Dorothy Stang

Frei Betto*

En febrero se cumplieron cuatro años de que la hermana Dorothy Stang, 73 años, misionera de la congregación de Notre Dame, fue asesinada de seis tiros a quemarropa en Anapu (PA). La conocí a mediados de los años 1970, cuando prediqué un retiro espiritual en Marañón, en el que participó ella.

La inserción de Dorothy en el conflicto agrario de la Amazonía comenzó en 1982, cuando el obispo Dom Erwin Krautler (también amenazado de muerte), de la prelatura del Xingu, le solicitó que trabajara en la pequeña localidad de Anapu, atravesada por la autopista Transamazónica, en la que el fracaso de los proyectos extravagantes de la dictadura dejaron un rastro de miseria y de conflictos. "Ella quería dedicar su vida a las familias aisladas que están en la miseria. Por eso le indiqué la Transamazónica este, el trecho entre Altamira y Marabá. Y para allá se fue", cuenta el obispo. Con un área de 11.895 km2 y cerca de 8 mil habitantes, Anapu está marcada por los conflictos periódicos de disputas de tierras.

Desde los años 80 se intensificó en aquella región la deforestación de la selva, sobre todo en el área conocida como Tierra del Medio, agravando la disputa entre acaparadores de tierras, madereros, dueños de parcelas y pequeños agricultores. Inspirada en Chico Mendes, Dorothy se empeñó en la creación de reservas extractivistas. "Los habitantes que residían en estos lugares eran echados porque llegaba alguien y decía que ya era el dueño de aquella tierra", recuerda Toinha (Antonia Melo), del Grupo de Trabajo Amazónico en Altamira (PA), amiga de la religiosa asesinada. Dorothy luchaba por proyectos de desarrollo sustentable y por el derecho de los pequeños productores a tener acceso a la posesión de la tierra.

En junio del 2004, en Brasilia, Dorothy testificó ante la Comisión Parlamentaria Mixta de Investigación sobre la Violencia en el Campo, cuando denunció la impunidad como factor del agravamiento de los conflictos. Toinha afirma que Dorothy era "una mujer comprometida con la justicia, con las causas sociales, con el medio ambiente y el desarrollo responsable".

Dorothy nació el 7 de junio de 1931 en Dayton (Ohio), Estados Unidos. Llegó al Brasil en 1966. En Coroatá (MA) trabajó con las Comunidades Eclesiales de Base integradas por pequeños agricultores. Debido al avance del latifundio, muchas familias abandonaron sus tierras y emigraron al Pará. Dorothy las acompañó.

Su apoyo a los asentamientos basados en la agricultura familiar, volcados a las actividades extractivistas de subsistencia y reducido impacto ambiental, provocó la ira de los acaparadores y latifundistas de la región. Cuando un área de Anapu fue destinada al proyecto conocido como PDS (Polos de Desarrollo Sustentable), los acaparadores la invadieron y amenazaron a las familias, obligándolas a retirarse.

El promotor del Ministerio Público del Pará, Lauro Freitas Junior, declaró no tener dudas de que el latifundista Vitalmiro Bastos de Moura, el Bida, y el ganadero Regivaldo Pereira Galvão, el Taradão, hicieron un consorcio para financiar el asesinato de la misionera Dorothy Stang. "Es necesario ir más allá de la muerte. Lo que está por detrás no es sólo el instigador sino toda una estructura que no afecta solamente al estado del Pará sino a todo el Brasil", dijo Dom Tomás Balduino, uno de los fundadores de la Comisión Pastoral de la Tierra (CPT) y su presidente hasta 1999. Las dos causas principales de los crímenes en la zona rural, como el asesinato de la hermana Dorothy, son: la tradicional impunidad de los latifundistas y la falta de regulación de la posesión de la tierra. Una de las grandes deudas del gobierno de Lula es la tan esperada y prometida reforma agraria.

En mayo del 2008 el latifundista Vitalmiro Moura, el Bida, llevado por segunda vez a juicio, fue absuelto. La sentencia no es definitiva, permite recursos. En el primer juicio él había sido condenado a 30 años de cárcel. El pistolero Rayfran das Neves Sales, reo confeso, fue condenado a 28 años de reclusión. Se confirmó una vez más una característica perversa del sistema judicial brasileño: en este país quien no es pobre goza de plena inmunidad e impunidad.

¡Rayfran das Neves cambió su testificación 14 veces! La demora en procesar a los responsables fue fundamental en la construcción de la impunidad. El resultado del juicio demuestra la importancia de federalizarse en casos emblemáticos de violación de los derechos humanos, como desea la Secretaría Especial de Derechos Humanos de la Presidencia de la República. Así sería posible evitar que las autoridades judiciales y el juicio queden vulnerables ante las presiones locales. El STJ (Tribunal Superior de Justicia) negó el pedido de federalización del caso Sorothy Stang.

El ganadero Regivaldo Pereira Galvão, el Taradão, pasó un año y tres meses en la cárcel y huyó después de haber sido beneficiado con el habeas corpus concedido por el STJ. Por dicha fue capturado el 29 de diciembre del 2008, cuando de nuevo trataba de apropiarse ilegalmente de tierras en Anapu. Pero, ya está en libertad.

Según la CPT, 819 personas, entre 1971 y 2007, murieron víctimas de conflictos agrarios en el Pará. De esos crímenes sólo 92 terminaron en procesos. De esos procesos 22 llegaron al Tribunal de Juicio; y sólo seis instigadores fueron condenados. Ahora sólo Taradão sigue preso.

Frei Betto es escritor, autor de "El amor fecunda el Universo. Ecología y espiritualidad", junto con Marcelo Barros, que llegará esta semana a las librerías.

QUIÉN ES FREI BETTO

El escritor brasileño Frei Betto es un fraile dominico. conocido internacionalmente como teólogo de la liberación. Autor de 53 libros de diversos géneros literarios -novela, ensayo, policíaco, memorias, infantiles y juveniles, y de tema religioso en dos acasiones- en 1985 y en el 2005 fue premiado con el Jabuti, el premio literario más importante del país. En 1986 fue elegido Intelectual del Año por la Unión Brasileña de Escritores.
Asesor de movimientos sociales, camo las Comunidades Eclesiales de Base y el Movimiento de Trabajadores Rurales sin Tierra, participa activamente en la vida política del Brasil en los últimos 45 años. En los años 2003 y 2004 fue asesor especial del Presidente Luiz Inácio Lula da Silva y coordinador de Movilización Social del Programa Hambre Cero.

Traducción de J.L.Burguet