El Papa en Cuba: Hablando del Papa con el sacerdote belga François Houtart

papa FranciscoDesde Ecuador, escenario de la primera homilía del Papa Francisco en Latinoamérica, el sacerdote y sociólogo belga François Houtart contribuye a la serie de la revista cubana Temas "Hablando del Papa", transmitida por TV, a propósito del pensamiento y proyección del Sumo Pontífice, y del significado de su próxima visita a Cuba, entre el 19 y el 21 próximos.

Houtart es miembro del Consejo asesor de la revista y sus contribuciones han estado relacionadas con la Teología de la Liberación y la doctrina social de la Iglesia desde una perspectiva sociológica. Recientemente, ha prologado una antología de textos sobre religión aparecidos en esta publicación durante dos décadas, que verá la luz como ebook bajo el sello de Ediciones Temas.

Temas inició la conversación con las preguntas "¿Cómo se compara Jorge Mario Bergoglio con Karol Woytila y Joseph Ratzinger, en su visión del papel de la iglesia y en su proyección política?" y "¿Cómo se explica que este jesuita latinoamericano, con otra visión sobre los problemas de la iglesia y con un discurso social y político diferente, haya llegado a convertirse en el Papa Francisco?"

François Houtart identificó al Pontífice como "el Papa Jorge Mario Bergoglio, argentino, latinoamericano" al señalar que "Es el primer Papa de un continente fuera de Europa, lo que evidentemente va a influir sobre su personalidad y su manera de ser. También es jesuita: es la primera vez que un jesuita es nombrado Papa. En general, hubo en la Iglesia algún temor con los jesuitas, porque tienen una cierta relación con el poder que a veces es un poco ambigua"

Para él fue "curioso" que al ser nombrado "no tomó el nombre de Ignacio, por ejemplo, el fundador de los jesuitas, sino Francisco -Francisco de Asís. Todo eso es bastante nuevo en la historia institucional de la Iglesia"

Comentó en Argentina para el Papa actual "Hubo momentos muy difíciles durante el tiempo de la dictadura militar. Algunos lo han acusado de haber colaborado con los militares, lo cual me parece falso...pienso que la preocupación del Papa actual como responsable de los jesuitas fue tal vez más una preocupación institucional, de guardar la dignidad dentro de la orden de los jesuitas o dentro de la Iglesia (donde había muchas opiniones y reacciones diferentes frente a la dictadura); pero que no adoptó posturas como la de otros obispos, más proféticas"

Amplió que como Arzobispo de Buenos Aires "adoptó una actitud muy pastoral y cercana a los pobres", vivió "de forma muy simple"; viajaba en los medios de transporte público, acercándose a comunidades pobres y reclamando siempre por la justicia " En este sentido, desarrolló la doctrina social de la iglesia. No la Teología de la liberación -nunca fue muy partidario de eso, sino de una cierta doctrina social que ha sido más reconocida en Argentina como Teología del pueblo"

También que "tuvo contacto bastante conflictivo con el poder político" - con los Kirchner en ese momento- " sobre todo en relación con sus posiciones eclesiásticas: la moral familiar, sexual y otros aspectos de un poder que cometía eventualmente algunos abusos"

Elegido Papa "por un cuerpo de cardenales muy conservadores, nombrados por Juan Pablo II y Benedicto XVI" era considerado como "relativamente conservador" pero también "lo suficientemente moderno y activo como para remplazar a Benedicto XVI, quien había renunciado ante a los problemas que encontró en la administración central de la Iglesia".

Preguntado sobre "los principales desafíos que enfrenta el papado de Francisco" y "Cómo son recibidas sus reformas y su actitud " el sacerdote belga apreció que los desafíos "son evidentemente numerosos" Al priorizar expresó que por "función de su opción pastoral, el primer desafío es cómo hacer que la fe cristiana sea accesible a todos, a pesar de cualquier situación" lo que concreta en "una actitud muy existencialista" como en los asuntos de los divorciados y los homosexuales, temas sobre los cuales "hay opiniones muy diferentes en la Iglesia"

Sobre ese particular trajo a la memoria que un sondeo hecho hace dos años, a pedido del Papa, "para saber que piensan los católicos sobre el divorcio, los homosexuales, el casamiento de los sacerdotes, etc..." Dio como resultado que "En Europa y los Estados Unidos, la gran mayoría de la gente está de acuerdo con los cambios; en África, todo lo contrario (90% de los católicos se oponen a cualquier cambio), y en Asia, más o menos lo mismo; y en América Latina es compartido" por lo tanto, concluyó el entrevistado "cualquier decisión que tome el Papa en estos campos va a provocar una reacción fuerte, tanto a favor como en contra"

Un segundo asunto "es la Iglesia como institución: el problema de la teología, de la concepción de la Iglesia... Hay una iglesia muy hierática, centralizada, autoritaria, frente a una iglesia pueblo de Dios`´ (como definía el Concilio Vaticano II), que es muy diferente De hecho, han pasado 50 años del Concilio, y la primera ha retomado su poder"

Se agrega la temática sobre el sacerdocio "¿por qué un sacerdocio limitado a los hombres? Dentro de la Iglesia, unos apuntan que eso va contra el derecho de las mujeres, pero otros insisten en que es la tradición" dice Houtart, ampliando la problemática del celibato "puesto en cuestión de manera muy fuerte, sobre todo en función de abusos que hubo en este sentido"

"Frente a lo que está pasando en la Iglesia, parece muy poco probable que el Papa pueda dar pasos muy grandes, por lo menos en la situación actual" consideró Houtart aunque estimó que "es posible hacer algunos cambios" culturales, sociales.

No dejó de lado el asunto de "la Iglesia católica como Estado" donde "enfrenta la corrupción, sobre todo financiera; tiene un banco -se puede eventualmente cuestionar la necesidad para la Iglesia de tener un banco: ¿por qué no utilizar un sistema bancario normal? También, la representación diplomática de la Santa Sede en el exterior es un problema enorme, porque son gastos absolutamente grandes: nunciaturas en más de 100 países, y el ambiguo papel político y religioso de funcionarios que actúan como nuncios y representantes no del Estado, sino de la Santa Sede"

Tampoco esquivó la presión de "separarse de las riquezas del Vaticano, que son también riquezas artísticas... ¿por qué no dejar que la UNESCO se ocupe? ¿Por qué las administra la Iglesia de Jesucristo, que era pobre, que ha luchado contra todos los poderes (económicos, políticos e incluso religiosos) que oprimieran a los pueblos? Para volver a esta tradición, la Iglesia tendría que despojarse de todo ese poder, económico o artístico, y la única reforma sería abolir el banco del Vaticano y transformar la acción internacional de la Santa Sede como Iglesia y no como poder"

"Finalmente" introduce el cura belga/ecuatoriano para mencionar que "el gran desafío es el desastre que significa el sistema capitalista para el planeta y la humanidad" Recala en encíclica sobre la transformación climática que califica como "un texto claro y duro contra el sistema dominado por el dinero" pero que "no se sabe exactamente por qué, describiendo todas sus funciones como origen de este desastre, nunca utiliza la palabra capitalismo, aunque queda muy claro cuando se analizan los conceptos que usa"

Sobre la visita a Cuba afirma que "Es evidente que la visita de un Papa tiene una dimensión política. No como acciones políticas inmediatas, sino a la hora de abordar problemas que son esencialmente políticos" Ilustra el concepto con la estadía del Papa en Ecuador donde "los obispos trataron de negar el aspecto político de la visita, pero es innegable, es un hecho que debemos tratar de entender e interpretar"

No se trata de entrar en el juego político; pero el carácter global político de la institución es real" "El Papa Francisco ha traducido eso en actos muy concretos. Por ejemplo, en ayudar de manera moral -más que directamente política- al diálogo entre los Estados Unidos y Cuba" "Esto es político" como sus declaraciones sobre las migraciones, el cambio climático, el reconocimiento de Palestina como Estado. Ahora "Veremos qué va a decir el Papa Francisco en los Estados Unidos -será la primera vez en la historia que un Papa hable frente al Congreso norteamericano-,si va a tener el coraje de ir hasta la última consecuencia de su posición frente a muchos temas".

"Con el Papa Francisco se abren espacios que van a permitir repensar el papel de la Iglesia en la sociedad; nunca dejaremos de notar ambigüedades, pero sí, ayudaría a priorizar los valores del reino de Dios. En este sentido, también, las visitas tienen una dimensión política".

Para la visita a Cuba resalta el "diálogo" como "bastante importante, porque él va a pedir el diálogo ante conflictos, con la sociedad y la política, y al interior de la propia Iglesia" De todas formas asevera que "no debemos esperar demasiado de una visita de un Papa" "no va a cambiar las estructuras sociales fundamentales de un día a otro, ni los conflictos políticos" "Es un momento"

En el diálogo con la Iglesia local hay que tener en cuenta que "dentro de los católicos, hay diferencias que no son tanto teológicas, sino políticas" y que en ese sentido puede ayudar "a impulsar el diálogo entre unos y otros para aceptar opiniones diversas dentro de la institución" "contribuir a una aceptación de la pluralidad"

"Otro diálogo es entre la iglesia católica y el gobierno, que empezó hace años". Las tensiones llegaron a conflictos reales, con problemas desde ambas partes. "Se trata de intereses que pueden ser relativamente ambiguos de ambos lados; pero el diálogo es la única manera de llegar a soluciones, igualmente parciales y no totalmente satisfactorias para todos los sectores de la sociedad, pero que son pasos hacia una cierta paz mutua"

Luego está el diálogo con otros sectores de la sociedad. Entiende que El Papa insistirá en "la necesidad de que todos los cristianos deben estar presentes en la sociedad" lo que "no significa en contra del gobierno, aunque claro que eso puede ser interpretado de esa manera por algunos sectores gubernamentales; pero se trata de reforzar ciertas autonomías económicas, culturales y, eventualmente, políticas, sin poner en cuestión una orientación socialista fundamental" y "que puede ayudar mucho en este período muy difícil de adaptación a una situación nueva"

También el diálogo interreligioso que "para Francisco es un acto pastoral". Cita que "En Ecuador no hubo espacio para este diálogo durante la visita del Papa, ni para las organizaciones indígenas ni para la sociedad civil, lo cual ha sido muy criticado; tampoco ocurrió en Cuba con la visita de Juan Pablo II. Vamos a ver que va a pasar con la visita del Papa Francisco, esperamos que haya más diálogo en este sentido"

Concluyó que "se puede esperar que la visita permita crear un espacio de respiro entre la sociedad cubana, que sea un mensaje de solidaridad ante el momento difícil de la sociedad, y para los cristianos, una palabra de fe".

Tomado de Prensa Ecuménica