Una visita que dio y seguirá dando muchos frutos

retablo paraguayMariano Mercado*.- La Visita del Papa Francisco al Paraguay elevó enormemente la autoestima del pueblo paraguayo. Tanto el Santo Padre, como la prensa internacional, nos ayudaron a valorarnos más como Iglesia y como nación. Personalmente valoro mucho las palabras del Santo Padre en Caacupé, sobre la religiosidad paraguaya centrada en María Santísima aquí en su Santuario. Nuestro amor a María debe llevarnos a amar mucho más a Jesús.

La visita del Sucesor de Pedro causó una gran alegría y trajo mucha paz en la sociedad paraguaya. Es de esperar que el resultado sea la renovación profunda del Episcopado y de toda la Iglesia en Paraguay; que pasemos de la emoción a la conversión.

El Santo Padre nos dejó un gran compromiso para trabajar juntos Iglesia y Estado. La Constitución Nacional paraguaya es clara al respecto: autonomía y colaboración entre Estado e Iglesia. Esto se puso muy bien en práctica en ocasión de la Visita Papal. El resultado está a la vista.

Esta visita nos deja muchos desafíos. Los Obispos realizaron una primera evaluación de la Visita. Se rescatan las ideas y directrices del Papa y se pondrá en práctica pastoralmente por unos cuantos años. Un punto concreto: la Pastoral Social debe renovarse totalmente.

El Santo Padre volvió feliz a Roma. Se sintió en casa en Paraguay. Se emocionó en Caacupé. La gente le expresó su cariño y cercanía. Sabían de quién se trataba. Los niños y jóvenes fueron preparados en sus escuelas y colegios, gracias a una excelente iniciativa del Ministerio de Educación y de la Pastoral Educativa de la Conferencia Episcopal Paraguaya.

El Santo Padre dejó detalles muy lindos para nuestro país, sobre todo en la celebración de Caacupé. Resaltó nuevamente la valentía de la mujer paraguaya, nombrándola como "la más gloriosa de América". También nos hizo el anuncio de que el Santuario se convertía en Basílica Menor, hecho que motivo la alegría de todo el pueblo paraguayo.

Los servidores recibieron una formación especial, con textos preparados y distribuidos a las Diócesis, elaborados por la Comisión Central.

A pesar del poco tiempo desde el anuncio oficial, el resultado fue óptimo.

La prensa jugó un rol preponderante. Al momento de informar, de entregar la información correcta en el momento preciso. Nuestra gratitud a todos los medios de comunicación por la excelente labor y predisposición.

Para mí lo más resaltante de la visita fue la expresión de alegría de la juventud; el espíritu de servicio y sacrificio que tuvieron fue algo extraordinario.

En fin, el Paraguay ha renovado su fe y su esperanza en Dios, a través del mensajero de la alegría y de la paz. Ahora manos a la obra para cumplir el itinerario marcado por Francisco.

* Presidente de la Asociación de Comunicadores Católicos de Paraguay

Publicado en el Boletín Punto de Encuentro, Agosto 2015