de los más lejanos países del mundo. Y de la noche a la mañana, en medio de un gran desorden y confusión de lenguas, apareció un pueblo de Babel que en su momento de apogeo tuvo una población de más de 3.000 personas.

La historia del desierto de Atacama está coronada de tragedias (como una larga muralla coronada de vidrios rotos). Huelgas interminables, marchas de hambre, accidentes fatales, mineros ametrallados y cañoneados a mansalva en masacres inconcebibles. Todo esto a causa de una larga data de injusticias laborales, sociales y morales en contra del minero, injusticias que, pese a los años y a ríos de promesas políticas, se han conservado inalterables, como agrias momias atacameñas. Se dice Desierto de Atacama y se entiende drama, explotación y muerte. Por eso ya era hora de que se viviera una epopeya con final feliz. Ya era hora de que la tierra, regada tanto tiempo por la sangre, el sudor y las lágrimas de los mineros, devolviera verdores desde su vientre, devolviera frutos de vida. Aquí sangre, sudor y lágrimas no es una frase vulgar. Yo, que viví 45 años en este desierto, que trabajé en las minas a rajo abierto -solo dos veces y por muy corto tiempo lo hice en minas subterráneas-, lo puedo decir fehacientemente: el desierto de Atacama está regado de sangre, sudor y lágrimas.

El rescate de los 33 mineros de Copiapó, además de un triunfo de la tecnología, se alza desde este desierto como una lección de vida para la humanidad entera. Una prueba de que cuando los hombres se unen a favor de la vida, cuando ofrecen conocimiento y esfuerzo al servicio de la vida, la vida responde con más vida. Aquí no se trabajó buscando oro o petróleo o diamantes. Lo que se buscaba era vida. Y brotó vida, 33 chorros inmensos. Y a los estallidos de aplausos y abrazos y risas mojadas de lágrimas de la muchedumbre en la mina, y del júbilo de campanas y sirenas de las ciudades del país, se sumó la alegría emocionada del mundo entero. Éramos todos seres humanos conmovidos hasta los tuétanos.

Porque a medida que cada uno de los mineros iba subiendo, saliendo, renaciendo desde las entrañas de la tierra, cada uno de nosotros lo sentía como emergiendo desde el fondo de su propio pecho. Fue la celebración total de la vida.

Ya lo he dicho: el desierto está poblado de cruces, testimonios mudos de muerte y desolación. Hagamos por lo tanto de este lugar un homenaje a la vida. No construyamos otro monolito, que son superfluos; no levantemos un monumento, que hay demasiados; no erijamos un santuario, que ya hay los suficientes. Echemos a volar la imaginación y creemos algo nuevo, algo que manifieste a toda la raza humana.

Yo propongo un Elogio de la vida.

Un mensaje para los 33: que les sea leve el alud de luces, cámaras y flashes que se les viene encima. Es cierto que sobrevivieron a esa larga temporada en el infierno, pero al fin y al cabo era un infierno conocido para ellos. Lo que se les viene ahora, compañeros, es un infierno completamente inexplorado por ustedes: el infierno del espectáculo, el alienante infierno de los sets de televisión. Una sola cosa les digo, paisitas, aférrense a su familia, no la suelten, no la pierdan de vista, no la malogren, aférrense como se aferraron a la cápsula que los sacó del hoyo.

Es la única manera de sobrevivir a ese aluvión mediático que se les viene encima. Se los dice un minero que algo sabe de esta vaina.

Para terminar, una oración por ustedes, una oración del poeta iquiqueño Jaime Ceballos, síntesis exacta de lo que acabo de decir:

Oración 33

Señor, tú que sabes

De milagros y esperanzas

No los abandones.

En esta hora del secuestro

Rescátalos de sus rescatadores

No los abandones.

Baja tú antes que los medios

Infórmales antes que sea tarde

No los abandones.

Sácalos de los sets de televisión

Apártalos de las luces que enceguecen

No los abandones.

Tú sabes que entre cámaras y flashes

Ya destruyeron la Tragedia.

Pero a ellos, no los abandones.

* Hernán Rivera Letelier, escritor chileno, fue premio Alfaguara de Novela 2010 con El arte de la resurrección.  Articulista de El País, España.

 

El STF y la verdad histórica

Frei Betto*

Los ministros del STF se encuentran ante dos alternativas: reiterar la Ley de Amnistía y librar de castigo a los responsables de crímenes durante la dictadura militar o declarar que sus atrocidades son imprescriptibles y por tanto susceptibles de castigo.

Si escogen la primera alternativa vivirán en paz con los sectores militares que mancharon 21 años de historia del Brasil. Y verán incluidos sus nombres, por los historiadores del futuro, entre los que fueron conniventes con los graves crímenes cometidos.

Si prevaleciera la alternativa segunda tendrán que reafirmar la independencia de la Corte Suprema y verán registrados sus nombres en la historia por haber oído el clamor de justicia de las víctimas.

El derecho de justicia a las víctimas es recalcado por la tradición bíblica. Yavé no permite que la sangre de Abel se cristalice en lacre de silencio, y los apóstoles identifican en la resurrección de Jesús la victoria de aquel que, preso, torturado y asesinado por dos poderes políticos, ve perpetuada su memoria por los evangelistas. Es lo que hace de la Iglesia primitiva memorial de los mártires, elevados a los altares para que nunca se olvide el valor de su sacrificio.

La tesis de que "es mejor no reabrir las heridas" es típica de quien se benefició de golpes y dictaduras, afirma el español Prudencio García, representante de la ONU en la investigación de los crímenes de la dictadura guatemalteca.

El argumento del ministro Gilmar Mendes, de que reabrir el debate traería inestabilidad al país carece de precedente histórico. Chile, Argentina, Uruguay, Guatemala y El Salvador investigaron los crímenes de sus respectivas dictaduras y al castigar a los culpables reforzaron todavía más el Estado de Derecho, pilar del régimen democrático.

En Argentina la Comisión Nacional sobre el Desaparecimiento de Personas (1984), presidida por el escritor Ernesto Sábato, extirpó de las Fuerzas Armadas los resquicios de la dictadura, hizo justicia a las víctimas, castigó a los responsables y de paso logró que uno de los denunciantes, Adolfo, Pérez Esquivel, mereciera el premio Nobel de la Paz. La Marina argentina admitió que sus instalaciones (ESMA) fueron utilizadas para secuestrar, torturar y asesinar ciudadanos. Y no por eso se vio amenazada la democracia.

En Chile la Comisión de Verdad y Reconciliación (1990) reexaminó la dictadura de Pinochet. El Ejército reconoció que en Villa Grimaldi fueron torturados hasta la muerte prisioneros políticos. La Marina admitió que lo mismo sucedió a bordo del navío-escuela Esmeralda. Y tampoco la democracia se vio amenazada.

En El Salvador, la Comisión de la Verdad (1992) tuvo el patrocinio de la ONU. El Ejército asumió su responsabilidad en las masacres de El Mozote (1981) y de los seis jesuitas de la Universidad Centroamericana (1989), así como en el asesinato del arzobispo Oscar A. Romero (1980). Y no por ello se vio amenazada la democracia.

En Guatemala la Comisión de Esclarecimiento Histórico (1997) permitió que la hija de una de las víctimas asesinadas por la dictadura mereciera también el Nóbel de la Paz: Rigoberta Menchú. Los militares de dicho país reconocieron que una facción del Ejército cometió un brutal genocidio contra las comunidades indígenas en los departamentos de El Quiché y Petén.

Según Prudencio García, todas esas investigaciones tuvieron en común el hecho de que fueron posteriores a períodos de terribles sufrimientos internos; todas aportaron luz a la verdad histórica; todas reiteraron la supremacía de la fuerza del Derecho sobre el "derecho" de la fuerza. En todos los casos la única parcela de la sociedad contraria a las investigaciones fue exactamente la que se benefició de las graves violaciones a los derechos humanos.

Walter Benjamín, al firmar su filosofía con su propia sangre, nos advierte que la memoria de las víctimas no se apaga nunca. No se entra de contrabando en la historia. Todo intento por hacerlo acaba en atrocidad intelectual: manchado de falsedad y mentira.

En la Alemania posfascista, terminado el juicio de Nuremberg, se inició un movimiento de ocultación de la verdad histórica. Hannah Arend, después de 13 años de exilio en Francia y en los Estados Unidos, reaccionó indignada cuando regresó: "¡Los alemanes viven de la mentira y de la estupidez!"

Israel nunca permitió que la memoria de las víctimas del nazismo fuera apagada, olvidada o suprimida de la historia. El ángel de Paul Klee continúa volando de frente y mirando hacia atrás...

"Llevar máscara durante mucho tiempo aja la piel", exclama la escritora checa Monika Zgustova. "Algo parecido le pasa a la sociedad que oculta su propia culpa con intención de librarse de ella, olvidándola. Las sociedades y los ciudadanos deben asumir colectiva e individualmente la responsabilidad de lo que hacen o hicieron nuestros gobiernos. Éste es uno de los actos más importantes de la dignidad humana".

El carácter de la historia del Brasil descansa en las manos de los ministros del STF.

Frei Betto es escritor, autor de "Calendario del poder", entre otros libros.

QUIÉN ES FREI BETTO

El escritor brasileño Frei Betto es un fraile dominico. conocido internacionalmente como teólogo de la liberación. Autor de 53 libros de diversos géneros literarios -novela, ensayo, policíaco, memorias, infantiles y juveniles, y de tema religioso en dos acasiones- en 1985 y en el 2005 fue premiado con el Jabuti, el premio literario más importante del país. En 1986 fue elegido Intelectual del Año por la Unión Brasileña de Escritores.

Asesor de movimientos sociales, camo las Comunidades Eclesiales de Base y el Movimiento de Trabajadores Rurales sin Tierra, participa activamente en la vida política del Brasil en los últimos 45 años. En los años 2003 y 2004 fue asesor especial del Presidente Luiz Inácio Lula da Silva y coordinador de Movilización Social del Programa Hambre Cero.

Traducción de J.L.Burguet

El cuidado de la casa común

desertificaciónCarlos Ayala Ramírez*.- Se ha publicado Laudato si, la encíclica del papa Francisco sobre el cuidado de la casa común, que consta de seis capítulos: (1) "Lo que está pasando a nuestra casa"; (2) "El Evangelio de la creación"; (3) "Raíz humana de la crisis ecológica"; (4) "Una ecología integral"; (5) "Algunas líneas de orientación y acción"; y (6) "Educación y espiritualidad ecológica". El documento está estructurado siguiendo tres momentos de análisis: ver, pensar y actuar. En el primero se hace un recorrido por distintos aspectos de la actual crisis ecológica, con el fin de dejarse interpelar en profundidad por ella. En el segundo (pensar) se retoman algunas razones que se desprenden de la tradición judeocristiana y de la ciencia, a fin de procurar una mayor coherencia en el compromiso con el medioambiente y enfrentar las raíces de la actual situación. Y en el tercer momento (actuar), a la luz de la reflexión previa, se proponen líneas de diálogo y acción que involucren tanto a los habitantes del planeta como a la política internacional.

El hilo conductor que atraviesa toda la encíclica es saber responder al desafío urgente de proteger nuestra casa común. Eso incluye la preocupación de unir a toda la familia humana en la búsqueda de un desarrollo sostenible e integral. Se confía en que la humanidad aún tiene la capacidad de colaborar para construir, cultivar y cuidar nuestro planeta. En este sentido, un modelo de referencia e inspiración lo encuentra el papa en san Francisco de Asís. Creo, dice el obispo de Roma, "que Francisco es el ejemplo por excelencia del cuidado de lo que es débil y de una ecología integral, vivida con alegría y autenticidad. Es el santo patrono de todos los que estudian y trabajan en torno a la ecología, amado también por muchos que no son cristianos. Él manifestó una atención particular hacia la creación de Dios y hacia los más pobres y abandonados (...) Era un místico y un peregrino que vivía con simplicidad y en una maravillosa armonía con Dios, con los otros, con la naturaleza y consigo mismo. En él se advierte hasta qué punto son inseparables la preocupación por la naturaleza, la justicia con los pobres, el compromiso con la sociedad y la paz interior".

Ahora bien, centrémonos en este primer comentario a la encíclica en aquellos problemas que hoy provocan inquietud y que ya no se pueden mantener ocultos. Siete son los aspectos señalados por el papa. Hagamos una mirada rápida.

Contaminación y cambio climático. Según la encíclica, existen formas de contaminación que afectan cotidianamente a todas las personas. La exposición a los contaminantes atmosféricos produce un amplio espectro de efectos sobre la salud, especialmente de los más pobres, provocando millones de muertes prematuras. A eso se suma la contaminación a causa del transporte, el humo de la industria, los depósitos de sustancias que contribuyen a la acidificación del suelo y del agua, los fertilizantes, insecticidas, fungicidas, controladores de malezas y agrotóxicos en general. Estos factores están íntimamente ligados a la cultura del descarte, que afecta tanto a los seres humanos excluidos como a las cosas que rápidamente se convierten en basura.

La cuestión del agua. Para Francisco, este es un asunto de primera importancia, porque es indispensable para la vida humana y para sustentar los ecosistemas terrestres y acuáticos. Las fuentes de agua dulce abastecen a sectores sanitarios, agropecuarios e industriales. La provisión del líquido permaneció relativamente constante durante mucho tiempo, pero ahora en muchos lugares la demanda supera a la oferta sostenible, con graves consecuencias a corto y a largo término. El papa plantea también que un problema particularmente serio es el de la calidad del agua disponible para los pobres, que provoca muchas muertes todos los días. Entre ellos son frecuentes las enfermedades relacionadas con el agua, incluidas las causadas por microorganismos y sustancias químicas. La diarrea y el cólera, que se relacionan con servicios higiénicos y provisión de agua inadecuados, son un factor significativo de sufrimiento y de mortalidad infantil.

Pérdida de biodiversidad. En el documento se critica el hecho de que el planeta está siendo depredado a causa de formas inmediatistas de entender la economía y la actividad comercial y productiva. La pérdida de selvas y bosques implica al mismo tiempo la pérdida de especies que podrían significar recursos sumamente importantes en el futuro no solo para la alimentación, sino también para la curación de enfermedades, entre otros.

Deterioro de la calidad de la vida humana y degradación social. En la carta se indica que si tenemos en cuenta que el ser humano también es una criatura de este mundo, que tiene derecho a vivir y a ser feliz, y que además tiene una dignidad única, no se puede dejar de considerar los efectos de la degradación ambiental, del actual modelo de desarrollo y de la cultura del descarte en la vida de las personas. Muchas ciudades son grandes estructuras ineficientes que gastan energía y agua en exceso. Hay barrios que, aunque hayan sido construidos recientemente, están congestionados y desordenados, sin espacios verdes suficientes. Para el papa, no es propio de la condición humana que vivamos cada vez más inundados de cemento, asfalto, vidrio y metales, privados del contacto físico con la naturaleza.

Inequidad planetaria. El ser humano y la naturaleza se degradan juntos, y no podremos afrontar adecuadamente la degradación de la segunda si no prestamos atención a las causas de la degradación humana y social. Y el deterioro del medioambiente y el de la sociedad afectan de un modo especial a los más débiles del planeta. Por ejemplo, el agotamiento de las reservas ictícolas perjudica especialmente a quienes viven de la pesca artesanal y no tienen cómo reemplazarla; la contaminación del agua afecta particularmente a los más pobres, que no tienen posibilidad de comprar agua envasada; y la elevación del nivel del mar afecta principalmente a las poblaciones costeras empobrecidas que no tienen a dónde trasladarse.

La debilidad de las reacciones. Francisco llama la atención sobre la debilidad de la reacción política internacional. Expresa que el sometimiento de la política ante la tecnología y las finanzas se muestra en el fracaso de las cumbres mundiales sobre medioambiente. Hay demasiados intereses particulares, y muy fácilmente el interés económico llega a prevalecer sobre el bien común y a manipular la información para no ver afectados sus proyectos.

Diversidad de opiniones. Finalmente, la encíclica hace mención de las diversas visiones y líneas de pensamiento acerca de la situación y sus posibles soluciones. En un extremo, algunos defienden el mito del progreso y afirman que los problemas ecológicos se resolverán simplemente con nuevas aplicaciones técnicas, sin consideraciones éticas ni cambios de fondo. En el otro extremo, otros entienden que el ser humano solo es una amenaza y perjudica al ecosistema mundial, por lo cual conviene reducir su presencia en el planeta e impedirle todo tipo de intervención. Entre estos extremos, la reflexión debería identificar posibles escenarios.

Estas realidades tomadas en su conjunto, según Francisco, provocan el gemido de la Tierra, que se une al gemido de los abandonados del mundo y al clamor de cambiar de rumbo. Ese cambio requiere construir liderazgos que marquen caminos, buscando atender las necesidades de las generaciones actuales sin perjudicar a las futuras. Se vuelve indispensable crear un sistema normativo que incluya límites infranqueables y asegure la protección de los ecosistemas, antes de que las nuevas formas de poder derivadas del paradigma tecno-económico terminen arrasando no solo con la política, sino también con la libertad y la justicia.

-----

* Carlos Ayala Ramírez es director de radio YSUCA, El Salvador.

Tomado de ALAI

 

El diálogo como medio de concientización

Monseñor ProañoEn momentos en que en el Ecuador la tensión política por la ruptura entre gobierno y el movimiento social, a raíz de la intención del movimiento oficialista en la Asamblea Nacional de aprobar un paquete de 16 reformas constitucionales, que se tramitan como enmiendas, y por la propuesta de dos proyectos de ley que apuntan a incrementar los impuestos a las herencias y donaciones, tanto como a la plusvalía, la Fundación Pueblo Indio del Ecuador comparte la reflexión siempre vigente de Monseñor Leonidas Proaño (el Obispo de los Indios), que en la realidad presente ofrece grandes luces respecto a la urgencia de construir un diálogo auténtico.

 

Extractos del pensamiento de Monseñor Proaño:

1. Todos hablan de diálogo

Actualmente, cualquier persona habla del diálogo. Pero casi nunca con acierto. Se puede decir que los hombres sienten la necesidad de dialogar, pero que no han encontrado ni la actitud dialogal ni los caminos del diálogo.
De ordinario, los que han sido llamados súbditos se quejan en contra de sus superiores de que éstos no admiten el diálogo. De ordinario, también, sucede que los superiores, cualesquiera que éstos sean, rehuyen un auténtico diálogo...
... ¿Qué es lo que ocurre en el fondo de las relaciones humanas? ¿Por qué, hablando tanto de diálogo, sin embargo no se produce el acuerdo entre unos y otros?

2. Antidiálogo

En general, la respuesta a estos interrogantes es que unos y otros adoptan posturas y escogen caminos que no son precisamente los del diálogo auténtico....

....Primera postura antidialógica es la del silencio como expresión de la indiferencia.
Una segunda actitud [antidialógica] es la de la dominación. Cada cual quiere imponer su punto de vista, su criterio, su capricho. Si se habla de diálogo es únicamente con el deseo de ser escuchado y de sacar triunfante el punto de vista que le interesa. Aquí también está patente el egoísmo. Aquí tampoco hay una escucha atenta de los razonamientos del otro. Aquí también hay una barrera que impide la intercomunicación de dos personas. Lo que se llama diálogo entonces es más bien una lucha: tiene posibilidades de salir triunfante el que habla más, el que grita más, el que se encapricha más, pero las relaciones se vuelven más tensas y las posibilidades de comprensión desaparecen.
La actitud impositiva y conquistadora destruye los más sanos caminos del diálogo, de la misma manera como destruye la vida cualquier arma bélica utilizada para ahuyentar y matar. Esta actitud tampoco es el fruto de la fantasía: se la encuentra con mucha frecuencia en las relaciones ordinarias entre los hombres....

3. Condiciones

a). El diálogo debe realizarse entre sujetos, es decir, entre personas, o todavía más claro y más preciso, entre seres que aspiran a personalizarse mutuamente. En la práctica, esto quiere decir que ninguna de las partes debe ser considerada como un objeto, como una cosa, como un instrumento. Uno y otro deben aspirar a ser más y a ayudarse, por medio del diálogo, para la realización de este objetivo.
b). Al diálogo se debe ir en busca de un tercero. Esto está en oposición con la actitud que busca el triunfo del propio yo. En busca de un tercero que para el cristiano es Cristo, la verdad eterna. Y para el no cristiano, sigue siendo el mismo Cristo, como verdad, aunque no conocido por la revelación. Esta actitud de búsqueda de un tercero requiere de una actitud de apertura, para ir descubriendo a ese tercero en el pensamiento expuesto por el otro.
c). Pablo VI habla de la claridad y dice: "El diálogo supone y exige la inteligibilidad, es un intercambio de pensamiento, es una invitación al ejercicio de las facultades superiores del hombre" (Ecclesiam suam). Dentro de esta misma línea de pensamiento, hay que poner de relieve lo que los psicólogos llaman limpidez.... ...El hombre límpido es rectilíneo, es decir, no busca por medios subterráneos la conquista de un objetivo también subterráneo, a través de manifestaciones mentirosas: la doblez engendra desconfianza y resistencia: impide el diálogo.
d). Humildad: "No hay diálogo, si no hay humildad", dice Paulo Freire y continúa: ... ...¿Cómo puedo dialogar, por ejemplo, si alieno la ignorancia, esto es, si la veo siempre en el otro, nunca en mí? ¿Cómo puedo dialogar si me reconozco como un hombre diferente, virtuoso por herencia, al frente de los otros, meros "ellos", a quienes no veo como "yo"? ¿Cómo puedo dialogar si me siento participante de un gueto de hombres puros y de hombres sabios, propietarios de la virtud y del saber para quienes todos los que estén fuera son unos enfermos del alma o de la inteligencia, son "esa gente" o son "nativos" inferiores?... ... ¿Cómo puedo dialogar si me cierro a la contribución del otro que jamás reconozco y de la que me siento hasta ofendido? ¿Cómo puedo dialogar si temo la superación y con sólo pensar en ella sufro? ¿Si a priori admito y afirmo que los campesinos y obreros son absolutamente ignorantes, incapaces, cómo puedo dialogar con ellos?. La autosuficiencia es incompatible con el diálogo. Los hombres que no tienen humildad o que la han perdido no pueden acercarse a los hombres sencillos. No pueden ser sus compañeros de pronunciación del mundo.

e). Fe en el hombre: No se trata de una fe conquistada a base de una experiencia de trato con un hombre determinado. No se trata, por consiguiente de una especie de segregación: de una fe en estos hombres que no me han defraudado y de una desconfianza en estos otros hombres que me han decepcionado. Se trata de una disposición previa a creer en el hombre antes aun de hacer cualquier experiencia. A este propósito, Paulo Freire dice: El hombre dialógico tiene fe en el hombre antes de encontrarse con él frente a frente....

f). Amor al mundo y al hombre: La fe en el hombre, lo mismo que la fe en Dios, no puede estar separada de un auténtico amor, lo mismo que la fe en Dios trae consigo el amor a ese mismo Dios. De igual manera que el hombre debe amar al hombre, aunque en nivel diferente, el hombre debe amar al mundo como punto de cita para el encuentro, como lugar adecuado para la tarea común, como instrumento pedagógico para el crecimiento mutuo.

g). La esperanza: Paulo Freire dice: "No hay diálogo, tampoco, sin esperanza. La esperanza está en la raíz de la inconclusión del hombre, hacia la cual se mueve en permanente búsqueda del ser más."

Luego de señalar las condiciones para el diálogo, Mons. Proaño nos describe los tipos de diálogo que nos personalizan:

• El diálogo con Dios
• El diálogo con la naturaleza
• El diálogo con los hombres
• El diálogo y el tiempo

 

FUNDACIÓN PUEBLO INDIO DEL ECUADOR

El dolor de la Tierra es el dolor de los pobres

tierra áridaHeriberto Valverde Castro*.- Viajábamos con mi señora por las tierras desérticas del norte de Perú. El paisaje desde el bus era impresionante y sobrecogedor: transitábamos por calles estrechas, polvosas y a ambos lados solo veíamos el color entre grisáceo y amarillento de las laderas rocosas o de alguna pequeña planicie también rocosa. Todo era inusual para ojos como los nuestros acostumbrados al verdor del trópico centroamericano.

Poco después de cruzar un viejo puente de hierro sobre un río sin agua comenzamos a subir una cuesta y al alcanzar una pequeña planicie, el bus se detuvo con el aviso de parte del conductor de que contábamos con 15 minutos para comer o beber algo o ir a los sanitarios. Un par de minutos antes de detenernos había llamado mi atención un árbol, uno de los muy pocos que logré ver en el trayecto. Su follaje atrajo mi mirada y hasta me pareció ver algo de color rojo que semejaba un fruto. Le dije a mi señora que pidiera algo para tomar en el pequeño negocio. Me devolví hasta encontrar mi objetivo. Efectivamente era un frondoso palo de mango en la cerca de una pequeña propiedad. Su follaje estaba cubierto de polvo. Tenía varios frutos que daban a la calle, uno de ellos maduro y apetitoso. No se encontraba muy arriba así que me fue fácil hacerme de él.

De donde vengo, Alajuela, Costa Rica, es conocida como la ciudad de los mangos; nosotros vivimos en las afueras, en el campo, y allí hay toda la variedad y la cantidad de mangos imaginables; crecí comiendo mangos y hoy su sabor es un estímulo directo a la memoria de los lindos tiempos de la niñez; pero aquel mango que me comía allí, en medio de parajes tan inhóspitos, tenía un sabor especial, el sabor de la reflexión: ¿Cómo tierras tan secas, de apariencia estéril y hasta magra, podían deparar frutos tan jugosos y dulces?

Esa es nuestra madre tierra, capaz de los más increíbles milagros, escenario del más grande de todos, el de la vida; la tierra, ese hogar nuestro al que el papa Francisco ha dedicado la encíclica LAUDATO SI´ (publicada el 18 de junio pasado), para llamarnos la atención acerca de la importancia de reflexionar y actuar sobre el cuidado de lo que él llama LA CASA COMÚN.

«Laudato si', mi' Signore » - « Alabado seas, mi Señor », cantaba san Francisco de Asís. En ese hermoso cántico nos recordaba que nuestra casa común es también como una hermana, con la cual compartimos la existencia, y como una madre bella que nos acoge entre sus brazos: « Alabado seas, mi Señor, por la hermana nuestra madre tierra, la cual nos sustenta, y gobierna y produce diversos frutos con coloridas flores y hierba » Cántico de las criaturas: Fonti Francescane (FF) 263.

Esta hermana clama por el daño que le provocamos a causa del uso irresponsable y del abuso de los bienes que Dios ha puesto en ella. Hemos crecido pensando que éramos sus propietarios y dominadores, autorizados a expoliarla..."

Con esta cita de su amado San Francisco y unas primeras reflexiones generales nos introduce el Santo Padre en una obra cargada de conocimiento, advertencias, señalamientos, denuncias, evangelización y oración.

Al recorrer las páginas del primer capítulo "Lo que le está pasando a nuestra casa", uno siente como lector que recorre, asido a una mano experta, la realidad planetaria vista por cientos, por miles de ojos, ubicados algunos en el terreno de los hechos de la realidad pura y concreta: campesinos, agricultores, pescadores, mineros, en fin, son esas personas las que hablan de lo que enfrentan cotidianamente, de sus retos, sus penalidades y angustias; pero también miramos esa realidad a través de los ojos de biólogos, de geólogos, de botánicos, sociólogos, antropólogos, de científicos en general, ambientalistas todos, que nos alertan acerca de lo que ha venido pasando y de lo que vendrá irremediablemente para esta casa común, si no se toman decisiones trascendentales y se llevan a cabo acciones correctivas que encausen la vida de la humanidad hacia otras metas, distintas de las que la han encaminado en las últimas décadas, dirigidas por el poder de una tecnología y unas finanzas cada vez más alejadas del valor del ser humano, pero, a la vez, dominante de la política.

El trabajo intelectual de esta obra, evidencia la autoría de variados equipos de especialistas, probablemente ligados a la Iglesia (muchas de las citas así lo comprueban) pero hay una mano que va guiando como hilo conductor los diferentes apartados, imponiendo un sello humanista inconfundible, el mismo que el papa Francisco le ha dado a su gestión y que constituyen lo que él llama "ejes que atraviesan la Encícilica". Por ejemplo: "la íntima relación entre los pobres y la fragilidad del planeta, la convicción de que en el mundo todo está conectado, la crítica al nuevo paradigma y a las formas de poder que derivan de la tecnología, la invitación a buscar otros modos de entender la economía y el progreso, el valor propio de cada criatura, el sentido humano de la ecología, la necesidad de debates sinceros y honestos, la grave responsabilidad de la política internacional y local, la cultura del descarte y la propuesta de un nuevo estilo de vida."

Esos informes y análisis, que podríamos calificar de denuncias, aparecen por momentos como recargados hacia el pesimismo. No es para menos, el daño que le hemos hecho a nuestra casa común nos conduce inevitablemente al pesimismo y ese debe ser el propósito del autor, impactarnos a todos y golpear a quienes cargan las mayores responsabilidades de la situación actual, y porque además, desde su perspectiva de jefe de la Iglesia, quiere evitar las abstracciones repetitivas en que históricamente han caído muchas reflexiones filosóficas y teológicas sobre este y otros temas.

Es a los lectores entonces a quienes corresponde, pienso yo, por un lado ubicar y ejemplificar ese diagnóstico de denuncia en su experiencia concreta, asumiendo las responsabilidades personales que correspondan y definiendo sus propios aportes al proceso de reversión; y por otro, contraponer, también desde su experiencia concreta (individual y social) los casos y ejemplos que ya formen parte de ese proceso regenerativo y que nos permitan respirar optimismo y vislumbrar realidades diferentes, comprometiendo también en ello su participación.

En esa dirección, me permito citar mi experiencia de ciudadano costarricense. Costa Rica, como muchos otros países, inició un proceso de preocupación y acción ambiental en los años 70 y ya a finales de esa década había consolidado la figura y el programa de Parques Nacionales y otras semejantes, dedicando para ello casi un cuarto de su pequeño territorio que es de poco más de 51 mil kilómetros cuadrados.

Cabe destacar que el histórico proceso de deforestación, acelerado desde los 40, ya para entonces había provocado la baja de cobertura boscosa a porcentajes menores al 25 % del territorio.

A esa histórica decisión se suman luego otras dos iniciativas, una en los 80, para incentivar la reforestación y posteriormente el pago por servicios forestales, por parte del Estado (de su presupuesto y mediante el aprovechamiento de donaciones internacionales) a propietarios que conserven áreas boscosas dedicadas exclusivamente a la producción de oxígeno (y por consecuencia a la protección del recurso hídrico y de la diversidad biológica). La cuantificación de los resultados de tales medidas se percibe ya con total claridad en el año 2005 con la recuperación de un 30% de la cobertura boscosa del territorio nacional. (En 1940 era del 79%, en 1987 bajó al 21% y en 2005 subió al 51 %).

La otra acción de largo alcance en materia ambiental data del año 2007 cuando el país asume el compromiso denominado "Carbono neutralidad para el año 2021". Con esto el país se comprometió a que para esa fecha será capaz de liberar oxígeno a la atmósfera en la misma cantidad del dióxido de carbono que produzcan las emisiones provenientes del uso de combustibles fósiles, principalmente en el transporte público y la industria.

Aun cuando al día de hoy ya se ve difícil el logro de la meta, lo cierto es que el reto ha dado y sigue dando importantes dividendos en la lucha nacional por el ambiente, uno de los cuales es la incorporación de compañías y empresas privadas a ese proyecto país. En esa loable cruzada también hay que destacar el logro del Instituto Costarricense de Electricidad -ICE- que, en asocio con productores privados- en el primer semestre de este año logró bajar la producción de electricidad a partir de combustibles fósiles a un 1.45%, es decir que la producción energética del país, a partir de fuentes limpias (agua, sol, viento y geotermia) alcanzó ya un 98.55 %.

A esto que consideramos las buenas nuevas en materia de cuidado ambiental hay que sumar ahora el compromiso anunciado recientemente por el presidente estadounidense Obama, de que su país disminuirá ostensiblemente el nada honroso lugar de privilegio que ocupa en aporte al calentamiento global por emisión de gases; sin embargo, en concordancia con el planteamiento y la denuncia del papa Francisco, ya se anuncia una fuerte oposición a las medidas anunciadas por el mandatario por parte de los políticos y los industriales con intereses en los grandes negocios de la energía a partir de materiales fósiles.

Y concluyo con la oración que también marca el cierre de la Encíclica «Laudato si'

Señor Uno y Trino,
comunidad preciosa de amor infinito,
enséñanos a contemplarte
en la belleza del universo,
donde todo nos habla de ti.
Despierta nuestra alabanza y nuestra gratitud
por cada ser que has creado.
Danos la gracia de sentirnos íntimamente unidos
con todo lo que existe.

Dios de amor,
muéstranos nuestro lugar en este mundo
como instrumentos de tu cariño
por todos los seres de esta tierra,
porque ninguno de ellos está olvidado ante ti.
Ilumina a los dueños del poder y del dinero
para que se guarden del pecado de la indiferencia,
amen el bien común, promuevan a los débiles,
y cuiden este mundo que habitamos.
Los pobres y la tierra están clamando:
Señor, tómanos a nosotros con tu poder y tu luz,
para proteger toda vida,
para preparar un futuro mejor,
para que venga tu Reino
de justicia, de paz, de amor y de hermosura.
Alabado seas.

Amén

* El autor es costarricense, profesor de Filosofía jubilado. Periodista, y expresidente del Colegio de Periodistas de Costa Rica.
Artículo publicado en el Boletín Púnto de Encuentro, de Signis ALC, agosto 2015

 

El espacio público como escenario político

marcha ciudadanaPor Washington Uranga.- A la vista está que, obturados los canales de expresión, participación y debate (entendiendo por ello desde los espacios legislativos hasta la diversidad comunicacional cancelada por la unicidad de los discursos circulantes), el espacio público queda limitado a las calles y a las plazas y a las denominadas redes sociales. Con partidos políticos cuestionados o que no encuentran su lugar, con el Congreso en receso, con medios de comunicación haciendo de coro del oficialismo y con gran parte de la Justicia que actúa como cómplice, el ámbito de los debates se ve seriamente reducido. Pero inevitablemente en la medida que se restringe el espacio del debate éste también se hace más ríspido, más difícil y se corre el riesgo de que aquello que debería ser un diálogo se transforme rápidamente en confrontación.

En este escenario se han multiplicado las concentraciones más o menos espontáneas en las calles y en las plazas. Para reclamar por despidos, para hacer oír reclamos o demandas. En otros casos simplemente para atender a la necesidad de escuchar y hablar. Las redes sociales se utilizan para informar (aunque con altos riesgos respecto de la certeza de los datos y la veracidad de las fuentes), para convocar y también para la catarsis. Todo esto tiene además el propósito de construir cercanías que ayuden a contener la angustia cuando no la impotencia.

La pregunta que ronda estas prácticas y, en general, el escenario de quienes hoy están en la oposición es cómo se acumula políticamente, si es que tales acciones tuvieran ese propósito. Los más escépticos no dudan en preguntarse si estas manifestaciones sirven para algo vista la impunidad con la que se mueve el oficialismo PRO sin atender reclamos y, ni siquiera, prestar atención a los escasos fallos judiciales que pretenden ponerle un límite a los avasallamientos. Otros reivindican fervientemente la militancia callejera como acción política válida y sin reparar en cuestionamientos.

En democracia ningún tema debería sustraerse de las discusiones públicas porque esto significaría restringir la libertad de elegir y hasta de ejercer el legítimo derecho de defensa. Todas las cuestiones que son de interés para los ciudadanos, en tanto personas o asociaciones son, en términos teóricos, parte de la agenda pública y objeto de debate. En el sistema democrático formal existen mecanismos de delegación que desplazan la participación directa de los ciudadanos y descargan las decisiones en representantes (políticos, dirigentes, líderes o funcionarios). Pero esto supone instancias de discusión que permitan arribar a consensos y darle legitimidad a la representación. Cuando esto no ocurre, en la política partidaria, en lo sindical o en cualquier otro ámbito asociativo, la representación se deslegitima. También cuando el Gobierno toma medidas al margen de las propuestas que le permitieron lograr el consenso para obtener la mayoría en las urnas o cuando las decisiones ejecutivas (o los decretos, en este caso) contradicen de manera evidente acuerdos que han sido validados social y políticamente.

Cuando los mecanismos de delegación flaquean o están en crisis, el espacio público y la movilización se transforman en ámbitos estratégicos para recuperar la democracia mediante la participación directa. Porque si antes la movilización callejera fue el resultado y la conclusión de la acción política organizada por los partidos, hoy, por el contrario, parece ser el espacio que los sustituye de manera informal y casi espontánea como modo de contener las demandas y los reclamos. Es una posibilidad pero también entraña riesgos.

Ya el 23 de diciembre pasado, uno de los columnistas del diario La Nación que suele marcarle al oficialismo actual el sentido de sus acciones, marcó que un "desafío" que tiene "el Gobierno es el de administrar la represión sin provocar muertes". Y el mismo periodista señaló un "problema objetivo": "las fuerzas de seguridad han perdido el temor que solían provocar en los revoltosos, y éstos, a su vez, se tornaron cada vez más violentos. Tras más de una década en el papel de meros espectadores del descontrol social, las fuerzas del orden se olvidaron de los manuales que les enseñan a reprimir sin producir una violencia desmedida". Quien quiera entender, que entienda. Lo dicho es casi una línea de acción para el gobierno que ya tuvo sus primeros ensayos en la represión a los trabajadores de Cresta Roja y a los despedidos de La Plata.

No sería extraño que junto con la resignificación (¿vaciamiento?) de la política pública de derechos humanos el macrismo insista en establecer "protocolos" para eliminar la protesta callejera. Se pondría a tono con lo ya obtenido en el sistema de medios convertido casi sin matices en una máquina de ocultar y mentir que se expresa a través de un coro mayoritariamente compuesto por aduladores, aplaudidores y consejeros por propia iniciativa. Precisamente uno de estos gurúes es quien le recomendó al gobierno "administrar la represión sin provocar muertes". Una muerte -que es más difícil de ocultar que la represión- podría dañar la imagen de "republicanismo" y "felicidad" en la que tanto se empeña el oficialismo.

Desde la otra vereda tampoco hay claridad respecto de cómo utilizar de manera productiva el espacio público, en particular las calles y las plazas. Es natural que las personas encuentren allí una válvula de escape para reclamar por sus derechos, para hacer oír sus quejas, para reclamar cuando se los deja sin trabajo. Nadie podría evitar la espontaneidad de estas manifestaciones. Pero sin conducción organizacional y política, sin espacios de contención y procesamiento de las demandas, y ante la cerrazón o la negativa de quienes en el gobierno traducen en sordera y desprecio (¡aló ministro Prat-Gay!) lo que declaman como diálogo, es imposible prever cuáles pueden ser las derivaciones y las consecuencias de estos actos. Porque, dado el rumbo que toman las decisiones económicas y políticas, es evidente que las movilizaciones se van a multiplicar en cantidad, en intensidad y, para decirlo de alguna manera, en densidad.

El espacio público deberá ser, sin duda, un ámbito para el debate democrático e, incluso, para la reconstrucción de la misma democracia cuando se atente contra ella. Pero para lograrlo se necesita más que acciones espontáneas y esporádicas de buena voluntad. Es necesario concebir estrategias complejas que tomen en cuentan las plazas, pero también las acciones comunicacionales (redes, medios, sistemas). Nada de esto podrá lograrse sin la reconstrucción de espacios dirigenciales (políticos, sindicales, organizacionales) que hoy siguen desarticulados, fragmentados, distraídos o desconcertados, cuando no ocupados en rencillas menores desconectadas de los problemas de fondo y de las angustias cotidianas de tantos y tantas.

Compartido por www.pagina12.com.ar

 

El papa verde

Papa FranciscoPor: Ileana Alamilla*.-   Es gratificante tener un Papa como Francisco; era necesario en estos tiempos donde hasta la Tierra resiente la ambición desmedida de los seres humanos.

El Pontífice ha criticado acremente a gobiernos y a grupos que detentan el poder económico; nada de lo que dice es ajeno a las mayorías, ni puede ser refutado. Son verdades en boca de una alta autoridad de la Iglesia que, en discursos muy duros pero cargados de humanismo, se ha referido a la especulación financiera que provoca el aumento de los precios, al acaparamiento de las tierras, a la desnutrición y la pobreza.

La Encíclica Verde tiene un llamado a proteger el planeta. Va dirigido especialmente a los poderosos, a los grupos de poder y a las grandes multinacionales, haciendo la salvedad de que la "Iglesia no es comunista cuando habla de los pobres", saliéndole al paso a cualquier intento de descalificación ideológica.

Publicaciones han revelado que en Centroamérica y el Caribe 2.5 millones de personas están en riesgo. Hay extensiones resecas, ganado con signos evidentes de desnutrición y suelos resquebrajados por una sequía crónica que amenaza la producción de alimentos. En Guatemala, la lluvia es irregular y ahora se dice por los expertos que la canícula se adelantó.

Una investigación reveló que más de la mitad de los principales acuíferos subterráneos del mundo se están agotando a un ritmo alarmante; 21 de las 37 mayores reservas subterráneas del planeta perdieron más agua de la que recibieron durante una década de observación de la NASA. California está golpeada por la sequía y está obteniendo ahora el 60% del agua que necesita de reservas frente al promedio del 40%. Ya aparecieron cientos de cangrejos muertos en una de sus playas.

Un experto de la FAO, entidad que insistentemente ha hecho llamados a la conciencia sobre el tema, indicó que cuanto más desarrollado es un país más preparado está frente a la sequía, pero eso no quiere decir que esté protegido. La alerta de que la próxima guerra en el mundo será por el agua, probablemente se va a cumplir.

¡Qué razón han tenido los despreciados ecohistéricos que han dedicado su vida y sus esfuerzos a crear conciencia! Ahora la misma NASA ratifica sus predicciones; bastante tarde, pero tal vez algo se logra rescatar si los responsables de la contaminación y de la destrucción del planeta entienden que el desastre será universal. El Papa, sin tapujos, los ha acusado de no reconocer la "deuda ecológica" que los países ricos tienen con los que están en vías de desarrollo.

El llamado es a un nuevo modelo de desarrollo basado en la sobriedad y la solidaridad, "es insostenible el comportamiento de los que consumen y destruyen más y más, mientras otros no pueden vivir", dijo.

En Guatemala la responsabilidad ambiental del Estado es inexistente. Como prueba, el ecocidio ocurrido en el río La Pasión. Vamos hacia la autodestrucción.

---------------

* Comunicadora y Directora del Centro de Reportes Informativos Sobre Guatemala, CERIGUA

 

El periodismo, el medio, la libertad y la vocación

PeriodismoEl periodismo siempre ha sido importante porque es un medio de comunicación, y la comunicación entre las personas es fundamental; las personas que no se comunican no se desarrollan y si se desarrollan siempre es con algunas taras y graves.

Los pueblos que no se comunican no se desarrollan o demoran en desarrollarse, porque están encerrados en ellos mismos y no disfrutan de la riqueza que tienen los demás pueblos, con los cuales podría intercambiar sus ideas, sus avances, sus fracasos las maneras de reír y de llorar. Pero por eso que es tan importante, los que tenemos esta profesión, tenemos que ser muy serios y responsables, y yo diría que hasta cuidadosamente responsables, porque no podemos jugar con una cosa tan importante como la comunicación. Y hoy jugamos mucho con ella.

Que haya distintos puntos desde donde se vea y se piense sobre la realidad y sobre una misma realidad, es normal y necesario. Tenemos distintos puntos de vista, distintos intereses, por nuestra edad pertenecemos a distintas épocas, y es importante que estas diferencias se noten y se expresen. Pero lo que no podemos hacer es manipular la información, ocultarla a sabiendas, tergiversarla, cambiar la verdad por la mentira y lo que es peor vender nuestra conciencia para cambiar lo que es en lo que no es. No nos damos cuenta que estamos manipulando las conciencias de los demás y que por tanto estamos incitando a que los demás piensen y actúen mal en su vida y tengan idea equivocada de las cosas que están pasando?, que actúen mal en contra de la verdad y de los hechos reales porque nos hemos vendido a la mentira y al engaño?.

Y lo malo: que los que compran son los poderosos y a los que vendemos es a los pobres. Vendemos la verdad de los pobres que es lo único que tienen y hacemos ganar a la mentira y al engaño, y sobre estos principios vamos destruyendo un país.

Pero hay otros vicios de los cuales debemos huir los periodistas, y uno de ellos es el comercio, la venta a cualquier precio. Esto vende? Aunque sea basura lo pongo en primera plana y si es sangre mejor y si mezclo la sangre con el sexo, mejor todavía y estamos alimentando el morbo al cual todos estamos inclinados, en vez de fomentar el arte, el deporte, la historia, la lectura. Perdemos la vocación a la comunicación en verdad entre las personas, perdemos riqueza que podríamos fomentar todos los días entre nuestros ciudadanos. Ahí está toda la prensa chicha a la que Fujimori dio varios cientos de millones- y por lo que está siendo juzgado- con el fin de ocultar la mentira y la corrupción de su gobierno.

Pero ahora nos amenaza otro peligro y es el tener toda la prensa en nuestro país en una sola mano El grupo El Comercio se hace con el 78% de todos los medios de comunicación radio prensa y TV, Qué cosa más grave que lo hayamos permitido. Ahora el 78% de los medio de comunicación de un país va a tener y una sola voz, un solo color y una sola verdad. Y que a esto llamen libertad de prensa, me parece irrisorio. Y frente a este monopolio que a la ley de Prensa de Ecuador llamen la ley mordaza me parece más irrisoria todavía.

Nos parece justo y adecuado lo que hace la ley de Ecuador que da el 33% a la empresa privada, 33% a los medios estatales y 33% a los medio populares, Donde está la mordaza? La mordaza nos la ha puesto el Grupo Comercio a todo el país, porque no le dejará expresarse sino con un 22%. Periodistas de Perú y del mundo felicitaciones por su profesión y ojala la cumplamos en verdad y con honradez, muchas generaciones nos darán la gracias.

(Autor: Paco Muguiro Ibarra s.j. -Director de Radio Marañón-CNR)

Tomado de CNR

El senado: La cultura del Asdena

Frei Betto*

El Senado brasileño acaba de suprimir 50 de sus 181 directorías, de las que el 70% fueron creadas por José Sarney (PMDB-AM) cuando presidió dicha Casa entre 2003 y 2005. Este pequeño recorte representa una economía anual de casi US$ 2 millones del dinero del contribuyente.

La supresión de esas directorías no significa directores desempleados. Perdieron sólo un cargo y con él algunas prebendas, como la gratificación mensual (variable de mil a dos mil dólares), el uso de celular (cuenta pagada por nosotros) y una plaza en el garaje del Senado.

Entre las directorías suprimidas destaca la de Coordinación de Apoyo Aeroportuario. ¿Para qué servía? Fíjese: ¿Dónde se ha visto a un senador (salvo honrosas excepciones, por suerte) que haga personalmente el chequeo de boletos y equipaje y aguarde el embarque mezclado con el común de los mortales? Nada como disponer de un servicio atendido por un solícito funcionario de la empresa aérea, sin fila ni riesgo de viajar en el asiento del medio, mientras el parlamentario espera confortablemente instalado en la sala VIP. Y al desembarcar, allá está otro servicial para esperarlo a la puerta del avión, dispuesto a llevarle el maletín, recoger las maletas en la sala de desembarque y encaminarlo al vehículo oficial solemnemente estacionado en un lugar prohibido para el ciudadano común.

Había una directora del Gabinete de Coordinación y Ejecución (¿de qué?). Ingresó en la Casa como telefonista y gracias a la connivencia de algunos senadores, llegó a la función de directora. Además de su alto salario y las gratificaciones se le permitía estacionar en el garaje exclusivo del Senado su reluciente BMW. Y encima no era la única directora del referido gabinete. ¡Había otras tres!

Entre las 50 secretarías suprimidas figuraban tres Secretarías Técnicas de Electrónica e incluso una Subsecretaría de Convergencias Tecnológicas y otra Subsecretaría de Tecnología e Información. Trato de imaginar a qué actividades se dedicaban tales dependencias. Posiblemente a instalar y reparar equipos electrónicos, tales como computadoras. ¿A qué llamarían "convergencia tecnológica"? ¿A recopilar lenguajes informáticos o a la sincronización de programas y planillas?

Llama la atención que, disponiendo de tanta tecnología, el Senado todavía grabe sus sesiones por medio de taquigrafía. ¿No es ya tiempo de grabar los discursos o mensajes de los parlamentarios en cintas magnetofónicas, videos y dvds? Continúan en plena vigencia las subsecretarías de Registro Taquigráfico, Redacción Taquigráfica, Revisión Taquigráfica y Supervisión Taquigráfica. ¿Por qué no usar la estenotipia?

Dice un antiguo proverbio latino: "Senatores boni viri, senatus autem bestia" (Los senadores con buenas personas, pero el senado es una bestia). En verdad, las bestias somos nosotros, que no siempre somos juiciosos al elegir a nuestros políticos. Es verdad que entre los 81 senadores hay quienes priorizan la ética, no se dejan picar por la mosca azul y hasta se atreven a denunciar que la corrupción campea entre algunos de sus colegas.

Ahora el Senado consta de ¡131 directorías! Entre ellas la Secretaría de la Policía del Senado, y las Subsecretarías de Policía Ostensiva, de Protección a Autoridades y de Policía Judicial. ¡Un verdadero ejército de Brancaleone! ¿Y todo ese mundo policial investiga, allá dentro, los indicios de corrupción, los abusos de autoridad, el nepotismo y la malversación?

El mal del Senado es endémico en la maquinaria pública: la cultura del Asdena -Asesor de Nada. Si se revisa el árbol de los ministerios, de las entidades estatales, de los gobiernos estaduales, de las asambleas legislativas, de las cámaras de concejales y de las municipalidades, se constata que hay una legión de funcionarios totalmente dispensables, personas que ocupan funciones inocuas creadas para acomodar a los apadrinados de los políticos.

El político desvergonzado no tiene el menor escrúpulo en crear un empleo público para el activista electoral, para el hijo del correligionario, para el ahijado de la cuñada, para la hija del patrocinador de la campaña. Y cuando la prensa cumple su papel de fiscalizar cómo se gasta el dinero del pueblo hay senadores que, como dice Jesús, ven la paja en el ojo ajeno y no quitan la tranca en el suyo. O sea, dicen que la exageración es por parte de los medios y no de una Casa parlamentaria que se da el lujo de emplear aproximadamente 10 mil funcionarios (3,4 mil por concurso; 3,1 mil comisionados; y cerca de 3 mil por intervención de terceros). Este total representa 123,4 servidores para cada uno de los 81 senadores. Todos pagados por el contribuyente.

El gobierno nos debe la reforma política. Mientras no se haga, la maquinaria pública seguirá sirviendo de refugio para amigos, parientes y aliados de políticos, y los delincuentes y corruptos disputarán mandatos políticos para gozar de impunidad e inmunidad. En una República decente los senadores serían los primeros en rechazar los privilegios del foro, en matricular a sus hijos en escuelas públicas y en recurrir al Seguro en caso de problemas de salud.

Los políticos no debieran nunca sentirse enojados por tener que rendir cuentas a la opinión pública. Es su deber.

Frei Betto es escritor, autor de "Calendario del Poder", entre otros libros.

QUIÉN ES FREI BETTO

El escritor brasileño Frei Betto es un fraile dominico. conocido internacionalmente como teólogo de la liberación. Autor de 53 libros de diversos géneros literarios -novela, ensayo, policíaco, memorias, infantiles y juveniles, y de tema religioso en dos acasiones- en 1985 y en el 2005 fue premiado con el Jabuti, el premio literario más importante del país. En 1986 fue elegido Intelectual del Año por la Unión Brasileña de Escritores.

Asesor de movimientos sociales, camo las Comunidades Eclesiales de Base y el Movimiento de Trabajadores Rurales sin Tierra, participa activamente en la vida política del Brasil en los últimos 45 años. En los años 2003 y 2004 fue asesor especial del Presidente Luiz Inácio Lula da Silva y coordinador de Movilización Social del Programa Hambre Cero.

Traducción de J.L.Burguet

El trasfondo judío del relato de la Pasión de Jesús

Vivir la Semana Santa
* Jos Demon

Como cristianos estamos acostumbrados de leer a la pasión de Jesús desde una mirada bien particular, una mirada que condena al pueblo judío por rechazar al verdadero Mesías o Redentor y por ser culpable de su muerte. El dedo acusador cristiano se dirige sobre todo a los dirigentes del pueblo judío, y más que a la marioneta de los ocupadores Romanos de la tierra santa, el tetrarca Herodes, de cuyo papel en la pasión de Jesús se habla tan solo en el evangelio de Lucas (23, 6-12), a sus dirigentes religiosos.

No es difícil entender que el aprecio de un pueblo desde siglos invadidos por los poderes extranjeros, por los griegos y después por los romanos, ya que le arrebataron sus líderes políticos - reyes como David y Salomón eran desde tiempo nos más que una leyenda -, se había inclinado hacia sus dirigentes religiosos. La religión identificada con una cultura, como fue el caso de la religión judía, sabe transformarse para asumir un importante papel en la resistencia política del pueblo donde se le prohíbe que este gobierne a sí mismo.

Si queremos comprender a la actuación de Jesús y el significado de su proclamación de la Buena Nueva, si queremos comprender el Evangelio, es importante que aclaremos estas peculiaridades del contexto político y cultural del pueblo judío a principios del primer siglo de la era cristiana. Es fácil levantar este dedo acusador hacia el pueblo judío por la muerte de Jesús. Es una antigua tradición cristiana que originó la exclusión de los judíos de la sociedad europea mediante las interdicciones de la edad media a que trabajan como campesinos o artesanos, y que provocó los famosos ‘pogroms', las persecuciones y exterminaciones de este pueblo a lo largo de los siglos, para culminar en la eliminación de seis millones de sus representantes por el régimen nazi durante la segunda guerra mundial.

Es sorprendente, y más que sorprendente, aterrador, que cristianos mantengan las mismas acusaciones simplistas con que no tan solo deforman a la historia y a la historia del pueblo judío, sino a la identidad de Jesús y al evangelio mismo. Un contemporáneo ejemplo de este simplismo lleno de peligros es la película ‘La Pasión de Cristo' del director Mel Gibson, que se estrena por el tercer año, y sin ninguna cautela, de preferencia en una multitud de canales de televisión en América Latina. Y no creo que aquello sea diferente en otros continentes.

Aunque no la comparto, mi crítica hacia esta película no se dirige tanto a la conservadora interpretación católica de Jesús y de María, madre de Jesús, como personas que sabían de antemano que iba acontecer y su supuesta entrega al sacrificio terminal a que debía dedicarse Jesús para transformarse en el Cristo Redentor. Se dirige solo a medianas hacia el extravagante flagelo de Jesús que hubiese matado a un elefante o a una ballena, y la profusa efusión de sangre de Jesús que parece exceder las posibilidades humanas. Mi crítica se dirige más bien hacia la pésima representación del papel de los dirigentes religiosos del pueblo judío y la identificación de este pueblo con los individuos que la película sugiere que hubiesen sido sus dirigentes.

Una película alrededor temas de tanta controversia, de controversia de veinte siglos, no puede darse el lujo, o mejor: la lujuria, de no informarse de la historia del pueblo judío, o de los profusos conocimientos actuales alrededor del contexto social y religioso de la actuación de Jesús. Tenemos que acordar un legítimo margen de interpretación alrededor la historia, en este caso la historia de Jesús y de las primeras iglesias que la relataron, pero tan solo la que nos permite los datos bien establecidos de su abundante historiografía.

Los sacerdotes del templo de Jerusalén que según nuestros evangelios acusaron a Jesús y le entregaron a los romanos para ser juzgado y crucificado no se deben confundir ni con los fariseos ni con los saduceos, ni con otras orientaciones religiosas como los esenios que se retiraron de la vida política y social en las cuevas y grutas de Qumrán, cerca el Mar Muerto, o la orientación opuesta de los zelotas, que integraron el celo religioso con la guerrilla armada para deshacerse de los odiados ocupadores romanos. La vida religiosa en tiempos de Jesús era un palimpsesto de las más diversas orientaciones religiosas y nadie podía reclamarse la representación del ‘pueblo' judío, que como cualquier pueblo desconfiaba tanto de estas orientaciones como a menudo les aferró.

En los tiempos de Jesús los sacerdotes del templo habían ido perdiendo su influencia sobre la población judía aunque podemos sopesar que el dominio de los sacerdotes de los siglos que le precedieron solo se impuso en la ciudad y los alrededores de Jerusalén. Desde antes de su construcción existían otros lugares de culto en el país que hoy designamos como Palestina o Israel, y no siempre dedicado al único Dios Yahwé, y desde su construcción se habían opuesto los profetas que supieron defender la tesis que el verdadero culto a Yahwé no exigía ni sacrificios ni templos sino que necesitaba responder a la exigencias de la justicia y de la misericordia.

Lo que carcomió aún más al poder del templo y sus sacerdotes fue la ‘diáspora' o la gran dispersión de los judíos por todo el mediterráneo y el medio oriente, proceso que comenzó desde la destrucción del primer templo por el rey babilónico Nabucodonosor II en 587 A.C. El fin del sacerdocio se desdibujó antes de la destrucción de la ciudad de Jerusalén y del segundo templo - el templo como lo conocía Jesús - después del gran levantamiento del pueblo judío contra los romanos en el año 70 de nuestra era. Cada vez más judíos se alejaban del reino de Juda y hacia los países que le rodearon y cada vez menos estaban dispuestos a seguir pagando aportes para una institución que ya no les sirvió.

El poder en ascenso en los tiempos de Jesús perteneció a la corriente que los evangelios identifican como la de escribas y fariseos, en quienes podemos discernir los rasgos de los futuros rabinos, los mismos que lograron mantener la identidad religiosa durante los próximos veinte siglos en los numerosos países de la dispersión de la población judía. Los escribas y fariseos se encargaron de las sinagogas locales que se transformaron en los verdaderos núcleos de la defensa, instrucción y profundización de la futura fe judía, comparables a nuestras parroquias católicas y a las congregaciones cristianas de la reforma.

Son los escribas y fariseos con quienes Jesús debatió con toda su pasión y a quienes dirigió su más pesada artillería crítica (en Mateo Cáp. 23, por ejemplo). Pero de aquella observación no debemos deducir que fueran ellos que estuvieron los más alejados al Jesús. Al contrario, fueron los representantes religiosos que estuvieron más cercanos a las convicciones del mismo Jesús. La escuela de interpretación liberal de la Escritura del famoso rabino Hillel (c. 70 a.C.-10 d.C.), por ejemplo, es, en varias elementos de su doctrina, muy parecida al contenido del Evangelio expuesto por Jesús, y podemos conjeturar que estos maestros y sus discípulos intentaron convencerse por ambos lados. Algo inédito, sin embargo, de la predicación de Jesús hay que destacar, y es que sus discípulos, que constaban de pobres e iletrados, distaban del perfil tradicional de los estudiosos como solía corresponder a los aprendices de los rabinos.

Podemos suponer que facciones de los escribas y fariseos se sintieron ofendidas por el mensaje de Jesús y sus extravagantes críticas, y que, por esta razón, colaboraron o aportaron a que el Sanedrín, el consejo de los sabios de la ciudad de Jerusalén, dirigido por el sumo sacerdote de templo, se deshizo del hombre de Nazaret. Los sacerdotes del templo y los sabios de la ciudad, por su parte, no deberían haber tenido mayores reseñas de este novedoso profeta de la periférica Galilea, que acaba de entrar en la ciudad sagrada rodeado por enfermos, pobres e iletrados, salvo que se atrevió criticar al templo y a las empresas lucrativas que se asociaban con su culto.

Lo que les debe haber preocupado era que la popularidad de este forastero entre el pueblo pobre y sus críticas a las autoridades religiosas judías, pudiera conducir a otro disturbio o levantamiento, algo que debilitara su influencia como intermediarios entre el pueblo y el gobierno romano. La jurisdicción del Sanedrín no se limitaba a asuntos religiosos sino que se extendió hacia el ámbito civil y la judicatura. Ya hubo muchos que se proclamaron como el nuevo ‘rey ungido', el sucesor de David, el Mesías, y ninguno de ellos había aportado en consolidar al precario balance de la convivencia de los judíos con los romanos. Aquella consideración selló la precipitada muerte de Jesús, decisión en un balance en que las opiniones de los discípulos, amigos, pobres y enfermos que le habían conocido, no pesaban nada.

Conocemos estas deliberaciones de la ‘política real' de los dirigentes de otros ámbitos de nuestra historia humana, y sería equivocado considerarlas como ‘la culpa' del pueblo judío. Es tan equivocado como suponer que había existido una convergencia de dirigentes de tan diferentes orientaciones religiosas del pueblo judío de aquellos tiempos para eliminar a Jesús. Hubo entre ellas personas que se le acercaban y otras que se ofendieron por sus predicas, una división de almas que podemos discernir en la descripción de los evangelios de la facción de escribas y fariseos, los futuros rabinos, cuya doctrina más se acercaba a la Buena Nueva de Jesús.

Debemos considerar que la enseñanza de Jesús se dirigió precisamente al corazón de la interpretación del Antiguo Testamento, y que él, por la misma dinámica de descubrir y proclamar el verdadero significado de la voluntad de su Padre, no pudo evitar en confrontarse abiertamente con la jerarquía de las autoridades religiosas del pueblo judío.

Como iglesia, y como comunicadores cristianos, tenemos una responsabilidad en considerar y evaluar cuales representaciones de Jesús, y su proclamación del evangelio, corresponden a nuestra fe. Cuadros o imágenes de arte plástica, obras literarias o musicales, programas radiales y películas nos ofrecen, de forma inevitable, una sucinta interpretación de quién había sido Jesús de Nazaret. Estas obras de arte interpretan su proclamación, su evangelio, y encaminan la propia fe cristiana, es decir, como queremos y debemos vivir. En este sentido las obras de arte presentan en la forma de una síntesis las interpretaciones que podemos extraer de los relatos de la Biblia.

Como principio general podemos afirmar que es de gran utilidad que se nos presenta una pluralidad de interpretaciones alrededor la historia de Jesús, porque la diversidad de interpretaciones sabe iluminar las múltiples dimensiones de la verdad que están contenidas en nuestra fe. Por otra parte debemos afirmar que existen interpretaciones que se alejan de la persona de Jesús y que contradicen el significado mismo de su proclamación de la Buena Nueva. Son estas interpretaciones que perjudican y destruyen la convivencia humana y tienden a transformarse en maldad. Estimo, por mi parte, que una película como la de Mel Gibson pertenece a esta última categoría.

 

Teólogo holandés, animador de la Red de Teología, Evangelización y Comunicación, de OCLACC

En el Día Internacional de los Derechos Humanos

Paco MuguiroCajamarca, Perú, 10 dic12 (OCLACC).- Desde el nacimiento de la humanidad hasta ahora ha sido como una especie de continuo por conseguir que la humanidad, viva con la dignidad que es inherente a ella misma, por pertenecer a la familia humana. Pero tendríamos que reconocer que desde hace más de 100 años y sobre todo después de la última guerra mundial con La Declaración de los DDHH, se ha hecho consciente esa lucha y avanzado bastante sobre este aspecto, y sobre que los DDHH se constituyan verdaderamente como universales indivisibles e inalienables. Sin embargo falta mucho, no solo en los pueblos árabes, que recién pasaron de gobiernos autoritarios a más democráticos, sino también en nuestros pueblos.

La historia no camina a la par en todos los pueblos, y en unos países se ha corrido más que en otros, pero todos somos responsables de lo que en nuestra familia humana pase. El que se consideren como Derechos solamente los civiles y políticos, y no se acepten que sean también cruciales los económicos, sociales y culturales, hace que todos los años mueran 9 millones de niños menores de cinco años. Dicen que es por el fenómeno de las tres IES Ideología - Ignorancia - Inercia, pero que con los avances de que disponemos no resolvamos este problema, me parece una falta grave a los derechos más fundamentales, como es el derecho a la vida.

En el libro "Destrucción masiva, Geopolítica del hambre" Jean Ziegler, ex relator de la ONU para el Derecho a la Alimentación y profesor emérito de la Universidad de Ginebra, dice que en el plano institucional son muy responsables el Banco Mundial. el FMI y la Organización Mundial del Comercio. Y en el plano conceptual demuestra como el hambre de hoy está ligada a tres lucrativos negocios: el oro verde (agrocarburantes), la especulación agroalimentaria y el robo de tierras de cultivo... Que a estas alturas el derecho a la alimentación se cuestione de facto, es para Ziegler un arma de destrucción masiva en manos de los Estados más poderosos" (Luz Gómez García, El País, Nov.2012)

Pues en nuestro país con 20 años de crecimiento económico, existe un 19.5% de niños menores de cinco años desnutridos, lo que en el área rural se traduce en un 37%. Y en la anemia de niños de 6 a 59 meses en Puno hay un 64.8%, en Ucayali un 53%, en Cajamarca Un 50.8%, en Huánuco un 51% ( La Revista Agraria de la República, Nov. 2012). Si nos quejamos con fuerza porque este año ya van 17 muertos en las protestas sociales, como falta grave a los DDHH, con la misma fuerza deberíamos gritar porque se le niegue el derecho a la vida con dignidad a tantos desnutridos, que difícilmente serán incluidos cuando sean adultos.

Autor: P. Francisco Muguiro Ibarra S.J. - Director de Radio Marañón (Jaén -Cajamarca)

Artículo compartido por CNR

Escenarios, espacios, actores

Mauricio MacriPor Washington Uranga.- El gobierno de Mauricio Macri está tomando decisiones que contradicen de manera flagrante su discurso institucional de republicanismo, diálogo e institucionalidad. Por la vía de gobernar por decreto y utilizando la complicidad de parte de la Justicia, lo que está haciendo el PRO es imponer un estilo autoritario, jugando al límite con la legalidad y actuando como si tuviera la suma del poder. Si bien esto último no ocurre en ninguna democracia del mundo, es absolutamente inviable en la Argentina actual donde la coalición gobernante triunfó por escaso margen en segunda vuelta y ni siquiera cuenta con mayoría legislativa.

Más allá de las promesas electorales ya olvidadas y las críticas de "autoritarismo" hechas a la gestión anterior, los "cambiemos" quieren modificar las reglas de juego y generar hechos irreversibles antes de que el Congreso pueda ponerse en marcha y que la oposición peronista salga del impacto que le generó la derrota electoral sumiéndola en un profundo letargo, profundizando sus contradicciones internas e impidiéndole, al menos por el momento, reaccionar de manera coherente y eficaz.

A su favor la nueva derecha argentina que hoy gobierna el país cuenta con el "período de gracia" que le sigue otorgando buena parte de la ciudadanía a toda gestión que se inicia y que incluye también parte de quienes no votaron al macrismo. También opera a favor de los nuevos habitantes del Poder Ejecutivo el hecho de que los equipos de gestión tienen un perfil que desde hace mucho no se conocía en la Argentina: son en su mayoría ejecutivos de empresas trasladados a la gestión pública. Para los habitués de la política es difícil anticipar el sentido de las decisiones que se tomarán y hasta los más avezados parecen sorprendidos. En todo caso, la mayoría reconoce que nadie esperaba tanto vértigo e impunidad al mismo tiempo.

Nada de lo hecho hasta el momento -sobre todo aquello que intenta revertir en el mínimo tiempo lo que el Frente para la Victoria construyó durante tres gestiones presidenciales- podría haberse hecho sin dos actores fundamentales: la Justicia (o parte de ella, para ser más justo) cómplice, silenciosa o distraída, y la connivencia informativa de los grandes conglomerados mediáticos. A ello hay que sumar que aquellos sectores de la Justicia antes señalados actúan en secuaz coordinación con medios y periodistas.

Son tantas las anormalidades concretadas en menos de un mes de gestión, los atropellos cometidos en nombre de la "revolución de la alegría" y del "diálogo entre los argentinos", que no alcanzarían muchas páginas para resumirlos. La misma Justicia que sobresee a Macri hace oídos sordos a los pedidos para parar los abusos contra normas votadas por mayorías legislativas. Y cuando un juez hace lugar a una cautelar (como el caso del juez Arias pidiendo congelar las decisiones contra Afsca y Aftic) el Ejecutivo anticipa fraudulentamente la fecha de un nuevo decreto presidencial para burlar la medida. Impunidad e impotencia son las únicas palabras que caben... para responder al gobierno del diálogo, el consenso, la institucionalidad y el republicanismo.

Del otro lado, lo que hasta el 10 de diciembre fue el oficialismo se debate en su propia crisis. Muchos, dirigentes y militantes aún "no tomaron debida nota" de la derrota. No la asimilan ni política ni prácticamente. Políticamente no son capaces de ponerse en el lugar de la oposición y comenzar a actuar como tal. Se habían acostumbrado tanto al poder que no se reconocen ellos mismos en su nuevo lugar. Pero en lo cotidiano también es difícil asumir que ya no se tienen ni las facilidades, ni los atributos, ni las mieles del poder. Ahora todo es más difícil: espacios, recursos y hasta quienes antes les rendían pleitesía hoy probablemente ni siquiera les atienden los teléfonos.

Hay además un problema de conducción no resuelto. Si bien nadie se atreve a cuestionar en público a Cristina Fernández, más de uno prefiere -al menos por el momento- verla lejos de los escenarios políticos. Pero tampoco hay una figura que concite de manera unánime el liderazgo. Daniel Scioli se ha ganado el respeto de muchos, pero está lejos de unificar al peronismo y al FpV detrás de sí.

Quienes dentro del peronismo y del FpV lograron conservar el poder en sus distritos (provincias y municipios) viven también la tensión de gestionar la gobernabilidad del territorio. Situación que también los obliga a dialogar y negociar con el PRO gobernante en Nación, pero también en la Provincia de Buenos Aires. Buen ejemplo ha sido la intrincada transacción sobre el presupuesto provincial. La actitud opositora está siempre mediada por las necesidades políticas y presupuestarias que impone la gestión. El macrismo también tiene claro que este es un factor de debilidad para la oposición y opera allí para dividir al FpV.

Los sectores juveniles mayoritariamente reunidos en la Cámpora, pretenden impulsar una oposición convertida en "resistencia" al gobierno macrista. Estos jóvenes no dudan en calificar al gobierno del PRO de "autoritario" y de equipararlo -por lo menos discursivamente- con las dictaduras. Probablemente esa apreciación los lleva también a trazar un escenario que desestima los teatros institucionales para dar la lucha política. Prefieren la calle y la movilización, aunque tampoco para ello haya objetivos claros.

Es en la movilización callejera donde estos grupos se encuentran también con otros y otras surgidos de iniciativas múltiples, espontáneas y muchas veces voluntaristas, nacidas de la impotencia o de la indignación, de muchos desencantados con el resultado electoral o preocupados por el rumbo de las cosas y todos ellos faltos de orientación y de encuadramiento. A estos comienzan a sumarse quienes, desde el mundo del trabajo, comienzan a ver que sus salarios se recortan y sus derechos se avasallan. Hay allí una conjunción de actores en el mismo escenario pero con necesidades y propósitos distintos. Pueden confluir en algunos momentos y colisionar en otros.

La dirigencia del sindicalismo tradicional -que se sigue reivindicando genéricamente peronista a pesar de cada grupo o sector tenga propósitos distintos- prefiere darse tiempo. Saben que, tarde o temprano, sus bases le exigirán definiciones respecto de la reivindicación de sus derechos. Pero también que la estructura partidaria necesitará de ellos para intentar recuperar fuerza política. En ese escenario esperan poder retomar protagonismo para lo cual, probablemente, necesiten llegar a acuerdos internos hacia su reunificación formal.

Por último, el aparato institucional del Partido Justicialista -aún desconcertado- medita su estrategia para retomar la iniciativa. Entre los dirigentes, además de confusión respecto de cómo construir el futuro, hay pase de facturas. Para superar esta instancia se abrirá, necesariamente, un debate interno que dejará algunos heridos y a otros definitivamente al borde del camino. Nuevos liderazgos habrán de surgir. Casi unánimemente miran con recelo al camporismo. Pero también hay conciencia de que se necesita unificar las filas para dar batallas político institucionales indispensables.

Un futuro con nuevos escenarios, actores renovados y otras batallas para dar.

 

España, Otoño ‘Caliente’

Frei Betto *

Madrid está excepcionalmente caliente para esta época del año. Todos lo atribuyen a los cambios climáticos. La crisis financiera disminuye el movimiento de los mercados. Hay menos gente en los restaurantes, se queja el mozo de El Senador, donde se saborea una estupenda pierna de cordero asada.

En el Congreso se debate el alcance de la crisis. Las acciones del Banco Santander bajan en picada (una baja del 60.72% este año). Suena la alarma en su sede mundial, en Boadilla del Monte, en la periferia de Madrid, construida en forma de platillo volador. La recesión llama a la puerta y empieza a sacar a las calles manifestaciones de trabajadores de la industria automovilística, protestando contra los recortes anunciados.

José Bono, presidente del Congreso, aceptó la propuesta de Jorge Fernández, del PP y miembro del Opus, de introducir, en la sede legislativa, la foto de la Madre Maravillas de Jesús, carmelita de clausura canonizada por Juan Pablo II. La oposición protesta en nombre del carácter laico del Estado. Maravillas era conservadora al extremo. Al retirar la propuesta, Bono ofendió a la madre de sus colegas de partido que le negaron apoyo. El micrófono abierto de un canal de televisión captó la palabra empleada. El político enrojeció hasta el alma. Sus colegas de partido le recomendaron unas avemarías como penitencia...

El aparato de seguridad español celebra la captura de Txeroki, el jefe militar de ETA, cerca del santuario de Lourdes, en el sur de Francia. Todo indica que la organización separatista vasca se reduce ahora a un puñado de militantes desarticulados.

Por otra parte los electores del socialista Zapatero reaccionaron indignados ante su rechazo a la investigación de los crímenes de la dictadura del general Franco (1936-1975). En su primer mandato el primer ministro dio inicio al proceso y aprobó la Ley de Memoria Histórica. Ahora prefiere dejar pasar el pasado...

El juez Baltasar Garzón, autor de la denuncia de los crímenes del régimen franquista, se siente irrespetado. Pero recibe el apoyo de intelectuales indignados ante el intento del gobierno de silenciarlo. El manifiesto fue firmado también por José Saramago y Ernesto Sábato. En Granada, en la noche del 20 de noviembre, 33º aniversario de la muerte del generalísimo, estudiantes ocuparon las calles y reclamaron justicia para las víctimas. Intervino la policía.

Me subí a un taxi en el aeropuerto de Granada. El conductor es partidario de que sean investigadas las atrocidades franquistas. Y de que se reabra la fosa común donde supuestamente se encontraron los restos mortales del más famoso hijo de la ciudad: Federico García Lorca, asesinado en 1936 por los adeptos de Franco. Se queja el hombre: "Poca gente en esta ciudad se interesa por Lorca. Recojo extranjeros en el aeropuerto que, llegados incluso de Asia, saben más sobre el poeta que los que vivimos aquí". Me acuerdo de Paulo Freire y de Dom Helder Camara, más conocidos en el exterior que en Brasil.

Granada hierve, a pesar del frío. Muchos acontecimientos movilizan a esta ciudad de medio millón de habitantes: el congreso mundial de filosofía debate sobre el nihilismo, que el filósofo italiano Franco Volpi considera es una actitud positiva, de tolerancia ante el pluralismo de ideas; los fabricantes de aceite analizan, asesorados por un premio Nobel de medicina, las propiedades terapéuticas del extravirgen, antioxidante, capaz de reducir el colesterol y evitar el cáncer; el 7º congreso internacional de teología trinitaria se ocupa de una espiritualidad para este mundo marcado por la desigualdad.

Hablo sobre "una espiritualidad de rostro humano en la periferia de la vida". Advierto que Jesús nos enseña a encontrar a Dios en la cara de los pobres. Y se identifica con ellos: "Tuve hambre y me diste de comer". Comparo las éticas de espiritualidad: la que enfatiza nuestra condición de pecadores, agravándonos el sentimiento de culpa en este ‘valle de lágrimas', y la que destaca nuestra condición de hijos de Dios, Padre/Madre amoroso que nos trata con misericordia y compasión, como Jesús a sus contemporáneos.

Las Gabias, cerca de Granada, es hoy una ciudad ‘solar': 8 mil viviendas -25 mil habitantes- reciben energía eléctrica de una estación fotovoltaica que tiene 95 mil placas solares con un potencial de 18 megavatios. Esta iniciativa, de un costo de casi US$ 200 millones, evita la emisión a la atmósfera de 17.680 toneladas de CO2, volumen que se produciría si se utilizase combustible fósil. Una iniciativa de tal envergadura exige, como soporte, la cultura de la sustentabilidad.

Andalucía ha multiplicado por once su potencial de energía solar, calculado hoy en 695 megavatios, a los que se sumarán en el 2010 otros 220. De ese total, 78.8 megavatios proceden de las placas de Granada, que generan electricidad para 24 mil residencias. Pienso en el Brasil: mientras se alaba el amanecer se olvida el ocaso, el potencial de convertir nuestro país en una inmensa Las Gabias.

A quien estuvo en España en otros tiempos le llama la atención el clamoroso silencio respecto a Ronaldo y Ronaldiño. Ni en los kioskos de material deportivo se ven sus fotos. Con el Real Madrid en crisis, los españoles se ufanan de las sucesivas victorias de su selección. ¿Hasta cuándo?

Frei Betto es escritor, autor de "La niña y el elefante", entre otros libros.

QUIÉN ES FREI BETTO

El escritor brasileño Frei Betto es un fraile dominico. conocido internacionalmente como teólogo de la liberación. Autor de 53 libros de diversos géneros literarios -novela, ensayo, policíaco, memorias, infantiles y juveniles, y de tema religioso en dos acasiones- en 1985 y en el 2005 fue premiado con el Jabuti, el premio literario más importante del país. En 1986 fue elegido Intelectual del Año por la Unión Brasileña de Escritores.

Asesor de movimientos sociales, como las Comunidades Eclesiales de Base y el Movimiento de Trabajadores Rurales sin Tierra, participa activamente en la vida política del Brasil en los últimos 45 años. En los años 2003 y 2004 fue asesor especial del Presidente Luiz Inácio Lula da Silva y coordinador de Movilización Social del Programa Hambre Cero.

Traducción de J.L.Burguet

Evangelizar en la Cultura de la Imagen

Pbro. Walter Moschetti (*)

La televisión, que penetra en el hogar, en la vida diaria y llega a formar parte del cúmulo de hábitos de cualquier hombre de nuestra época, será un medio más que favorable para hacer que la Palabra Divina llegue al corazón del televidente y le dé razones a su existencia.

 

Origen de la imagen televisiva

La prehistoria de la televisión arranca, en sentido estricto, de los descubrimientos técnicos más elementales que hicieron posible la transmisión a distancia de la imagen en movimiento.
Fue en Julio de 1928 cuando desde la estación experimental W3XK de Washington, el norteamericano Jenkins comenzó a transmitir imágenes exploradas principalmente de películas con cierta regularidad y con una definición de 48 Líneas. Y desde los años 50, la televisión se ha convertido en el medio de comunicación por excelencia.

La televisión no nació como respuesta a ninguna necesidad inmediata e ineludible. Cuando el hombre se propuso transmitir imágenes a distancia, por cable o sin hilos, no pensaba en una recepción masiva e indiscriminada, sino en un servicio publico que permitiera solo la comprobación de documentos, el envío de planos o imágenes necesarias para trabajos técnicos o para la simplificación de tramites burocráticos.

Pero, una vez creado el soporte técnico necesario para la transmisión de imágenes en movimiento, algunos científicos comprendieron que la televisión podía repetir el éxito de la radio años antes.

En la televisión como en el cine se da una combinación de la imagen con la palabra. La naturaleza de esta combinación de mensajes es diferente de la que da el material impreso. En todo caso, se daba siempre una combinación en el sentido de complementación entre imagen y palabra. En cine como en televisión este equilibrio se rompe en aras de un creciente predominio o protagonismo de la imagen. El lenguaje se constituye en un simple determinante de la imagen. Nos encontramos, con un nuevo instrumento de comunicación que debemos conocer para poder comprender los mensajes que a través de él se nos presentan.

El lenguaje televisivo, la imagen, es un lenguaje figurativo, pero no conceptual. Apela a los sentidos, pero no existe en él una relación estrecha con la actividad mental elevada. Al contrario de lo que sucede con el lenguaje verbal.

La cultura de la imagen

El cambio de época que estamos atravesando va enmarcado en una cultura donde el protagonismo de la imagen ha tomado ribetes sorprendentes, hasta llamarse "cultura de la imagen" al presente, determinado en cierto punto, por lo que se mira a través de una pantalla, y desde allí se aprende, se entiende, se resuelve y se vive la realidad.

Anticipándose a su tiempo, el Papa Pablo VI advertía, en la Exhortación Apostólica Evangelii Nuntiandi: "Conocemos las ideas de numerosos psicólogos y sociólogos que afirman que el hombre moderno ha rebasado la civilización de la palabra, ineficaz e inútil en estos tiempos, para vivir hoy en la civilización de la imagen. (...) (Pero todo ello) no debe disminuir el valor permanente de la palabra, ni hacer perder la confianza en ella. La palabra permanece siempre actual, sobre todo cuando va acompañada del poder de Dios" (n.42).

No podemos contraponer la imagen a la palabra, porque de hecho ambas se armonizan en un nuevo discurso que apunta a lo emotivo.

Además, la imagen tiene en sí un valor muy alto que hemos de reconocerle. Desde que Dios se hizo Hombre en Cristo, la imagen puede ser portavoz a la vez de la Encarnación y de la Trascendencia de Dios. Cristo es "imagen visible de Dios invisible" (Col 1,15).

Una teología de la comunicación ha de tener en cuenta esta dimensión que le ayuda a valorar lo visual desde esta perspectiva divina y ahondar en la profundidad de la expresión captada a través de la imagen visible. Pensar la evangelización compromete un análisis serio de la cultura y un tomar sus valores para impregnarlos de la sabiduría de Dios que da el sentido verdadero de las cosas con las que el hombre vive, se asombra, disfruta, crea o perfecciona. La denuncia del mal, presente en el siglo, impulsa a un compromiso de transformación de la realidad, desde Dios y su Verdad.

Al ser conscientes de los estímulos audiovisuales de la televisión, los cuales son más efectivos que los visuales y auditivos por sí solos, encontramos en ellos una herramienta importantísima a la hora de comunicar el Evangelio. No podemos dejar pasar este signo de la Providencia, y utilizar este medio que está a nuestro alcance, para hacer comprensible al hombre de hoy el mensaje siempre nuevo del Evangelio.

La televisión, que penetra en el hogar, en la vida diaria y llega a formar parte del cúmulo de hábitos de cualquier hombre de nuestra época, será un medio más que favorable para hacer que la Palabra Divina llegue al corazón del televidente y le dé razones a su existencia. Frente a un contenido capaz de saciar las ansias que siempre el hombre ha tenido de verdad, de bien y de belleza, de felicidad y sentido, la televisión será un instrumento óptimo para realizar una comunicación humanizadora y liberadora.

Es indudable, que la televisión constituye una fuente efectiva en la creación y formación de actitudes en los niños y jóvenes especialmente, ya que desde temprana edad, son sometidos a su influencia sin poseer otro tipo de información. Se recurre a ella para satisfacer necesidades de distracción, reducir las tensiones y como medio para obtener información. Una programación llena de valores, desde lo creativo e ingenioso, puede entretener educando e informando. Este es el desafío que tenemos los comunicadores católicos frente a un medio de comunicación que hemos de utilizar con mayor confianza, con menos prejuicios, con más presencia y menos tiranía. Un medio que Dios mismo pone a nuestro alcance para que hagamos oír su voz y mostremos su rostro a un mundo que vaga sediento de él.

Nadie puede considerarse inmune a los efectos degradantes de la pornografía y la violencia, o a salvo de la erosión causada por los que actúan bajo su influencia. Los niños y los jóvenes son especialmente vulnerables y expuestos a ser víctimas. La pornografía y la violencia sádica desprecian la sexualidad, pervierten las relaciones humanas, explotan los individuos -especialmente las mujeres y los niños-, destruyen el matrimonio y la vida familiar, inspiran actitudes antisociales y debilitan la fibra moral de la sociedad.

Es verdad que necesitamos purificar nuestra mirada. La cultura de la imagen ha saturado nuestra capacidad visual. Ya no hay nada nuevo ni desconocido para mirar. Todo está expuesto a la vista sin filtro y sin reservas, sin pudor y sin límites. Creemos ingenuamente que mirar todo no nos hace daño, y sin embargo evitaríamos mucho males espirituales si supiéramos desviar la vista a tiempo. No todo lo que vemos nos hace bien. Más aún, si advertimos que esa saturación visual que produce nuestra cultura, es saturación de imágenes violentas: la violencia de la pornografía y la misma violencia sádica nos perturban y enceguecen. Miramos pero no vemos. Y es ahí cuando la mirada se vuelve superficial y poco profunda, hasta llegar a no advertir el sentido pleno de las cosas, de los acontecimientos, de nosotros mismos y de los demás. La realidad parece ser advertida sólo a través de la pantalla chica, y sólo son fragmentos de la realidad -inducido por intereses particulares- que no articulan todos los resortes que forman la complejidad de la realidad que vivimos.

Las imágenes y la evangelización

Es esta realidad y esta la cultura que nos toca evangelizar. Pero la evangelización no comienza con nosotros. Por ello, debemos aprender de la rica tradición de la Iglesia que, a lo largo de los siglos ha sabido utilizar elementos de la misma cultura para anunciar el Evangelio.

Las imágenes formaron parte de la evangelización, ya en las primeras comunidades cristianas, quienes representaban al Salvador del mundo con imágenes del Buen Pastor. Mas adelante aparecen las del Cordero Pascual y otros iconos representando la vida de Cristo. Las imágenes han sido siempre un medio para dar a conocer y transmitir la fe en Cristo y la veneración y amor a la Santísima Virgen y a los Santos. Testigo de todo esto son las catacumbas donde aún se conservan imágenes hechas por los primeros cristianos. Estas imágenes dan testimonio de su fe y del uso de las imágenes.

Hoy la imagen ha alcanzado una sofisticación sorprendente a través de los medios audiovisuales. Debemos reconocer entonces que contamos con elementos de mayor calidad que nuestros antepasados para evangelizar. No podemos entonces desaprovechar este tiempo providencial y estas herramientas eficaces a nuestro alcance. Y el momento es ahora. Hoy, como en los primeros tiempos de la era cristiana, la imagen deberá ser un vehículo de transmisión de la fe y ayuda al conocimiento de la verdad de Dios.

Antes de Jesús las imágenes con frecuencia representaban a ídolos, se usaban para la idolatría. En la plenitud de los tiempos, el verdadero Dios quiso encarnarse y así tener imagen humana. Jesucristo es la imagen visible del Padre.

Nos dice el Catecismo: "Como el Verbo se hizo carne asumiendo una verdadera humanidad, el cuerpo de Cristo era limitado (cf. Cc. de Letrán en el año 649: DS 504). Por eso se puede "pintar" la faz humana de Jesús (Ga 3,2). En el séptimo Concilio Ecuménico (Cc de Nicea II, en el año 787:DS 600-603) la Iglesia reconoció que es legítima su representación en imágenes sagradas" (476).
Todo parece indicar que la Iglesia cristiana del siglo III, aunque de un modo muy incipiente, utilizaba la iconografía con una finalidad catequética para esbozar al fiel el camino que le puede llevar a la bienaventuranza eterna.

En una hipotética segunda etapa, la Iglesia, a través de la iconografía, hace hincapié en la protección divina y en la participación eucarística como forma de asegurar al cristiano su Salvación. Aquí entran de lleno los paradigmas de Salvación que a través de su misma proliferación presuponen para el fiel todo un mensaje de esperanza.

Por último, a través de la iconografía del más allá se reitera que, gracias a la Pasión y a la Resurrección de Cristo, el hombre puede alcanzar la bienaventuranza eterna.

Hoy, en la cultura de la imagen, estos elementos nos dan fuerza y luz para asumir creativamente la nueva evangelización, poniendo al servicio del anuncio evangélico la capacidad persuasiva, atrayente y atractiva de la imagen visual desde las infinitas formas y multiplicidad de colores que hoy la tecnología nos facilita y propone.

El lenguaje de la belleza

Claro que no basta utilizar los medios que tenemos a nuestro alcance. Hemos de utilizarlos bien. Los medios audiovisuales, por ejemplo, requieren una estética capaz de trasmitir belleza. La Iglesia desde siempre ha sido promotora del arte verdadero. El Papa Juan Pablo II ha expresado repetidamente su invitación a una vuelta al arte en el marco de la fe, y ha hablado de una "nostalgia de la belleza" en el hombre de hoy. Por lo tanto, la belleza no es un aspecto superfluo o periférico de la vida. Lo bello viene de Dios y nos lleva a Dios.

El joven de hoy siente una especial atracción hacia la belleza, sea de imagen, sea de música o ambas. Lo bello contribuye a armonizar a las personas, y es un rasgo característico de la celebración y la fiesta. Es armonía, proporción, orden. Todo lo bello es participación de la belleza de Dios. Por ello la contemplación de la belleza nos lleva a admirar a Dios, autor y modelo de toda belleza. El simbolismo y el lenguaje de formas y colores armónicos nos abre hacia valores superiores, trascendentes. Lo estético le da a la vida una dimensión más humana y optimista. "Este mundo en que vivimos tiene necesidad de la belleza para no caer en la desesperanza. La belleza, como la verdad, es quien pone la alegría en el corazón de los hombres; es el fruto precioso que resiste a la usura del tiempo, que une las generaciones y las hace comunicarse en la admiración" (Del mensaje del Concilio a los artistas).

Debemos recuperar en la evangelización el valor de la estética al servicio de la belleza como comunicación del Absoluto. Especialmente éste es un desafío, ante un mundo en que la preocupación por la apariencia, y la obsesión por la silueta, son tópicos que hoy en día, mueven a muchos jóvenes a tratar de alcanzar la imagen de los modelos publicitarios, lejos del modelo al que es posible llegar. Son los medios de comunicación los que han contribuido grandemente ha crear la falsa imagen de la belleza de hoy, un estilo que no corresponde a la realidad.

Los actuales cánones de belleza, exigen estándares físicos irreales, que muchas veces contribuyen a generar inseguridad y problemas psíquicos en los jóvenes, como la anorexia y la bulima.

Los comunicadores católicos debemos apuntar a una estética que, respetando los estilos de cada entidad y las claves culturales propias de cada país o región, apunte además a lo sobrenatural, donde la realidad es vista con ojos de esperanza. Es hora de impulsar nuestra creatividad para lograr una verdadera estética nueva, transida de valores humanos y cristianos.

Debemos ser capaces de traducir la riqueza de contenidos de la fe a lenguajes multimediáticos como los videoclips, los videojuegos interactivos y humanizadores, los cuentos, los auxilios pedagógicos y las páginas interactivas entre otras. Todo ello, claro está, sin que el mensaje se empobrezca, comprometiendo el depósito de la fe. La verdadera evangelización enriquece a las culturas, ayudándolas a superar los puntos deficientes o incluso inhumanos que hay en ellas, y comunicando a sus valores legítimos la plenitud de Cristo. (Cfr. C.T.,53).

Respuesta a la cultura de la imagen

Es cierto que la utilización predominante de las imágenes, tiende a anular el desarrollo del lenguaje, y su consecuencia es disminuir o anular la capacidad analítica del pensamiento abstracto. Es el límite concreto y uno de los aspectos presentados como desafíos de esta cultura de la imagen. Hoy no se entiende ningún proceso de capacitación o transmisión de conocimientos o mensajes sin tener muy en cuenta lo visual. Y es que la persona no es sólo cerebro, y con la imagen y el sonido se apunta a diversos órganos y facultades del ser humano para hacer más plena la comunicación y relación entre emisor y receptor. Pero ni es tan ingenuo ni carece de riesgos. Muchas veces el proceso de aprendizaje de la televisión, transmisora de costumbres y modas, es diseñado por profesionales al servicio del rating o de los sponsors, que presentan las cosas de una manera mucho más entretenida que el maestro o profesor, y por sobre todas las cosas, no exige nada ni toma examen después.

De estos aspectos hemos de tomar conciencia. Toca a autoridades, instituciones y sobre todo a los padres de familia asumir su responsabilidad a cerca del control de los que sus hijos ven, favoreciendo el diálogo y el intercambio de opiniones frente a la catarata indiscriminada de imágenes que saturan la imaginación y el pensamiento. Es necesario un ejercicio del juicio crítico frente a lo que se ve, y el análisis de las propuestas que nos llegan por los medios audiovisuales. Así podremos aclarar sus contenidos, reforzar ciertos aspectos educativos, morales o sociales y contrarrestar aspectos negativos.

La tarea evangelizadora no puede obviar este hecho que forma parte de la cultura a la que hemos de comunicarle el Evangelio. A la vez que se utiliza la riqueza de las imágenes para hacer conocer la verdad de Dios y llevar al hombre de hoy al encuentro con él, se ha de formar en esa capacidad crítica frente a todo lo que se recibe cotidianamente. Es una forma de ayudar al crecimiento humano del hombre y la mujer de este tiempo que le toca vivir en una hora de grandes avances tecnológicos junto a una gran crisis de valores. Claridad y confusión parecen mezclarse en un camino sin rumbo ni orientación. Un todo dado, pensado por otros, que ejerce una poderosa influencia en la conducta, una realidad que va incapacitando en el pensar y complaciendo los sentidos que anulan la crítica, en una búsqueda incesante de lo placentero. Se descuida lo bueno por lo agradable. Se va tras lo fácil dejando de lado lo importante.

En el fondo, cada corazón humano, sigue sediento de una mirada de amor, que conozca desde lo interior y de respuesta. Necesidad de ser mirados por un rostro que enfrente nuestra mirada y nos de claridad en el camino de la verdad que plenifica. Cada corazón sigue buscando ver una realidad que lo trascienda, donde se vea reflejado en la santidad de una imagen de la que es espejo. Sigue el hombre caminando en el tiempo, añorando una visión eterna que le haga contemplar y vivir lo que de veras lo sacie, lo que permanezca más allá del tiempo y lo proyecte a una perpetua dicha de contemplación gozosa, semejante a la de los enamorados.

Esa visión se dará. Y es en la esperanza donde la aguardamos, pues todavía el ojo no vio lo que Dios tiene preparado a los que ama. Un día nuestros ojos contemplarán el rostro del Dios vivo que nos abrazará en su amor, y ante la ternura de su mirada, y la luminosidad de su rostro, ya no desearemos más que contemplarle, y entonces, las ansias y los quereres más profundos de la existencia humana, encontrarán en esa visión eterna, la plenitud que tanto buscábamos mientras vagábamos, entre luces y sombras, como peregrinos en la tierra, buscando nuestro cielo.-

(*) Delegado Episcopal para las Comunicaciones Sociales del Arzobispado de Rosario, Miembro de la Red de Teología y Espiritualidad del Comunicador de OCLACC

FELIZ 2009

Frei Betto*

Feliz Año Nuevo a los que se despiertan hinchados, dominados por la resaca nostálgica de la vida saludable que tanto anhelan y no se atreven a practicar. Sea feliz el año del que multiplica los colores del arcoiris, dibuja hermosos horizontes y unta de chocolate las paredes interiores. Y también el de aquellos que miran fijamente a los ojos de Narciso, vacían las aljabas de Cupido y ven en Afrodita la belleza del alma.
Feliz Año Nuevo a los que invirtieron sus valores en la Bolsa y ahora asisten atónitos a las oscilaciones del mercado, ocultos en riqueza y ambiciones. Y a los que depositan sus esperanzas en la ética de la solidaridad, en las utopías de cambios, en los bienes infinitos guardados en la médula del alma.

Sea feliz el Año Nuevo de quien cultiva indignaciones junto a la fuente capaz de saciar la sed de justicia, y de los orfebres de coherencias lapidadas en la firmeza de principios. Y también el de todos aquellos que dan vacaciones al ego y calzan las sandalias de la desimportancia.
Feliz año para los artífices de irreverencias, para los que no temen mirar al semejante a los ojos y no se creen mejores que los demás. Y a los que llevan alegría a donde llegan y son generosos en gratitudes y elogios.
Sea feliz el año de quien impregna el corazón de telas de araña, guarda la propia sombra bajo la cama y se presenta ante el prójimo desnudo de identidad propia. Y el de los que tejen intrigas con su propia saliva, destilan sutiles venenos y se dejan apabullar por la inercia de comenzar de nuevo.
Feliz año para los que plantan rosales en abismos metafísicos, admiran el vuelo de los colibrís y no se pierden por las veredas de la región árida nordestina. Y para todos los que se hacen niños en el gran circo místico, contemplan en el norte la hermosa estrella Bárbara y asisten en sí a un desdoble de planos.
Feliz Año Nuevo a quien mantiene la fe del carbonero, invade el tiempo con su espacio de oración y deja al espíritu bailar por aleluyas. Y también a los peregrinos de la duda, a los devotos de la increencia y a los discípulos de las idolatrías ateas.
Feliz año a todos los coleccionistas de penas, habitantes solitarios de bosques tupidos de resentimientos, náufragos del desamor. Y a los que siembran buenas nuevas, reparten compasión por las esquinas y conocen el arte de regar amistades.
Feliz Año Nuevo a quien trajina a contramano de la sensatez, rebusca menudencias en la vida ajena y se inclina sobre su propio ombligo. Y a los que bendicen el amanecer despertados por las bandadas de pájaros, dan oídos al ángel de la guarda y se aniñan en el cuello de la sabiduría.
Sea feliz el año de quien adorna el alma con mariposas, unta de miel las palabras y da libertad al niño que lo habita. Y el de los que crían avispas en la quilla de las ideas, apuñalan las propuestas generosas y cambian los sueños en pesadillas.
Feliz Año Nuevo a los subastadores de afectos, a los piratas que toman por asalto la felicidad ajena y a los que evitan mojarse en las lágrimas que ocasionan. Y a los que suscriben la ley del talión, a los que ponen zancadillas al pie de la mesa y encuentran piojos en la cabeza de un alfiler.
Sean felices nuestras expectativas para este año, nuestras intenciones más recónditas, nuestros proyectos bien guardados. Y que traigan felicidad la energía que emana de nosotros, el calor de nuestras manos, el coraje de decir no al canto de sirena.
Feliz Año Nuevo a lo que en nosotros queda todavía de viejo, a nuestras aspiraciones más generosas, a los propósitos que nos hacen levitar en amorosidades.
Feliz Año Nuevo para usted, lector o lectora, que justifica mi oficio y mi razón de existir.
En el 2009 recordaremos los 40 años que el P. Henrique Pereira Neto fue asesinado por la dictadura en Recife; 35 que fray Tito de Alencar Lima falleció en Francia a consecuencia de las torturas sufridas en Brasil; 30 que murió el P. Francisco Jentel, víctima de la Seguridad Nacional.
Se cumplen también 30 años de los asesinatos de Santo Dias da Silva, mártir obrero, por la policía militar de São Paulo; Ángelo Pereira Xavier, cacique, en defensa de la tierra de su pueblo pankararé; Eloy Ferreira da Silva, líder sindical de Minas Gerais.
Y 20 años de los asesinatos de Valdicio Barbosa dos Santos, sindicalista capixaba, y del P. Gabriel Maire, misionero francés, en Vitória.

Es hora también de celebrar la memoria de dom Helder Camara, profeta de la justicia y la paz, fallecido hace 10 años.

*Frei Betto es escritor, autor de "El arte de sembrar estrellas", entre otros libros.

FELIZ 2011

Frei Betto*

Para ti y para mí un feliz año nuevo. No un mero cambio numérico del calendario, de quien mantiene su cuerpo inerte, apresado en las raíces de la insensatez. Ni la sucesión de días que se repiten en el giro cíclico de los antiguos griegos, desprovistos de sentido histórico. Ni la multiplicación de las arrugas que se acumulan en nuestros corazones, oxidadas por la cobardía y la nostalgia de no ser lo que se es.

Hago votos por un año nuevo capaz de reencender en nosotros energías generosas, conciencia crítica, solidaridad discreta, afectos adormecidos, y la irrefrenable vitalidad de quien reinventa el amor cada día. Un nuevo tiempo de alegorías, en el que la poesía nos embriague el alma.

Un nuevo año libre de soberbias, de evocaciones ególatras, de rencores asfixiantes y de la indecible envidia causada por la felicidad ajena. Año libre de rumores nefastos, incontinencia de la lengua, indiferencia al dolor y exacerbación de todo aquello que en nosotros va esculpiendo el perfil ácido de la deshumanización.

Para ti y para mí deseo un año nuevo en que cada mañana resuene como el canto de laudes bajo el esplendor de un revolotear de pájaros. Y que nos despertemos con la caricia de oír buenas noticias. Que nuestros gestos sean expresiones litúrgicas de bienamar y de gratitud.

No deseo un año nuevo de viejos vicios arraigados, como el no considerar suficiente lo necesario, acumular cosas superfluas en las gavetas de la casa y del corazón o el silencio ante las injusticias. Ningún año puede ser nuevo si vamos arrastrando por ahí nuestras almas incendiadas por la ira, el humor unido al rencor, el orgullo como escudo ante quienes nos indican nuestros errores.

Quiero, para ti y para mí, un año nuevo en que el compartir el pan instaure la paz y en el que toda pasión aflore en amor duradero. Un año en el que el tiempo se desanude como un tejido fino y transparente, llevándonos por la ruta de lo transcendente. Año de silente contemplación del milagro de la Creación y cuidadosa protección de la madre naturaleza.

Hago votos de que en el 2011 la ceguera apague nuestras fútiles ilusiones y que renuevos de saludables quimeras bordeen el camino que conduce a lo más íntimo de nosotros mismos. Que sea para nosotros un año de mucha fortuna, lleno de proyectos promisorios, destituido de mezquindades y perjurios.

Buen año es el que trae efervescencia espiritual, el vino para embriagarnos de lo sagrado, el alma tejida de alegrías inefables, los pasos movidos por la voluntad alada, el vigor juvenil del que no encara la vejez como una enfermedad. Un año para renovar antiguas amistades, liberarse de apegos voraces, cambiar la charlatanería por el banquete reflexivo de los libros y dejar que la música inunde nuestros más recónditos sentimientos.

Año nuevo es el que transfigura nuestras más secretas intenciones y proyecta luz en los caminos excavados por cada una de nuestras actitudes positivas. Así, habrán de caer las escamas de nuestros ojos, los oídos acogerán la melodía sideral, nos embriagará el perfume del optimismo, y de nuestros labios brotarán cantos de aleluya.

Para ti y para mí, que el año 2011 sea nido de fértiles esperanzas y senda primaveral rumbo a otros mundos posibles. En la mesa, la gratuidad inconsútil; a la puerta, nuestras resistencias desarmadas; en la sala, un rumor de ángeles. Y que la casa entera sea un reducto de sabores y saberes agradables al paladar y a la inteligencia.

Sea nuevo, para ti y para mí, el año entrante, no por reiniciar la sucesión de meses, semanas y días, sino por revitalizar nuestros buenos propósitos, librarnos de la apatía ante los desafíos demandados por la utopía y arrancar de nuestra alma toda hierba maligna sembrada por ambiciones desmedidas.

Nuevo por inocularnos la modestia traslúcida de abuelas afectuosas, el fervor espiritual de los místicos, la exuberancia de los bailarines que multiplican las potencialidades del cuerpo. Año de romper las barreras del prejuicio, derribar los cercos de la ganancia, fertilizar con semillas altruistas el suelo que pisamos.

Para ti y para mí, un feliz año nuevo en el que la vida sea celebrada diariamente como un don de Dios, dádiva amorosa, encantadora aventura.

Que a lo largo de este año esté siempre presente, en nuestras mentes y en nuestro actuar, que vivir es muy peligozo.

 

*Frei Betto es escritor, autor de "El arte de sembrar estrellas", entre otros libros. http://www.freibetto.org/> twitter:@freibetto.

Feliz Navidad 2009

Frei Betto*

Feliz Navidad a los desgraciados cautivos del desprecio al prójimo, de la irremediable pereza de amar, del excesivo apego a su propio ego. Y a los sembradores de buenas nuevas, a los glotones de premisas estéticas, a los fervorosos discípulos de la ética.

Feliz Navidad al Brasil de los desheredados, a las mujeres náufragas en lágrimas, a los esclavos del infortunio condenados a muerte precoz. Y a los premiados por la lotería biológica, a los desmontadores de ilusiones, a los inconsolables peregrinos de la vicisitud.

Feliz Navidad a los huérfanos del mercado financiero, pilotos de vuelos sin alas y sin suelo, fieles devotos de la omnipotencia del mercado, encerrados ahora en el inmisericorde desamparo de sus fortunas arruinadas. Y también a los labradores de la insensatez reflejada en el lenguaje transmutado en arte.

Feliz Navidad a las crisálidas temerosas de abandonar su capullo, al dejar de vagar por insignificancias cultivadoras de odios, a los exilados en la irracionalidad del disparate consensuado. Y a los que apagaron la sed en la saciedad del infinito, en el silencio inefable, en las pasiones condensadas en solícita amorosidad.

Feliz Navidad a quien escapa de los indomables presupuestos de la lógica consumista, respira hondo en celebraciones magnetizadas de deidad, libre de la incomodidad del intercambio compulsivo de regalos preñados de ausencias. Y a los anfitriones de anuncios del infinito abanico de posibilidades de la vida.

Feliz Navidad a quien no planta cuervos en las ventanas del alma, no empapa el corazón de cicuta, y colecciona en su espíritu acuarelas del arcoiris. Y a todos los que trajinan por los caminos interiores y no temen las curvas abisales de la oración.

Feliz Navidad a los devotos del silencio, acostados en lechos de hortensias para bordar, con los hilos delicados de los sentimientos, alfombras de ternura. Y a quien arranca de las cuerdas del dolor melódicas esperanzas.

Feliz Navidad a los que cargan a cuestas aljabas llenas de relámpagos, aspiran el perfume de la rosa de los vientos y llevan en el pecho la nostalgia del futuro. También a quien se sumerge todas las mañanas en las fuentes de la verdad y, en el laberinto de la vida, identifica la puerta que los sentidos no ven y la razón no alcanza.

Feliz Navidad a los bailarines acompasados por sus propios sueños, orfebres sabios de las artimañas del deseo. Y a quien ignora el alfabeto de la venganza y jamás pisa en la trampa del desamor.

Feliz Navidad a quien despierta cada mañana a la criatura adormecida dentro de sí y, hecho niñito, sale por las esquinas a romper convencionalismos que sólo obligan a quien carece de convicciones. Y a los artífices de la alegría que, al calor de la deuda, dan marcha a la manivela de la fe.

Feliz Navidad a quien recoge fragmentos de penas por las calles para arrojarlos en el basurero del olvido y se refugia en el retiro de la sobriedad. Y a quien se encierra en habitaciones secretas para reaprender a amarse y, ante el espejo, se descubre hermoso ante la cara de los demás.

Feliz Navidad a todos los que saltan a la cuerda con la línea del horizonte y se ríen abiertamente de quienes pregonan el fin de la historia. Y a los que suprimen la letra r del verbo armar.

Feliz Navidad a los poetas sin poemas, a los músicos sin melodías, a los pintores sin colores, a los escritores sin palabras. Y a quien nunca encontró a la persona a quien declarar todo el amor que lo fecunda con inefable gravidez.

Feliz Navidad a los ebrios de transcendencia y a los hijos de la misericordia recubiertos de compasión. Y a quien no se deja seducir por el aroma de las alturas ni escala las cimas en que los buitres empollan huevos.

Feliz Navidad a quien, en el lecho nupcial, lleva a cabo una liturgia eucarística sin tabúes, transustancia el cuerpo en la copa, se inunda del vino embriagador de la pérdida de sí en el otro. Y a quien corrige el equívoco del poeta y sabe que el amor no es eterno porque dura sino que dura porque es tierno.

Feliz Navidad a los que reparten a Dios en obleas de pan, bordan toallas de complicidades, secan lágrimas en el consuelo de la fe, crían caballitos de mar en acuarios de misterio.

Feliz Navidad a quien se embadurna de chocolate en la orgía pascual de la lucidez crítica y no se priva de pronunciarse donde la mentira cose bocas y enjaula conciencias. Y a quien vuela embriagado por el eco de profundas nostalgias y descifra enigmas sin revelar confidencias; y, desnudo, abraza epifanías bajo cascadas de magnolias.

Feliz Navidad a todos los que prestan oídos a la sinfonía cósmica y, en los salones de la Vía Láctea, bailan con los astros al ritmo de incertidumbres siderales. Dios quiera que renazcan con el Niño que se acurruca en los corazones diseñados en forma de pesebres.

Frei Betto es escritor, autor de "El arte de sembrar estrellas", entre otros libros.

QUIÉN ES FREI BETTO

El escritor brasileño Frei Betto es un fraile dominico. conocido internacionalmente como teólogo de la liberación. Autor de 53 libros de diversos géneros literarios -novela, ensayo, policíaco, memorias, infantiles y juveniles, y de tema religioso en dos acasiones- en 1985 y en el 2005 fue premiado con el Jabuti, el premio literario más importante del país. En 1986 fue elegido Intelectual del Año por la Unión Brasileña de Escritores.

Asesor de movimientos sociales, camo las Comunidades Eclesiales de Base y el Movimiento de Trabajadores Rurales sin Tierra, participa activamente en la vida política del Brasil en los últimos 45 años. En los años 2003 y 2004 fue asesor especial del Presidente Luiz Inácio Lula da Silva y coordinador de Movilización Social del Programa Hambre Cero.

Traducción de J.L.Burguet

Fr. Raúl Vera López: Contra la trata de personas

TrataPersonasMéxicoSaltillo, México, 13 dic12 (OCLACC).- México es reconocido como un país de origen, tránsito y destino de personas víctimas de trata para la explotación sexual; se calcula que 80 por ciento de sus víctimas son mujeres y niñas. Informes internacionales, particularmente los elaborados por el gobierno de Estados Unidos, revelan que México no cumple con los estándares mínimos para la eliminación del delito de la trata de personas. A pesar de los múltiples esfuerzos de la sociedad civil por exigir la adecuación legislativa y la generación de programas de combate a la trata, lo cierto es que los gobiernos federal y de los estados no han asumido su responsabilidad.

Tlaxcala, conocido por ser un estado donde nacen y se reproducen redes familiares de tratantes de mujeres y niñas en diferentes estados del país, así como de Estados Unidos, es un claro ejemplo de cómo, ante la exigencia ciudadana, las autoridades han pretendido evadir su responsabilidad de implementar políticas públicas para erradicar el delito.

Aun con la apatía gubernamental, los logros sociales pueden contarse: la tipificación en el estado del delito de la trata de personas; la creación de una ley en el estado que promueve acciones de prevención y del delito y de protección de las víctimas; y el diseño de la Estrategia Estatal contra la Trata de Personas, así como su Plan Sexenal, que prevé acciones de prevención, atención, sanción y reparación del daño. Sin embargo, la realidad muestra que los logros siguen siendo insuficientes.

La operación de las redes no se detiene: en Tlaxcala los corredores de explotación sexual siguen tan activos como antes, particularmente el que va de la ciudad de Puebla a Santa Ana Chiautempan; los casos de las mujeres desaparecidas a manos de tratantes es una constante; tan sólo de enero de 2011 a la fecha se presentaron 120 denuncias de trata en la Procuraduría General de Justicia del estado (un número significativo considerando el delito), de los cuales sólo se lograron tres sentencias, una recientemente revocada por el Tribunal Superior de Justicia, alegando la indebida integración de la averiguación previa. La pugna entre la procuraduría y el tribunal, en su pretensión por justificar su ineptitud dejando en libertad al tratante, da muestra de las deficiencias en la persecución del delito y la procuración de justicia en el estado.

Es evidente entonces que las autoridades tienen incapacidad institucional para implementar una política integral de prevención y persecución del delito, a pesar de estar obligadas por ley; o bien, la realidad muestra la mediocridad de las y los servidores públicos responsables, pasando por una posible colusión de las autoridades con las redes de trata, hasta quedar actualizada la hipótesis de ser las mismas autoridades quienes se benefician del delito, sea a través de la extorsión o directamente como dueños de los lugares de explotación sexual.

Lo que el gobierno del estado ha argumentado es que hasta ahora las instituciones públicas no cuentan con recursos públicos para operar las acciones contra la trata de personas; momento es entonces de hacer un llamamiento a la legislatura del estado de Tlaxcala, que se encuentra definiendo el Presupuesto de Egresos para 2013. La bolita está en su cancha y le toca actuar con responsabilidad frente al pueblo que representa, garantizando el recurso suficiente para que las autoridades, sin pretexto alguno, encaminen sus acciones para erradicar el delito, dando un trato digno a las víctimas y un camino de justicia que les repare el daño vivido y ponga tras las rejas a los tratantes.

Si ante el llamado legítimo de la ciudadanía, en el Legislativo no se garantiza el presupuesto para las acciones gubernamentales contra la trata de personas, quedará claro que hay una simulación de los tres poderes de gobierno en Tlaxcala para actuar, lo cual los hace responsables directos de la persistencia y expansión del delito; y de la violencia extrema que estén viviendo mujeres y niñas, sobrevivientes al dolor de la explotación sexual.

Escrito por Fr. Raúl Vera López, Obispo de la diócesis de Saltillo

Futuro de la TV Pública debe ser una decisión soberana

TVPublicaParaguayEste miércoles, 12 de Diciembre, se recuerda el primer año de la puesta al aire de las programaciones de la Televisiòn Publica. Fue un sueño, pero mas que nada fue el proyecto de un proceso iniciado el 15 de Agosto del 2008, que pretendía la reingeniería - de medios nacionales a medios públicos- de sus medios existentes, Radio Carlos Antonio Lopez de Pilar y Radio Nacional del Paraguay, y la creación de nuevos medios públicos.

Con este criterio nace SICOM, la Secretaria de Comunicación el 27 de Agosto del 2008, luego nace la AGENCIA INFORMATIVA NACIONAL, el 19 de Enero del 2009: Inmediatamente se renuevan los transmisores de Radio Pilar (después de 50 años) y de Radio Nacional (que recupera su potencia de 100 mil vatios medio siglo después). Al mismo tiempo, se diseña un plan para la Radio Publica de San Pedro y las primeras Radios Indígenas Públicas en la historia del Paraguay, por citar solo los logros en materia de comunicación pública.

A principios del 2009, se empieza a trabajar el proyecto de la Televisiòn Publica. Para fines de tal año ya nos reuníamos periódicamente con realizadores audiovisualistas tratando de encontrar un camino. De tales reuniones surgió un primer plan. No había recursos. Una planta de televisión en la Facultad de Ingenieria parecía una salída, pero la mayor parte de sus equipamientos estaban desfasados, de cualquier manera se hizo un primer intento en tales condiciones. En el 2010, la oportunidad del aterrizaje en el continente del debate sobre la incorporación de las nuevas normas de televisión digital fueron la gran oportunidad que SICOM aprovecho al máximo, logrando de la generosidad del Gobierno del Japón la sesión de equipamientos para un proyecto de TELEVISION PUBLICA.
Interín se conformó por decreto un grupo de trabajo que busca construir una base jurídica que derive en una ley para el respaldo de los proceso de comunicación publica, se trata del Consejo Asesor de la Televisiòn Publica, cuyo rol es de absoluta relevancia para construir la institucionalidad del proyecto.

Los Estudios se inauguran el 14 de Mayo del 2011, en el corazón del Bicentenario y la transmisión experimental inicia de inmediato. La programación empieza a emitirse un día como hoy, 12 de Diciembre del 2011.

Muchos, muchos nombres se movieron alrededor del proyecto, que citarlos supone omisiones siempre antipáticas. Solo decir gracias a todos y a todas por acompañar esta misión de políticas de estado en materia de comunicación.

Un equipo de audiovisualistas, periodistas, técnicos, asistentes, personas de apoyo, coordinados por el cineasta Marcelo Martinessi, empiezan a producir y emitir los contenidos. Y nace una nueva pantalla, una nueva propuesta, una nueva idea.

La interrupción del proceso constitucional, el 22 de Junio, fue un golpe de angustia sobre el futuro de la Televisiòn Publica que no termina de resolverse.
Sobre la TV PUBLICA se cierne la implosión del edificio de su ser PUBLICO, ya anunciado por el propio Ministro Kohn, quien plantea convertilo a televisión Nacional.

Lamentablemente la terrible ignorancia que existe sobre la materia en muchos decisores, ha hecho creer que la cuestión de lo PUBLICO era una ocurrencia de IZQUIERDA, mientras en todo el mundo los mejores proyectos de televisión publica funcionan en países con gobiernos caracterizados por su tendencia capitalista. (Estados Unidos y Europa, por citar dos regiones del mundo)

Condenar a la Televisiòn Publica a semejante retroceso nos descoloca ante la comunidad internacional, y ante países cooperantes con décadas de historia de amistad, como el Japón.
El propio Banco Mundial ha colaborado muy de cerca con el proceso y se ha involucrado incluso en apoyar la construcción de un marco jurídico con el concurso de un destacado consultor, Ennoch Aguiar, que previamente había asesorado el proceso denominado "liberación de internet" con Conatel.
El programa de las Naciones Unidas PNUD, estuvo apoyando la gestión de sostenibilidad del proyecto desde sus inicios.
El Gobierno del Brasil, estaba con intenciones de tender puentes de cooperación técnica para la implementación de las nuevas tecnologías digitales en Paraguay, y lo que es mas, el Gobierno del Japón, estaba dispuesto a liberar un crédito en yenes para la construcción de repetidoras en 17 regiones del Paraguay.

Cualquier modificación en la estructura y el sentido de LO PUBLICO, deja sin efecto el propósito de esta valiosa cooperación.

Apoyemos una decisión soberana

La ciudadanía debe exigir que cualquier decisión sobre modificar o no la estructura de la televisión pública debe ser una prerrogativa de las nuevas autoridades electas por el voto soberano de los Paraguayos, de la misma forma que un gobierno electo por la legitimidad de tales votos, la creó.
El Gobierno electo el 21 de Abril del 2013, debe discutir con la sociedad civil un plan sobre el futuro de la Televisión Pública.
Mientras tanto, las actuales autoridades de SICOM y de la TVPUBLICA, deben hacer llegar, lo mas indemne posible, este logro de Bicentenario de la Republica, hasta la cota del periodo constitucional que se completa.

Escrito por Augusto dos Santos, ex  Ministro de Comunicaciones del  Paraguay

Globalizar la solidaridad: palabra, escucha y acción

jóvenesPara las y los jóvenes, más que nunca

En los últimos 30 años, la aceleración tecnológica y el crecimiento expansivo de las industrias culturales, los medios de comunicación digitales y de manera especial, la vitalidad de la llamada web.2, que ha posibilitado el intercambio en tiempo real entre personas de muy distintos lugares, creencias, ideologías, utopías, ha impactado entre otras cosas, la forma en la que nos relacionamos entre nosotros y el modo en que percibimos el mundo.

Algo importante ha cambiado en el paisaje, hoy como nunca es más fácil salir del propio territorio sin salir de él, y por el propio territorio no me refiero a la propia ciudad, al país, ni siquiera al propio barrio, si no a esa burbuja que nos aisla de las y los demás y en la que nos aislamos para no perturbar nuestra (aparente) calma; hoy como nunca los desafíos que enfrentamos como personas, comunidades, países, hemisferios y plantea nos obligan a transgredir ese mapa que nos ata a la comodidad de lo conocido, a sacudirnos la indiferencia sobre lo que acontece y lo que LE acontece a nuestros semejantes. El mundo entero que debe interpelarnos cada día porque no solamente somos pasajeros que contemplan el paisaje distraídamente, si no caminantes que afectamos y somos afectados por las acciones o la no acción de otras y de otros.

La afección es una emoción que me toca. Hay dos tipos de afectos o emociones, a los afectos que aumentan mi potencia (de actuar, de estar en el mundo) los llamaremos alegrías; a los afectos que disminuyen mi potencia, los llamaremos tristezas" (2003). Es decir, me entristece aquello que atenta o descompone mis relaciones con el mundo; me alegra aquello que ayuda a componer o a crear nuevas relaciones con el mundo.

En México, solamente en enero del año en curso, cada 24 horas se reportaron tres secuestros, al menos doce extorsiones, y 43 homicidios violentos, repito, cada 24 horas. Esto me entristece y cuando estoy afectada por la tristeza, disminuye mi potencia, es decir, mi capacidad de actuar, de hablar. Y a veces para evitar esta tristeza, optamos por no escuchar, por no ver, por replegarnos: no saber para no ser afectados. Pero esta no es una salida, porque aunque yo no lo sepa, mi entorno está siendo afectado y por ello se descomponen mis relaciones con el mundo.

En la actualidad hay 22 países en guerra, con costos humanos terribles y dolorosos, lo que el poder llama "daños colaterales", que en realidad significa la vida de niñas y niños, destrozadas; familias atravesadas por el dolor y la pérdida; la desaparición del futuro. A veces, pensamos, es mejor no saber. Preferimos no estar tristes.

Aun hoy, 603 millones de mujeres viven en países donde la violencia contra ellas no se considera delito. Más del 70% de las mujeres de todo el mundo han sufrido una experiencia física o sexual violenta, el 50% se cometen contra niñas menores de 16 años. Además, más de 60 millones de niñas de todo el mundo están casadas antes de los 18 años. Las mujeres y las niñas componen el 80% de las 800.000 personas que cada año son víctimas de trata, el 70% de ellas, con fines de explotación sexual. En México, la trata de mujeres y niñas, es un problema serio.

Tan sólo en el año 2012, fallecieron en México 20 658 jóvenes, por causas violentas. La muerte por agresión para hombres y mujeres, alcanza el 44.1%, lo que implica 16 mil 298 vidas cegadas por las violencias directas que azotan este país. Quizás sea mejor no saberlo.

47 mil migrantes han perdido la vida a manos del crimen organizado a su paso por México en los últimos 6 años, según documenta la International Organization for Migration (IOM, 2014). Los migrantes deben atravesar un poco más de 5 mil kilómetros, los que hay entre el Río Suchiate, en Chiapas y el Río Bravo en Tamaulipas. A bordo de "La Bestia", el tren de carga que parte de Arriaga en Chiapas, para llegar a Nuevo Laredo, centenas de hombres, mujeres, niños, intentan cruzar hacia ese "otro lado". En esa travesía, cosas malas pasan. Y no sabemos, hay personas que quieren no saber.

Y mientras aquí discutirmos, la Cámara de Diputados aprobó la Ley General de Aguas, que para efectos prácticos atenta contra el derecho al agua y supone la privatización, lo que afectaría a los grupos ya de por sí vulnerables. ¿Pueden imaginar un país o mundo donde los ríos, las lagunas, las presas, sean privadas?

Pero no intento hacer aquí un catálogo apocalíptico o un inventario del horror; me esfuerzo, por el contrario en mostrar el paisaje que demanda cada día nuestros mejores esfuerzos.

La única manera de aumentar nuestra potencia, es decir nuestra alegría, aquella que experimentamos cuando creamos o recomponemos las relaciones con el mundo, es la solidaridad.

La solidaridad es el vínculo que nos une a otras y otros; la solidaridad es el lazo que ata a una persona con la comunidad (inmediata o planetaria), y es el lazo que ata a la comunidad con cada persona o grupo de personas: #TodosSomosAyotzinapa, no es solamente un hash tag, es la expresión de una comunidad extendiendo sus vínculos protectores hacia aquellos que lo necesitan. Solidaridad es compartir con otras y otros sentimientos (me lastima tu pobreza, me hiere la injusticia a la que estás siendo sometida o sometido, me indigna tu muerte absurda, me duele que no estés y no saber dónde estás), es compartir con otras y otros, dificultades (no quiero que el mundo se privatice, me da rabia que pueblos originarios, comunidades enteras sean despojadas de su territorio, los migrantes son personas).

Solidaridad es ante todo la conciencia del sufrimiento del otro y ello me exige actuar en consecuencia. La solidaridad está hecha de muchos pedacitos de nosotros mismos, de ese pedacito que es capaz de sentir compasión, sufrir con el otro; de ese otro trocito con el que sabemos, sin palabras, que la difícil o intolerable situación de las y los otros es también asunto mío. Por las y los otros, sentimos simpatía o empatía, que no son lo mismo. La simpatía es la inclinación afectiva hacia otras personas, nos caen bien; pero no hay necesidad de que tengamos ninguna inclinación afectiva, para experimentar la empatía que es, en las palabras más sencillas que encuentro: ponerse en el lugar del otro, decimos acá: ponerse en los zapatos del otro. Así la empatía es la emoción que antecede a la solidaridad. La simpatía es generalmente espontánea; la empatía, por el contrario requiere una operación cognitiva, un esfuerzo consciente por entender el contexto, la situación, en la que ese sufrimiento se produce.

Miremos nuestros pies y nuestro calzado y preguntémonos todos juntos, cuántos zapatos soy capaz de calzar para caminar con otros.

Y es justo ahí, en ese momento, en el que podemos imaginar los recios huaraches de los campesinos despojados caminando bajo el sol ardiente, para exigir que las mineras no expropien sus territorios; imaginar los tenis desgastados de los migrantes en su terrible peregrinar por esos caminos que los excluyen y los matan; imaginar los pies descalzos de los niños en la Tarahumara y las huellas que dejan en sus juegos o en los recorridos para buscar agua; los huaraches, botas, tenis, de los 43 estudiantes de Ayotzinapa en su devenir incierto, qué calles anduvieron, que piedras lastimaron sus pisadas, que tierra marcó la noche que caminaron hacia el horror. Miremos nuestros pies, por tres segundos, no solo nuestro corazón. Así se abre paso la solidaridad y esa consigna fundamental, escrita en el año 165 A.C. por Terencio, un dramaturgo: Soy humano, nada de lo humano me es ajeno. Nada de lo que sucede, me puede dejar indiferente.

La indiferencia y el silencio son los enemigos naturales de la solidaridad.

Pero ¿es posible ser solidario sin vivir permanentemente en la tristeza? ¿Sin ver disminuida nuestra potencia de actuar?

El sistema en el que vivimos, que prioriza la ganancia sobre la vida, quiere hacernos creer, que no podemos hacer nada, que más nos vale seguir ciegos, mudos, ignorantes felices, porque al fin y al cabo nada es posible.

Pero hay muchas y muchos entre ustedes que ya han decidido dejarse afectar y hacer de la escucha, la palabra y la acción un camino hacia la alegría.

Frente al sombrío paisaje de muerte, desaparición, violencia, hay entre ustedes, caminantes que bordan por la paz cada miércoles sin faltar uno, bordando con hilos infinitos de solidaridad los nombres de los desaparecidos, los muertos, las mujeres asesinadas por crímenes de odio, prestando manos y corazón para no permitir el olvido. Hay entre ustedes quienes acompañan y participan en organizaciones para la defensa de los derechos humanos, jóvenes expertas y expertos en derecho internacional, en derechos humanos, que suman sus cuerpos como bloqueos amorosos contra la barbarie y la impunidad.

Eso es caminar hacia la alegría, hacia esa solidaridad que importa.

Hay entre ustedes quienes investigan, acompañan, alimentan, migrantes, lo hacen con conciencia, no como limosna o buenas acciones, si no como personas afectadas por el sufrimiento del otro. Hay entre ustedes gente que analiza medios, redes, sistemas comunicativos para hacer visible la censura, el manejo mezquino de lo público y aprenden y nos enseñan. Caminan.

Hay entre ustedes quienes caminan el cerro, los barrios, las colonias, para hacer del graffitti y el rap, elementos para la emancipación de esas y esos otros jóvenes que cada día son sometidos a la evidencia de que son prescindibles, redundantes, sacrificables.

"Pude haber sido A(YO)tzinapan" decían varios de los carteles con los que muchos de ustedes marcharon para exigir justicia por los estudiantes de la Normal Raúl Isidro Burgos en Iguala. Ví hacer mantas, esténcil, poesía, tuits callejeros; ví transcurrir conversaciones a fondo. Vi una comunidad estudiantil dispuesta a afectar y ser afectada por lo que sucede.

Eso es alegría y esa es la solidaridad que tiene anclajes muy profundos, aquella que escuchando, se resiste a callar; aquella que tomando la palabra, se niega a renunciar a la acción.

¿Qué es lo que hace la solidaridad? Primero nos lleva de la desesperanza y la tristeza, a la indignación, y a partir de ahí se desata el vértigo de una emoción colectiva que nos hace fuertes para atravesar las capas del miedo y la tristeza. ¡No basta con indignarse!, como señaló el autor del manifiesto ¡"Indignaos"! (2011) Stéphane Hessel, en su incitación a la movilización titulada ¡Comprometeos! (2011b), Comprometanse! El compromiso nace de la solidaridad, que equivale a sentir y actuar con otros, a imaginar y desear un bien común para y con otros. Ese advenimiento de la solidaridad, esa emoción primaria del con-dolerse enamorarse y desear su bien, es el principio telúrico del cambio que requerimos con urgencia. Actuar así, anuncia la llegada de lo que parecía imposible.

Frente a la globalización del capital, de las mercancías, del extractivismo predador, globalicemos la solidaridad para traer el mundo que queremos para todas y todos.

Escuchar, acudir, decir, actuar, eso he aprendido de las y los jóvenes.

viaductosur.blogspot.com

Por Rossana Reguillo

Guadalajara, 10 de Marzo de 2015

Gracias Su Santidad

Papa Francisco"Gracias Su Santidad, por visitar mi país,
por ese beso de amor a la tierra en que nací.
Papa padre Santo, guía del Señor.
Papa padre santo signo del amor"
.
Expresa una estrofa de la canción dedicada al Papa Juan Pablo II cuando visitó Paraguay. Creo que es oportuno recordar hoy con esta visita que realizó el Papa Francisco a Brasil, que superó todas las expectativas, tanto de los organizadores como de los peregrinos, y que ha dejado huellas que serán imborrables.
Durante una semana fuimos testigos del signo del amor que Dios tiene a sus hijos. El actual vicario de Cristo, el Papa Francisco, se encargó de mostrarnos con sus gestos humanos, pero al mismo tiempo divino, que Dios está con su pueblo y acompaña su peregrinar.
Por eso hoy debemos decir a Su Santidad Francisco, GRACIAS:
- por la demostración de humildad y cercanía con la gente. Por no aceptar un vehículo que lo mantenga encerrado y lejos de las personas.
- por su comunicación sincera, abierta, espontánea, alegre y por sobre todo, genuino, que brota del corazón de un verdadero Pastor.
- por cada sonrisa a tantos jóvenes de todo el mundo.
- por recordar a los abuelos y abuelas, que con su sabiduría y experiencia, tienen mucho que dar aún a la humanidad.
- por cada beso y abrazo a los niños y jóvenes que encontraron una ventana abierta a la esperanza en medio de las tormentas.
- por meternos a toda la Iglesia en un gran "lío". El lío que busca el bien común, el amor radical que se da por completo, no en porcentajes o condicionamientos.
- por invitarnos a ser verdaderos discípulos-misioneros de Jesucristo, capaces de dejar todo y seguirlo, sin mirar atrás.
- por exhortar a la jerarquía a involucrarse más con el dolor y las necesidades del pueblo, que los ayude a salir adelante. Que los ame con todo su corazón y con todas sus fuerzas.
- por invitar a los obispos y sacerdotes a tener "olor a oveja", es decir que pastoreen al rebaño que Dios les ha encomendado.
- En fin, podemos seguir con la lista de GRACIAS Su Santidad, pero por sobre todo y ante todo, GRACIAS a Dios, por regalarnos un Papa cercano, afectuoso, que nos demuestra con cada gesto, cuan grande es su amor por nosotros.

..............................

Redacción de Mariano Mercado R., Secretario Ejecutivo Pastoral de Comunicación - CEP- CELAM, Paraguay

Hacernos prójimos en las calles digitales

Calle digital"El ambiente digital no es un mundo paralelo o puramente virtual, sino que forma parte de la realidad cotidiana de muchos, especialmente de los más jóvenes", nos decía el Papa Benedicto XVI (Mensaje para la Jornada de las Comunicaciones Sociales del año 2013), invitando a situarnos en esta nueva forma de la vida real y de nuestras relaciones humanas que es el mundo digital, y deshacer una comprensión equivocada de verlo como no real, como ajeno, como alienante, o verlo -también equivocadamente- sólo como un medio tecnológico y no un ámbito de la vida.

En las redes sociales, en el mundo digital, se dan nuevas formas de relaciones, de interacción y de comunicación entre seres humanos. También en ellas entramos en relación como personas, con lo que somos y tenemos en verdad, si queremos proceder auténticamente como humanos y no dejar de serlo. El ser humano realiza su ser-comunicación cuando se comunica a sí mismo en lo que él es de más valioso, en lo que es su humanidad, en lo que busca y mueve su vida: sus aspiraciones, deseos, motivaciones, preguntas, valores, fe, esperanzas, opciones, sentido de vida. El hombre se comunica en verdad cuando comunica su espíritu. El hombre no comunica cualquier cosa, sino se comunica a sí mismo, da ‘testimonio' de sí. Hoy hay un nuevo modo cultural de encuentro y comunicación que es el ambiente digital, que estamos llamados a vivir como "testimonio" de lo que cada uno cree, espera y ama. Como cristianos este testimonio tendrá un estilo propio caracterizado por la vida según el Evangelio de Jesús.

En su Mensaje para la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales de 2014, el Papa Francisco ve la parábola del Buen Samaritano como una parábola del comunicador, y nos da él una clave evangélica para vivir esta nueva forma de encuentro, relaciones y comunicación en el mundo digital: considerar a los otros como prójimos y hacernos prójimos de ellos. Tratemos de apropiarnos de este mensaje leyéndolo junto con la Exhortación Apostólica Evangelii Gaudium, que iremos citando.

Salir de sí

El cristiano lleva en el corazón, en su vida, una experiencia honda del amor misericordioso de Dios, del encuentro personal con Jesucristo, del Espíritu que lo ha hecho hijo de Dios y hermano de los demás. Lo que brote de su vida toda ha de transparentar y encarnar esa experiencia fundamental, más aún ha de llevarlo a salir a los otros: "En la Palabra de Dios aparece permanentemente este dinamismo de salida que Dios quiere provocar en los creyentes... Cada cristiano y cada comunidad discernirá cuál es el camino que el Señor le pide, pero todos somos invitados a aceptar este llamado: salir de la propia comodidad y atreverse a llegar a todas las periferias que necesitan la luz del Evangelio" (Evangelii Gaudium, 20). También a través de vías digitales llegar a las "periferias existenciales" de tantas personas que esperan una palabra de esperanza, luz, ternura.

Salir de sí, encontrarse con otros, llevar la Palabra, el Evangelio, el amor, la libertad. Porque "salir de sí mismo para unirse a otros hace bien" (87), aun contando con los riesgos de equivocarnos o ser malinterpretados. El salir de sí cristiano rompe con una comprensión privada y reducida de la vida, aislada de los otros. Este dinamismo de salida que provoca y anima la Palabra de Dios en cada uno también es conciencia de las tentaciones permanentes que se nos presentan cada día como a seres humanos atacados por el espíritu de mundanidad: individualismo, egoísmo, subjetivismo, indiferencia, autocomplacencia, apariencia, vanagloria, mezquindad, envidia, etc. (cf. E.G. 54, 67, 78, 89, 93-99, 195, 208). La exhortación papal nos invita a dejarnos liberar y entusiasmar por la fuerza gozosa del Evangelio de Jesús.

Acercarse, encontrarse con el otro

El Buen Samaritano es Jesús, el Hijo de Dios que ha salido de sí mismo, se ha encarnado en nuestra humanidad, se ha hecho uno de nosotros y está siempre con nosotros para darnos vida. Él mismo invita a cada uno a "adelantarse, tomar la iniciativa sin miedo, salir al encuentro, buscar a los lejanos y llegar a los cruces de los caminos, para invitar a los excluidos" (24); "vivir a fondo lo humano e introducirse en el corazón de los desafíos como fermento testimonial, en cualquier cultura, en cualquier ciudad" (75). Todo ha de servirnos y ayudarnos para encontrarnos con los demás, aun siendo todos tan diferentes, aun de cultura, raza, religión, mentalidad, etc. Esto es hoy particularmente cierto en el encuentro y relación en redes sociales digitales, también como nueva expresión cultural, donde aceptamos el desafío de vivir el testimonio cristiano. Pero "el único camino consiste en aprender a encontrarse con los demás con la actitud adecuada, que es valorarlos y aceptarlos como compañeros de camino" (91); "las mayores posibilidades actuales de comunicación se traducirán en más posibilidades de encuentro y solidaridad entre todos" (87).

Un encuentro -como el de Jesús- hecho de cercanía, humildad, paciencia, acogida, comprensión, diálogo, ternura, amistad, caridad (cf. 165). "El Evangelio nos invita siempre a correr el riesgo del encuentro con el rostro del otro, con su presencia física que interpela, con su dolor y sus reclamos, con su alegría que contagia en un constante cuerpo a cuerpo" (88). Abrir el corazón, la mente, los espacios, el tiempo, las relaciones, para que los demás, las personas, entren ahí, en nosotros. Entonces "alcanzamos plenitud cuando rompemos las paredes y el corazón se nos llena de rostros y de nombres" (274). Un encuentro -también en las redes digitales- de personas, de la vida que se comparte, de lo más valioso del corazón, que es apertura y libertad, y rompe el individualismo, y abre otro estilo de comunicación pública que busca comunión y comunitariedad. No es, por tanto, exhibicionismo, ni autocomplacencia, ni propaganda, ni imposición, ni agresión (como a veces se hace en las redes digitales). La expresión del Papa es muy rica: abrimos el corazón para llenarlo de nombres y rostros verdaderos con lo que queremos encontrarnos, no de falsas relaciones.

Un encuentro hecho, pues, desde el corazón abierto, herido, sufriente, compasivo: "Lo primero en la comunicación con el otro es la capacidad del corazón que hace posible la proximidad, sin la cual no existe un verdadero encuentro espiritual...Sólo a partir de esta escucha respetuosa y compasiva se pueden encontrar los caminos de un genuino crecimiento" (171).

Como Jesús, que no sólo se ha hecho hombre sino pobre, el Papa invita a un encuentro afectuoso, solidario, comprometido, evangélico con los pobres de este mundo, y con los más pobres, en la honda opción que da identidad a la misma Iglesia (cf. 197-201), y "estar cerca de nuevas formas de pobreza y fragilidad, donde estamos llamados a reconocer a Cristo sufriente, aunque eso aparentemente no nos aporte beneficios tangibles e inmediatos" (210). "Jesús quiere que toquemos la miseria humana, que toquemos la carne sufriente de los demás (...); que aceptemos de verdad entrar en contacto con la existencia concreta de los otros y conozcamos la fuerza de su ternura" (270).

En este contexto es alentador ver surgir nuevas redes digitales que tratan de promover la solidaridad humana, la paz y la justicia, los derechos humanos, el respeto por la vida y el bien de la creación. Estas redes pueden facilitar formas de cooperación entre grupos y pueblos de diversos contextos geográficos y culturales, y profundizar en la humanidad común y en el sentido de corresponsabilidad para el bien de todos. Redes sociales, pues, que nos ponen cerca de los pobres y de nuevas formas de pobreza en el mundo, y que nos unen a favor de los pobres y de las causas sociales, y con los pobres, y que afortunadamente siguen creciendo y haciendo comunión entre personas, grupos, organizaciones, pueblos, en una sociedad tristemente marcada por la exclusión, la inequidad, la idolatría del dinero, el consumismo, la injusticia.

Escuchar y mirar

El encuentro con los otros y con los pobres tiene para el Papa Francisco una dimensión mística o espiritual que necesitamos todos descubrir, aprender, valorar, vivir: "Para ser evangelizadores con Espíritu también hace falta desarrollar el gusto espiritual de estar cerca de la vida de la gente, hasta el punto de descubrir que eso es fuente de un gozo superior" (268). "La Iglesia necesita la mirada cercana para contemplar, conmoverse y detenerse ante el otro cuantas veces sea necesario" (169). "Para compartir la vida con la gente y entregarnos generosamente, necesitamos reconocer también que cada persona es digna de nuestra entrega...porque es obra de Dios, creatura suya" (274). "Aprender a descubrir a Jesús en el rostro de los demás, en su voz, en sus reclamos" (91). Aprender a comunicar quiere decir aprender a escuchar, a guardar silencio, a contemplar, a dialogar.

La mirada contemplativa nace del Espíritu que habita en nosotros, en el corazón de cada creyente, y que precisamente por ser Espíritu de amor, de fe, de esperanza, nos ayuda a mirar de otra manera la vida, el mundo, y sobre todo las personas, con una mirada cordial o una atención amante: "Lo que el Espíritu moviliza no es desborde activista sino ante todo una atención puesta en el otro, considerándolo como uno consigo. Esta atención amante es el inicio de una preocupación por su persona, a partir de la cual deseo buscar efectivamente su bien. ..El verdadero amor siempre es contemplativo; nos permite servir al otro no por necesidad o por vanidad, sino porque él es bello, más allá de su apariencia" (199).

Curar, cuidar, acompañar

La Iglesia, cada uno de nosotros, cuenta con esa enorme fuerza del Espíritu para cumplir su misión en la tierra: "salir de la propia comodidad y atreverse a llegar a todas las periferias que necesitan la luz del Evangelio" (20). En la actitud del Buen Samaritano, ir a todas las periferias existenciales, morales, materiales, geográficas, culturales; acercarse a la persona caída, en desgracia, en pobreza material o espiritual, para curar todas sus heridas y ofrecerle la vida nueva del Resucitado. También en el mundo digital, aunque no haya presencia física, el cristiano trata de curar y ofrecer vida, trata de "llevar calor y encender los corazones", con la actitud del Samaritano que se hace prójimo.

Por eso "la Iglesia tendrá que iniciar a sus hermanos en el arte del acompañamiento, para que todos aprendan siempre a quitarse las sandalias ante la tierra sagrada del otro. Tenemos que darle a nuestro caminar el ritmo sanador de projimidad, con una mirada respetuosa y llena de compasión, pero que al mismo tiempo sane, libere y aliente a madurar en la vida cristiana" (169) y lleve "más y más a Dios, en quien podemos alcanzar la verdadera libertad" (170), y "provoca en la vida de la persona y en sus acciones una primera y fundamental reacción: desear, buscar y cuidar el bien de los demás" (178), el bien de humanidad que todos anhelan, pero especialmente los pobres. Hoy un cristiano no puede estar ausente del ambiente digital, buscando junto con otros una vida más humana para todos. El cristiano acompaña y sirve en todas las dimensiones de la vida y a todas las personas sin exclusión ni distinción, con una preocupación particular y preferencial por los pobres

Hacerse prójimo como misión de la Iglesia

La Iglesia tiene la misión de anunciar y vivir el Evangelio en todos los espacios de la vida, en todas las realidades, en todas las culturas, en todas sus relaciones, y ha de aprender también de lo que el Espíritu de Dios regala a los no cristianos. Ella es al mismo tiempo discípula y misionera. La Iglesia está llamada al testimonio de la vida, a las relaciones de comunión, al diálogo con otros, a la búsqueda de lo auténticamente humano para alcanzar una vida mejor para todos. La Iglesia estará en las redes sociales digitales con esta misión; ella buscará ahí ser sacramento de comunión (cf. Conc. Vaticano II, Lumen Gentium, 1)

La parábola evangélica del buen samaritano concluye con una misión dada por Jesús: "Vete y haz tú lo mismo" (Lc 10, 37), haz misericordia, pon en práctica la compasión para los otros. "La Iglesia tiene que ser el lugar de la misericordia gratuita, donde todo el mundo pueda sentirse acogido,
amado, perdonado y alentado a vivir según la vida buena del Evangelio" (114). "Abrir las puertas de las iglesias significa abrirlas asimismo en el mundo digital, tanto para que la gente entre, en cualquier condición de vida en la que se encuentre, como para que el Evangelio pueda cruzar el umbral del templo y salir al encuentro de todos. Estamos llamados a dar testimonio de una Iglesia que sea la casa de todos" (Mensaje del Papa). La comunicación cristiana no es una repetición de conceptos teológicos, no es un bombardeo de mensajes religiosos, sino una forma de relación con los otros, de proximidad y comunión, de donación, que encarna el testimonio y el Espíritu de Jesús.

"Que la imagen del buen samaritano que venda las heridas del hombre apaleado, vertiendo sobre ellas aceite y vino, nos sirva como guía. Que nuestra comunicación sea aceite perfumado para el dolor y vino bueno para la alegría. Que nuestra luminosidad no provenga de trucos o efectos especiales, sino de acercarnos, con amor y con ternura, a quien encontramos herido en el camino. No tengan miedo de hacerse ciudadanos del mundo digital".

...................
Padre Luis García

 

Luis García Orso, S.J.
Roma, 5 febrero 2014

 

Hiperconexión como la democratización del nuevo hábitat

hiperconexionConexión es la palabra clave de nuestros tiempos. El mundo, las personas y los objetos, hoy se vinculan en redes, nodos y
puntos digitales de encuentro. No importa, dónde ni a qué hora. Más de 1400 millones de usuarios entrelazando sus vidas en Facebook; 4,000

millones de teléfonos celulares enviando mensajes SMS/MMS en los que se intercambian textos, audios y videos que resumen un momento particular en la vida; 145 millones de iPods, 100 millones de blogs que por momentos permiten vivir en modo simultáneo y paralelo la existencia.

Interfaces, dispositivos, aplicaciones, redes, no- donautas; un verdadero continente digital. Un mundo plano en el que toda manifestación cultural se intercambia persona a persona a través de hipermediaciones y conexiones.; a través de comunidades virtuales que fungen como canales de distribución de intereses e información significativa.

Hoy, la principal motivación de la Generación Mi Medio es la hiperconexión; el mantener la existencia permanentemente en línea; el autodescubrirse y autodesarrollarse en la interacción on-line con los otros.

Las grandes tribus telefónicas movilizan su espacio de comunicación privada; se comunican fuera del ámbito controlado por los padres; intiman desde cualquier punto; se expresan a través de múltiples narrativas y desde cualquier lugar. La vida entera se construye en la marcha; y en movimiento se expresan odios, se prueban los límites, manifiestan deseos y actuamos de intermediarios.

La vida móvil, la vida en línea, la vida portátil permite la vinculación omnisciente; permite estar siempre ahí, compartir la vida en tiempo real; permite expresar de un modo poco análogo el "pienso en ti".

La hiperconexión es el mensaje. Es un modo de consolidar la colectividad; de socializar la identidad; de expandir el compromiso y la lealtad.

Estar en línea es un modo de exposición de ideas, de denotar la personalidad, de establecer puentes dialógicos. En línea todas las fuentes de información se interconectan y la privacidad desaparece. La nodonautas profundizan en el universo e intentan participar en él. En línea se selecciona, organiza y procesa la cultura; desde ahí establecen conexiones nuestras mentes pues como afirma Castells el hipertexto está dentro de nosotros. Nosotros mismos somos el punto de la convergencia, el corazón de las narrativas transmediáticas.

La hiperconexión genera un capital emocional que implica al sujeto con el contenido, al contenido con la interface, la interface con los sentidos. Ser y estar en línea, construir la existencia en modo relacional, en tono participativo.

¿Qué es lo que la gente ha descubierto en línea exactamente? Quizá la posibilidad de confrontar su vida entera con la cultura popular; de profundizar en su sistema de valores; de tener una nueva visión del mundo; de mantener intercambios significativos; de implicarse con la vida de los otros. Nuevos significados, nuevas cosmovisiones producto de la intertextualidad galopante.

El hombre en hiperconexión se sabe constante- mente observado, localizable. En la red todos se saben parte del mismo ecosistema. La esfera pública se encoge. En línea nos volvemos todos ciudadanos vigilantes, aparentes sujetos inactivos en espera de poder actuar. Un nuevo estilo de vida se perfila; el paisaje mediático se redefine; nuevas expresiones resuenan y se recontextualizan.

De la hiperconexión derivan las hipermediaciones, que como señala Scolari: "apuntan a la confluencia de lenguajes, la reconfiguaración de los géneros y la aparición de nuevos sistemas semióticos".

Nuestra precepción, cognición y metanarraciones se modifican. Se transforman nuestras experiencias comunicativas. La hiperconexión se ha vuelto la nueva clave reticular. Todo se conecta con todo; personas con objetos, objetos con objetos, objetos con dispositivos. La hiperconexión es la unidad semántica digital que permite la inmersión informativa y existencial. Tras la hiperconexión, todos somos nodos, puntos de acceso a secuencias sonoras, documentos, gráficos, palabras e imágenes. Somos vértices multimediales, navegables, textualidad fragmentada, interface de interactividad.

La experiencia, la expresión y el intercambio han cambiado (Scolari, 2008). La vida se modifica y reconfigura. Frente al punto de conexión somos un punto de intercambio; espacio y lugar de vinculación; territorio de los bits desterritorializados. El hábitat se ha transformado, la vida digital segundo a segundo registra el cambio mediático; sin duda, en la era glacial digital, hemos emprendido el éxodo hacia una tierra cuyo punto de acceso se encuentra desde una dirección IP, y seguro, al viejo mundo ya no hay retorno, como tampoco habrá módems de dial-up.

Este artículo fue escrito por Jorge Alberto Hidalgo Toledo para la revista Punto de Encuentro, agosto 2016. 


Jorge Alberto Hidalgo Toledo es doctor en comunicación, docente investigador de la Universidad Anáhuac, y socio de SIGNIS México, 

 

Iglesia y cambio climático, preocupaciones y compromisos.

Cuidado de la madre tierraPor: Isabel Gatti*.- Escuchar tanto el clamor de la tierra como el clamor de los pobres (Laudato Si Nro 49)

Hoy el Papa Francisco, sintetizando la experiencia y las convicciones de miles de cristianos, en su reciente encíclica Laudato si, recupera el pensamiento histórico de la iglesia desde su enseñanza social sobre esta temática. Y comienza del mejor modo, con el famoso Canto de las criaturas de San Francisco. Esta poesía, inigualable, nos revela la realidad más profunda de nuestra relación con la naturaleza: es nuestra ‘hermana'. Hoy con dolor, verificamos que esta relación es traicionada por muchos.  
Con gran alegría recibí la propuesta de escribir este artículo, porque hoy estamos viviendo como iglesia católica un tiempo donde la conciencia sobre el cuidado de nuestra "casa común": el planeta tierra, es cada vez más sentido por todo el pueblo cristiano. Nuestros hermanos de los pueblos originarios tenían muy en claro cuánto la naturaleza posibilitaba "el buen vivir", clave su estilo de vida, en todos sus aspectos.
El beato Papa Pablo VI, en 1971 en la carta apostólica Octogesima adveniens[1]consideraba que la crisis ecológica se debe a la actividad descontrolada del ser humano, por la explotación desmesurada de la naturaleza y nos advertía sobre los riesgos de esta acción. Palabras, por demás proféticas, si miramos nuestro presente. También tuvo palabras fuertes cuando afirmaba que "los progresos científicos más extraordinarios, las proezas técnicas más sorprendentes, el crecimiento económico más prodigioso, si no van acompañados por un auténtico progreso social y moral, se vuelven en definitiva contra el hombre"[2]. También San Juan Pablo II, nos llamó una "conversión ecológica global"[3].
Papa Francisco en la Carta encíclica Laudato Si, ya mencionada, afirmaba: "El clima es un bien común, de todos y para todos. A nivel global, es un sistema complejo relacionado con muchas condiciones esenciales para la vida humana. Hay un consenso científico muy consistente que indica que nos encontramos ante un preocupante calentamiento del sistema climático." (LS: 23).
Destaco en especial este último documento ya que ha puesto en evidencia cuanto este tema es sentido por muchos actores de la Iglesia católica. En nuestro continente, por ejemplo, con la conformación de la Red Eclesial Panamazónica, pero también por nuestros hermanos de otras iglesias, de otras religiones y personas de buena voluntad con quienes estamos trabajando para luchar contra los grandes flagelos ambientales. Existen infinidad de experiencias de comunidades cristianas que se han comprometido con los desafíos que convergen en la cuestión medioambiental.
Este proceso de ‘cambio climático' se ve complejizado también por causas naturales, pero el principal problema es el modelo de desarrollo adoptado por las diversas naciones. El cambio climático es una consecuencia y sus efectos, comenzarán a incrementarse con mayor intensidad en los próximos años. ¿Quiénes sufrirán más? Los que se encuentran en situación de vulnerabilidad social, ya que: "Muchos pobres viven en lugares particularmente afectados por fenómenos relacionados con el calentamiento, y sus medios de subsistencia dependen fuertemente de las reservas naturales y de los servicios ecosistémicos, como la agricultura, la pesca y los recursos forestales. No tienen otras actividades financieras y otros recursos que les permitan adaptarse a los impactos climáticos o hacer frente a situaciones catastróficas, y poseen poco acceso a servicios sociales y a protección" (LS: 25). Es necesario evidenciar las consecuencias del mega-desarrollo. Detrás de las estadísticas del producto bruto interno, y de los demás indicadores de crecimiento económico, se esconden los impactos ambientales y los índices de desigualdad social se corresponden con el acceso a condiciones de vida digna.
Ante la COP 21, la Cumbre Climática que acaba de concluir en París, Leonardo Boff afirmaba: "El balance es: tenemos que cambiar de rumbo o conocer la oscuridad. Hay que producir para atender a las demandas humanas, pero a partir de un otro tipo de relación para con la Tierra, respetando sus ciclos y sus límites. Tenemos que sentirnos parte de ella, cuidarla, darle descanso para que se regenere y así no perder su biocapacidad. Debemos aprender a ser más con menos y asumir una sobriedad compartida en comunión con toda la comunidad de vida, que necesita también la vitalidad de la Madre Tierra para vivir y reproducirse"[4].

Un trabajo muy interesante, también como aporte a a COP 21 fue presentado desde la Comisión de Justicia y Paz del Vaticano, con el apoyo explícito de innumerables cardenales, obispos y laicos. El aporte se sintetizó en las siguientes propuestas:
1. Tener en cuenta no solo los aspectos técnicos del cambio climático sino también, y sobre todo, los aspectos éticos y morales de conformidad con el artículo 3 de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC).
2. Aceptar que el clima y la atmósfera son bienes globales comunes de todos y para todos.
3. Adoptar un acuerdo mundial justo, motor de un cambio transformacional y legalmente vinculante fundamentado en nuestra visión del mundo que reconoce la necesidad de vivir en armonía con la naturaleza y de garantizar el ejercicio de los derechos humanos de todos, incluyendo los de los Pueblos Indígenas, las mujeres, los jóvenes y los trabajadores.
4. Limitar el aumento de la temperatura global y establecer un objetivo para alcanzar una completa descarbonización para mediados de siglo, con el fin de proteger a las comunidades más afectadas por los efectos del cambio climático, especialmente las que viven en las islas del Pacífico y las regiones costeras. Garantizar que el límite máximo de aumento de la temperatura aparecerá reflejado en un acuerdo global legalmente vinculante, con acciones y compromisos de mitigación ambiciosos por parte de todos los países en función de sus responsabilidades comunes pero diferenciadas y sus respectivas capacidades (CBDRRC en inglés), según los principios de equidad, las responsabilidades históricas, y el derecho al desarrollo sostenible. Garantizar la coherencia entre las trayectorias de emisiones y objetivo de descarbonización; así como la imposición de revisiones periódicas de las ambiciones y de los compromisos adoptados. Para ser exitosas, estas revisiones periódicas deben basarse en datos científicos y el respeto del principio de equidad, y deben ser obligatorias.
5. Explorar nuevos modelos de desarrollo y estilos de vida que sean compatibles con el clima, combatan la desigualdad y saquen a los pobres de la miseria. En este sentido, resulta esencial poner fin a la era de los combustibles fósiles, eliminar de forma gradual las emisiones de combustibles fósiles y proporcionar un acceso a la energía renovable que sea asequible, fiable y seguro para todos
6. Garantizar el acceso de todos al agua y a la tierra para la consolidación de sistemas alimentarios resilientes y sostenibles que prioricen las soluciones impulsadas por las personas y no por los beneficios.
7. Garantizar la inclusión y la participación de los más pobres, de los más vulnerables y de aquellos sobre los que repercuten mayoritariamente las decisiones tomadas a todos los niveles.
8. Garantizar que el acuerdo adoptado en 2015 lleve consigo un proceso de adaptación que responda de forma adecuada a las necesidades inmediatas de las comunidades más afectadas y refuerce las soluciones locales.
9. Reconocer que las necesidades de adaptación están supeditadas al éxito de las medidas de mitigación adoptadas. Los responsables del cambio climático tienen la obligación de ayudar a los más vulnerables en la adaptación y la gestión de las pérdidas y daños; y de compartir la tecnología y los conocimientos necesarios.
10. Establecer hojas de ruta claras sobre cómo los países deberán cumplir sus compromisos financieros adicionales, coherentes y previsibles, de forma que se garantice una financiación equilibrada de las acciones de mitigación y de las necesidades de adaptación. Todo esto debería llamar a una seria consciencia y educación ecológica".
De alguna manera, en estas observaciones, percibimos un nuevo compromiso de la Iglesia Católica con las transformaciones estructurales de la ‘deuda ecológica' que nuestra gran familia humana necesita saldar por su propia subsistencia y para acompañar el verdadero designio de la creación.
Fue muy importante para cuantos vemos la densidad de esta problemática, haber escuchado al Papa Francisco en la ONU y recientemente en Nairobi en su llamamiento a la COP 21, afirmar: "«El clima es un bien común, de todos y para todos; el cambio climático es un problema global con graves dimensiones ambientales, sociales, económicas, distributivas y políticas, y plantea uno de los principales desafíos actuales para la humanidad» (ibíd., 23-25) cuya respuesta «debe incorporar una perspectiva social que tenga en cuenta los derechos fundamentales de los más postergados» (ibíd., 93). Ya que «el abuso y la destrucción del ambiente, al mismo tiempo, va acompañado por un imparable proceso de exclusión» (Discurso a la ONU, 25 septiembre 2015).
Estas palabras nos impulsan, como comunicadores cristianos, a comprometernos a ofrecer nuestro trabajo para que este mensaje alcance a todos y se transforme en acciones concretas de cuidado del ambiente. Necesitamos trabajar juntos por un desarrollo humano integral, inclusivo y sostenible.

* Comunicadora argentina, integrante de la Junta Directiva de SIGNIS ALC

Artículo publicado en el Boletín Punto de Encuentro, diciembre 2015

------

Notas:

1. Carta Apostólica Octogesima Adveniens

2.Discurso de SS Pablo VI en el 25° aniversario de la FAO, lunes 16 de noviembre de 1970

3. Catequesis Miércoles 17 enero 2011

4. El obstáculo fundamental en la COP21 en París, Leonardo Boff

Injusticia, dolor y muerte en Curuguaty

injustia en CuruguatyEl presente reportaje aborda sobre la masacre que dejó 17 muertos en Curuguaty, a consecuencia de la mala distribución de tierras y el decadente sistema judicial paraguayo.

Los hechos: 11 campesinos y 6 policías muertos es el saldo que dejó un violento desalojo realizado en Marina
Kue, Curuguaty, distante unos 250 km de la capital asuncena.

El 12 de junio de 2016 se recordó 4 años de aquel luctuoso hecho donde un contingente de 300 miembros de la fuerza policial fue con la idea de desalojar a 70 campesinos de las tierras de Marina Kue, que, según la Fiscalía pertenecía por usucapión a Blas N. Riquelme y según la defensa, las tierras legalmente era del estado paraguayo. Pues, nunca se demostró que estaba a nombre del ex político colorado.

Elemento que consolidó la no existencia de "invasión" por parte de los campesinos.

Aquel supuesto desalojo culminó con la "Masacre de Curuguaty" y la destitución, a través de un dudoso y apresurado juicio político del Presiden- te Fernando Lugo y la asunción del Vicepresiden- te Federico Franco.

Lo hecho y lo concreto es que durante el litigio ju- dicial se ha demostrado más incongruencia que certeza lo que despertó la indignación y duda en varios sectores de la sociedad, incluyendo a la Iglesia católica paraguaya en su conjunto, que tuvo que asumir una postura al respecto.

"Compartimos la perplejidad de muchos ciudadanos ante hechos mencionados en la opinión pú- blica en relación a los involucrados campesinos procesados y fuerzas policiales"

Los órganos públicos deben garantizar la transparencia del proceso y la indubitabilidad de sus acciones para que la sentencia que emane sea verdaderamente justa para todos los actores y sectores involucrados". (Comunicado de los obispos del Paraguay, Ypacaraí, 11 de marzo de 2016)Radio Periferia
Como Radio Cáritas y en particular, como programa "Buenos días Caritas" planteamos la posibilidad dentro del espacio radial de insertarnos en el día a día de nuestra gente, de nuestro pueblo. Por ello, a partir del anuncio del Papa Francisco "vayan a las periferias" nos embarcamos como radio de identidad católica en todos los sectores donde está la gente y su historia y en particular la gente necesitada.

Este espacio radial que va de 7 a 9 de la mañana todos los sábados incluye en su formato un día de salida llamado "Radio Periferia" y en ese sentido, una de las emisiones dedicó a este grupo de campesinos procesados por el caso Curuguaty quienes se encontraban, antes de la sentencia, en el Albergue "Virgen de la Merced", ubicado en las cercanías del Estadio Defensores del Chaco y a 10 minutos del Poder Judicial.

La idea fundamentalmente era conocer a la persona. "No a la víctima, ni al victimario" como lo cataloga la óptica judicial. Deseábamos saber qué pensaba y cómo vivían en todo estos tiempos en la ciudad, en el albergue, fuera de su hábitat tradicional que es el campo.

En ese momento, no hablé de la situación jurídica ni el proceso judicial que llevaban a cuesta porque de eso se sabe demasiado y ya se ha hablado en reiteradas ocasiones.

Quería saber la historia de ese hombre campesino cuya vida cambió radicalmente a partir del 12 de junio de 2012.

Nuestra experiencia con Radio Periferia

Aquel sábado 18 de junio, cuando la temperatura promediaba los 7 grados, llegué al albergue "Virgen de la Merced" a las 6.55. En la portería, me atendió una persona muy amable quien registró mis datos personales y dejó que ingresara.

El lugar era una especie de inquilinato donde hay varias piezas pequeñitas, algunas con baños in- dependientes, otras de uso comunitario. No había mucho verde.

Es habitual encontrar este tipo de vivienda que son alquiladas a los provenientes del campo que desean trabajar en Asunción.

En el salón comunitario me esperaban ansiosos, tal vez; muchos de ellos preguntándose cómo funciona una radio fuera de su estación central. Al saludarlos a cada uno, noté rostros con dudas y miedo. La mayoría estaban ensimismados.

Mi operador, Gustavo había venido antes para instalar todo el equipo y hacer las pruebas pertinentes. A diferencia de los anteriores programas, con esta entramos "al aire" de forma pausada, explicando a la audiencia el motivo de nuestra visita y el tema central del día.

Nos sentamos en círculo agradecí al Padre German, un sacerdote uruguayo que convive y rea- liza trabajos pastorales en la zona ribereña de Asunción, "Bañado Sur". Acompañó desde un principio a los campesinos procesados y el caso Curuguaty.

Comenzamos hablando con el Padre German quien además está acompañando una difícil situación de los ribereños quienes ocupan varias plazas y espacios públicos desde enero de este año por la suba del Río Paraguay.

Durante la conversación rescaté algo alentador que si el Ministerio de Justicia lo trabaja con seriedad podría ser muy útil para que haya una verdadera reinserción de los que van a la cárcel de Tacumbú, donde hay cuatro mil presos para una capacidad de mil quinientas personas.

El Padre German me contó que el albergue es un proyecto encaminado por el sacerdote Luis Arias, responsable de la Pastoral Penitenciaria.

A mi izquierda se encontraba Luis Olmedo, joven de 25 años a quien hice una broma sobre su vestimenta con los colores del Olimpia, uno de los clubes más populares del país, para desbloquear aquella timidez que denotaba.

En un momento dado de la conversación pregunté a Luis, cómo quedó su familia después de aquel acontecimiento. Me contó que tiene una pareja también procesada por el mismo caso y conviviendo

con él. Tuvieron un hijo con quien compartían en el albergue hasta el día de la sentencia. Ahora, su esposa cumple condena en su domicilio y Luis fue trasladado a Emboscada.

Luis, me contó que su mamá había fallecido hace un año. Hice el máximo esfuerzo por contener mis emociones y pregunté qué pasó. Me dijo que la madre estaba muy preocupada y enfermó. Luis ya no pudo contener las lágrimas, lloró amargamente.

Pensé en mi madre, cuando luego de llegar de la Universidad, siempre estaba sentada al borde de su cama esperándome. Antes, no podía dormir. "La cherajy siempre oporandu ndahamo´aitipa" (Mi hija siempre me pregunta si aún no voy a ir) me dice Néstor Castro quien tiene una nena que va al preescolar y también entre lágrimas en los ojos dice que la ve cada tanto gracias a la ayuda que recibe a través de la Iglesia y algunas organizaciones solidarias.

Adalberto Castro, hermano del anterior y uno de los acusados y sentenciados a 4 años de cárcel nos contó que antes de la masacre de Curuguaty vivía con sus padres junto con su pareja y otros siete hermanos en un terreno de diez hectáreas.

Este es el motivo principal por el que aquellos campesinos ocuparon las tierras de "Marina Kue" y cuya consecuencia es la masacre de Curuguaty. "Roipota la ore yvyrami (Queríamos un pedazo de tierra)" Fue la frase con la que coincidieron los campesinos con quienes hablamos ese día.

"Camila héra la che rajy" (Camila se llama mi hija), contó entre lágrimas Adalberto al recordar a su hija.

Cuando pregunté a Adalberto sobre su hija me contó que tiene una pequeña nena quien el 1 de setiembre cumple un año a quien escucha balbucear por teléfono y ve las fotografías enviadas por sus familiares porque la extrema pobreza en que viven no ayuda para costear los pasajes de la hija para verla constantemente.

Muchos de ellos vivían en casa de sus padres con otros hermanos que a su vez ya tenían parejas e hijos conviviendo todos en un mismo lugar.

Aquel año (2012), según me contaron tenían la promesa, incluso de las autoridades de turno que se resolvería la falta de tierras y que cada uno de ellos tendría acceso a una propiedad para ali- mentarse y alimentar dignamente a sus familias. Con Juan Carlos Tillería hablamos de la vida que llevaba como padre de familia y su colaboración como catequista en una pequeña localidad de Curuguaty.

Cuando reflexionamos sobre el campesino y la tierra me di cuenta que el tiempo era insuficiente, pero luego me puse a analizar la compleja situación que arrastra el campesinado paraguayo des- de 1870 después de que culminara la vergonzosa guerra contra la triple alianza en donde los intereses externo también imprimió su fuerza para quedarse con gran parte del territorio patrio.

Un gran obispo llamado Juan Sinforiano Bogarín recorrió a pie todo el territorio paraguayo evangelizando y escuchando los clamores de la gente más pobre del campo durante el siglo XX. Aquel obispo ya nos advertía en 1914, a través de su carta pastoral la importancia de centrar la atención sobre el sector campesino.

En el 2015, el Papa Francisco citando un documento publicado por los obispos del Paraguay en
1983, también reiteraba la necesidad de ceder tierras a los hombres de campo, "Todo campesino tiene derecho natural a poseer un lote racional de tierra donde pueda establecer su hogar, trabajar para la subsistencia de su familia y tener seguridad existencial.

Este derecho debe estar garantizado para que su
ejercicio no sea ilusorio sino real. Lo cual significa que, además del título de propiedad, el campesino debe contar con medios de educación técnica, crédito, seguros y comercialización" (Carta EncíclicaLaudato SI, 94).

La Federación Nacional Campesina (FNC) estima que cerca de 300.000 campesinos carecen de terrenos para cultivar en Paraguay, uno de los países del mundo con mayor desigualdad en la posesión de tierras, donde menos del 3 % de la población es dueña de cerca del 85 % de la tierra, según datos de la ONG Oxfam.

Según la Coordinadora de Derechos Humanos de Paraguay, desde 1989, año de la caída de la dictadura de Alfredo Stroessner, fueron asesinados o desaparecidos al menos 117 líderes campesinos, crímenes que no han sido esclarecidos.

Qué nos enseña Radio Periferia

Que hay una vida más allá de la zona de confort que es el estudio y los micrófonos desde donde juzgamos todos los días los hechos.

Con Radio Periferia descubrimos que el contexto desde donde se narran los hechos los elementos que hacen a la narración fortalece la verdad.

Estando de cerca con la gente descubrimos que hay minúsculas historias que hablan, desde la forma de caminar - si arrastra o nos los pies - la persona entrevistada nos dice mucho.

Rescatamos historia que el entrevistado ante las "formalidades" de los estudios de entrevistas y teléfonos se guarda porque no hay un contacto directo.

Radio Periferia nos enseñó que debemos, no solamente reportar las noticias puntuales, que duran dos minutos máximo, y no se profundizan los temas.

Aún con las dos horas que dedicamos al caso de los procesados de Curuguaty fue insuficiente. Pero, la comunicación es real y cercana y tiene mayor beneficio.

Con esta experiencia comprobamos que podemos llegar a las "periferias existenciales" y nos alienta a seguir visitando a la gente para con la gente y desde su perspectiva.

La justicia paraguaya y su credibilidad

El juez, Ramón Trinidad Zelaya fue el principal protagonista de dar "el tiro de suerte" a los campesinos procesados el día del juicio final ¿Quién es Ramón Trinidad Zelaya?

Nada más y nada menos que acusado por supuestamente haber recibido coima en el año 2006. Ingresó esposado al Penal de Tacumbú, pero fue inmediatamente liberado por falta de pruebas.

El supuesto delito: liberar un camión por la suma de USD 5.000.

Trinidad se desempeñaba hace 10 años atrás como agente fiscal del Departamento de Canindeyú y se vio involucrado en aquel caso e investigado por el entonces fiscal anticorrupción y hoy senador Arnaldo Giuzzio.

http://www.abc.com.py/lectores-opinan/
el-prontuario-de-su-senoria-1499414.html

Vaya vuelta que da el destino justiciero de la vida, hoy, siendo juez encarcela a campesinos

sin pruebas contundentes y al él lo liberaron en aquel entonces porque no había prueba fehaciente en su contra.

El derecho procesal penal validó en su causa lo que para los campesinos no: "in dubio pro reo" (ante la duda, a favor del reo).

Lo cierto y lo concreto es que el proceso jurídico y su resolución confirmó lo que para muchos re- presentaba la justicia paraguaya y lo resume una frase: "Para los pobres no hay justicia".

El Tribunal Supremo de Justicia hace rato adolece de credibilidad. Nadie cree en ella y eso lo pone en tela de juicio.

Dos grandes sociólogos y analistas nos confirman esta tesis. Por un lado, el PHD en sociología Ramón Foguel dice que "Hay una perversión des- de el momento en que la justicia sale a favor de los que se apropian de forma ilícita de los bienes públicos que es el caso de las tierras de Marina Cué, entonces allí hay un problema serio. La justicia que no solamente sale a favor de los que tienen intereses irregulares, sino condena aprovechar las tierras fiscales (...) La justicia es un problema muy serio, la sentencia no solamente es un escarnio y una burla a la ciudadanía, sino que deja muy mal parado al país. Nosotros estamos categorizados como un país sin ningún estado de derecho por eso no hay inversiones".

https://soundcloud.com/anibal-cas- co-732996600/entrevista-a-ramon-foguel-ra- dio-caritas-680-am

y por otro lado, José "Pepito Morinigo", sociólogo de marcada trayectoria en nuestro país dice "Aquí lo que se tenía que haber hecho es que antes exigir un proceso serio, un proceso debido y una información adecuada porque de lo contrario esto nos puede llevar a una suerte de grave problema con respecto al poder judicial que de hecho ya lo tiene y si empezamos a indagar y analizar eso, el poder judicial puede tener una serie de inconvenientes en el futuro porque si carece de credibilidad no tie- ne sentido que exista un poder judicial que asume una independencia que lo más probable es que no lo tenga".

https: //soundcl oud. com/anibal-cas - co-732996600/pepito-morinigo
Eso sin contar los otros detalles relacionados a casos de corrupción por parte de connotados

políticos que ocupan una banca en el Parlamen- to y Agentes de la Interpol, División Antimafia y oficiales de la Policía Nacional quienes están en la mira por el vinculo que hay con Pérez Corradi (acusado por narcotráfico) y la denuncia que hi- ciera este antes de partir hacia la Argentina.

Toda esta lista de irregularidades pone a la justicia paraguaya en tercer lugar de entre los peores de Latinoamérica como sistema judicial.

http://www.ultimahora.com/paraguay-es-el- tercer -peor -pais-del-mundo-el-ranking-justi- cia-n805886.html

Crónica de una sentencia anunciada

El juicio culmina luego de 4 años con la sentencia de todos los procesados. Según contó el Padre Oliva en un programa de televisión se sabía que los campesinos serían sentenciados porque de lo contrario la causa inicial derrumbaría toda la torre de naipes armada hasta el momento y eso sería un retroceso para el sector que apoya la condena a campesinos.

Pero, por lo menos teníamos la esperanza, dice el Padre Oliva, de que sean sentenciados a 4 ó 6 años de cárcel.

No fue así. El declarado como líder Rubén Villalba recibió una condena de 35 años; Luis Olmedo,
20 años; Néstor Castro Benítez y Arnaldo Quintana, 18 años.

Fueron condenados, a 4 años de cárcel cada uno, Felipe Benítez Balmori, Adalberto Castro, Alcides Ramírez, Juan Tillería y a Lucía Agüero, María Fany Olmedo y Dolores López lo condenaron a seis años de pena privativa de libertad.

Con la salvedad de que los condenados a cuatro años fueron puesto en libertad. Pues, compurgaron durante el proceso y las mujeres deberán cumplir la sentencia en sus domicilios particulares.

Judicialmente hablando, es mucha la duda que se teje en torno a los elementos que fueron considerados por la Fiscalía para juzgar a los campe- sinos; escopetas no disparadas, cocos, garrotes de madera, honditas, papel higiénico, celulares y otras herramientas de uso casero.

También la duda se instaló a partir de la pérdida de una cámara del helicóptero que en el momento de la masacre sobrevolaba la zona registrando todos los hechos, incluso las imágenes captadas llegaba al instante en una base de datos de Asunción. Tiempo después también falleció en un accidente el oficial quien tripulaba en aquel entonces el helicóptero Robinson.

A los condenados a cumplir penas de 35, 20 y 18 años lo sentenciaron sin pruebas. No hay nada contundente que demuestre que fueron ellos los que dispararon y mataron.

Lo peor de la situación es que la Fiscalía investigó la muerte de los 6 policías y no el de los 11 campesinos, aun habiendo piezas valiosísimas que se pudo haber incorporado a la investigación y seguramente con ellas dilucidar mejor lo sucedido. Un canal de televisión captó un día después de aquella masacre dos cuerpos de campesinos tendidos en la zona. Incluso, se observa el momento en que el lugar que debería ser custodiado e investigado exhaustivamente, luego de lo acontecido, estaba desprotegido y contaminado para las investigaciones.

Los abogados defensores por parte de los campesinos anunciaron que apelarían la sentencia y que denunciarían las irregularidades del proceso ante organismos internacionales.

Varios analistas ensayan críticas y respuesta, luego de lo sucedido, pero la mayoría coinciden en que Curuguaty es solamente un hecho más que refleja la decadente situación en la que se encuentra el Poder Judicial y es urgente replantear la constitución que avala a dicho órgano de tal manera que exista una independencia absoluta de los demás poderes del Estado.

 

Este artículo fue escrito por Aníbal Casco, para la revista Punto de Encuentro, agosto 2016. 
Aníbal Casco es Secretario Ejecutivo de Comunicación de la Conferencia Episcopal Paraguay - CEP Miembro de la Asociación Católica de Comunicadores de Paraguay - ACCP

Intervención del Papa Benedicto XVI ante la ONU

Jos Demon*

La intervención del Papa Benedicto XVI ante la Asamblea General de las Naciones Unidas constituyó un interesante análisis de la realidad internacional, y del actual papel de la religión y de la iglesia católica en particular, en los esfuerzos para encaminar una responsabilidad compartida en nuestro planeta.

Los comentarios del Papa reflejan y profundizan la lectura de la realidad social por parte del magisterio eclesial estas última décadas, en particular la actualización de la doctrina social, y se alinean con la declaración final de la V conferencia de los obispos latinoamericanos en Aparecida. En el discurso ante la ONU se pueden destacar los siguientes pronunciamientos.

El Papa hace una crítica, entre velada y abierta, a la intervención no consensuada de los EE.UU. en Irak, cuando en su discurso constata la "paradoja de un consenso multilateral que sigue padeciendo una crisis a causa de su subordinación a las decisiones de unos pocos, mientras que los problemas del mundo exigen intervenciones conjuntas por parte de la comunidad internacional".

Benedicto XVI recordó además que el principio de la libertad, que tanto se defiende en las sociedades occidentales, no se puede entender en abstracto como un valor en si mismo. La libertad del individuo, debe situarse en el servicio al bien común de las personas y de las naciones. "En el contexto de las relaciones internacionales, es necesario reconocer el papel superior que desempeñan las reglas y las estructuras intrínsecamente ordenadas a promover el bien común y, por tanto, a defender la libertad humana. Dichas reglas no limitan la libertad. Por el contrario, la promueven cuando prohíben comportamientos y actos que van contra el bien común, obstaculizan su realización efectiva y, por tanto, comprometen la dignidad de toda persona humana."

El Papa no se opone, sin embargo, a la intervención consensuada de las naciones (unidas), cuando uno de los estados no está en capacidad de proteger el bienestar de sus ciudadanos, cuando se producen violaciones graves y continuas de los derechos humanos. El Papa resalta el "nuevo énfasis con el principio de la responsabilidad de proteger... Todo Estado tiene el deber primario de proteger a la propia población de violaciones graves y continuas de los derechos humanos, como también de las consecuencias de las crisis humanitarias, ya sean provocadas por la naturaleza o por el hombre. Si los Estados no son capaces de garantizar esta protección, la comunidad internacional ha de intervenir con los medios jurídicos previstos por la Carta de las Naciones Unidas y por otros instrumentos internacionales".

En su intervención el Papa criticó la aplicación selectiva e interesada en la defensa de los derechos humanos y en la defensa del derecho de las naciones.

Cuando se está ante nuevos e insistentes desafíos, es un error retroceder hacia un planteamiento pragmático, limitado a determinar "un terreno común", minimalista en los contenidos y débil en su efectividad... "Hoy es preciso redoblar los esfuerzos ante las presiones para reinterpretar los fundamentos de la Declaración y comprometer con ello su íntima unidad, facilitando así su alejamiento de la protección de la dignidad humana para satisfacer meros intereses, con frecuencia particulares"

La aplicación selectiva e interesada de los derechos humanos tiende a esconderse bajo la fachada de leyes establecidas que ya no mantienen su debida relación con los principios de la ética, principalmente con las exigencias de la justicia. "Cuando se presentan simplemente en términos de legalidad, los derechos corren el riesgo de convertirse en proposiciones frágiles, separadas de la dimensión ética y racional, que es su fundamento y su fin. Por el contrario, la Declaración Universal ha reforzado la convicción de que el respeto de los derechos humanos está enraizado principalmente en la justicia. Este aspecto se ve frecuentemente desatendido cuando se intenta privar a los derechos de su verdadera función en nombre de una mísera perspectiva utilitarista."

El pontífice romano destacó que una visión de la vida firmemente enraizada en la dimensión religiosa puede ayudar a conseguir los fines de un orden social respetuoso de la dignidad y los derechos de la persona. Además, estos fines proporcionarán "el contexto apropiado para ese diálogo interreligioso que las Naciones Unidas están llamadas a apoyar, del mismo modo que apoyan el diálogo en otros campos de la actividad humana. El diálogo debería ser reconocido como el medio a través del cual los diversos sectores de la sociedad pueden articular su propio punto de vista y construir el consenso sobre la verdad en relación a los valores u objetivos particulares". Podemos suponer que el Papa estará de acuerdo en extender la amplitud de este diálogo interreligioso de la dimensión de la sociedad nacional hacia los ámbitos de la sociedad internacional, algo de gran importancia en un mundo divido por la dominación económica y cultural del occidente y la respuesta a esta dominación desde la religión musulmana y otras corrientes como el "socialismo del siglo XX" en el tercer mundo.

Por fin el alto representante de la iglesia católica consideró que "los derechos asociados con la religión necesitan protección sobre todo si se los considera en conflicto con la ideología secular predominante o con posiciones de una mayoría religiosa de naturaleza exclusiva". En este contexto enfatizó que "no se puede limitar la plena garantía de la libertad religiosa al libre ejercicio del culto, sino que se ha de tener en la debida consideración la dimensión pública de la religión y, por tanto, la posibilidad de que los creyentes contribuyan la construcción del orden social". El tenor de este pronunciamiento no es el de regresar al pasado, en el sentido de reestablecer un estado en estricto alianza con la iglesia, sino más bien de defender la legítima influencia de los creyentes (católicos) en las deliberaciones y decisiones políticas de las naciones. La convicción religiosa no es algo que se puede confinar a la estricta dimensión de la vida personal, como lo propone la teoría liberal, sino que mediante los creyentes influye, y debe influir, necesariamente, en la construcción misma de la sociedad civil.

Para leer el discurso completo ingrese aquí

* Teólogo holandés, animador de la Red de Teología, comunicación y Evengelización, de OCLACC

Israel y Palestina, y el derecho de los pueblos a su autodeterminación y soberanía

Padre e hijo en GazaPor Adolfo Pérez Esquivel*.- En enero del año 2009, publiqué una nota sobre los ataques de Israel del 27 de diciembre de 2008, comenzaba diciendo: "Sonó el teléfono a las 3.45 hs de la noche, un amigo israelita llamaba desde Jerusalén preocupado y dolorido se preguntaba que podía hacer la comunidad internacional frente a la invasión y los bombardeos de Israel sobre la Franja de Gaza". En efecto, esa invasión sucedió luego de que una encuesta demostrara que más del 70% de la población de Israel y la de Palestina estaban de acuerdo con la existencia de dos estados conviviendo pacíficamente.

Sin embargo los intereses del Estado de Israel y sus aliados han impedido sistemáticamente la constitución del Estado Palestino, tal como la estableció la ONU en 1948, arrebatándoles el territorio, oprimiéndolos y construyendo un muro de la infamia para separar, encerrar y perseguir al pueblo palestino.

Israel intenta justificar sus actos reclamando el derecho a autodefenderse, pero de acuerdo con el principio básico de derecho internacional, ex injuria non oritur ius, un derecho legal no puede surgir de un acto ilícito. Los hechos están a la vista y son incuestionables, si un Estado viola el derecho internacional y las advertencias de la ONU para cometer atrocidades contra otros pueblos, se transforma en un Estado terrorista.

El gran pecado de los palestinos es que no están dispuestos a rendirse y dan la vida peleando por su libertad. Israel es el país invasor y cuanta con más recursos militares, financieros y mediáticos, además de disponer de escudos contra los misiles, compra suficiente consenso como para que no los llamen "terroristas" a pesar de bombardear con armas químicas, torturar niños palestinos y usarlos como escudos humanos.

Esto ya no es un problema político solamente, es un problema humanitario. La ONU ayer aprobó una resolución para la protección de Palestina y para investigar el operativo de Israel por posibles crímenes contra la humanidad. La respuesta de Israel fue bombardear a las pocas horas las escuelas que el máximo organismo internacional tiene en Gaza, matando e hiriendo a muchos de los 1500 civiles que buscaban cobijo y salvar sus vidas.

El Primer Ministro israelí lo dijo bien claro "No cederemos a la presión internacional", y Estados Unidos apoya esta postura porque ya lo ha hecho en otras oportunidades y porque quieren seguir haciéndolo. Sin embargo Israel es reconocido como un Estado pleno en la ONU y Palestina no, porque EE.UU. se niega. La primera y la octava potencia militar del mundo se están convirtiendo cada día más en una amenaza a la humanidad. Algo muy diferente a lo que busca la Palestina destruida y bloqueada comercialmente, que es sobrevivir y lograr constituirse en un Estado pleno.

Hubo muchos intentos de poder alcanzar una solución, todos frustrados, el más reciente fue la del Papa Francisco que viajó a Tierra Santa, e invitó al Presidente de Israel, Simon Peres, y al Presidente Palestino Mahmoud Habbas, al Vaticano para orar juntos y alcanzar un nuevo camino de diálogo que derribe los muros de la intolerancia y puedan alcanzar la paz entre los pueblos.

Los pueblos de Israel y Palestina necesitan vivir en paz. Para eso la comunidad internacional debe ponerle límites a Israel.

Por eso reclamamos:

Enviar una misión para detener los bombardeos y la ofensiva militar terrestre de Israel.

Bloquear el comercio militar con Israel, como resolvió la ONU en 1975. [1]

Aplicar sanciones económicas obligatorias por la ONU, como sucedió con el Apartheid en Sudáfrica.

Brindar ayuda humanitaria al pueblo palestino, y reconocer a Palestina como un Estado soberano, independiente y libre en el territorio que le corresponde.

 

Nota:

[1] Resolución 3414 (1975) de la Asamblea General de las Naciones Unidas: "[la AGNU] solicita a todos los estados que desistan de proveer a Israel de cualquier ayuda militar y económica mientras continúe ocupando territorios y negando el inalienable derecho nacional del pueblo Palestino".

Foto: Padre e hijo en Gaza tras bombardeo. 21 de julio de 2014 (Sergio Yahni)

Fuente: Prensa Ecuménica

José Ignacio López Vigil: ¿Para que sirven los medios públicos?

radio públicaQuito, Ecuador, 15 jun 12 (OCLACC).- El radialista José Ignacio López Vigil, afirma que en America Latina casi no hay experiencias de medios públicos. En el siguiente artículo, argumenta, que los medios para que sean públicos deben tener tres características: convertirse en ágoras democráticas, en contralorías ciudadanas y en defensorías del pueblo. Características válidas también para los medios comunitarios que tienen una finalidad social similar a la de los medios públicos.

 

PERIODISTA Señora, ¿qué es un medio de servicio público?

MUJER Servicios públicos no hay por acá... Pero pida permiso en alguna cafetería.

Este periodista de la nueva radio pública del Ecuador no lograba que su entrevistada entendiera el concepto de un medio de comunicación público.

Igual que en Ecuador, en la mayoría de los países de América Latina y El Caribe casi no hay experiencias de medios públicos. Ni siquiera el nombre resulta familiar. Y es lógico que así sea. Por acá copiamos el modelo comercial norteamericano y se nos hizo creer que los medios de comunicación deben ser empresas privadas. Empresas con fines de lucro.

Tanto se desconoce, que se confunde un medio público con un medio gubernamental. Es decir, una radio o una televisora para hacerle propaganda al gobierno de turno.

Otra confusión grave es creer que estos medios deben ser "culturales". Pero entendiendo la cultura de la forma más tradicional. La primera radio pública del Ecuador tocaba música clásica todo el día para "culturizar" a su escasa audiencia... ¡Como si la música nacional o la música latinoamericana o la música juvenil no fuera tan culta como cualquier otra! El resultado era una radio pública sin público.

Una tercera confusión respecto a los medios públicos es que éstos no pasan ni deben pasar publicidad. Que deben contentarse con lo que el Estado les asigna. ¿Quién dijo, quién ordenó esto? Si algo tenemos que asegurar en los medios públicos es su independencia de controles comerciales o políticos, como establece el código de la BBC. Y esta independencia difícilmente se logra sin contar con ingresos propios.

Ya que mencionamos a la BBC, este medio público nos da un buen ejemplo de lo que significa independencia editorial. Esta independencia se puso a prueba cuando la guerra de Irak. El entonces presidente de la BBC, Gavyn Davies, se enfrentó con el gobierno de Tony Blair, cómplice de Bush, que había falseado las pruebas de las famosas armas de destrucción masiva. Tony Blair quiso doblegar la línea de no intervención de la BBC y estrangularla económicamente. No le fue posible porque la cadena, aunque recibe fondos del Parlamento Británico, se financia en mayor medida con los 168 euros que pagan cada año los hogares ingleses por hacer uso de sus televisores. La independencia política es indisociable de la económica.

Ni propagandista, ni elitista, ni dependiente únicamente de fondos estatales. ¿Cuál es, entonces, la esencia de un medio público?

Veamos lo que ha estado pasando en España en estos meses. Ha nacido sin previo aviso un medio público en la Puerta del Sol, en Madrid. Una multitudinaria emisora sin antenas con 50 repetidoras en 50 ciudades provinciales. Miles de jóvenes, y no tan jóvenes, se han dado cita en la plaza central de la capital española para debatir, para hacer escuchar sus voces, para demostrar su cabreo contra unos políticos que no les representan y contra unos banqueros que les han estafado. Y este medio público se coordina a través de las redes sociales, de infinidad de corresponsalías espontáneas que informan y dan las primicias con mayor rapidez y efectividad que cualquier periodista de El País o El Mundo.

Creo que no hay mejor símbolo para definir lo que puede y debe ser una radio pública, una televisión pública, que esta rebelión de la digna juventud española. Y por digna, indignada.

1- ÁGORAS DEMOCRÁTICAS

Conozcamos la primera característica fundamental de una radio, de una televisora, de un periódico público.

Un medio público, por la elemental razón de ser costeado por la población, por todos los contribuyentes, se debe a esa población. No puede responder a una lógica comercial (ganar clientes) ni a una lógica partidaria (ganar votos) ni a una lógica religiosa (ganar devotos). Un medio público tiene que ser tan pluralista como laico.

La mejor imagen de un medio público es la antigua ágora griega donde se pensó la democracia. En realidad, necesitamos ágoras más democráticas que aquella, porque en la Atenas de Sócrates y Platón sólo hablaban los varones, nunca las mujeres. Sólo opinaban los ciudadanos blancos y ricos. Los esclavos africanos, los vencidos de las guerras, no tenían voz.

Y queremos escuchar todas las voces. Las voces que no se escuchan en otros medios. ¿Quiénes hablan en las emisoras, quiénes se ven en las televisoras de tu país? En Ecuador hicieron una curiosa encuesta. A lo largo de estos últimos años, apenas habían salido en los medios unas mil personas. Esos mil políticos, intelectuales y autoridades que hablan todos los días sobre todos los temas. ¿Y los 13 millones 999 mil ecuatorianos y ecuatorianas? ¿No tienen derecho a ejercer su libertad de expresión?

Un medio público, rompiendo ese peligrosísimo monopolio de la palabra, abre sus micrófonos y sus pantallas prioritariamente para esa inmensa mayoría silenciosa (¿o silenciada?), sin voz ni imagen pública.

Esencial, innegociable en un medio de comunicación es que se escuchen todas las opiniones políticas, todas las expresiones culturales, todos los credos religiosos, todas las orientaciones sexuales, todos los idiomas (si en el país hay más de un idioma, como ocurre en casi todos los países de nuestra Patria Grande). Un medio que refleja en su programación la diversidad de la población que lo sostiene y a la que sirve.

¿Y a través de qué formatos se logrará esta intensa participación popular? Pensemos en foros ciudadanos sobre los mil y un desafíos que tiene que enfrentar a diario la gente de a pie. Pensemos en debates sobre temas de actualidad, sobre temas tabúes. En entrevistas individuales y colectivas. En encuestas. En mesas redondas y cuadradas. Espacios de opinión sin insultos para nadie, pero con total libertad para que cada quien diga lo que piensa. Los protagonistas de un medio público son los ciudadanos y las ciudadanas, haciendo un ejercicio cotidiano de democracia participativa.

Ágora ciudadana, no tribuna gubernamental. Ágora pluralista, no propaganda sectaria. Ágora popular, nunca elitista. Ágora sostenida con recursos del Estado, porque al Estado pertenece, pero que dispone de ingresos propios para asegurar la independencia editorial. Ágoras verdaderamente democráticas.

2- CONTRALORÍAS CIUDADANAS

Han sido los zapatistas quienes mejor definieron la democracia: "mandar obedeciendo". Rescatando el concepto de las culturas mayas, el "mandar obedeciendo" puede parecer una utopía política en este mundo occidental. Para un monarca resultaría absurdo. Para un caudillo, igual. Para presidentes y autoridades, a quienes se les suben con demasiada rapidez los vapores del poder, la consigna del EZLN suena al pío-pío de los pollitos. Esta resume, sin embargo, el meollo mismo de la democracia. Y nos permite proponer la segunda gran misión de un medio de comunicación público.

La pregunta básica es: ¿de dónde nace el poder, quién es el soberano y quiénes son los súbditos? Desde los griegos, la democracia se ha definido como el poder del pueblo. En el pueblo, y no en los reyes ni en los papas ni en los presidentes, radica la soberanía.

De lo dicho surgen algunas conclusiones decisivas para la vida social (y para la programación radiofónica). Si la soberanía está en la gente, si el poder supremo es patrimonio de la comunidad política, los demás poderes son delegados, dados en préstamo por los individuos e individuas que forman dicha comunidad.

La soberanía no se hereda, se nace con ella. Todos los seres humanos nacen con la misma titularidad. Y todas las "autoridades" son, en consecuencia, cargos representativos que se deben a la ciudadanía que las eligió. Todas las autoridades son "ministeriales", es decir, servicios que esas personas prestan a la comunidad política. En su calidad de ministros y ministras, de servidoras y servidores públicos, tienen que rendir cuentas de lo que hacen o dejan de hacer. Tienen que informar sobre el mejor o peor desempeño del mandato que recibieron. Su poder está dado en calidad de préstamo.

Aquí entran en juego los medios públicos. ¿Qué mejor espacio para que los mandantes pidan cuentas y los mandatarios se las rindan, para que los servidores públicos demuestren que mandan obedeciendo? Los medios públicos tienen vocación de contralorías ciudadanas. Un vocación, como se ve, altamente política.

¿Y a través de qué formatos se hace esta contraloría? Por ejemplo, ruedas de prensa sin prensa. Es decir, siempre que asistimos a una rueda de prensa encontramos al político entrevistado y a una ronda de periodistas pidiendo la palabra. ¿Y si en vez de periodistas invitáramos a ciudadanos y ciudadanas para cuestionar a sus autoridades? Estas ruedas de prensa se pueden hacer en la emisora, con público presencial y con llamadas telefónicas. Pero también podemos llevar la radio al barrio, a la comunidad, a un parque, y realizar ahí el diálogo entre el pueblo y sus representantes. También podemos especializar estas rendiciones de cuentas y tratar hoy sobre los problemas del tránsito. Y mañana sobre el seguro social universal. Y pasado sobre la calidad de enseñanza que están brindando los maestros y maestras.

También las autoridades pueden y deben compartir la planificación de su gestión con la ciudadanía. ¿Cuáles son las obras prioritarias para este período? ¿Qué temas incluirían en la agenda del municipio? ¿Cómo optimizar el presupuesto? Si ustedes fueran alcaldes, ¿qué iniciativas económicas y sociales emprenderían? Todo este intercambio de planificación ciudadana dinamizaría la programación de la radio y la administración local, regional y hasta nacional.

Recibimos hace poco una postal zapatista con esta frase sorprendente y provocadora: "Detrás de nosotros, estamos ustedes". El juego de palabras es un desafío político. Los sujetos se trastocan, los protagonismos se invierten. Esa sí sería una forma revolucionaria de hacer política y de hacer radio: "que delante de ustedes y de sus poderes delegados, están nosotros".

3- DEFENSORÍAS DEL PUEBLO

El poder corrompe y el poder absoluto corrompe absolutamente, como siempre dicen. Esto vale para todos los poderes, desde el económico hasta el religioso. La que antes vendía papas en el mercado ahora mira sobre el hombro a la provinciana que le limpia la casa. El capitán grita al sargento y el sargento escupe al recluta. El toro no se acuerda de cuando era ternero ni el obispo de cuando era monaguillo. Y así, mientras más se sube en la escalera del poder, más se pudren los pasos.

Por eso, un medio público, además de ágora y contraloría, tiene que asumir una tercera y difícil misión: la de convertirse en una defensoría del pueblo al aire libre. Un espacio donde la gente llama y reclama, donde denuncia la corrupción y la burocracia, donde tramita la solución de los mil problemas de la vida cotidiana.

¿A dónde apelará un ciudadano si en un hospital público no le prestan la debida atención? ¿En dónde protestará si los servidores públicos están coludidos con los infractores privados? ¿En qué espacio denunciará si la justicia no le hace justicia? Los medios de comunicación se han convertido hoy en espacios privilegiados de negociación y resolución de conflictos. La radio y la televisión y la prensa son medios y son mediaciones, como explica Martín Barbero. Y estos medios, si son públicos, se vuelven especialmente idóneos, por su independencia de controles políticos y comerciales, para esta defensa de los Derechos Humanos.

De eso trata el periodismo que hemos llamado de intermediación y que podríamos también nombrar periodismo ciudadano.

La intermediación se suele definir como una negociación asistida. En este sentido, requiere de un elemento neutral para ayudar a que las partes involucradas en un conflicto alcancen un arreglo por consenso.

No es exactamente éste el sentido de lo que planteamos, porque nosotros no somos neutrales. Cerramos filas con la ciudadanía, nos alineamos claramente a favor de los sectores más vulnerables, de las mayorías nacionales, de la gente pobre y excluida. No somos jueces, desde luego, no nos corresponde dictar sentencia. Tampoco somos abogados. No nos pagan por las denuncias que tramitamos ni jamás defenderíamos una causa injusta por haber sido contratados para ello.

Somos comunicadores y comunicadoras. Como tales, facilitamos los micrófonos (o las cámaras o el papel) para que el reclamo de la ciudadanía llegue a donde debe llegar. Hacemos oír la voz de la gente ante las instancias responsables cuando éstas se han mostrado irresponsables. Y si la gente no puede hablar directamente, prestamos nuestra voz para que las autoridades escuchen, para hacer valer la denuncia y encontrar una solución justa. Somos pontífices, en el sentido exacto de la palabra, relacionamos las dos orillas. Y también cruzamos el puente, junto al pueblo que avanza.

Llega una denuncia a la radio. Puede ser una visita, o por teléfono, por carta o a través de la unidad móvil. Puede ser una persona o un grupo. Puede relacionarse con la corrupción, con la burocracia, con la discriminación, con las mil y una formas de atentar contra los Derechos Humanos.

Le damos curso. Los conductores del programa tienen que averiguar bien de qué se trata. Y tomar las precauciones necesarias para que no les metan gato por liebre ni chisme por denuncia.

Ya ha salido al aire el caso denunciado. Ahora vamos a tirar el puente con quienes pueden resolverlo. ¿A quién recurrir? A la autoridad competente. E insistiremos ante dicha autoridad, o ante la superior, hasta que se resuelva el problema. Porque no es cuestión de hacer una llamadita y escuchar la consabida respuesta de "vamos a nombrar una comisión". Muchas comisiones se nombran para ganar tiempo y que todo siga igual. Hay que dar seguimiento a las denuncias ciudadanas y llevarlas adelante hasta que se encuentre una solución satisfactoria para los afectados.

Supongamos un barrio que se quedó sin agua. O una escuela donde el profesor acosa a las alumnas. O una fábrica que no tiene inscritos a sus trabajadores en la seguridad social. Todas esas violaciones a los Derechos Humanos y a las garantías constitucionales pueden y deben denunciarse en los medios públicos. Y pueden y deben procurar resolverse a través de un sano periodismo de intermediación social.

¿En qué formato podemos canalizar esta clase de periodismo? Puede ser una sección dentro del informativo matinal. O dedicar un espacio completo de una hora o más a este ejercicio de empoderamiento ciudadano. Algunas emisoras salpican su programación, según las denuncias que reciben o los contactos con autoridades que establecen, con boletines de intermediación. Otras, amplían los datos con investigación periodística y llaman a ruedas de prensa donde dan a conocer, convocando a otros medios, la denuncia verificada y ampliada.

Para echar a andar por este camino, plagado de riesgos por los intereses que se tocan, se necesita que el Consejo de Administración de la radio o de la televisora, o del medio de comunicación, tenga bien establecida una política que le permita avanzar sin las injerencias típicas de los ministerios de comunicación o del poder ejecutivo. Los medios públicos sólo deberían rendir cuentas al poder legislativo.

Tres características de un medio público: convertirse en ágoras democráticas, en contralorías ciudadanas y en defensorías del pueblo. Estas características son válidas también para los medios comunitarios que tienen una finalidad social similar a la de los medios públicos.

Una radio, una televisora que asuma estos tres desafíos no tiene que temer a la competencia de los medios comerciales. Un medio público o comunitario que abra sus micrófonos a la diversidad de voces, que haga foros ciudadanos, debates pluralistas, que pida rendiciones de cuentas de las autoridades, que se comprometa con el periodismo de intermediación, se ubicará en los primeros lugares de audiencia. Ténganlo por seguro.

Tomado de Mediaciones Ciespal

Juan Pablo II: Un "przyjaciel" del pueblo

Como una caricia para mi alma de periodista, estoy en Roma en estos días de la beatificación de Juan Pablo II. No creo poder ni resumir ni sintetizar ni editar lo que me habla desde el corazón que ama al pueblo humilde que cree y no pregunta.
Que no entiende de intelectualismos pero sí de gestos de cercanía.
Que habla con sus pies que caminan sin cansancio hasta los santuarios.
Que escucha con su oído que sintoniza el idioma de la fe.
Que viaja sin saber dónde va dormir pero que sabe que lo importante es estar donde dicta ese impulso para manifestar desde el número y con esa personalidad que la gente ama a Karol Wojtyla.
El pueblo polaco, tan rubio, tan tosco en sus maneras pero dulce en la voz, copó Roma y se convirtió en anfitrión. Roma prestó la casa y los polacos la vistieron de fiesta.
Aprendí a decir "amigo" en polaco: "przyjaciel". Suena muy lindo y musical. Me lo enseñó una colega polaca -Bárbara, secretaria de redacción del semanrio Idziemy- con la que convivimos estos beatíficos días romanos en los que compartimos chocolates, chianti e internet alternativamente y nunca en ese orden.
Estos apuntes un poco desordenados quizás también sean testimonio del desorden natural con el que se presenta la amistad.
Este acontecimiento tomó de sorpresa a muchos peregrinos que han hecho grandes esfuerzos económicos por llegar hasta aquí. Tanto la vigilia previa como la celebración propiamente dicha fueron momentos en los que la gente pudo expresarse en público sin pudores, mostrando su fe con actos concretos que vivió el mundo a través de los medios de comunicación que tanto amaba el nuevo beato.
El periodismo fue un factor determinante para que esta beatificación pudiera llegar "urbi et orbi" junto con las redes sociales las que con su instantaneidad y facilísimo acceso fueron aliadas indispensables de los cuales ya no vamos a dudar jamás tanto de su efectividad como de su capacidad de informar.
El mundo tiene un beato bueno.
El pueblo venera en público a un amigo.

Desde Roma, Virginia Bonard, para el Portal de OCLACC
2 de mayo de 2011

LA MUERTE NO MANDA AVISO PREVIO

Frei Betto*

Aquí en Francia hay una general consternación por la muerte de los 228 pasajeros y tripulantes del vuelo 447 de Air France el lunes 1 de junio. El avión desapareció en el océano Atlántico en la ruta Rio de Janeiro-París.

El presidente Sarkozy interrumpió su descanso largo (el lunes en Francia fue feriado religioso) y en compañía de tres ministros se presentó en el aeropuerto Charles De Gaulle para consolar a los familiares de las víctimas. En el Brasil el presidente Lula encargó a su vice, José Alencar, hacer lo mismo.

Hace poco perdí a un conocido, Roger Wrigh, en un accidente aéreo al sur de Bahía, cerca de Troncoso. Con él fallecieron otras 13 personas, entre ellas hijos y nietos de sus dos matrimonios (su primera mujer también murió en un desastre de aviación). Tres generaciones de una sola familia vieron precoz y trágicamente segadas sus vidas.

La vida es un juego de sobrevivencia. Entre millones de espermatozoides en busca de ser acogidos por el óvulo, sólo uno lo consigue. Este uno es usted, soy yo, y todos los millones de habitantes de este planeta. Todos nosotros somos resultado de una lotería biológica. Nadie escogió la familia ni la clase social en las que nació. Lo cual no debiera representar un privilegio para los que están libres de la miseria y de la pobreza, y sí una deuda social.

El frágil milagro de la existencia exige dos condiciones básicas, cada vez más precarias: oxígeno y nutrición. Y bien sabemos todos que, por culpa del afán de lucro y la falta de conciencia de sustentabilidad, contaminamos el aire que respiramos.

En Såo Paulo, donde vivo, sobre todo los niños y los ancianos sufren por la gran polución. El elevado índice de desarrollo de la ciudad más industrializada del país exige, en contrapartida, un precio igualmente alto de sus moradores, obligados a absorber contaminantes que hieren los ojos, contaminan los pulmones, causan alergias. Seis millones de vehículos ruedan por la capital paulista exhalando el gas carbónico que vuelven el aire casi irrespirable.

Asegurar al organismo alimentos en cantidad y calidad suficientes significa obtener trabajo e ingresos capaces de garantizar una vida digna y saludable para cada familia. En el Brasil todavía estamos lejos del nivel de Cuba, donde cada uno de los once millones de habitantes tiene derecho a una canasta básica, además del acceso gratuito a la educación y a la salud.

Hoy, con la crisis del capitalismo neoliberal, vemos cómo el desempleo amenaza la sobrevivencia de millones. Y como nadie soporta pasar hambre y vivir al desamparo, es inevitable el aumento de la violencia urbana.

Todos sabemos que el ser humano se enfrenta con sus limitaciones insuperables: defecto de fabricación y plazo de validez. Es lo que la Biblia llama pecado original. Tenemos que morir, aunque puedan ser muchos nuestros años de vida. Pero no sabemos cómo ni cuándo. Por eso tratamos de imprimir un sentido a nuestra breve existencia, a través de la religión, del arte, de la profesión o, sobre todo, del amor (la familia).

Algunos buscan lo que todos buscamos -la felicidad- en el camino equivocado de la posesión de bienes finitos. Pasan la existencia adquiriendo y conservando bienes superfluos que tan útiles podrían ser para quienes fueron injustamente privados del acceso a una vida digna: los pobres. Otros hacen de su trayectoria existencial una acumulación de bienes infinitos, tales como amistad, solidaridad y compartimiento.

Todos sabemos que la felicidad no consiste en la suma de placeres, como trata de inculcarnos la publicidad de esta sociedad consumista. Pero ¡qué difícil resulta cultivar el ejercicio de las virtudes, el rigor ético, la ecobiología interior que nos libra del apego, de la lengua dañina, de la envidia, del resentimiento, y llenan nuestro corazón y mente de espiritualidad, altruismo, sabiduría y hambre de justicia!

Como dijo Jesús, respecto a nuestra muerte, no sabemos el día ni la hora. Ni el modo. Ciertamente no tendremos la suerte de Francisca, el personaje del cuento de Jorge Onelio Cardoso (1914-1986), "Francisca y la muerte". La muerte, celosa de su deber, fue rauda en busca de Francisca en la zona donde ella vivía. La buscó en su casa, con sus amistades y vecinos. A donde llegaba, Francisca ya había salido un poco antes, dedicada siempre a cuidar a los demás. Viendo que pasaban las horas y ya el último tren de la tarde iba a salir, la muerte desistió de encontrar a Francisca y llevarla consigo. Poco después un viejo conocido pasó a caballo y vio a Francisca cuidando el jardín de la escuela. La saludó: "Entonces, Francisca, ¿usted no muere nunca?" "Nunca -respondió ella-, siempre hay algo que hacer".

Frei Betto es escritor, autor de "El arte de sembrar estrellas", entre otros libros.
Traducción de J.L.Burguet

 

Copyright 2009 - Frei Betto - Se prohíbe la reproducción de este artículo por cualquier medio, electrónico o impreso, sin autorización. Agencia Literaria MHP.

La COP21 y un Acuerdo que excluyó las soluciones al cambio climático

energía eólicaComo un acuerdo histórico consideró el Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, al documento final de la Conferencia Climática de París, porque según dijo, los países del mundo han "decidido de manera unánime trabajar como uno para afrontar el desafío que define nuestros tiempos. El Acuerdo de París es una victoria para el pueblo, el bien común y el multilateralismo. Es una póliza de seguro de salud para el planeta". Un criterio similar comparte el Presidente de los Estados Unidos, Barak Obama, quien además señaló que el acuerdo alcanzado es "un paso adelante esencial y un mensaje al mundo muy fuerte".
Sin embargo, la lectura del Acuerdo de París no es la misma desde los movimientos sociales e indígenas, que por el contrario lamentan que en el acuerdo final se hayan excluido sus propuestas para detener y reducir el calentamiento global y cuidar la madre tierra. Con este criterio coicide el sociólogo belga François Houtard, con quien dialogamos para nuestro Punto de Encuentro (PE).
Con actitud amable y disponibilidad para el diálogo nos recibe en su oficina ubicada en el 5° piso del edificio del Instituto de Altos Estudios Nacionales, una Universidad de Posgrados, en donde es profesor.

- PE: ¿El acuerdo de la conferencia climática de París amerita el aplauso y la expectativa con que se recibió?

- FH: Evidentemente el hecho que hubo la conferencia mundial es un hecho positivo, porque eso ayudó a crear una conciencia mundial del problema, y en este sentido sí podemos aplaudir. Pero cuando se analiza el contenido del acuerdo, que no es un tratado, pues no vincula a los países, pienso que las conclusiones son bastante negativas. Las decisiones que se tomaron están muy debajo de las necesidades, hasta el punto que algunos especialistas que conocen bien el problema, como James Hansens, científico de la NASA, en EEUU, profesor en la Universidad de Columbia, que fue uno de los primeros en llamar la atención mundial sobre el problema, termina diciendo que es un "fraude", que es una palabra fuerte. Leonardo Boff, el teólogo brasileño que también ha escrito un libro extraordinario sobre la Ecología, y una teología de la ecología, termina también diciendo que las conclusiones de París abren el camino al desastre en función a la lógica de la propuesta que se ha hecho.

- PE: ¿No son muy negativas esas visiones? Pues el acuerdo considera el anhelo de detener el incremento de la temperatura global a 1.5 grados...

- FH: No se ha tomado la decisión de 1.5. Se ha propuesto eso como un ideal, diciendo que los países van a hacer esfuerzos, pero son promesas, no son decisiones. Todo el mundo está de acuerdo en que debemos llegar a 1.5, pero las propuestas que han hecho, que no son decisiones vinculantes, llegan a un aumento de tres grados celcius. Entonces eso está muy por debajo de lo que se necesita.
No digo que no se puedan hacer esfuerzos, y tenemos todavía un poco de tiempo para hacerlo, pero en el texto del documento no hay ninguna propuesta que vincule a los países a seguir estos esfuerzos positivos. Pueden cambiar de gobierno, por ejemplo en Francia en vez de los socialistas podrían venir los republicanos y podrían decir esta decisión fue tomada por los socialistas pero nosotros no estamos vinculados; o en EEUU podrían llegar al poder los republicanos y podrían decir también esa decisión fue tomada por Obama pero nosotros no tenemos nada que ver con eso. Así es lo flojo del documento que no es vinculante.
- PE: ¿No hay algo positivo?
-FH: Como he dicho, el aspecto positivo es el hecho que hubo una conferencia internacional que llegó a un cierto acuerdo, pero cuando se analiza el acuerdo estoy más inclinado a ser negativo, porque se ha excluido un montón de propuestas que estaban en el texto original. Por ejemplo, el papel de los pueblos indígenas para salvar los bosques, la selva, la madre tierra, con la capacidad que ellos tienen, eliminado. Se eliminó la idea de derechos humanos, el vínculo que hace particularmente el Papa Francisco, entre la pobreza y la destrucción de la naturaleza, eso se eliminó por la exigencia de Arabia Saudita que rechazó, y solamente se abordó en el preámbulo. Por ejemplo se eliminó la propuesta del Ecuador de crear una Corte Internacional sobre los crímenes contra la naturaleza, que es una cosa normal si queremos llegar a acuerdos que deben ser respetados. Esto significa que se permite la impunidad frente a todos los que están destruyendo la naturaleza.
Por otra parte, las propuestas se orientan por la lógica del mercado. Por eso, las grandes multinacionales, que son las grandes responsables de la destrucción del clima, pero que por razones de relaciones públicas ahora se pintan de verde, como Shell, Unilever y otras, los directores de estas corporaciones han aplaudido el acuerdo. Porque -según dicen- abre posibilidades enormes para el mercado para tratar de encontrar nuevas tecnologías que van a permitir por ejemplo enterrar el carbón, pero de ninguna manera de suprimir las emisiones; sí disminuir, pero no disminuir de manera suficiente para salvar la tierra.
Es por esto que me parece que es muy ambiguo el acuerdo, porque vemos que aplaudieron los que contaminan más, lo que significa que ellos van a poder continuar dentro de una lógica del mercado.

-PE: Entonces, ¿no se ha avanzado desde la Conferencia de Kioto?
-FH: El acuerdo de la conferencia de Kioto, de hace 10 años, tampoco era vinculante. Ahora la solución que encontraron es crear una bolsa de carbono en Londres. ¿Qué significa esta bolsa? Significa que las industrias o los países que emiten mucho carbono, pueden comprar un permiso para continuar emitiendo carbono a la atmósfera a condición de pagar, por ejemplo, algunos proyectos de reforestación que absorba el carbono. Eso significa hacer entrar a la lógica del mercado todo el problema de la disminución del carbono, permitiendo continuar contaminando a los que contaminan la tierra, a condición de pagar en Ecuador o en cualquier otro lugar un cierto número de hectáreas de reforestación. Eso es muy perverso, porque permite la continuación de emisiones.
Por otra parte, como es una bolsa, hace entrar toda esta perspectiva dentro de la lógica del capital financiero, de la financiación de la economía mundial y en particular de la especulación. Y ya hay toda una especulación después de Kioto sobre el mercado del carbono, y evidentemente eso va aumentar todavía más este tipo de especulación. Es por esto que tanto lo que se ha excluido, como lo que se propone, creo que no responde al espíritu de la encíclica del Papa Francisco. El papa Francisco es mucho más radical, porque el papa Francisco hace la vinculación entre la pobreza y la destrucción de la naturaleza y así hace entrar el problema del clima dentro de una perspectiva de derechos, es decir de justicia social y justicia climática, lo que está totalmente excluido en el documento.
-PE: El papa Francisco habla que la especulación y la renta financiera ignoran la dignidad humana y el medio ambiente (LS 56)
-FH: El papa, al mismo tiempo que analiza la situación de la degradación de la madre tierra, también indica que la razón es la primacía del dinero. Es el dinero el que impone su lógica y no el bien de la humanidad, no el bien común de nuestra casa, como dice el papa. Y eso entra en total contradicción con la filosofía de base del acuerdo, que es la filosofía del mercado, y de tratar de encontrar soluciones en función del mercado (como se dice en inglés Market friendly, amigos del mercado). Por eso piensan que nuevas tecnologías que no han probado aún su eficacia para enterrar el carbono u otras tecnologías que llaman de geo-ingeniería, que todavía no son bien definidas pero ponen su fe en nuevas tecnologías, van a permitir solucionar este problema sin salir de la lógica del mercado, como orientación fundamental.
Por eso no creo que vamos a poder encontrar soluciones si siempre hablamos en términos de competitividad, de liberalización del mercado, del comercio, en vez de pensar en nuevos valores que son valores de solidaridad y complementariedad. Y me parece que ese es el valor de la encíclica del papa Francisco, de orientar las soluciones en función de valores, como la solidaridad, el respeto de la tierra, del planeta, de la madre tierra como fuente de vida. No solamente como un commodity, es decir una mercancía, un recurso natural y no una riqueza natural. En cambio la filosofía del papa es considerar a la tierra como riqueza natural que debemos, evidentemente, conservar, ayudar a regenerarse. La filosofía del mercado capitalista es de considerar a la tierra como un recurso natural que se debe explotar. ,

- PE: Si este acuerdo de París no satisface, ¿qué resta?, ¿qué se debe esperar?

-FH- Yo pienso que este momento nos ayuda a precisar el pensamiento y estrategias, porque, evidentemente, la conferencia de París se inscribe dentro de un proceso, no es el final. Dentro de cinco años vamos a tener nuevamente una conferencia internacional para ver si se aplicó o no se aplicó. Y debemos prepararnos, especialmente nosotros, los cristianos, con la orientación de la encíclica del papa Francisco, a reflexionar más a profundidad sobre lo que ha pasado en París, y sobre esa reflexión ver cómo re-expresar las metas, cómo recuperar al menos una parte de lo que fue excluido, como corregir eventualmente las propuestas, y así trabajar a fondo sobre eso.
Después, también promover y participar a los movimientos sociales que entienden eso. Pienso, por ejemplo, en el movimiento de la Vía Campesina, que es el movimiento de coordinación de los movimientos campesinos en el mundo, y que tiene posiciones muy claras; Yo pienso que ellos también se van a movilizar, y creo que también nuestra actuación como cristianos va a ser la de participar en una nueva movilización. Ese es tal vez un logro de la Conferencia de París, es decir de ayudar a concretizar mejor las metas fundamentales. Reflexionar desde un punto de vista social y político, pero también desde un punto de vista cristiano, y ahí la encíclica nos da toda la base. Por otra parte, se debe desarrollar estrategias de protestas y de propuestas nuevas, y creo que sí es el momento. Según los expertos, no tenemos mucho tiempo. Según los expertos tenemos aún hasta el 2030 para tomar medidas drásticas, fuertes; después será demasiado tarde. Así, se debe también transmitir el sentido de la urgencia del problema, y que podemos actuar. La humanidad tiene la capacidad, tiene también la posibilidad financiera. Por ejemplo se gastó mucho más para salvar los bancos, por la crisis financiera del 2008 que lo que se propone en la conferencia de París para salvar el clima. Y lo que se propone en París, según otra agencia de Naciones Unidas, es 10 veces menor frente a la necesidad. Si se ve el dinero que existe en los paraísos fiscales, con ello se podría financiar durante 6 años el programa más costoso que apruebe la agencia internacional de energía de naciones Unidas. Entonces, el dinero existe.
La humanidad tiene la posibilidad material de realizar los pasos necesarios, pero lo que no existe es la voluntad política. Por eso debemos trabajar para hacer cambiar la voluntad política individual de cada país, así como la voluntad colectiva de los países de las naciones unidas.

----

Entrevista publicada en el Boletín Punto de Encuentro, diciembre 2015

 

La amazonía en peligro, preocupémonos.

AmazoníaEstos días veía con mucha preocupación informaciones sobre la amazonia, que es el pulmón de nuestro continente y del mundo. Pero como todas las reservas naturales, de una u otra forma, se encuentran amenazadas por intereses económicos y políticos, y por la necesidad de explotar su riqueza de su flora y fauna.
La amazonia tiene un área de más o menos 7,01 millones de kilómetros cuadrados, que corresponde al 5% de la superficie de la tierra y al 40% de América Latina. Contiene 20% de la disponibilidad mundial del agua dulce no congelada; abriga el 34% de las reservas mundiales de bosques y una gigantesca reserva de minerales; 30% de las especies de la fauna y flora del mundo.
No sé si nos damos cuenta, pero parte de nuestro territorio también es amazónico, sin embargo muy pocas veces hemos escuchado una preocupación por parte de representantes de Estado. No obstante, en los últimos años muchos activistas medioambientales y también agentes de pastoral de varias iglesias han mostrado un interés para poder comprometerse en la defensa de esta riqueza natural.
Muchas instituciones de la región, promueven acciones conjuntas en torno a la preservación, conservación y cuidado del medio ambiente natural y humano en la Amazonía. El fundamento es porque no se trata solo de vegetación o fauna animal, sino también de grupos humanos, particularmente de pueblos indígenas a los cuales se les ha violentado todo derecho a tener la tierra y vivir en su hábitat natural. La Iglesia católica siempre ha hablado y ha obrado en relación a estas experiencias de promoción humana y dignificación del ser humano y su entorno. Eso lo expresaron a través de varios documentos.
Muchos agentes de pastoral y obispos han insistido en que debemos hacer una mayor presencia pastoral en las poblaciones y grupos humanos existentes en la Amazonía, con propuestas claras de diálogo intercultural y visión cristiana; seguir buscando un modelo de desarrollo alternativo, participativo, sostenible, integral y universal en torno a los temas de la Amazonía, basado en la ética que incluya la responsabilidad por una auténtica ecología natural y humana; hacer incidencia hacia la aprobación de políticas públicas con participación ciudadana que fomente el cuidado de la creación.
Eso quiere decir que hay mucha actividad, sin embargo no llega hasta oídos de muchos responsables de nuestros países latinoamericanos. Los conflictos violentos sobre los derechos de la tierra son comunes en la región, donde se sabe que agricultores y hacendados ricos contratan a hombres armados para intimidar a los indígenas a irse de tierras que el gobierno ha reservado para su uso.
Por eso últimamente hubo un encuentro en la amazonia brasileña, que reunió a obispos, laicos, coordinadores pastorales y responsables de varias organizaciones religiosas y laicas. En este encuentro se compartieron una serie de relatos muy dolorosos, voces proféticas, que piden a gritos, sobre la difícil situación en la que viven los pueblos indígenas, y la amenaza que viven sus tierras amazónicas. Ahí surgen nuevos desafíos pastorales, donde los actores sociales y las organizaciones sociales son parte de esta necesidad urgente.
Ciertamente, hay muchas causas que originan esta realidad. El Papa Francisco dijo: "el dominio del mercado único, el individualismo típico de la cultura actual y la violencia urbana que han destruido lazos y las relaciones tradicionales". Pero además existe una preocupación con relación a la naturaleza, esta es una obra de Dios, el Papa ha insistido hacia un "respeto y protección de toda la creación que Dios le ha confiado al hombre, no para que sea explotada indiscriminadamente, sino más bien para ser convertida en un jardín".
En este sentido hoy todos tenemos una preocupación por proteger y mirar la realidad de la amazonia. Por casa nos falta más esta reflexión. No podemos ignorar que en nuestros países existen territorios que deben ser protegidos, y por lo menos nominalmente los Estados los respetan. Pero como sabemos, muchas veces, las comunidades tradicionales han sido prácticamente excluidas de las decisiones sobre la riqueza de la biodiversidad y la naturaleza. La naturaleza ha sido objeto, y todavía lo es, de agresiones.

............................................

Escribe: Guillermo Siles Paz, OMI

La comunicación y el quehacer de la comunicación

Una referencia a las dos dimensiones de la comunicación
Ivonne Cevallos Rosales*

Para los comunicadores sociales la reflexión sobre la diferencia entre construir comunicación y desarrollar procesos de comunicación es fundamental, ya que afirma el valor del conocimiento.

La comunicación como condición inherente al ser humano facilita la acción de comunicar como un acto cotidiano que permite a los individuos reconocerse como seres sociales dentro de un grupo cultural determinado. Los seres humanos construyen significación, es decir, dan sentido/contenido a los objetos/signos a partir de un contexto cultural y social. Desde esta perspectiva la comunicación es un proceso constructor de sentido colectivo.

Efectivamente, ningún grupo humano puede arraigarse ni consolidarse si no ha configurado colectivamente un marco de referencia que le permita construir y entender la realidad y organizar su vida cotidiana y sus demandas sociales.

Desde esta comprensión de la comunicación todo ser humano es un comunicador/a en esencia.

El hecho de que la comunicación esté presente en la vida diaria ha ocasionado que se la interprete como una actividad que puede ser realizada por quien tenga la capacidad de "decir algo sobre algo". A partir de este punto de vista se piensa que los procesos de comunicación no necesitan estar amparados en ningún conocimiento formal, de ahí el criterio de que no se requiere un aprendizaje para "hacer" comunicación.

Esta interpretación equivocada obliga a precisar que la comunicación social es una disciplina que tiene parámetros teóricos-científicos, técnicos y éticos que amparan este quehacer. Es necesario puntualizar, además, que la comunicación en sus dos dimensiones -acción humana y disciplina científica- es definida desde visiones multidisciplinarias.

Como disciplina la definición de la comunicación como "mediación de saberes socialmente constituidos" permite ampliar su comprensión, ya que la interpreta como una acción mediadora entre el ámbito privado y el público (individual, grupal o social) que cumple el cometido de socializar, interiorizar, posicionar o difundir las construcciones colectivas de la sociedad.

La comunicación social, en consecuencia, genera procesos que promueven el desarrollo social y fortalecen la construcción de una sociedad equitativa y solidaria.

A partir de esta visión de la comunicación social, los comunicadores, formados profesionalmente, son los mediadores de los procesos de comunicación.

Estas reflexiones llevan a la necesidad de pensar a la comunicación dentro de una visión integral como proceso social. La socio-semiótica plantea que la comunicación tiene momentos de Generación, Producción, Circulación y Consumo de Sentidos, estos momentos son los que guían los procesos de desarrollo de comunicación y en consecuencia su accionar.

La información que ha sido el eje de la comunicación masiva y la que orienta al periodismo debe ser entendida como parte integrante de estos momentos de comunicación; así mismo todos los actos de comunicación que tienen a la construcción de discursos y mensajes como su resultado precisan entenderse como parte de un proceso integral.

Esta visión puede consolidar la propuesta de que la comunicación como proceso de construcción de sentido colectivo y como promotora de los saberes socialmente constituidos necesita de profesionales calificados (Periodistas, Planificadores de procesos organizacionales o sociales, Constructores de discursos y mensajes, entre otros) para consolidar procesos que promueven el desarrollo social en el que intervienen los espacios públicos y privados.

La comunicación como disciplina afianza sus acciones sociales, prestigia la labor del comunicador social y abre el camino para la investigación que amplíe su campo de gestión haciendo realidad su condición de eje transversal de todos los procesos sociales.

La gestión de la comunicación como un todo permitirá canalizar parámetros de veeduría social que garanticen que esta acción promotora de desarrollo contribuya a la constitución de una sociedad eminentemente democrática.

Avanzar en la reflexión y en una comprensión integral de la comunicación es una exigencia de esta época de cambios.

* MSc. Investigación de comunicación

La conmoción de los muros

Frei Betto*

En el 2009 se cumplirán veinte años de la caída del muro de Berlín, símbolo de la bipolaridad del mundo dividido en dos sistemas: capitalista y socialista. Ahora asistimos al declive de Wall Street (Calle del Muro), en la cual se concentran las sedes de los mayores bancos e instituciones financieras.
El muro que da el nombre a la calle de Nueva York fue levantado por los holandeses en 1652 y tirado por los ingleses en 1699. Nueva Amsterdam cedió su lugar a Nueva York.
El apocalipsis ideológico en el Este europeo, nunca previsto por ningún analista, fortaleció la idea de que fuera del capitalismo no hay salvación. Ahora bien, la crisis del sistema financiero derriba el dogma de la inmaculada concepción del libre mercado como única panacea para el buen desempeño de la economía.
Todavía no es el fin del capitalismo, pero quizás sea la agonía del carácter neoliberal que hipertrofió el sistema financiero. Acumular fortunas se convirtió en más importante que producir bienes y servicios. La burbuja especulativa se infló y de repente explotó.
Se repite, sin embargo, la vieja receta: después de privatizar las ganancias, el sistema socializa las pérdidas. Con lo cual se desmorona la cantilena de "menos Estado y más iniciativa privada". A la hora de la crisis se acude al Estado como tabla de salvación en forma de US$ 700 mil millones (el 5% del PIB de los EE.UU. o el costo de todo el petróleo consumido durante un año en dicho país), que serán inyectados para darle respiración al sistema financiero.
El programa Bolsa Hartura de Bush reúne garantía suficiente para erradicar el hambre del mundo. ¿Pero quién se preocupa de los pobres? Debido al aumento del precio de los alimentos, en los últimos doce meses el número de hambrientos crónicos subió de 854 millones a 950 millones, según Jacques Diouf, director general de la FAO.
¿Quién pagará la factura del Proer usamericano? La respuesta es obvia: el contribuyente. Se prevé el desempleo inmediato de 11 millones de personas vinculadas al mercado de capitales y a la construcción civil. Los fondos de pensión, descapitalizados, no podrán cubrir los derechos de millones de jubilados, sobre todo de quien invirtió en seguridad privada.
La restricción del crédito tiende a inhibir la producción y el consumo. Los bancos de inversión ponen sus barbas en remojo. Aumentarán los impuestos. El mercado quedará en régimen de libertad vigilada: sirve ahora el modelo chino de control político de la economía, y ya no el control de la política por la economía, como sucede en el neoliberalismo.
En 1967 J.K. Galbraith llamaba la atención sobre la crisis del carácter industrial del capitalismo. Nombres como Ford, Rockefeller, Carnegie o Guggenheim, ejemplos de personas emprendedoras, desaparecían del escenario económico para dar lugar a una amplia red de accionistas anónimos. El valor de la empresa se desplazaba del parque industrial a la Bolsa de Valores.
En la década siguiente Daniel Bell alertaba sobre la asociación íntima entre información y especulación, y advertía sobre las contradicciones culturales del capitalismo: el ascetismo (= acumulación) en choque con el estímulo consumista; los valores de la modernidad destronados por el carácter iconoclasta de las innovaciones científicas y tecnológicas; ley y ética en antagonismo cuanto más el mercado se constituye en árbitro de las relaciones económicas y sociales.
Si la caída del muro de Berlín trajo al Este europeo más libertad y menos justicia, introduciendo desigualdades lacerantes, la conmoción de Wall Street obliga al capitalismo a repensarse. ¿El casino global vuelve al mundo más feliz? Es obvio que no. El fracaso del socialismo real ¿significa la victoria del capitalismo virtual (real sólo para 1/3 de la humanidad)? Tampoco.
El fracaso del capitalismo no se mide por sus crisis financieras sino por la exclusión -de acceso a los bienes esenciales de consumo y a los derechos de ciudadanía, como alimentación, salud y educación- de 2/3 de la humanidad. Son cuatro mil millones de personas las que, según la ONU, viven entre la miseria y la pobreza, con un ingreso diario inferior a US$ 3.

Lo que hay que buscar con urgencia es otro mundo posible, económicamente justo, políticamente democrático y ecológicamente sustentable.

*Frei Betto es asesor de movimientos sociales y autor de "Calendario del poder", entre otros libros.

Quién es Frei Betto

El escritor brasileño Frei Betto es un fraile dominico. conocido internacionalmente como teólogo de la liberación. Autor de 53 libros de diversos géneros literarios -novela, ensayo, policíaco, memorias, infantiles y juveniles, y de tema religioso en dos acasiones- en 1985 y en el 2005 fue premiado con el Jabuti, el premio literario más importante del país. En 1986 fue elegido Intelectual del Año por la Unión Brasileña de Escritores.
Asesor de movimientos sociales, como las Comunidades Eclesiales de Base y el Movimiento de Trabajadores Rurales sin Tierra, participa activamente en la vida política del Brasil en los últimos 45 años. En los años 2003 y 2004 fue asesor especial del Presidente Luiz Inácio Lula da Silva y coordinador de Movilización Social del Programa Hambre Cero.

Traducción de J.L.Burguet

La crisis del Hijo del Hombre

Leonardo Boff *

La interpretación teológica de la muerte de Jesús en la cruz, como sacrificio por nuestros pecados, nos hace olvidar demasiado apresuradamente los reales motivos históricos que lo llevaron al tribunal religioso y político y finalmente al asesinato en la cruz. Cristo no fue simplemente la dulce y mansa figura de Nazaret. Fue alguien que usó palabras duras, no rehuyó polémicas y para defender la sacralidad del templo, usó también la violencia física. El contexto de su vida, como las investigaciones recientes han mostrado, es común al de los campesinos y artesanos mediterráneos, que vivían una resistencia radical pero no violenta contra el desarrollo urbano de Herodes Antipas y el comercialismo rural de Roma, impuesto en la Baja Galilea -tierra de Jesús- y que empobrecía a toda la población. Predicó un mensaje que supuso una crisis radical para la situación política y religiosa de la época. Anunció el Reino de Dios en oposición al reino de César y, en vez de la ley, el amor.

El Reino de Dios presenta dos dimensiones, una política y otra religiosa. La política, se oponía al Reino de César en Roma, que se entendía hijo de Dios, Dios y Dios de Dios, los mismos títulos que los cristianos van a atribuir más tarde a Jesús. Tal atribución a Jesús era intolerable para un judío piadoso y un crimen de lesa majestad para un romano. La otra dimensión, la religiosa, se llamaba apocalíptica y significaba que entre las perversidades del mundo se esperaba la intervención de Dios y la inauguración de un Reino de justicia y de paz. Jesús se afilia a esta corriente. Con una diferencia solamente: el Reino es un proceso que apenas ha comenzado, y se va se realizando a medida que las personas cambian sus mentes y sus corazones. Sólo al término de la historia ocurrirá el gran cambio, con un nuevo cielo y una nueva Tierra. Esa eutopía (realidad buena), no la Iglesia , es el proyecto fundamental de Jesús. Él se entiende como aquel que en nombre de Dios va a acelerar semejante proceso.

Esta concepción de Reino puso en crisis a los distintos actores sociales, los publicanos y saduceos, aliados de los romanos, la clase sacerdotal, los guerrilleros zelotas y, principalmente, los fariseos. Éstos son los opositores principales del Hijo del Hombre, pues en vez del amor predicaban la rigidez de la ley; en lugar de un Dios bueno, «Papá» (Abba), un Juez severo. Para Jesús, Dios es un Padre con características de madre misericordiosa.

Jesús hace de esta comprensión el centro de su mensaje. Entiende todo poder como mero servicio. Rechaza las jerarquías porque todos somos hermanos y hermanas, sin maestros ni padres. La crisis que suscitó, llevó a decretar su muerte en la cruz. Jesús entró en una aguda crisis personal, llamada por los estudiosos «la crisis de Galilea». Se siente abandonado por sus seguidores, vislumbra en el horizonte una muerte violenta, como la de los profetas. La tentación del monte Getsemaní alcanza el paroxismo: «Padre aparta de mí este cáliz». Pero también el propósito de soportar todo y de llevar su compromiso hasta el fin. En la cruz grita casi desesperado: «Dios mío, ¿por qué me has abandonado?». Aun así continúa llamándolo «Dios mío». La Epístola a los Hebreos afirma: «entre clamores y lágrimas suplicó a Aquel que lo podía salvar de la muerte». Versiones críticas antiguas dicen «y no fue atendido... a pesar de ser Hijo de Dios tuvo que aprender a obedecer por medio de sufrimientos» (5,7-8).

Su última palabra fue «Padre en tus manos entrego mi espíritu», expresión suprema de una confianza ilimitada. De hecho, Jesús es presentado como el prototipo de persona humana que soportó hasta el fin el fracaso del proyecto de vida, creyendo en un sentido radical incluso dentro del absurdo existencial. La resurrección mostró el acierto de tal actitud. Fue la base para proclamarlo más tarde como Hijo de Dios y Dios encarnado.

* Teólogo brasileño

La democracia en riesgo

Democracia participativaPor Washington Uranga.- La sucesión de acontecimientos producidos en el ámbito de la comunicación desde que asumió el gobierno de Mauricio Macri no constituyen apenas un problema sectorial, de un campo de actuación o de un grupo de personas afectadas por razones profesionales o vocacionales. Hoy en día, la comunicación y el ejercicio del derecho que está vinculado a la misma, está indisolublemente ligado a la democracia misma. No puede pensarse la democracia al margen de la comunicación democrática y la comunicación democrática, plural, diversa es condición esencial para una democracia que garantice la igualdad y la justicia de los ciudadanos.

"Hoy en día se considera que la comunicación es un aspecto de los derechos humanos. Pero este derecho se concibe cada vez más como el derecho a comunicar, y rebasa el derecho a recibir comunicación o a ser informado. Se estima pues, que la comunicación es un proceso bidireccional, cuyos participantes -individuos o colectivos- mantienen un diálogo democrático y equilibrado." El "hoy en día" de la cita resulta ya viejo por lo menos en el tiempo, aunque de ello aún no se han enterado (o no quieren darse por enterados) los nuevos gobernantes de la Argentina. La cita corresponde al documento de la Unesco titulado "Un solo mundo, voces múltiples" (también conocido como Informe MacBride) y data de 1980.

Solo para recordar. En el mismo texto se afirmaba que "el derecho a la comunicación constituye una prolongación lógica del progreso constante hacia la libertad y la democracia. (...) Todo el mundo tiene derecho a comunicar". Pero para hacerlo tienen que existir condiciones mínimas de viabilidad política y factibilidad operativa. Y corresponde al Estado -porque estamos frente a un derecho humano inherente también a la ciudadanía- garantizar tales condiciones. Si no hay pluralidad de voces, si se fomenta o facilita la concentración mediática, si se miente o se omite la información (aunque se hagan conferencias de prensa en las que se responde siempre sobre un libreto ensayado y aprendido) no solo se está violando un derecho sino que se atenta contra la democracia misma.

Escribían los expertos convocados por la Unesco en 1980:

"La diversidad y la elección del contenido de la comunicación son condiciones previas para la participación democrática. Todo individuo y todo grupo concreto deben estar en condiciones de formular juicios fundados en la más amplia gama posible de informaciones, mensajes y opiniones y tener la ocasión de compartir sus ideas con los demás." En síntesis, nuevamente; sin diversidad y posibilidad de elegir contenidos no hay democracia. Y tal elección no puede medirse con la vara del mercado ni dejar que la oferta y la demanda "regule" el tema. Lisa y llanamente porque la comunicación no es una mercancía, sino un bien cultural al que todos los ciudadanos tienen que acceder como derecho, de la misma manera que a la salud, a la educación y al trabajo remunerado con un salario justo.

Miente también el dirigente político o el funcionario (incluyendo también al Presidente) que mira para el costado, se hace el distraído o afirma no tener ninguna responsabilidad cuando una empresa privada deja sin trabajo a un periodista por razones de su posicionamiento político o editorial. Mucho más grave aún cuando todos los indicios ponen en evidencia que estas medidas represivas contra la libertad de expresión están promovidas y aplaudidas por la misma autoridad política.

"La variedad y la posibilidad de escoger el contenido de la comunicación es una necesidad en un sistema democrático, aunque no sea la única, y aunque esta condición no garantice automáticamente la democratización. Todo individuo debe tener la posibilidad de formarse su propia opinión a partir de una amplia gama de informaciones y de la presentación de puntos de vista diversos", seguía diciendo la Unesco hace más de 35 años en aquel documento que hoy, con tristeza y preocupación, todos los argentinos deberíamos repasar para cotejar con lo que está ocurriendo frente a nuestras narices.

Como se dijo, las citas que anteceden no responden a ningún pronunciamiento reciente. No son parte de declaraciones políticas de grupos ultra y tampoco de voceros del gobierno saliente. No expresan tampoco la plataforma de una confabulación contra el gobierno que desde el 10 de diciembre se hizo cargo del Poder Ejecutivo. Pero sirven para echar luz sobre las determinaciones adoptadas en materia de comunicación (...coincidentes también con medidas tomadas, bajo el mismo sesgo ideológico, en casi todas las áreas). Avasallamiento de la diversidad, promoción de la concentración mediática, aliento de la censura, atropellos a la libertad de expresión. Con todo ello lo que se hace es atentar contra la democracia y la república, palabras con las que se llenan la boca impúdica y falazmente todos y cada uno de los funcionarios del gobierno del PRO. Porque el derecho a la comunicación está siendo violado, la democracia está en riesgo.

......

Compartido por www.pagina12.com.ar

La encíclica ecologista y las luchas de los pueblos

amazoniaPor Silvia Ribeiro*.- La Encíclica del papa Francisco "Laudato Si -sobre el cuidado de la casa común" publicada el 18 de junio, es un parteaguas en muchos sentidos. Es un fuerte llamado a parar la devastación ambiental y el cambio climático, a cuidar a nuestra hermana madre Tierra y reconocer los derechos de quienes mejor cuidan de ella: las comunidades campesinas e indígenas, las economías solidarias locales, rurales y urbanas.

Anota la conexión directa entre destrucción ambiental y social con el paradigma tecnocrático globalizado, sustentado por una minoría que desde las finanzas domina las políticas nacionales e internacionales en su beneficio, en desmedro del bien común y abusando los bienes comunes. Refleja además un hito por la relación con los movimientos sociales.

El Papa no elaboró la encíclica encerrado en su cúpula: desde que inició su mandato, buscó interacción directa con actores sociales y movimientos populares del mundo. Con la interlocución del Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra de Brasil (MST), de la organización campesina global Vía Campesina y de organizaciones de trabajadores precarios y economía solidaria en Argentina -con quienes Bergoglio se relacionaba desde antes- se consolidó en octubre 2014, un Encuentro Mundial de Movimientos Populares con el papa Francisco, bajo el lema Tierra, Techo, Trabajo: tierra para sembrar, techo para vivir y trabajo digno.

El Consejo Pontificio de Justicia y Paz y la Pontificia Academia de Ciencias co-organizaron el encuentro, respetando la autonomía de los movimientos. Asistieron cerca de 200 delegadas y delegados de organizaciones de todo el mundo, principalmente campesinas, sindicatos y organizaciones de economía popular, movimientos de los sin techo, así como organizaciones invitadas por los movimientos, como el Grupo ETC. Los participantes representaron una diversidad de credos religiosos y otras posturas filosóficas. Al encuentro llegó también Evo Morales, presidente de Bolivia.

Ignacio Ramonet la llamó una jornada histórica (La Jornada, 31/10/2014). Fue un intercambio franco y abierto, donde los movimientos colocaron preocupaciones y propuestas sobre tierra, trabajo y techo, inequidad global, devastación ambiental, ecologismo de los pueblos, explicaron el rol vital de los campesinos en la alimentación y para enfriar el planeta, denunciaron falsas soluciones al cambio climático como mercados de carbono, geoingeniería, y muchos otros puntos. El Papa respondió valorando la lucha de los pobres contra la injusticia y en su respuesta adelantó varios puntos que ahora vemos en la Encíclica. (movimientospopulares.org)

En el último año, el Papa recibió un documento sobre impactos de agrotóxicos y transgénicos, firmado por nueve científicos y expertos de renombre mundial, incluyendo a Andrés Carrasco, Elena Álvarez-Buylla, Rubens Nodari, Pat Mooney y Vandana Shiva, invitados a esta tarea por el MST, Brasil. (ver aquí). A iniciativa de redes de justicia climática de Asia, y líderes religiosos de Asia y África, recibió otro documento sobre cambio climático, con análisis, propuestas y alternativas desde las organizaciones.

El Papa escuchó diversas fuentes, como los informes del panel intergubernamental sobre cambio climático (IPCC) y otros. Por su parte, la Pontificia Academia de Ciencias, tiene historia en colaborar con científicos cercanos a las transnacionales de agronegocios, petroleras y otras, incluyendo promotores de transgénicos, geoingeniería y filantrocapitalistas. También ellos actuaron este año intentando influir en el proceso.

La encíclica afirma el rol crucial de los movimientos populares, organizaciones ambientalistas y otras de la sociedad civil de abajo, a quiénes da el crédito de poner sobre las mesas de discusión nacional e internacional, los temas de las crisis climática y ambiental. Afirma que los campesinos alimentan a la mayoría de la humanidad, con muy poca tierra, agua y combustibles, y que junto a las comunidades indígenas, son los principales actores que mantienen la diversidad biológica y cultural, hechos que define claves para la sobrevivencia de todos y del planeta.

Condena los oligopolios alimentarios y la producción de semillas estériles (semillas Terminator), que condenan a los agricultores a la dependencia. Confirma que los transgénicos han significado expulsar muchos pequeños agricultores de sus tierras. Igualmente, condena la ambición de las empresas mineras y otras que invaden y expulsan a las comunidades de sus territorios, y afirma que La desaparición de una cultura puede ser tanto o más grave que la desaparición de una especie animal o vegetal. La imposición de un estilo hegemónico de vida ligado a un modo de producción puede ser tan dañina como la alteración de los ecosistemas. Es contundente su crítica a la noción dominante de progreso y al paradigma tecnocrático imperante, pero rescata que ciencia y tecnología tienen un papel a jugar, si actúan comprometidamente a favor del bien común y no de las minorías.

La encíclica afirma la gravedad del cambio climático y llama a enfrentarlo urgentemente, advierte sobre la erosión de la biodiversidad, la contaminación de suelos, agua, aire y sobre todo de la gente, por el uso indiscriminado de agrotóxicos y otros contaminantes, denuncia la urbanización e industrialización para ganancia de las minorías, la sobre-explotación de recursos naturales, la cultura del descarte y el sobreconsumo, que coexiste con gran cantidad de pobres. Hay mucho para reflexionar. Una próxima parada en este intercambio será el II Encuentro de Movimientos Populares con el Papa, en Bolivia del 7 al 9 de julio.

----------

* Silvia Ribeiro, Investigadora del Grupo ETC

Fuente: La Jornada

La escucha que potencia la palabra

Washington UrangaPor Washington Uranga.- No resulta fácil reflexionar hoy sobre el periodismo, aunque la conmemoración invite a hacerlo. Poco hay, sin embargo, para celebrar. Toda celebración se obnubila por la disminución de los puestos de trabajo, por los despidos en los medios y por la precarización del trabajo de los periodistas. Pero eso requeriría un tratamiento especial y específico por aparte y en sí mismo.

El periodismo atraviesa una etapa difícil de su historia. Hay reconfiguraciones que provienen de las transformaciones en la industria de la comunicación, pero simultáneamente existe un desplazamiento de la política al ámbito de la comunicación con todas las connotaciones que ello suma a la labor profesional de los periodistas. No habría que perder de vista que el escenario político argentino, dada la polarización de las posiciones, le agrega algunos ingredientes que hacen especialmente complejo este último aspecto.

Para no entrar en el debate sobre el periodismo independiente o no, habría que comenzar recordando que antes que periodistas (se aplica de la misma manera para abogados, arquitectos, médicos...) quienes ejercemos esta profesión somos ciudadanos y como tales tomamos opciones -tenemos la responsabilidad de hacerlo- que son también políticas. Entonces es casi ridículo seguir pretendiendo la independencia y mucho menos la objetividad. Abandonemos de una vez y para siempre este debate estéril y sin sentido. Somos ciudadanos políticos y el ejercicio de nuestra profesión no puede alejarnos de esta condición.

Lo único que se nos puede exigir y demandar es veracidad y honestidad en el manejo de la información. Aunque usemos criterios de selección que, sin duda, responden a nuestro discernimiento político. No nos debemos arrepentir de ello; sí transparentarlos con honestidad. Lo triste es que muchos y muchas que niegan actuar de esta manera, utilizan el periodismo para generar operaciones o se prestan a ellas. Mienten a sabiendas. Esa sí es una conducta reprochable y reñida con la ética. Dejo por su cuenta, estimado lector, hacer una lista -que puede llegar a ser extensa- de quienes en nuestro medio incurren en esas conductas. Lamentablemente lejos de haber sanciones éticas para quienes así proceden, vastos sectores de la sociedad siguen calificando a estas personas como "profesionales reconocidos".

Es indudable que la información es fuente de poder y que quienes trabajamos con la información como materia prima ejercemos una cuota de poder. No se trata de negar esta realidad evidente. Sí de preguntarnos honestamente qué hacemos con ese poder, en favor de quien lo jugamos, sabiendo que cada noticia se divulga tiene un potencial pedagógico y educativo, para promover el cambio o para perpetuar la injusticia. Aquí está el verdadero dilema ético. No en manifestarse independiente sino, por el contrario, en comprometernos como ciudadanos-periodistas en la construcción de una sociedad cada día más justa, más igualitaria en la que el ejercicio del derecho a la comunicación es un eje fundamental.

Y esto último solo se logra haciendo de la profesión de periodistas y comunicadores una vocación volcada hacia la participación, un modo de facilitar circuitos virtuosos de diálogo entre actores diferentes en la sociedad. Para hacerlo, quienes nos desempeñamos en este oficio, tenemos que aprender cada día que, aún más importante que decir, es escuchar. Solo si abrimos nuestros oídos mediante la escucha atenta de todos los actores sociales, plurales y diversos, nuestra labor como periodistas y comunicadores podrá responder a las necesidades de los actores ciudadanos y transformarse en un aporte valioso a la sociedad y al sistema democrático.

Compartido por www.pagina12.com.ar

 

La esperanza como actitud crítica

Frei Betto*

La esperanza es una de las tres virtudes teologales, junto a la fe y al amor. Rima con confianza, término que deriva de fe: quien cree, espera; y quien espera, cree. Esperar es confiar.

Vivimos en un momento nuevo de la historia de América Latina. Con la elección de gobiernos democrático-populares, la esperanza da señales de transformarse en realidad. Hay esperanza de que se dé prioridad a las cuestiones sociales y se reduzcan significativamente las desigualdades que caracterizan al Continente.

Para Jesús la esperanza está delante, en el Reino de Dios, marcando el fin y la plenitud de la historia, y no en la cima, como postura verticalista de quien ignora la existencia de este mundo o la rechaza. Hoy la expresión Reino de Dios tiene una connotación imprecisa, metafórica. Sin embargo se puede imaginar lo que significa hablar de esto en pleno reino del César... No hay duda de la resonancia política del término, pues Jesús se atrevió a anunciar otro Reino distinto al de César y, por lo tanto, pagó con su vida.

Hoy la esperanza tiene una connotación secular: la utopía. Es curioso observar que, antes del Renacimiento, no se hablaba de utopía. Ésta resultó de la desacralización del mundo, de la muerte de los dioses, y por tanto de la necesidad de proyectar o visualizar el mundo futuro. En la medida en que el ser humano, con la llegada de la modernidad, comenzó a dominar los recursos técnicos y científicos que interfieren en el curso de la naturaleza y mejoran nuestra convivencia social, surgió la necesidad de entrever el modelo ideal, así como el artista que hace una escultura lleva en su cabeza o en el papel el diseño de la obra terminada. Como afirmó Ernst Bloch, la razón no puede florecer sin esperanzas, y la esperanza no puede hablar sin razón (Karl Marx, Bolonia, 1972, 60).

El marxismo fue la primera gran religión secular, capaz de traducir la esperanza en sociedad ideal. Él introdujo en la cultura occidental la conciencia histórica, la percepción del tiempo como proceso histórico, hasta el punto de que el ser humano pasó a prefigurar su existencia, ya no en referencia a los valores subjetivos, sino al devenir, luchando contra los obstáculos que, en el todavía no, impiden la realización de lo que se espera como ideal liberador.

Para el cristiano la utopía del Reino supera las utopías seculares, sean ellas políticas, técnicas o científicas. Se espera, en este mundo, la realización plena de las promesas de Dios, lo que plenifica y transfigura el mundo. De ese modo, a la luz de esas promesas citadas en la Biblia el cristiano mantiene siempre una postura crítica frente a toda realización histórica, así como ante los modelos utópicos. El hombre nuevo y el mundo nuevo son resultados del esfuerzo humano a través del don de Dios que, en última instancia, los llevan al ápice. En otras palabras, quien espera en Cristo no absolutiza nunca una situación adquirida o a ser conquistada. Todo avance es relativo y, por tanto, susceptible de perfeccionamiento, hasta que la Creación retorne al seno del Creador. Pues Dios realiza progresivamente, en la historia humana, su salvación.

La esperanza se basa en la memoria. Quien espera, rememora y conmemora. Nuestro Dios no es uno más del Olimpo politeísta. Es un Dios que tiene historia y guarda memoria: Yavé, el Dios de Abrahán, de Isaac y de Jacob. Es esa memoria la que alimenta la conciencia crítica, conciencia de la diferencia, de la inadecuación, el todavía no. Pues la utopía cristiana se sustenta en la promesa de Dios. Por eso, la esperanza cristiana no teme lo negativo, las vicisitudes históricas, el fracaso. Es una esperanza crucificada, que se abre a la perspectiva de la resurrección.

En esperanza ya estamos salvados. Ver lo que se espera ya no es esperar: ¿cómo se puede esperar lo que ya se ve? Pero si esperamos lo que no vemos es en la perseverancia que lo aguardamos (Romanos 8, 24-25). Como dice la Carta a los hebreos, la fe es un modo de poseer ya aquello que se espera, es un medio para conocer realidades que no se ven (11, 1). Si la fe ve lo que existe, la esperanza ve lo que existirá, decía Péguy. Y añadía: el amor sólo ama lo que existe, pero la esperanza ama lo que existirá... en el tiempo y por toda la eternidad.

La esperanza es el caminar en la fe hacia su objeto. La fe nos da la certeza de que Jesús venció a la muerte; la esperanza, el aliento de que venceremos las señales de muerte: la injusticia, la opresión, el prejuicio, etc. Ese proceso no es continuo, pues somos prisioneros de la finitud, aún llevando la Infinitud en nuestros corazones. Por eso, el caminar está entremezclado de dudas y dolores, conquistas y alegrías, pero sabe que, si camina por los senderos del amor, tiene a Dios como guía.

Frei Betto es escritor, autor de "Alfabeto. Autobiografía escolar", entre otros libros.

QUIÉN ES FREI BETTO

El escritor brasileño Frei Betto es un fraile dominico. conocido internacionalmente como teólogo de la liberación. Autor de 53 libros de diversos géneros literarios -novela, ensayo, policíaco, memorias, infantiles y juveniles, y de tema religioso en dos acasiones- en 1985 y en el 2005 fue premiado con el Jabuti, el premio literario más importante del país. En 1986 fue elegido Intelectual del Año por la Unión Brasileña de Escritores.

Asesor de movimientos sociales, camo las Comunidades Eclesiales de Base y el Movimiento de Trabajadores Rurales sin Tierra, participa activamente en la vida política del Brasil en los últimos 45 años. En los años 2003 y 2004 fue asesor especial del Presidente Luiz Inácio Lula da Silva y coordinador de Movilización Social del Programa Hambre Cero.

Traducción de J.L.Burguet

 

La guerra climática: Implicancias para América Latina

Guerra climáticaPadre José María Rojo*.- Hablar de "guerra" no es cosa intrascendente: batallitas y hasta batallas podemos tenerlas cada día e, incluso, arriesgarnos a perderlas. Pero cuando hablamos de "guerra", esas son palabras mayores. Sí, estamos convencidos de que se trata de eso, de una guerra donde nos jugamos demasiado como para permitirnos el lujo de poder perderla.

Y una "guerra climática". ¿Se tratará de protegernos del frío con mejores tejidos? ¿o de fabricar más paraguas para no mojarnos? ¿o inventar nuevas cremas que nos protejan del sol en nuestras playas? No, no se trata de eso, sino de las condiciones del clima que pueden variar tanto (ya está sucediendo) que cambie sustancialmente la composición geográfica del continente y con ello enormes consecuencias para todo tipo de vida (no solo la humana) y para el desarrollo sociocultural de sus habitantes.

Han saltado las alarmas y no podemos cerrar los ojos ni esconder la cabeza en tierra como el avestruz: tenemos que mirar de frente al enemigo y trazar una estrategia eficaz para ganar la guerra. De eso se trata.

La realidad: riqueza y peligro

El Sub Continente Latino Americano destaca por la gran riqueza ecológica que ofrece en 33 países de lo más variado: desde el gran Brasil a multitud de diminutas islas sembradas en los grandes océanos. Rica en recursos naturales, la región contiene aproximadamente un 23 % de los bosques y selvas del mundo, un 31 por ciento del agua dulce disponible y 6 de las 17 mega-diversidades del planeta (es decir, grupos de países que albergan la mayor cantidad de biodiversidad, de especies vivas -Perú es uno de los mejores ejemplos-).

Es un hecho, es incontestable, esa enorme riqueza con que contamos (UNEP 2010b). Pero igualmente es un hecho que esa riqueza está seriamente amenazada. Si decíamos que han saltado las alarmas es porque hay signos más que evidentes de que eso es así. Cuatro ejemplos solos nos lo ilustran fácilmente:

a)La selva amazónica, que es la masa forestal más importante del mundo (7 millones de kilómetros cuadrados y la alta biodiversidad que este ecosistema posee). Es considerado el "pulmón del mundo", generando oxígeno y absorbiendo el dióxido de carbono y otros gases contaminantes. Además regula parte del clima del planeta, por lo que si se producen cambios profundos en este ecosistema las consecuencias afectarían a todo el planeta.

Desde hace décadas se viene reduciendo la selva por deforestación, destrucción e incendios, todo por razones económicas: acrecentar la superficie para desarrollar la agricultura, la ganadería, la explotación forestal (maderera), construcción de represas y rutas, producción de "bio-combustibles", etc. Hemos perdido ya casi el 20 % de la Amazonía, principalmente en Brasil y no parece haber mucha voluntad de echarle el freno...

b) Las explotaciones mineras: de todos es conocido que la región ha sido y es inmensamente rica en recursos minerales. Desde la conquista hasta hoy no se han dejado de explotar y no cabe duda que -para varios países- han sido el principal colchón frente a la última crisis (favorecido por el desarrollo de las grandes economías asiáticas que han demandado y demandan gran cantidad de minerales). Son tentadoras y apetitosas esas enormes masas de minerales (cobre, hierro, plomo, estaño, plata, oro,...) para ser extraídos muchas veces a cielo abierto... ¡Las ganancias son inmensas! Y por ello el no tener en cuenta ni los derechos de los habitantes del lugar a sus tierras ancestrales, ni el destrozo de millones de hectáreas, ni la contaminación de ríos y acuíferos, ni la destrucción de lagunas y diversos hábitats, etc. es un crimen de lesa humanidad. Perú y Guatemala (por poner solo dos de los ejemplos más conocidos) han sido testigos de la férrea resistencia de las comunidades ante la voracidad de las empresas (con la descarada protección de los estados). Detrás quedará destrucción y muerte, como siempre.

c) El ya tristemente famoso "Canal Interoceánico de Nicaragua", planeando arrasar con la biodiversidad de medio país y sin tener en cuenta para nada la vida y los intereses de todas las comunidades rurales que han cuidado la región desde tiempo inmemorial. Para el presidente Daniel Ortega parecería que cuentan mucho los millones del empresario de las comunicaciones de Asia, el chino Wang Jing (en este momento a la baja) y nada la ecología de todo un país que será dividido en dos.

d) Otra de las grandes riquezas ecológicas, son los hielos de la Antártida Argentina y los nevados de toda la cordillera de los Andes y sus reservas acuíferas, cada día más reducidas. El hielo de las cumbres de la Cordillera Blanca, la mayor cadena de nevados tropicales del mundo, está acusando fuertemente los efectos del "cambio climático". Pongamos el caso del Perú: se ha perdido, por lo menos, 22 % de su superficie glaciar desde 1970 y el deshielo está acelerándose, según el Instituto Nacional de Recursos Naturales (INRENA). El emblemático nevado Pastoruri -una de las joyas del turismo peruano- agoniza lentamente debido al calentamiento global que azota al mundo. La superficie glaciar del nevado en 1995 era de 1,8 kilómetros cuadrados, pero en 2001 ya había perdido medio kilómetro y el año pasado sólo tenía 1,21 kilómetros cuadrados. "De continuar esta situación puede desaparecer en diez años", se afirma. Ello nos lleva a pensar en el servicio de agua potable y "sanitarios" a un continente con ya 79 % de población urbana y con mega-ciudades, como Lima, ubicadas en un desierto sin apenas agua...

La guerra se ha desatado hace tiempo y el peligro es grave para una riqueza natural invalorable y, directamente, para los más de 600 millones de habitantes del subcontinente. Es necesario preguntarnos la parte de responsabilidad que nos toca a la sociedad civil y a cada uno en este "dejar hacer", que nos ha conducido a esta situación ya insostenible. Y, por supuesto, encarar con fuerza a los gobiernos por su insensibilidad, indolencia y entreguismo (con frecuencia interesado) frente a las grandes empresas transnacionales. Se exige un cambio de timón.

Mirando al futuro

En estos momentos están reunidos los dirigentes de todo el mundo en París-Francia, en una Cumbre que, esperamos, coja el toro por los cuernos y apunte a soluciones reales y definitivas al problema grueso del cambio climático. Sabemos que está siendo muy difícil. Una de las cuestiones es respecto al hecho de que hay que intervenir en todos los países, pero ni todos han contaminado lo mismo, ni todos pueden aportar lo mismo a la solución (proporcionalmente). Es obvio, por lo tanto, que los países más desarrollados y con más capacidad arrimen más el hombro. Y ahí, América Latina y el Caribe tienen el derecho de exigir se les ayude en serio en la parte que les toque para corregir la contaminación y para propiciar un cambio de modelo de desarrollo. Si durante siglos hemos facilitado el desarrollo de las grandes potencias, permitiendo la explotación irracional de los recursos, justo es que ahora sean ellas las que nos ayuden a ese cambio necesario ¡para beneficio de todos!

Por poner un solo ejemplo, si fue Estados Unidos (y sus transnacionales petroleras) quienes obligaron al continente a basarlo todo en el desarrollo de carreteras para buses y camiones (destruyendo la incipiente red ferroviaria en muchos países) justo es que ahora sean ellos mismos los que ayuden a que se desarrollen las energías alternativas al petróleo: la solar y la eólica. Pensando en Perú (lo que más conozco), en eso somos super-ricos: sol y aire nos sobran todos los días del año. Y lugares para colocar la infraestructura, no digamos: hay miles y miles de hectáreas. sin tener que arrancar una hierba ni molestar a un pájaro o a una mariposa... El Perú solo no puede, por supuesto.

Y así en cada país, si hablamos de agricultura apropiada a cada lugar, de razonable desarrollo y consumo de productos marinos, de cambio de sistemas de transporte, de aprovechamiento de los escasos recursos hídricos, de reforestación..., Es de justicia pedir que, por el bien de la humanidad, quienes más tienen y más pueden pongan más en la mesa ¿Serán capaces de entenderlo y hacerlo?

Una palabra desde la Fe

La región de la que hablamos es mayoritariamente "cristiana". Y, con todo derecho, podemos plantear que en este tema tan importante, la fe y la ética tienen una palabra importante. Los cristianos creemos en un Dios que tuvo un plan, un sueño al que nunca renunció: una casa común hermosa y buena en la que todos sus habitantes (todos los seres vivos) vivieran en un ambiente adecuado y en armonía. Lo tenemos en el relato simbólico del paraíso; en diversos relatos proféticos presentándonos verdes los desiertos y compartiendo pacíficamente la vida animales y personas todos; lo tenemos en la imagen de los "cielos nuevos y tierra nueva" (Isaías y Apocalipsis): una nueva sociedad con alegría y sin explotación, justa y fraterna y lo tenemos en el anuncio de la primera Navidad: "Les traigo una Buena Noticia que será alegría para todo el pueblo".

Los cristianos no podemos dudar de que la voluntad del Dios en el que creemos es esa: que vivamos felices y en paz con nosotros y con toda la creación. El Papa Francisco en la encíclica Laudato Si nos lo ha repetido clarísimo: es preciso una "conversión ecológica" un mirar a la "casa común" para cuidarla y para crear condiciones apropiadas para todos los inquilinos vivientes (vegetales, animales y personas). Pero nos ha dicho igual de claro que el sistema en el que estamos, el modelo económico que impera ya no da más, no se aguanta y que por lo tanto se necesitan -urgente y de absoluta necesidad- dos cosas: para todos y cada uno, un nuevo estilo de vida (que en todo tenga en cuenta lo ecológico) y romper con el modelo neoliberal, que tiene a la ganancia como ley suprema (como dios, en el fondo) y que se basa en la loca cadena de producción-consumo-producción...arrasando con todo (como si los recursos fueran ilimitados) y creando necesidades artificiales para seguir produciendo y seguir ganando... ¡unos pocos! y generando millones de toneladas de desperdicios tóxicos cada día.

Sobre todo a los cristianos se nos pide estar a la altura y sabemos que, para nosotros, eso no es opcional, ¡es obligatorio si queremos llamarnos cristianos!

 

* Sacerdote católico, integrante de la Asociación Peruana de Comunicadroes, SIGNIS Perú.

Artículo publicado en el Boletín Punto de Encuentro, diciembre 2015

 

 

La memoria y la transición política peruana actual

ELECCIONES PERULa reciente campaña electoral en el Perú ha develado una vez más las grietas éticas y paradojas de nuestra memoria colectiva, desde las cuales construimos nuestro sentido de nación y afirmamos nuestra identidad ciudadana.

El nuevo escenario político es éticamente interpelante. El fujimorismo no solo estuvo a punto de asumir la administración gubernamental, sino que ha logrado obtener 71 representantes para el nuevo parlamento peruano. Quienes venimos trabajando desde hace ya varios años en esfuerzos educativos promoviendo la democracia y creando conciencia en torno a la construcción de una sociedad que desprecie el autoritarismo, es no solo preocupante sino interpelante en términos de la afirmación de nuestra aun débil democracia.

En ese sentido, el proceso electoral puso en juego no solo nuestra estabilidad política como sociedad democrática, sino también la afirmación o anulación de nuestra memoria colectiva.

Pero, al mismo tiempo, es importante mencionar que se abre una luz de esperanza porque al final de la jornada electoral, se logró algo inimaginable. En las marchas ciudadanas, los medios de comunicación y particularmente en las redes sociales, apreciamos la reactivación do una potente voz ciudadana, liderada especialmente por jóvenes, ciudadanos contestatarios que se resisten a voltear la página y a aceptar que vuelvan a apropiarse del poder aquellos que destruyeron los cimientos éticos del país, aquellos que en nombre de una mal entendida estrategia de pacificación, hicieron de la violación de los derechos humanos una práctica consentida y legitimada.

La movilización de decenas de miles de indignados, en casi todas las regiones del país, convirtieron la campaña electoral en una contienda que hizo que no se redujera a la lucha de dos candidatos por alcanzar la presidencia del país. La campaña -trasladada a los escenarios públicos no tradicionales, allí donde las voces ciudadanas se expresan más allá de los discursos y los debates políticos tradicionales -tuvo un giro político alentador.

Se trató, en primer lugar, de una gran cruzada nacional para impedir que el modelo autoritario y legitimador del atropello se enquistara nuevamente en el Estado. Por ello, el grito de "dictadura nunca más" o "democracia si, dictadura no" se convirtieron no solo en frases pronunciadas en el calor de la movilización. Se convirtió en un sentimiento ético que clamaba por una sociedad sostenida sobre cimientos de verdad y justicia.

En segundo lugar, este escenario puso en juego la contienda entre la afirmación y la defensa de dos lógicas de reactivación de nuestra memoria colectiva. Por un lado, la memoria de los salvadores y mesiánicos que plantean la posibilidad de empeñar los valores democráticos a cambio de instaurar una era de paz a costa de desapariciones, violaciones y atropello de los derechos. Por otro lado, la memoria para la reconciliación que se abre a valores ciudadanos, exigiendo el respeto a la dignidad humana como fundamental para construir una sociedad sin atropellos y exclusiones.

La segunda lógica nos sigue planteando una permanente demanda ética para resistir a las políticas del olvido. Por ello, el rotundo "no al autoritarismo" nos recuerda que uno de los nuestros fue desaparecido, asesinado, violado, torturado, encarcelado, excluido. Nos recuerda que el saldo del conflicto interno armado registra 70 mil muertos y 16 mil desaparecidos en el Perú, eso que perversamente algunos siguen llamando excesos y costos sociales de la guerra. Esta es la realidad que la candidata del fujimorismo y sus seguidores, en plena campaña electoral, nos invitaban a olvidar, llamándole odio a cualquier discurso de resistencia al modelo que intentaban volver a instaurar, evadiendo cínicamente su responsabilidad y, lo que es más, pidiéndonos que los premiemos con nuestro voto.

El comportamiento del movimiento fujimorista, particularmente en las últimas semanas de la campaña, nos volvió a recordar que aquella ideología política, aquella cosmovisión del poder aún está viva. Una evidencia de esto fue el tipo de aliados que sumo la cuidadita fujimorismo para ganar los votos que le faltaban para legar al poder. Mineros ilegales, que para lograr sus intereses violan y desafían la institucionalidad, opera- dores políticos capaces de falsificar una prueba para revertir una denuncia, grupos evangélicos fundamentalistas e integristas para quienes el bien común importa poco y la imposición de sus dogmas es lo que vale. Los demás eran satanizados y estigmatizados.

Por todo esto, en el proceso electoral reciente, el "no al fujimorismo" tuvo un significado ético histórico. Los ciudadanos que antepusieron sus interés ideológicos y partidarios, emprendieron una cruzada pedagógica en la que afirmaron pública- mente las ganas de construir una sociedad sobre los cimientos de una ética nueva, no aquella de la cultura de la violación de los derechos, sino esa que busca superar la deshumanización para construir nuevos sentidos de comunidad, de ciudadanía, en el que nuestra indignación frente al atropello y la violencia no se desactive.

Por ello, en este nuevo proceso, en el que la democracia a ser reconquistada, necesitamos seguir activando y reactivando redes de resistencia, contagiando a otros para defender nuestra dignidad individual y colectiva. El fujimorismo ha vuelto recargado, para legitimar, desde el parlamento, la cultura de la impunidad y de la amnesia, de las medias verdades y de la memoria sesgada, que coincide, en el fondo, con la lógica del terrorismo que supuestamente condena.

Pero, la movilización de los colectivos ciudadanos también será vital en un contexto en el que el modelo económico neoliberal parece encontrar cierto consenso entre la nueva administración gubernamental y el proyecto fujimorista.

En medio de un escenario en el que los autoritarismos, integrismos y neoliberalismos parecen reafirmarse en el poder, es esperanzador ver reactivada a la colectividad ciudadana que se afirma desde la utopía profética, desde la indignación que mueve a buscar una sociedad mejor.

Precisamente, como nos recuerda Cecilia Tovar, la indignación ética ha sido el motor de muchos cambios en la historia, en el que grupos ciudadanos, como los sindicatos, movimientos de mujeres y jóvenes, iglesias y comunidades de fe liberacionistas han participado activamente.

Estos últimos tienen hoy un reto mayor en esta coyuntura, porque pueden contrarrestar las apuestas integristas religiosas -que también se reactivaron en la campana electoral - que buscan incidir en las políticas públicas para construir modelos que lesionan los derechos y la laicidad del Estado, Tovar nos recuerda que la Teología de la Liberación plantea precisamente que la relación entre fe y política no se da al nivel de las ideologías sino a través de las utopías, a las que de hecho el cristianismo ha contribuido históricamente, y a las que sigue aportando hoy una esperanza que no se resigna ni se desanima ante el mal en la sociedad.

Este artículo fue escrito por Rolando Pérez para la revista Punto de Encuentro, agosto 2016. 

Rolando Pérez es profesor de la Pontificia Universidad Católica del Perú

La misteriosa tarjeta de Navidad

 

Leonardo Boff - teólogo brasileño*

 

La Navidad es la fiesta de los niños y del divino Niño que se esconde dentro de cada adulto. Es enormemente inspiradora la creencia de que Dios se acercó a los seres humanos en forma de niño. Así nadie puede alegar que es sólo un misterio insondable, fascinante por un lado y aterrador por el otro. No. Se aproximó a nosotros en la fragilidad de un recién nacido que lloriquea de frío y busca hambriento el pecho materno. Tenemos que respetar y amar esta forma con la que Dios quiso entrar en nuestro mundo, por la parte de atrás, en una gruta de animales, en una noche oscura y llena de nieve, «porque no había lugar para él en las posadas de Belén».

Todavía más consoladora es la idea de que seremos juzgados por un niño, y no por un juez severo y escrutador. Lo que un niño quiere es jugar. Forma inmediatamente grupo con los demás niños, pobres, ricos, asiáticos, negros, rubios... Es la inocencia original que todavía no conoce las malicias de la vida adulta.

El divino Niño nos introducirá en la danza celeste y en el banquete que la familia divina del Padre, Hijo y Espíritu Santo prepara para todos sus hijos e hijas, sin excluir a aquellos que un día fueron desgarrados por el sufrimiento.

Estaba reflexionando sobre esta realidad bienaventurada cuando un ángel de aquellos que cantaron a los pastores en los campos de Belén se me aproximó espiritualmente y me entregó una tarjeta de Navidad. ¿De quien sería? Empecé a leer. Decía:

«Queridos hermanitos y hermanitas:

Si al mirar el nacimiento y ver allí al Niño Jesús en medio de José y María, junto al buey y la mula, se llenan de fe en que Dios se hizo niño como cualquiera de ustedes;

si consiguen ver en los otros niños y niñas la presencia inefable del niño Jesús, que una vez que nació en Belén nunca ya nos ha dejado solos en el mundo;

si son capaces de hacer renacer el niño escondido en sus padres, en sus tíos y tías y en las otras personas que ustedes conocen para que surja en ellas el amor, la ternura, el cuidado para con todo el mundo, y también para con la naturaleza;

si al mirar el pesebre descubren a Jesús, vestido pobremente, casi desnudo, y se acuerdan de tantos niños igualmente mal vestidos, y les duele en el fondo del corazón esta situación, y pueden compartir lo que ustedes tienen de sobra, y desean cambiar ahora mismo este estado de cosas;

si al ver la vaca, el burrito, las ovejas, las cabras, los perros, los camellos y el elefante, en el nacimiento, piensan que todo el universo está también iluminado por el divino Niño y que todos formamos parte de la Gran Casa de Dios;

si miran hacia el cielo y ven la estrella con su cola luminosa y hacen memoria de que siempre hay una estrella como la de Belén sobre ustedes, que los acompaña, los ilumina, y les muestra los mejores caminos;

si recuerdan que los reyes magos, venidos de lejanas tierras, eran en realidad sabios y que todavía hoy representan a los científicos y maestros que consiguen ver en este Niño el sentido secreto de la vida y del universo;

si piensan que este Niño es simultáneamente hombre y Dios, que por ser hombre es vuestro hermano, y por ser Dios existe una porción de Dios en ustedes, y por esta razón se llenan de alegría y de legítimo orgullo;

si piensan en todo esto, sepan que yo estoy naciendo de nuevo y renovando la Navidad entre ustedes. Estaré siempre cerca, caminando con ustedes, llorando con ustedes y jugando con ustedes, hasta el día en que todos, humanidad y universo, lleguemos a la Casa de Dios, que es Padre y Madre de infinita bondad, para vivir siempre juntos y ser eternamente felices».

Belén, 25 de diciembre del año 1

Firmado: Niño Jesús

La muerte, ¿tema tabú?

Frei Betto*

El próximo 2 de noviembre es el día de los difuntos, de los que murieron. Será en el futuro el día de cada uno de nosotros. ¿Pero quién encara este destino inapelable?

Entre niños de seis años invitados a escribir cartas a Dios, dice uno: "Dios, cada día nace mucha gente y muere mucha gente. Debieras prohibir los nacimientos y las muertes, y permitir al que ya nació vivir para siempre".

Tiene sentido. Se evitaría la superpoblación del planeta y el sufrimiento de morir o ver desaparecer seres queridos. ¿Pero quién garantiza que, privados de la certeza de la finitud, esa raza de superhombres no haría de nuestra convivencia una experiencia infernal? Simone de Beauvoir dio la respuesta en su novela "Todos los hombres son mortales".

Es ese ideal de infinitud el que fomenta la cultura de la inmortalidad diseminada por la prometedora industria del elixir de la eterna juventud: cosméticos, gimnasios, libros de autoayuda, cuidados nutricionales que prometen salud y longevidad. Nada de todo ello es contraindicado, excepto cuando se lleva hasta la obsesión, que produce anorexia, o a la actitud ridícula de algunos viejos que se avergüenzan de sus propias arrugas y fantasían con ser adolescentes.

Tuve siete amigos con cáncer en los últimos dos años. Dos, en estado terminal, me llamaron para conversar sobre la muerte. Uno de ellos hizo esta observación: "Antes era tabú hablar de sexo. Hoy lo es el hablar de la muerte". Estuve de acuerdo. La muerte antes era vista como un fenómeno natural, corona inevitable de la existencia. Hoy es sinónimo de fracaso, casi una lacra social.

La muerte se ha clandestinizado en esta sociedad que ensalza la cultura del alargamiento indefinido de la vida, de la juventud perenne, de la exaltación de la estética corporal. Ya ni se tiene el derecho de permanecer viejo. Los que ya tenemos acceso al Estatuto de la Ancianidad somos tratados con eufemismos que intentan disimular la "vergüenza" de la vejez: tercera edad, mejor edad o, como leí en un rótulo de un microbús, "la turba de la dign/idad". Puestos a usar eufemismos, sugiero éste más realista: turba de la eterna edad, puesto que estamos cercanos a ella.

En tiempos de mis abuelos se moría en casa, rodeado de parientes y amigos, en el espacio doméstico lleno de personas y objetos que constituían la razón de ser de la existencia del enfermo. Hoy se muere en el hospital, un lugar extraño, rodeado de personas -médicos, enfermeras, auxiliares- cuyos nombres desconocemos. Se suprime la agonía merced a los avances de la ciencia: el coma inducido, la medicación que elimina el dolor. Apenas hay cantos ni velas ni cinta amarilla. El rito del paso -unción de los enfermos, luto, misa de 9 días, anuncios- es casi imperceptible.

"Morir es cerrar los ojos para ver mejor", dijo José Martí con ocasión de la muerte de Marx. Las religiones tienen respuestas para las situaciones límite de la condición humana, especialmente la muerte. Lo cual es un consuelo y una esperanza para quien tiene fe. Pero fuera del ámbito religioso, sin embargo, la muerte es un accidente, no un suceso normal de la condición humana.

Se muere abundantemente en las películas y en las telenovelas, pero no hay velorio ni entierro. Los personajes son seres descartables, como las víctimas inclementes del narcotráfico. O las figuras virtuales de los juegos electrónicos que enseñan a los niños a matar sin culpa.

La muerte es, como afirmó Sartre, la más solitaria experiencia humana. Y la ruptura definitiva del ego. En la óptica de la fe es el desdoblamiento del ego en su contrario: el amor, el ágape, la comunión con Dios.

La muerte nos reduce al verdadero yo, sin los adornos de condición social, apellido, títulos, propiedades, importancia o cuenta bancaria. Es la ruptura de todos los vínculos que nos atan a lo accidental. Los místicos la encaran con tranquilidad para ejercer el desapego respecto a todos los valores finitos Cultivan, en la subjetividad, valores infinitos. Y hacen de la vida un don de sí: amor. Por eso Teresa de Ávila suspiraba: "Muero por no morir".

El Padre Vieira, cuyo cuarto centenario de su nacimiento se conmemora este año, advertía en el sermón del 1º domingo de Adviento, en 1650: "En el nacimiento somos hijos de nuestro país; en la resurrección seremos hijos de nuestras obras".

*Frei Betto,  fraile dominico brasileño, escritor conocido internacionalmente como teólogo de la liberación. Autor de 53 libros de diversos géneros literarios -novela, ensayo, policíaco, memorias, infantiles y juveniles, y de tema religioso en dos acasiones- en 1985 y en el 2005 fue premiado con el Jabuti, el premio literario más importante del país. En 1986 fue elegido Intelectual del Año por la Unión Brasileña de Escritores.

Traducción de J.L.Burguet

 

La sustentatibilidad de los medios populares

Radios comunitariasArgentina, 12 sep 12 (OCLACC).- Los debates actuales en torno de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual parecen tener puesta su mira en lo que suceda con el Grupo Clarín a partir del 7 de diciembre. Pero no todo pasa por ahí; a muchos nos preocupa qué sucederá con las nuevas voces que se prometieron y a las que se les reservó un 33 por ciento del espectro, pero hoy encuentran dificultades para ocuparlo.

Se trata del sector más postergado y débil de la comunicación, el de los medios alternativos, comunitarios y populares que, tras treinta años de persecuciones y decomisos, se encuentran en clara desventaja respecto de los medios comerciales. Por eso queremos abordar el tema de la sustentabilidad, no para traer una receta, sino para abrir el tema y buscar respuestas. La sustentabilidad tiene que ser leída como un problema y no como un requisito a priori por la autoridad de aplicación, convirtiéndola en prohibitiva a la hora de otorgar una licencia.

Sin embargo, vemos que muchas de las intervenciones recientes se aferran a la idea de "lo sustentable" como exigencia, asegurando que la ley de medios abre a "los chicos" la posibilidad de "jugar en cancha grande". No se explica qué significa este supuesto y se da por sentado que abandonar el potrero no es nada más que una decisión de los colectivos de comunicación popular. Así se cristalizan las prácticas y se las lee como si carecieran de restricciones, como si no estuvieran insertas en un tiempo y en una sociedad dados, ni cruzadas por profundas desigualdades sociales.

En su artículo "Arte de equilibristas. La sostenibilidad de los medios de comunicación comunitaria", Alfonso Gumucio Dagrón se detiene en este punto: "Los evaluadores tradicionales -explica-, acostumbrados a medir la comunicación con calculadoras, tienen dificultades para entender que la sostenibilidad de los medios comunitarios se rige por otros valores. Necesitamos menos contadores y más sociólogos para evaluar los medios alternativos, participativos y ciudadanos. La dinámica de la comunicación comunitaria no puede medirse solamente en cifras y mercados, sino a través de una comprensión de los fenómenos de la sociedad que giran alrededor del derecho que tienen los más pobres a la expresión y al libre acceso a la información".

Para el comunicador boliviano no existe una sola fórmula para resolver la cuestión de la sustentabilidad. Y destaca que, si bien lo más importante es la apropiación del medio por parte de la comunidad, son pocas las experiencias que han sobrevivido a lo largo de los años sin apoyo externo. Iglesias, subsidios estatales, cooperación internacional aparecen como vías de financiamiento centrales en un recuento de prácticas a escala mundial.

Un ejemplo en positivo es el caso de las radios mineras bolivianas. Nacidas al calor de la nacionalización de las minas de estaño y cobre en Bolivia, se apoyaron en sindicatos fuertes levantando sus medios y trabajadores conscientes, donando parte de su salario para el sostenimiento. Pero esta experiencia, si bien orienta muchas de las nuevas prácticas, en el contexto actual -capitalismo neoliberal mediante- se acerca más a un punto de llegada que a uno de partida.

Más cerca están las radios y televisoras comunitarias venezolanas, que tienen el apoyo del Estado bolivariano a través de una Dirección Especial que las promueve en el marco del Ministerio de Comunicación e Información. Este estatuto facilita la migración tecnológica y favorece la devolución de los medios hacia la sociedad.

Para nosotros, el tema es pensar las condiciones en las que se encuentran los medios en manos de los sectores populares y, sobre todo, si la apropiación es equivalente a lograr financiamiento. Por eso el Estado debe garantizar el 33 por ciento, como sostiene el Espacio Abierto de Televisoras Alternativas, Populares y Comunitarias, a través de un plan de fomento que ayude en el tránsito hacia la tecnología digital, tomando precauciones para que esto no limite la autonomía de los medios.

Finalmente invitamos a debatir y profundizar algunos caminos posibles: 1) Políticas públicas de fomento y apoyo, garantía de la diversidad y pluralidad. 2) Aire real. ¿Cómo apoyar económicamente un medio que no se ve o se ve mal? 3) Ley de publicidad oficial que atienda a los comunitarios (tomando por ejemplo lo mejor de la ley de Registro de Medios Barriales de CABA y ampliando el porcentaje destinado a los mismos y con controles para evitar discrecionalidades). 4) Mayor apoyo de las organizaciones populares. 5) Gestión colaborativa desde los medios para tomar en conjunto el problema buscando romper con la fragmentación.

Escrito por Pascual Calicchio y Natalia Vinelli, Docentes UBA y miembros de medios populares, Página 12, 12-09-12.

 

La vuelta a la normalidad

Washington UrangaPor Washington Uranga*.- Unos y otros, los que estaban a favor y los que estaban en contra, saben que lo sucedido ayer en Brasil con la destitución de la presidenta Dilma Rousseff representa un golpe para todas las fuerzas progresistas y también para la democracia en América Latina. Es una etapa más del regreso de la derecha política y económica en la región. Situación que el presidente de Ecuador, Rafael Correa, califica claramente de "restauración conservadora" y a la que el vicepresidente de Bolivia, Alvaro García Linera, prefiere designar como "oleada conservadora" argumentando que son momentos históricos de altas y bajas pero no un paso atrás de lo ya andado y construido. En todo caso se trata de matices de un análisis que deja al descubierto que los sectores populares y los gobiernos progresistas de la región que los representaron están sufriendo una derrota más. En Argentina fue por el camino electoral; en Paraguay y en Brasil usando resortes institucionales legales pero cuestionables desde su legitimidad ética y política (¡cuándo le importó la ética y la legitimidad a la derecha!). Y se podría analizar las características particulares de la situación de cada país.

La conclusión es clara: la derecha política y económica vernácula con el apoyo de sus aliados globales decidió "volver a la normalidad" y restablecer el orden, dejando en claro quienes mandan y quienes obedecen. Hay ejemplos anteriores, pero Brasil, por todo lo que conocemos es la "presa" mayor y lo que allí acaba de suceder nos afecta directamente. En lo económico, en lo político y en lo cultural. El cambio de rumbo impone también para la región una modificación sustancial de su geopolítica. Profundiza el aislamiento de Venezuela y acorrala aún más a Bolivia y a Ecuador. También porque Brasil -como nunca lo dejó de hacer- pretende extender e imponer su perspectiva, sin importar los costos, a los otros países de la región. Bien lo sabe Uruguay cuyo canciller, Rodolfo Nin Novoa, denunció que su colega de Brasil, José Serra, intentó "comprar el voto de Uruguay" para impedir que Venezuela asumiera la presidencia pro tempore del Mercosur.

Nada de lo que sucedió y ocurrirá en Brasil puede ser ajeno a lo acontece y acontecerá en los países de América del Sur. Lo fue para bien en los últimos años y lo será ahora con la nueva realidad política y económica del gigante regional. Desde esta perspectiva el análisis de la situación de Brasil en su integralidad debe ser atendido también por las fuerzas políticas argentinas, porque el desarrollo de los acontecimientos en el país vecino incidirá significativamente también en nuestra realidad local.

En ese esfuerzo y en la misma tarea, parece importante construir también una agenda común que reflexione desde el campo popular acerca de los procesos de integración desde la democracia. Para hacer un balance acerca de cómo se aprovecharon las oportunidades durante el tiempo en que coincidieron los gobiernos progresistas, pero también para revisar las asignaturas pendientes y, en particular, las debilidades que dejan en evidencia sistemas democráticos construidos sobre pilares y al servicio de la sociedad liberal capitalista. Sistemas que entienden que la "normalidad" es el ejercicio del gobierno por parte de los grupos capitalistas de poder y que cualquier otra alternativa es apenas una "distracción" o un "descuido" que, por favorecer a los sectores populares, debe ser corregido. Así lo conciben y suelen argumentar también los funcionarios del macrismo refiriéndose a la realidad argentina.

Para esa mirada Brasil ha vuelto ahora a la "normalidad". Y en ese sentido se puede decir que desde el punto de vista de los afectados, de las víctimas del golpe institucional, "todos somos Brasil", si en ese "todos" se incluyen las fuerzas que luchan por la consolidación de un cambio basado en la justicia y con perspectiva integral de derechos.

* Comunicador uruguayo, radicado en Argentina; docente universitario y articulista en el periódico Página 12 www.pagina12.com.ar

 

Las Radios Comunitarias tratan de hacer Comunicación Popular

AlexanderHernándezTarragona, España, 11 dic12 (OCLACC).- "Esta "otra radio" que se ha venido desarrollando en América Latina desde los años 40 ha recibido muchos apodos y nombres. Muchos de estos, destacan algunas de sus características, mientras que otros, son términos despectivos que han sido utilizados por aquellos que no están de acuerdo con la democratización de la comunicación", afirma Alexander Hernández, comunicador social y activista de la radio popular.

En diálogo con Eduard Boada, el radialista Hernández analiza el estado de las radios comunitarias en América Latina y sostiene que las radios comunitarias "tratan" de hacer comunicación popular a diferencia de un periodismo ciudadano.

"Yo creo que más que periodismo, las radios comunitarias tratan de hacer comunicación popular. El periodismo tiene sus reglas, sus géneros y formatos. Aunque el periodismo ciudadano es más libre que el de las escuelas de comunicación; también tiene sus formas que se han ido modelando desde hace tiempo. En las radios comunitarias existe más la libertad expresiva que obedece también a esa estética comunitaria de los pueblos", afirma Hernández

Ver entrevista en pdf

AdjuntoTamaño
las_radios_comunitarias_tratan_de_hacer_comunicacion_popular.pdf504.6 KB

Las noticias de la gente no publicamos.

periódicosPor: Alfredo Calzadilla- Oriana es una amiga periodista que en estos días "dejó botada" su cartera con su teléfono celular, su monedero con dinero y tarjetas bancarias, documentos personales y demás. Haciendo diligencias, en el corre-corre que caracteriza nuestras vidas en los últimos tiempos, la olvidó. Cosas que pasan. Tal vez con poca esperanza, publicó el evento en sus redes sociales esperando que de RT en RT el mensaje llegara a quien se la hubiera encontrado. El cuento corto es que sí: esa misma noche una persona devolvió la cartera, pero no a ella, sino a una vecina equivocada, en un conjunto de edificios con tantas familias que ni se conocen. Al día siguiente y contra todo pronóstico todas sus pertenencias volvieron a sus manos.

Esto podría no parecer gran cosa. En Venezuela hemos aprendido una matriz de opinión sobre nosotros mismos que valida la "viveza criolla", en la cual entra el caso de que si se te pierde algo de valor jamás llegará a tus manos: alguien se lo habrá quedado. Y no es infundado. Eso pasa. Mucho. Conozco casos de gente cercana que han estado en ambos lados del evento. Incluso a quienes se han encontrado cosas como celulares, u otras que podrían ser tanto más triviales como un pendrive, les he escuchado comentar la suerte que han tenido (no importa cuánto se les sugiera que eso está mal y que deberían devolverlos, el equivocado es uno). Por eso, cuando Oriana comparte la noticia de su recuperación, a todos nos pareció algo extraordinario y sorprendente. No es lo que estamos acostumbrados a compartir.

¿Y qué tal si esta buena noticia para Oriana en sus redes sociales fuera una buena noticia publicada en nuestros medios con mayor frecuencia? Sí, yo sé que suena una locura y hasta ingenuo. ¿Una cartera recuperada por una persona versus una violación de derechos humanos? ¿O una polémica ley promulgada? ¿Un escándalo de corrupción? ¿Soportará eso pasarlo por los criterios básicos de selección de noticias, y tener un mínimo de importancia para el gran colectivo? No me malentiendan, estoy lejos de pensar que debamos desechar los grandes temas. El "pero" es darle más cabida a las pequeñas historias positivas que refrescan un poco el espíritu de la gente, en la cotidianidad que más les afecta.

Me atrevo a decir esto desde breves puntos de inspiración. Sin orden de relevancia. Un par de meses atrás le escuché a Ana Yancy Espinoza, activista tica de derechos humanos en el tema de la violencia armada, que habría que insistir más en trabajar las relaciones entre las personas que con el desarme en sí mismo (sin dejar de trabajar por supuesto el tema desarme) y tal vez lo segundo vendría solo. También hace ya varios años Nelsy Lizarazo, periodista colombiana, llamaba la atención desde ALER sobre tanto interés periodístico en cambiar leyes y gobiernos y de repente había que empeñarse más en cambiar la vida de la gente, y tal vez los primeros cambiarían solos. María Nuria De Cesaris, urbanista en Ciudad Guayana, nos daba una pista para preparar campañas de servicios públicos partiendo desde el sueño deseado más que desde el problema que queremos denunciar, tal vez era más fácil ver el camino que queríamos recorrer que desde lo segundo. Uniendo los subrayados para resumir: trabajar las relaciones entre nosotros para cambiar las vidas de la gente partiendo desde un sueño deseado.

Está claro el poder de nuestros medios para modelar y validar conductas. Desde la ficción, también desde las noticias. Con modismos y gestos de un personaje popular en la telenovela, como el concepto que nos hacemos de políticos, funcionarios e instituciones. Hasta la autoimagen del país que somos y nuestra idiosincrasia. Si tomamos el ejemplo de la cartera recuperada, la ventaja de difundir experiencias como esa en espacios formalmente periodísticos es que no se trata de ficción ni de campañas publicitarias con eslóganes bonitos muchas veces cargados de PNL (ojo, nada en contra, pero muchas veces son incotejables con la realidad que nos rodea). Son conductas reales, comprobables, con nombres y apellidos.

Un amigo me advertía que "sí, pero seguirían siendo excepciones". Las primeras, las segundas, cierto. ¿Qué pasa si resultan ser más comunes de lo que imaginamos? ¿Qué tal si las convertimos en lo común? Pienso que lo mismo ha pasado con lo indeseable. Como en la "teoría de las ventanas rotas", la primera ventana fue una excepción. ¿Por qué no intentar el camino en reversa? ¿Puede ser más "fácil" proponer cambios de actitud desde cosas más micro que desde lo macro? O dicho en términos metodológicos, vayamos de lo particular a lo general, no al revés.

Recuerdo una sección del noticiero meridiano de Radio Fe y Alegría Guayana, "La noticia es la gente", en la cual el reportero del día le preguntaba a una persona en la calle, al azar, ‘si tuviera que hacer una noticia con algo bueno que le hubiera sucedido ese día ¿cuál sería?' Las respuestas iban desde lograr trámites de documentos, haber conseguido un trabajo, llegar temprano a la oficina. Cosas sencillas de la vida de la gente. Además las grabaciones sin editar eran geniales, la gente riéndose incrédulas porque esas cosas sencillas y dadas por sentado en sus cotidianidades iban a salir en el noticiero de la radio. Estoy seguro de que
pudimos haber hecho muchísimas cosas partiendo de allí.

Entonces, un asunto de exposición de conductas positivas, desde las experiencias y decisiones más cotidianas de cada quien. Como en la película Tomorrowland (Bird, 2015) en la que la joven Casey Newton se da cuenta que la vida en la Tierra no la salvaremos precisamente prediciendo las terribles consecuencias que nos depara el futuro, sino al contrario, permitiéndonos soñar y compartir acciones concretas el mundo, el país, el barrio que soñamos y la gente con la que queremos convivir. Insisto, suena ingenuo. Posiblemente... posiblemente...

----

Alfredo Calzadilla es comunicador, docente universitario y miembro fundador de SIGNIS Venezuela.  Este artículo fue publicado en El boletín Punto de Encuentro de SIGNIS ALC. mayo 2016

 

Leonardo Boff, místico de la tierra